RTW – Capítulo 350 – Transmisión (Parte II)

Mayne se congeló y miró al anciano frente a él, esperando ver algo en sus ojos.

Pero no vio nada más que la falta de vida.

Los ojos del Papa ya no eran tan penetrantes y autoritarios como solían ser. Tal vez, todavía poseía la sabiduría transmitida por los Papas anteriores, así como el conocimiento obtenido del Canon, pero… nada escapaba al tiempo.

Su Santidad no estaba bromeando, se dio cuenta Mayne. Su viaje estaba llegando a su fin.

Los ojos de Mayne comenzaron a nublarse.

Se arrodilló una vez más, con su frente tocando el suelo. Esta vez, Su Santidad no le pidió que se pusiera de pie, sino que esperó hasta que completara toda la acción antes de decir: “Sígueme.”

Los guardias asistentes ayudaron al Papa a subir a un carro y lo llevaron hacia la puerta del Área Secreta Central. Mayne lo siguió de cerca, y el grupo abandonó el Templo Secreto Central, siguiendo un túnel largo y angosto. En las lisas paredes de piedra del túnel estaba incrustado un cristal luminoso a cada diez pasos. Al mirar hacia el túnel, uno no podía ver el final.

Después de caminar durante un largo tiempo, Mayne finalmente salió del túnel y entró a una habitación bien iluminada. Debajo de sus pies, el suelo se había convertido en losas planas, y pudo ver los bordes y las esquinas de las paredes, así como el candelabro que colgaba del techo. Aparentemente, el túnel había llevado a una cámara subterránea.

“Estamos debajo de la catedral de la antigua Ciudad Santa.” Percibiendo el desconcierto de Mayne, el Papa aclaró. “El diseño de este lugar es idéntico al de la catedral, excepto que está construido boca abajo. La llamo la Iglesia de la Reflexión.”

“¿Debajo de la catedral?” Mayne exclamó. “Nunca esperé que hubiese un sótano.”

“No es un sótano de hecho, porque los dos no son mutuamente accesibles.” O’Brien sonrió. “A este lugar solo se puede acceder a través del túnel subterráneo de la Zona Secreta Central. El techo está hecho de una mezcla extremadamente gruesa de losa y arcilla, que es imposible de romper mediante el uso de métodos convencionales.”

“¿Por qué … es necesario un diseño así?”

“Para guardar un secreto, sin enterrarlo por completo.” Respondió. “Antes de que un Papa ascienda al trono, debe venir a la Iglesia de la Reflexión para presenciar el establecimiento, desarrollo y expansión de la Iglesia, y al mismo tiempo, aprender de memoria los objetivos de la Iglesia.”

“Para vencer a los demonios.” Dijo Mayne solemnemente.

O’Brien no asintió con la cabeza, sino que dijo en voz baja: “No, niño. Para ganar la sonrisa de Dios.”

El Arzobispo estuvo brevemente perdido. “¿Qué?”

Esta vez, el Papa no respondió, sino que ordenó a los guardias que siguieran avanzando. Según la dirección de la escalera y la rampa, se movían hacia arriba. Pronto, el grupo llegó frente a un gran salón. Al reconocer los diseños en el entorno con el que estaba familiarizado, Mayne identificó el lugar como la sala de oración de la Iglesia de la Reflexión.

La gruesa puerta de madera de la habitación se abrió con un crujido. Aunque parecía que el Papa no había visitado esta sala durante mucho tiempo, no olía a polvo… Evidentemente, alguien había estado manteniendo este lugar limpio en todo momento.

“Solo pueden mandarme hasta aquí. A partir de ahora, tendrás que empujarme a la habitación.” Dijo O’Brien.

“Sí, Su Santidad.” Mayne tomó las manijas del carro y empujó al Papa a la sala de oración. Cerrando la puerta de madera detrás suyo, la habitación ya no recibía luz de las antorchas del exterior. Ahora, la única luz que quedaba en la habitación era el suave resplandor de los cristales amarillos, similar a la disposición en el túnel, los cristales estaban incrustados uniformemente en las paredes de ambos lados de la habitación. Sin embargo, una diferencia notable fue que encima de cada cristal colgaba un gran retrato. Mayne recordaba vagamente que la posición de los marcos de los retratos eran las que ocupaban las ventanas de la Sala de Oración en la superficie.

Los contenidos de los retratos eran muy parecidos. Eran retratos de medio cuerpo de personas que vestían trajes magníficos, lucían llenos de energía, con sus ojos aparentemente fijos en cualquiera que entrara a la Sala de Oración. Mayne se sorprendió cuando encontró el retrato de Su Santidad O’Brien entre ellos – el dibujo se veía exactamente como la persona real, y miraba a Mayne con una sonrisa en la cara. Una sensación extraña hizo que Mayne se estremeciera incontrolablemente, y se le puso la piel de gallina en la espalda.

“Ah, me encontraste.” El Papa pareció sentir el cambio de emoción de la Obispo. “Este retrato se completó hace medio año. En ese momento, no parecía tan viejo como ahora, y por lo tanto es relativamente guapo. Por derecho, el retrato sólo debería ser colgado después de mi muerte.” Observó el retrato cuidadosamente. “Culpa a mi impaciencia, porque quería ver cómo me veía en el retrato antes de lo debido.”

Su Santidad, estos son…” Mayne sintió que se le secaba la garganta.

“Sí, son los nobles pioneros, los Sumos Pontífices de antaño.” O’Brien dijo en voz baja. “Sigamos avanzando, y te los presentaré.”

El Arzobispo escuchó las descripciones de Su Alteza, mientras que al mismo tiempo estudió los retratos, a pesar de que entendía que eran los antiguos líderes de la Iglesia, pero un extraño e inexplicable sentimiento permaneció en su mente. Las personas en los retratos eran simplemente demasiado reales, y Mayne no pudo imaginar qué técnicas y tintes usaron los artistas para producir estos retratos de medio cuerpo. Bajo la tenue luz amarilla, la mitad superior de los retratos se desvaneció gradualmente en la oscuridad cuando Mayne caminó más lejos, dejando visible solo la parte inferior de las caras que continuaban sonriéndole.

A mitad del gran salón, Mayne notó inesperadamente los retratos de mujeres.

Sus miradas y vestimentas eran diferentes, pero se podía decir que cada una de ellas era conmovedoramente hermosa: era raro que los mortales tuvieran apariencias tan notables, como bien sabía el Obispo, y fue por esta razón que se sintió extremadamente perplejo y asombrado. Sin embargo, Su Alteza parecía indiferente y continuó presentando tranquilamente sus nombres, términos de servicio y contribuciones.

Cada una de estas personas fue un antiguo Papa de la Iglesia.

Los dos hombres pronto llegaron al final de la Sala de Oración.

Frente al pasillo central de la gran sala había un retrato de cuerpo completo que ocupaba toda una pared por sí mismo. Estaba colgado detrás del santuario, y sus cuatro lados estaban decorados con brillantes cristales, lo que hacía que la imagen se viera aún más vívida.

Mayne tragó saliva y se acercó al retrato.

En el mismo instante en que logró obtener una vista completa de la pintura, sintió que su corazón daba un salto. “¡Oh, santo cielo, una mujer de belleza incomparable!” Aparte de estas palabras, no había otra forma de que él describiera lo que vio. Por su aspecto, poseía tanto la belleza femenina como la fortaleza masculina, que se mezclaban naturalmente y no entraban en conflicto. Su cabello rojo parecía como una llama ardiente, mientras ella empuñaba una gran espada que parecía desenfrenada y capaz de extinguir todos los fuegos y deseos malvados. Se mantuvo erguida sosteniendo la espada, con las cejas ligeramente levantadas, ambos ojos mirando hacia adelante, sus delgados labios firmemente cerrados, y se veía naturalmente poderosa e imponente. Bajo la mirada de sus afiladas y penetrantes pupilas, Mayne sintió una inmensa y abrumadora presión que casi lo obligó a arrodillarse ante esta magnífica dama.

Su Santidad, esto es…”

Luchó por volver la cabeza, solo para darse cuenta de que O’Brien ya se había arrodillado.

“Ella es Alicia, el Primer Papa y una Trascendente. También tiene un apodo: la Reina de las Brujas.”

Mayne sintió que su corazón latía violentamente. Sus especulaciones anteriores habían resultado absolutamente correctas: ¡los primeros Papas de la Iglesia eran brujas!

“¿Por qué fue el fundador de la Iglesia una bruja?”

“Arrodíllate y presenta tus respetos, niño. Te dejaré ver todo lo que deseas saber más tarde.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s