Invincible – Capítulo 299 – En el Fondo del Manantial Frío

“Haz guardia aquí, voy a echar un vistazo.” Fenggong dijo solemnemente.

“Sí, Maestro.” Respondió Dai Li respetuosamente.

Sin demorarse más, la silueta de Fenggong desapareció en un parpadeo, ejecutando su qi de batalla, controló su cuerpo para descender por la grieta a un ritmo lento.

De manera similar a la experiencia de Huang Xiaolong, cuanto más profundo descendía, más fuertes eran las ráfagas del frío viento azul, a una frecuencia más alta también. Varios cientos de metros más abajo, Fenggong se vio obligado a convocar a su Espíritu Marcial, el Demonio Escorpión de Seis Cuernos, y utilizar su Transformación del Alma.

Sin embargo, al pasar la marca de mil quinientos metros, Fenggong no pudo soportar el viento frío y tuvo que regresar arriba.

Viendo el regreso de su Maestro, Dai Li se acercó rápidamente, preguntando con cautela: “Maestro, ¿cómo te fue?”

Fenggong negó con la cabeza diciendo: “El viento frío que viene del fondo de la grieta es demasiado fuerte, no hay forma de llegar al fondo.” Su cuerpo se estremeció, expulsando el aire helado que había entrado en su cuerpo. Sacó rápidamente una píldora y se la tragó, haciendo circular su qi de batalla. Solo entonces logró suprimir los efectos del viento frío.

Dai Li estaba evidentemente conmocionado por las palabras de su Maestro, porque era muy consciente de que él era un experto en el pico de la etapa tardía del Décimo Orden Xiantian, ¡a medio paso del Reino Santo! ¡Alguien que estaba a medio paso del Reino Santo como su Maestro en realidad no pudo llegar al fondo de la grieta!

Al darse cuenta de la expresión de su discípulo, Fenggong explicó: “De hecho, muchos expertos del Reino Santo han tratado de pasar por esta Grieta del Tigre Quebrada, pero a pesar de ello, en los últimos veinte mil años, aún no he oído que alguien haya tenido éxito.”

“¿¡Incluso los expertos del Reino Santo no llegaron al fondo!?” Dai Li estaba estupefacto, esta era la primera vez que escuchaba este asunto.

Fenggong asintió. “Yo tampoco lo creía, pero después de haberlo intentado justo ahora, ese rumor debería ser cierto.”

“Pero Maestro, ¿ese rugido de dragón en la parte inferior…?” Preguntó Dai Li.

El tono de Fenggong fue solemne: “Estas decenas de miles de años, en nuestro Mundo Espíritu Marcial, el Dragón Divino Primordial ha sido una existencia extinta. Ese rugido de dragón no fue hecho por un dragón real, sino que fue emitido por cierto tesoro. Nos quedaremos aquí por el momento, para confirmar si realmente está naciendo un tesoro.”

Mientras que en el fondo de la grieta, Huang Xiaolong estaba sentado con las piernas cruzadas al lado del manantial frío, refinando a los peces de energía espiritual. Aunque habían pasado cinco días, la cantidad de energía espiritual dentro de su cuerpo seguía siendo abundante. El flujo de aire alrededor suyo se reunía en un gigantesco vórtice de energía, y en el centro de éste, una luz azul, negra, dorada y roja brillaban incesantemente.

El vórtice creció a medida que pasaba el tiempo.

En la superficie de la piel de Huang Xiaolong, aparecieron residuos de hollín negro, eran las impurezas que se habían acumulado en su cuerpo siendo limpiadas.

Pasó medio mes.

El vórtice de energía alrededor de Huang Xiaolong alcanzó la altura de diez zhang, con gritos aullantes mientras giraba a gran velocidad, ocultando su silueta en el centro mientras una fuerza inquebrantable surgía.

Después de más de veinte días, cerca de un mes, el vórtice de energía a su alrededor se detuvo repentinamente, estallando en el aire como una burbuja gigante y disipándose, revelando el físico muscular de Huang Xiaolong en su centro.

Para entonces, la túnica que usaba estaba hecha pedazos y trozos de tela estaban esparcidos por los alrededores. Los músculos de Huang Xiaolong parecían esculpidos, masculinos y perfectos, con un rostro tallado por el cuchillo de un artista, ojos que se asemejaban a la vasta galaxia enmarcada por espesas cejas con forma de espada.

Pasaron más de veinte días, Huang Xiaolong refinó completamente los peces de energía espiritual. Comprobando la condición de su cuerpo con su sentido espiritual, descubrió que su cultivo de qi de batalla había alcanzado el pico de la etapa tardía del Noveno Orden Xiantian, con signos de avanzar al Décimo Orden en cualquier momento.

Además, sus meridianos y venas eran más duros y más grandes; la sangre que corría por sus venas, su médula y su carne parecía latir con un tenue halo dorado. Se sintió mucho más ligero, y su alma, mucho más clara.

‘¡Los beneficios de estos peces de energía espiritual son increíbles!’ Huang Xiaolong exclamó en su corazón. Después de someterse a la limpieza del pez de energía espiritual, su cuerpo estalló con poder y vitalidad, su alma también se fortaleció considerablemente, se hizo más fuerte, tan poderosa que sintió indicios de atravesar el cuarto nivel del Antiguo Arte de Marionetas.

Suprimiendo la alegría en su corazón, sacó una nueva túnica del Anillo de Asura y se la puso. Luego, sacó la Pagoda del Tesoro Linglong, absorbiendo el segundo pez de energía espiritual en el Caldero de las Mil Bestias, iniciando la Formación de Reversión del Origen del Cielo y de la Tierra para expulsar el elemento frío.

Veinte días llegaron y se fueron.

A medida que pasaban los días, Huang Xiaolong logró refinar al pez de energía espiritual restante, finalmente entrando en el Décimo Orden Xiantian.

¡Décima Orden Xiantian!

A pesar de que era la etapa temprana del Décimo Orden Xiantian, la fuerza de Huang Xiaolong siempre había sido más alta que la del promedio. Incluso sin su Transformación del Alma, un Guerrero en el pico de la etapa tardía del Décimo Orden Xiantian sufriría gravemente ante un ataque suyo.

Antes de entrar en la grieta, Huang Xiaolong seguía siendo un Xiantian de Séptimo Orden, pero ahora, varios meses más tarde, avanzó al Décimo Orden Xiantian. No pudo evitar maravillarse con los cambios.

Se puso de pie, mirando alrededor de la grieta, extendiendo su sentido espiritual. Estando aquí durante tantos meses, había visto la mayoría de los lugares, pero no encontró la así llamada morada de ese antiguo maestro de la Tribu de Dios.

¿Podría el lugar de cultivo de ese maestro no estar en esta grieta?

Cuando los sentidos espirituales de Huang Xiaolong se extendieron, una débil fluctuación de energía onduló desde el fondo del manantial frío. Por débil que fuese, él la detectó inmediatamente.

Sus ojos fueron atraídos hacia el manantial frío. ¿Había algo escondido debajo suyo?

Reflexionando sobre el asunto, Huang Xiaolong decidió entrar en el manantial frío y comprobarlo. Inmediatamente sacó el Divino Monte Xumi y desapareció dentro, guiándolo para entrar en el manantial.

Sumergido dentro, sus ojos solo podían ver un azul infinito.

Y nada más.

Yendo más abajo, ya había llegado al fondo del manantial, pero aparte de la arena y el barro, solo había más arena y barro. Huang Xiaolong frunció el ceño, estaba seguro de que la débil fluctuación de energía que se originó anteriormente había provenido desde el fondo del manantial, ¿cómo podría no haber nada a su alrededor?

Mientras controlaba el Divino Monte Xumi para explorar más a fondo, una fuerza turbulenta golpeó, causando que se sacudiese.

¡¿Qué está pasando?! El escenario frente a Huang Xiaolong cambió cuando entró en otro espacio.

La vista frente a él era un exuberante espacio verde con flores fragantes y alegres cantos de pájaros que resonaban en el aire, todo tipo de hierbas espirituales y elixires llenaban el suelo, y una cascada adelante. Este fue el paraíso.

“Esto… ¿podría ser ese antiguo espacio de cultivo del maestro de la Tribu de Dios?!” Los ojos de Huang Xiaolong brillaron.

¡Debe haber adivinado bien! Esa antigua morada de cultivo del maestro de la Tribu de Dios fue construida bajo el manantial frío, si no fuera por la Pagoda del Tesoro Linglong que le permitió refinar el elemento frío dentro del manantial, por el Divino Monte Xumi y por esa débil fluctuación anterior, nunca hubiera localizado este lugar.

Los ojos de Huang Xiaolong miraron a su alrededor, cayendo sobre las muchas hierbas y elixires en el suelo.

“¡Seta Espiritual de Siete Colores!”

“¡Hierba Púrpura de Nueve Hojas!”

“¡Fruta Yang Ardiente!”

Huang Xiaolong estaba exclamando los nombres de cada una.

Las hierbas y elixires que se esparcían casualmente sobre el espacio eran materiales raros y, a juzgar por su apariencia, todos y cada uno de ellos tenían más de diez mil años.

Los ojos de Huang Xiaolong brillaron con éxtasis; ‘todos estos son tesoros, ¡ah!’ No solo eso, también había muchos que no podía nombrar.

Pasó bastante tiempo antes de que lograse apartar los ojos de estos elixires hacia las pequeñas cabañas de paja cercanas a la cascada.

‘¿Aquí es donde se cultivó el antiguo maestro de la Tribu de Dios? ¿No es esto un poco demasiado humilde?’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s