RTW – Capítulo 351 – Ilusiones (Parte I)

Después de que Mayne presentó sus respetos, llevó al Papa de regreso al carro.

Zero.” O’Brien jadeó y llamó suavemente.

Una Bruja Pura vestida de blanco entró en la habitación a través de una pequeña puerta lateral, dando pasos ligeros que apenas eran audibles. “Estoy aquí.”

El Arzobispo frunció el ceño. No esperaba la presencia de una Bruja Pura en un lugar tan secreto. “A pesar de que fueron criadas por el Papa después de sus despertares, y sirvieron a Su Santidad de por vida, estas mujeres son, después de todo, brujas.” Además, se sintió un poco descontento de que esta persona pareciera saber acerca de la Iglesia de la Reflexión antes que él.

“Llévalo a la Sala de la Ilusión.”

“Sí.” Caminó hasta el santuario y presionó la piedra tallada sobre la mesa. Una luz mágica destelló y el retrato gigante comenzó a elevarse lentamente, revelando una puerta de metal negro. Luego, Zero tomó el colgante de cristal del cuello del Papa, lo insertó en la cerradura de la puerta y lo torció. Se escuchó un chasquido desde el interior de la puerta de hierro, y comenzó a abrirse hacia afuera.

Sacó el colgante de cristal, pero en lugar de devolvérselo a Su Santidad O’Brien, lo puso en la mano de Mayne.

El Arzobispo volvió la cabeza para mirar al Papa, y éste asintió. “Tómalo. Lo guardarás de ahora en adelante. Puedes usarlo para abrir la biblioteca del Templo Secreto Central, o la puerta secreta de la Oficina de Investigación.”

“Vamos.” Zero sonrió y tomó a Mayne de la mano. Entraron juntos en la habitación detrás del retrato gigante; probablemente estaba fuera de los márgenes de la Iglesia sobre el suelo, y no había nada en la habitación excepto una ventana del piso al techo que daba a las tierras altas de Hermes.

La habitación se veía muy espaciosa y estaba formada en una estructura circular. Era aproximadamente la mitad del tamaño de la sala de oración y podía acomodar filas de diez personas de pie, de manera que era difícil asociarlo con el nombre de ‘Habitación Secreta’. Sin embargo, dentro de este espacio, no había muebles. El único lugar para sentarse era un banco de piedra que se extendía a lo largo de una de las paredes curvas de la habitación.

Después de que se cerró la puerta de metal, Mayne soltó la mano de la Bruja Pura y le preguntó: “¿Su Alteza le permitió entrar?”

Zero desestimó su pregunta. “Si no voy con usted, ¿quién va a activar la Piedra de la Ilusión? No es como si tuviera el Poder de Conducción.”

Su ruda respuesta hizo que el corazón de Mayne diera un vuelco. “Parece que ella todavía se considera a sí misma como la bruja de Su Santidad O’Brien. Después de recibir el cetro y tomar control del dominio de la Iglesia, debo hacerle entender que no solo debe respetar al Papa, sino también al Arzobispo heredero.”

“Entonces vamos a empezar.” Retuvo las emociones que se desataron en su corazón y se sentó en el banco de piedra.

“Si, Su Alteza.” Zero abrió un panel oscuro en la pared y presionó la Piedra Mágica con sus manos. “Pero, por favor, esté preparado, porque esta es la primera vez que lo estoy activando.”

“¿La primera vez? ¿No has vivido por más de doscientos años? ¿No participaste en las ceremonias de entrega papal anteriores?” Mayne se sintió un poco desconcertado, pero antes de que tuviera tiempo de pensar en ello, un deslumbrante rayo de luz pasó y se encontró cubierto en la oscuridad.

La oscuridad era tan completa que prácticamente no había luz, haciendo que las paredes, el piso y el banco de piedra desaparecieran de la vista. Mayne sintió como si hubiera sido tragado por una bestia gigante del abismo y perdido repentinamente todo concepto de distancia. El cielo y la tierra parecían fusionarse en una sola entidad, y todo lo que podía ver era la oscuridad. Bajando la cabeza, se dio cuenta de que ni siquiera podía ver su cuerpo.

Aguantando la respiración, bajó la mano con cautela y tocó el banco de piedra que quedaba debajo de él. Pisando con los pies, se dio cuenta de que el suelo también estaba en su lugar. Esto le permitió sentirse un poco aliviado. Por lo tanto, era justo que Mayne creyera que no había sido trasladado a una nueva cámara subterránea, sino simplemente que la Piedra Mágica había absorbido toda la luz de la habitación.

“Sin embargo, bajo esta oscuridad, ¿cómo es posible presenciar la ‘verdad’ que mencionó Su Alteza?”

Como si respondiera a la pregunta de Mayne, el piso comenzó a iluminarse nuevamente, pero era obvio que ya no era la misma habitación secreta. Las losas en el piso estaban tan pulidas que eran brillantes y resbaladizas, reflejando un brillo azul oscuro, y cada una de ellas tenía esculpido varios diseños elaborados y exquisitos. Pronto, los rayos de luz cayeron desde lo alto, y Mayne se sorprendió al ver un tragaluz transparente que aparecía en el techo. Mirando a través del tragaluz, incluso pudo ver el cielo despejado y las nubes.

En poco tiempo, aparecieron más muebles dentro de la habitación: una mesa redonda de mármol estaba rodeada de sillas, con un globo terráqueo y vasos de vidrio colocados encima; las cuatro paredes tenían cortinas; en el centro de la habitación se erigieron una espada ornamental y un escudo; la cabeza de un Megacerops colgaba de la parte superior de la puerta.

Lo que siguió fueron sombras de personas.

Mayne observó con incredulidad cómo figuras de mujeres que parecían reales aparecían una por una en la habitación. Cada una de ellas llevaba una magnífica túnica, y se sentaron alrededor de la mesa. Estaba sentada frente a la puerta de la sala, nada menos que la líder de todas, la pelirroja Reina de las Brujas. Sus manos se inclinaron y se doblaron delante de ella, con la cabeza levantada y el pecho hacia afuera. Sus ojos miraban directamente hacia adelante mientras que los ojos de las otras mujeres se concentraban en ella. Para Mayne, todo esto le parecía una pintura extremadamente realista.

“¿Era esto lo que representaba la ‘ilusión’ en Sala de la Ilusión?” Pensó Mayne. La ilusión ante sus ojos era perfectamente idéntica a una escena real, de modo que, por un momento, las mujeres parecieron cobrar vida.

“Todos, el Experimento del Ejército de la Retribución de Dios ha tenido éxito.” Dijo una bruja sentada al lado de Alicia. “Ahora son extremadamente agresivos, temerosos de la vida y la muerte, y extremadamente poderosos. Incluso un débil asistente puede transformarse en un poderoso guerrero que no es inferior a una Extraordinaria Original. Además, también tienen la capacidad de interrumpir la liberación del poder mágico y, por lo tanto, cuando se enfrentan a Demonios Locos y a Señores del Infierno, quienes requieren de la Piedra de la Conducción para luchar, sin duda poseen una gran ventaja.”

“Pero la ceremonia de encarnación consume la vida de las brujas, y he oído que no todos pueden ser transformados con éxito.” Alguien dijo.

“Estos son detalles insignificantes.” Ella desplegó sus manos. “Creo que con la continuación de la investigación, la Sociedad de Búsqueda podrá remediar esto.”

“No hables tan fácilmente, Elaine. Ya nos faltan números y, por lo tanto, ¡todas las brujas son preciosas!” Esa otra persona frunció el ceño.

“¿Cuál es la diferencia entre morir en manos de los demonios y morir en la ceremonia?” Elaine levantó la cabeza y dijo. “Al menos con este último, se hace una contribución a la Unión antes de la muerte.”

“Qué estás diciendo…”

“Suficiente.” Alicia dijo suavemente. A pesar de que su voz era muy suave, la escena fue silenciada instantáneamente. Todas mantuvieron la boca cerrada y esperaron las próximas palabras de la Reina.

“Los mortales no pueden derrotar a los demonios, mis hermanas.” Dijo con calma. “No podemos hacer nada más que simplemente disfrutar de este último momento de paz, y cuando llegue la próxima invasión de los demonios, seremos completamente relegadas en la historia. O, podemos optar por iniciar una lucha final, poniendo nuestras esperanzas en los Guerreros de la Retribución de Dios, y hacer los sacrificios necesarios para ello. Admito que esta es una elección difícil, pero mientras haya una posibilidad de prolongar la existencia de la Humanidad, el espíritu y la determinación de las brujas nunca se romperán.”

“Aunque soy la Reina de la Ciudad de la Estrella Caída, estoy dispuesta a permitirles tomar esta importante decisión. ¿Quieren renunciar a la resistencia y morir en paz, o quieren vengar a nuestras hermanas muertas, expulsar a los demonios fuera de la Región del Amanecer y restaurar la gloria pasada de las brujas? Depende de ustedes.”

“Por supuesto, ninguna de nosotras puede participar directamente en la tercera Batalla de la Voluntad Divina, por lo tanto, no importa qué decisión tomemos, podemos vivir nuestras vidas transitorias en paz. Recuerden, la elección que hagan ahora no es solo para ustedes, sino para todo el grupo de brujas… para que nuestras futuras hermanas aún puedan ver la sonrisa de Dios.”

“Aquellas que no estén de acuerdo, por favor, levántense ahora.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s