Invincible – Capítulo 295 – Debajo de la Grieta

Al salir del Templo Xumi, Huang Xiaolong convocó a Qin Yang, Lifei, Jie Dong y Fan Encheng, diciéndoles que él estaría ausente durante los próximos días y que, en ese período, deberían quedarse y esperarlo en la residencia. Después de darles ciertas tareas, sacó el Divino Monte Xumi, controlándolo para volar en dirección a la Grieta del Tigre Quebrada, dejando sigilosamente la Ciudad de la Miríada de Dioses.

Al salir utilizando el Divino Monte Xumi, no necesitaba preocuparse de ser encontrado por Zhao Chen. Muy pronto, llegó a la Grieta del Tigre Quebrada, se paró al borde de ésta, mirando hacia abajo.

Mirando hacia el fondo oscuro e infinito, Huang Xiaolong circuló su qi de batalla y su fuerza interna, ajustando cautelosamente su velocidad mientras descendía. Debido a la experiencia previa, esta vez, su velocidad fue mucho más rápida que antes.

Sin embargo, a seiscientos metros de profundidad, se vio obligado a utilizar simultáneamente su Físico de Asura y su Transformación del Alma con el dragón negro. A los mil metros, invocó a su dragón azul y se fusionó con él también.

Con su Transformación del Alma, capas de escamas negras y azules cubrían su cuerpo como una armadura, pero aún sentía el viento gélido soplando, invadiendo su cuerpo a través de las escamas de dragón.

A pesar de la barrera esférica de qi que lo rodeaba, el viento aún lo afectaba, su efecto era mínimo.

La gélida energía fría se extendió gradualmente a través del cuerpo de Huang Xiaolong, congelando la sangre en sus venas, incluso el qi de batalla dentro de su Mar de Qi mostró signos de solidificación.

¡En realidad hay una energía helada tan aterradora en este Mundo Espíritu Marcial! Huang Xiaolong hizo todo lo posible por controlar su velocidad de caída, sintiéndose conmocionado en su corazón. Las Tácticas de Asura requerían que absorbiera la energía espiritual del inframundo, la cual era considerada la energía yin más fría entre los cielos y la tierra, pero ahora, este desconocido viento la sobrepasó al menos diez veces.

¡No puedo continuar así, de lo contrario me convertiría en un carámbano antes de llegar al fondo! Huang Xiaolong pensó para sí mismo.

Ahora, él estaba a mil trescientos metros de profundidad, pero aún no había señales del fondo. Tal vez él podría no verlo incluso después de otros doscientos o trescientos metros más abajo. Confiando en su nivel actual de fuerza, no tenía esperanzas de tener éxito.

¡¿Qué debo hacer?!

¿Salir…? ¿Volver cuando me abra camino al Octavo Orden Xiantian?

Pero, ¿cuánto tiempo me tomará avanzar al Octavo Orden Xiantian? Puede ser medio año o incluso más. Desde que llegó al Séptimo Orden Xiantian, Huang Xiaolong claramente sintió que su velocidad de cultivación había disminuido drásticamente.

Los pies de Huang Xiaolong aterrizaron en una roca sobresaliente en la pared de la grieta, sus cejas se fruncieron profundamente en sus pensamientos mientras miraba hacia abajo. Hubo menos de tres años hasta la próxima selección de discípulos del Templo de las Deidades, no tenía mucho tiempo para perder. Además, Yao Fei vino a buscarlo a las Tierras Caóticas y lo encontró, esto muy probablemente traería a más personas pertenecientes al Templo de las Deidades aquí.

Por lo tanto, sin importar qué, tenía que encontrar esa antigua morada del maestro de la Tribu de Dios. Pero, ¿cómo podría resistirse a este viento frío desconocido? Entonces, un pensamiento brilló en la mente de Huang Xiaolong – ¡El Divino Monte Xumi!

El Divino Monte Xumi era el tesoro celestial del mundo budista, por más aterrador que fuera este viento frío, no debería poder penetrar en su espacio… ¿verdad? Inmediatamente, Huang Xiaolong lo sacó y entró al salón del Templo Xumi en un destello.

Ingresando en el centro de la Formación de los Diez Budas, circuló su qi de batalla y lo guió para que descendiera lentamente. Varias ráfagas de viento frío soplaron, envolviendo el Divino Monte Xumi, y momentos después, Huang Xiaolong confirmó que este viento frío no podía penetrar en el espacio del Divino Monte Xumi. Este hallazgo lo alivió enormemente.

Por fin, encontró algo que podría bloquear este maldito viento frío sin nombre. Sin embargo, Huang Xiaolong todavía estaba conmocionado, aunque el viento frío no logró penetrar en el espacio del Divino Monte Xumi, ¡formó una capa de hielo de color azul oscuro cristalizado alrededor del exterior, afectando su velocidad!

Huang Xiaolong inmediatamente impulsó la Formación de los Diez Budas, la energía del budismo se derramó desde el vacío de arriba, extendiéndose dentro de la sala del templo y hacia afuera, derritiendo lentamente el hielo azul que envolvía el Divino Monte Xumi. Una vez hecho, continuó bajando, cada vez más cauteloso mientras trataba de evitar el creciente número de vientos fríos sin nombre que soplaban, cubriendo el Divino Monte Xumi con otra capa de hielo.

Más y más abajo, alcanzando los dos mil metros de profundidad, Huang Xiaolong finalmente vislumbró el suelo.

La arena y las piedras en el fondo de la grieta eran azul celeste, estériles hasta donde alcanzaba la vista, ni siquiera una hoja de hierba crecía, daba una atmósfera desolada y sombría.

Huang Xiaolong inspeccionó el espacioso entorno. En ambos lados, las paredes de roca estaban cubiertas de gruesas capas de hielo azul oscuro cristalizado, y arriba, un tornado azul oscuro giraba en un ciclo interminable, con aulladores vientos que dejaban los corazones de aquellos que lo escuchaban llenos de aprensión.

No solo eso, esta forma de torbellino de viento azul oscuro cambiaba constantemente, a veces era un dragón, luego era una serpiente, un tigre, y otras veces tenía la forma de un fénix.

¡Este viento frío realmente dio a luz a la inteligencia! Huang Xiaolong se sorprendió. ¡Y su primer pensamiento fue imposible!

Entre el Cielo y la Tierra, no era fácil para los seres vivos como los árboles y las flores cultivar inteligencia, algo que no se podía lograr sin decenas de miles de años, y que requería el cumplimiento de condiciones estrictas. En cuanto a elementos como el viento, era aún más difícil en comparación con los árboles o las flores.

Al igual que este viento, en otros pocos miles de años o incluso en unos pocos cientos de años, podría evolucionar hacia una verdadera y sólida entidad de existencia, como un elemento de hielo, dragón o fénix.

Poco después, Huang Xiaolong se calmó, sus ojos se iluminaron gradualmente mientras estudiaba el cambiante viento azul.

‘Esto es algo bueno, ¡ah!’ Aunque este viento azul no se había desarrollado completamente y se había transformado en dragón o fénix, si pudiera absorberlo, alguien que practicaba las Tácticas de Asura como Huang Xiaolong cosecharía definitivamente una cosecha inimaginable. Pero… este viento frío de color azul que había dado a luz a la inteligencia fue sin duda extremadamente frío, con la fuerza actual de Huang Xiaolong, el mero hecho de estar en contacto cercano era suficiente para convertirlo en una escultura de hielo.

Las luces parpadearon en sus ojos cuando pensó en el Caldero de las Mil Bestias en la segunda capa de la Pagoda del Tesoro Linglong.

“Me pregunto si el Caldero de las Mil Bestias podría absorber este viento frío que tiene inteligencia, si es posible, ¡entonces podría absorberlo!” Al instante, con un solo pensamiento, la Pagoda del Tesoro Linglong que se había combinado en el Divino Monte Xumi voló en el aire, guiado por Huang Xiaolong, lentamente se acercó a los vendavales del viento azul celeste.

Sin embargo, cuanto más se acercaba la Pagoda del Tesoro Linglong, más aterradora se volvía la frialdad, el espacio circundante se convirtió en un dominio de hielo.

El qi de batalla y la fuerza interna dentro del cuerpo de Huang Xiaolong estimularon alocadamente a la Pagoda del Tesoro Linglong a acercarse al viento frío hasta que estuvo dentro de un rango de diez metros. Luego, él inició la formación dentro del Caldero de las Mil Bestias para absorber el viento azul celeste.

Huang Xiaolong no se atrevió a devorar el viento azul celeste de una sola vez, comprometiendo su tiempo, absorbiendo lentamente pequeños mechones, pero incluso a este ritmo, la Pagoda del Tesoro Linglong estaba cubierta por una capa de hielo en el exterior. Al ver esto, no tuvo más remedio que dividir una porción de su qi de batalla y su fuerza interna para iniciar la Formación de los Diez Budas, utilizando la energía del budismo para derretir la capa de hielo.

De esta manera, Huang Xiaolong permaneció allí por más de dos horas, absorbiendo el viento azul celeste hasta que sintió que era suficiente y recuperó la Pagoda del Tesoro Linglong. A continuación, concentró su qi de batalla y su fuerza interna en la Formación de Destrucción que Engulle Mil Demonios para refinar el viento frío, expulsando el elemento frío extremo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s