Invincible – Capítulo 297 – Árbol del Mundo Divino

¡Nunca hubiera esperado que en el fondo de esta grieta existiera tal tesoro! Incluso con la actitud tranquila de Huang Xiaolong, no pudo evitar emocionarse, además, en este pequeño manantial frío, detectó dos peces de energía espiritual natural, ¡no uno!

¡Dos peces de energía espiritual natural! Le tomó un tiempo a Huang Xiaolong antes de que pudiera calmarse…

Fue una suerte que tuviera tesoros celestiales como el Divino Monte Xumi, de lo contrario, ni siquiera los expertos del Reino Santo podrían llegar tan lejos en la grieta. ‘Incluso el Divino Monte Xumi, ubicado en el top de la Lista de Tesoros Celestiales, fue cubierto con una capa de escarcha debido al frío viento azul. A pesar de lo fuerte que sea la carne de un experto en el Reino Santo, no se puede comparar con el Divino Monte Xumi.’ Huang Xiaolong pensó para sí mismo.

Entonces, el siguiente paso en el que tenía que pensar era en cómo perfeccionar esos dos peces.

La verdad es que, aunque Huang Xiaolong había llegado al Octavo Orden Xiantian, aún le faltaba fuerza para refinar estos peces de energía espiritual natural, incluso teniendo en cuenta la existencia del Caldero de las Mil Bestias en la Pagoda del Tesoro Linglong, era una tarea difícil.

Al final, Huang Xiaolong observó la energía espiritual reunida alrededor del manantial frío en forma de niebla y decidió refinarla primero, aumentando su fuerza. Si pudiera avanzar al Noveno Orden Xiantian después de refinar la energía espiritual, tendría la oportunidad de absorber y refinar los dos peces de energía espiritual.

Aunque la energía espiritual alrededor del manantial no se podía comparar con los dos peces, era lo suficientemente densa, era diez veces más fuerte que el viento azul que Huang Xiaolong había refinado antes.

Inmediatamente, sacó la Pagoda del Tesoro Linglong y ejecutó la formación del Caldero de las Mil Bestias. De forma lenta pero segura, absorbió y refinó la energía espiritual con la Formación de Destrucción que Engulle Mil Demonios, deteniéndose solo cuando sintió que se estaba acercando al límite. Luego, inició la Formación de Reversión del Origen del Cielo y de la Tierra para disipar el elemento frío dentro, antes de tragar y refinar la energía espiritual pura en su cuerpo.

Un día tras otro pasó.

A medida que Huang Xiaolong refinaba la energía espiritual día tras día, su cultivo de qi de batalla aumentó rápidamente, avanzando a la etapa intermedia del Octavo Orden Xiantian en poco tiempo.

Un mes después, ingresó en la etapa tardía del Octavo Orden Xiantian.

La energía espiritual aquí era diez veces más abundante y rica que el viento frío que encontró por primera vez. A medida que su fuerza seguía aumentando, el tiempo necesario para refinar la energía espiritual se acortaba a medida que aumentaba su velocidad. Dos meses más tarde, refinó completamente cada pizca de energía espiritual que le rodeaba, avanzando con éxito hacia el pico de la etapa tardía del Octavo Orden Xiantian.

¡Pico de la etapa tardía del Octavo Orden Xiantian!

Medio paso más para avanzar al Noveno Orden Xiantian.

El entusiasmo de Huang Xiaolong disminuyó ligeramente. De acuerdo con su plan original, si podía avanzar al Noveno Orden Xiantian, había una mayor posibilidad de que pudiera refinar y absorber los dos peces de energía espiritual natural, pero ahora…

Huang Xiaolong vaciló un poco mientras miraba a los dos peces de energía espiritual dentro del estanque. Si los refinaba a la fuerza, existía la posibilidad de que el elemento frío extremo entrara en su cuerpo. En ese momento, no solo su cultivación no aumentaría, sino que acarrearía consecuencias dañinas para sí mismo, las ganancias no compensarían las pérdidas.

Reflexionó un momento y decidió explorar primero el lugar. Después de todo, los dos peces estaban en el estanque, no podían volar. Con eso en mente, Huang Xiaolong guió al Divino Monte Xumi más adentro.

Volando por un corto período de tiempo, repentinamente el paisaje cambió, el ambiente árido y seco fue reemplazado por una exuberante vegetación llena de vitalidad, el suelo estaba cubierto con un lujoso abrigo verde. Además, las paredes de roca en ambos lados, que se suponía que estaban ocultas debajo de una capa de hielo, tenían plantas y follaje cubriendo su superficie.

Eran como dos mundos diferentes.

¡¿Que está pasando?! Huang Xiaolong estaba aturdido. Guiando rápidamente al Divino Monte Xumi al borde de la vegetación, salió del Templo Xumi y apareció afuera. En el momento en que salió, sintió una suave brisa cálida que soplaba, como el viento del verano, extremadamente cómoda, mientras que dando un paso atrás, el viento frío penetraba hasta los huesos, como si sus órganos internos se fuesen a congelar en cualquier momento.

Esto era como un mundo de dos capas, uno de hielo y otro de fuego. Simplemente la distancia de un paso, sin embargo, dos sensaciones muy distintas.

Poco tiempo después, Huang Xiaolong volvió a sus sentidos. Mirando al frente, estaba seguro de que había algo extraño, por lo tanto, voló hacia adelante.

¡Media hora más tarde, llegó frente a un árbol!

¡Un árbol de treinta y dos metros de altura, con una energía roja fluyendo en su tronco que parecía llamas! De hecho, este árbol, su tronco, sus ramas, sus hojas, ¡todo era completamente rojo llameante! Creciendo entre las ramas había una docena más o menos de frutos rojos ardientes del tamaño de un puño. Estas frutas emanaban una vasta energía espiritual no más débil que la energía espiritual alrededor del manantial frío.

La única diferencia era que la energía espiritual del manantial contenía una energía extremadamente fría dentro, tiránica al mismo tiempo, mientras que estas frutas de color rojo ardiente contenían un suave elemento de fuego. De pie bajo el árbol era como estar a la luz del sol, cálido y acogedor, sereno y conforme.

“Un árbol como este podría crecer en esta grieta profunda.” Murmuró Huang Xiaolong mientras estudiaba el árbol rojo.

Cuando todavía estaba en el Instituto Duanren, había leído muchos libros que presentaban extrañas maravillas del Mundo Espíritu Marcial, pero ninguno de ellos mencionaba sobre este árbol en particular o ese manantial frío.

Huang Xiaolong rodeó el árbol mientras meditaba; ¿podría ser que este árbol no perteneciera al Mundo Espíritu Marcial? Un pensamiento repentinamente golpeó su mente.

El Divino Monte Xumi era un tesoro del Mundo Budista, las Tácticas de Asura era la mejor técnica de cultivo del Inframundo… si las cosas del Mundo Budista y del Inframundo pudieran existir aquí en el Mundo del Espíritu Marcial, entonces, ¡existía la posibilidad de que este árbol viniera del Mundo Divino!

“No importa, come primero, habla después.” Segundos más tarde, Huang Xiaolong negó con la cabeza por pensar demasiado. Al converger estos pensamientos sin sentido, se sentó con las piernas cruzadas en el suelo y abrió la boca. Una fuerza de succión atrajo una de las ardientes frutas rojas directamente a su boca mientras comenzaba a ejecutar las Tácticas de Asura para absorber la energía espiritual que contenía.

En el instante en que la fruta roja se derritió en su cuerpo, una cálida energía viajó a sus cuatro extremidades y a cada parte de él. La misma situación que cuando refinó la energía fría del manantial, el qi de batalla en su Mar de Qi rodó y retumbó.

Una y otra vez, el qi de batalla se estrelló contra la barrera del Noveno Orden. Dos días después, finalmente logró refinar una fruta roja. Aunque todavía no había logrado abrirse paso, estaba más cerca que antes. Huang Xiaolong continuó sin detenerse, aspirando una segunda fruta en su cuerpo y comenzando a refinarla.

Cuando terminó de refinar la segunda fruta, finalmente irrumpió en el Noveno Orden Xiantian. A pesar de eso, él no se detuvo. Continuó refinando los frutos uno por uno.

Sentado con las piernas cruzadas debajo del gran árbol, los dragones gemelos sobrevolando la cabeza de Huang Xiaolong, el poder de dragón en la atmosfera podría inundar toda la grieta, mientras los resplandores de color negro, dorado, rojo y azul se arremolinaban alrededor suyo.

Rompiendo a través del Noveno Orden Xiantian, los dragones alcanzaron el tamaño de cien zhang de largo, aparentemente cubriendo el cielo y la tierra. El antiguo Qi de Dragón Verdadero se derramaba desde el vacío de arriba.

Un mes después, Huang Xiaolong, quien estaba sentado debajo del árbol, se detuvo por fin. Levantándose lentamente, el suelo tembló bajo sus pies. ¡Después de refinar todas las frutas, su cultivación alcanzó la etapa intermedia del Noveno Orden Xiantian!

¡Etapa intermedia del Noveno Orden Xiantian!

Sintiendo el poder abundante dentro de su cuerpo, Huang Xiaolong no pudo evitar rugir hacia el cielo como un dragón. Su rugido reverberó a través de la grieta, perforando el cielo, llegando a más de cien millas alrededor de la zona de la Grieta del Tigre Quebrada.

Huang Xiaolong ejecutó su qi de batalla, pisoteó el suelo y levantó una nube de arena. Con él como centro, profundas fisuras se alinearon en la superficie del suelo. Piedras y rocas rodaban desde ambos lados de las paredes de la grieta y toda el área parecía estar temblando.

Esta era la fuerza actual de Huang Xiaolong – un poder estremecedor, suficiente para colapsar una montaña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s