Invincible – Capitulo 293 – Entonces, Fue Así…

“¿Su Joven Señor quiere verme?” Huang Xiaolong echó un rápido vistazo al joven pretencioso. “¿Qué pasa si me niego…?”

Idealmente, Huang Xiaolong prefería no tener ningún conflicto con este Zhao Chen, pero no era un caqui blando que todos pudieran pellizcar o aplastar como quisieran.

“¿Negarte?” Chen Cheng y Zhang Chu intercambiaron una mirada entre ellos antes de reírse de una manera descarada.

Todavía riendo, Chen Cheng dijo: “Pequeño bribón, ¿quizás no sabes quién es nuestro Joven Señor? Nuestro Joven Señor es el Joven Noble Zhao Chen. ¡En las Tierras Caóticas todavía hay alguien que se atreve a desafiar las palabras de nuestro Joven Señor!”

“Nuestro Joven Señor te ordena que vayas a reunirte con él, ese es tu mayor honor.” Se burló Zhang Chu. “Pequeño bribón, te aconsejo que nos sigas obedientemente, de lo contrario, jeje…” Una chispa antagónica no disimulada brilló en sus ojos.

Huang Xiaolong permaneció indiferente. “Si su Joven Señor quiere verme, díganle que se dé una vuelta en persona.” Sin esperar a ver la reacción de los dos jóvenes, miró a Qin Yang y a los otros tres y dijo: “Vámonos. “

“Sí, Joven Señor.”

Chen Cheng y Zhang Chu se enfurecieron al oír que Huang Xiaolong realmente se atrevió a decirle esto a su Joven Señor después de conocer su identidad.

“¡Bastardo, estás cortejando a la muerte!” Chen Cheng golpeó con su puño en cólera hacia Huang Xiaolong. Siguiendo el poderoso golpe había una sombra surrealista de la mandíbula abierta de un tigre.

Sintiendo la fuerte fluctuación de energía que venía hacia él, Huang Xiaolong no se atrevió a subestimar al enemigo, sus pies se retiraron rápidamente mientras sus manos formaban un puño y golpeaba fuera – el Gran Puño Divino del Vacío.

El Gran Puño Divino del Vacío, etéreo, pero tangible al siguiente momento, la realidad y la ilusión se superpusieron, chocaron de frente con el puño de tigre.

Una explosión resonó, levantando una cortina de arena y polvo.

El cuerpo de Huang Xiaolong tembló, retirándose más de diez metros atrás, sin embargo, Chen Cheng también retrocedió más de diez metros.

“¡Tú!” Chen Cheng quedó asombrado, él era un experto en el Octavo Orden Xiantian y pudo ver que Huang Xiaolong ni siquiera había llegado al Octavo Orden.

Zhang Chu no fue la excepción.

“Maldición, no me sorprende que seas tan arrogante, confiando en estos pocos puntos de fuerza.” Zhang Chu sonrió burlonamente. “¡¿Crees que con esta fuerza puedes desafiar la orden de nuestro Joven Señor?! Déjame iluminarte, incluso si fueras un experto en el Reino Santo, ¡solo te espera la muerte desafiando a nuestro Joven Señor!” Una luz verde azulada salió de su cuerpo, con ambas manos formando garras y descendiendo hacia Huang Xiaolong.

Más de una docena de luces verdes azuladas se transformaron en docenas de serpientes que eran tan gruesas como el brazo de un adulto, y se extendieron en dirección a Huang Xiaolong.

Zhang Chu era un Xiantian de etapa temprana del Octavo Orden, una mera diferencia de un pequeño orden, pero su ataque era mucho más poderoso que el de Chen Cheng.

Los ojos de Huang Xiaolong se entrecerraron, su expresión se volvió sombría. Ambas manos se golpearon y brillantes anillos dorados atravesaron el aire. Por donde pasaron los anillos dorados, todos los ataques se ralentizaron y gradualmente se detuvieron en el aire.

Zhang Chu estaba estupefacto: ¡¿qué tipo de habilidad de batalla era esta?!

En este momento, Qin Yang, Lifei y el resto se movieron, disparando a las docenas de serpientes verde azulado.

“¿Quién es? ¡Tan audaz como para luchar dentro de la Ciudad de la Miríada de Dioses!” Desde lejos, una voz tronó, los ecos retumbaron en la calle, incluso los edificios parecían temblar. En menos de un momento, un equipo de guardias de la ciudad vestidos con brillantes armaduras negras apareció montado en Tigres de Tierra, galopando en la escena.

Al ver esto, Chen Cheng y Zhang Chu no tuvieron más remedio que detenerse.

Momentos después, llegó el equipo de guardias de la ciudad. Un hombre de mediana edad que parecía el capitán empujó su montura más cerca, deteniéndose frente a Huang Xiaolong y los demás.

Capitán Wang.” Al ver al hombre de mediana edad, Zhang Chu ahuecó su puño y lo saludó con una sonrisa.

Wang Hai se sorprendió al ver que eran Chen Cheng y Zhang Chu, se rió y dijo: “Así que fueron los hermanos Zhang Chu y Chen Cheng.” Wang Hai se bajó de la espalda de la bestia tigre mientras lo hacía.

Huang Xiaolong se quedó en su lugar, mirando. Fue sorprendente ver que Chen Cheng y Zhang Chu estaban familiarizados con el capitán de los guardias de la Ciudad de la Miríada de Dioses. A juzgar por sus saludos, parecían estar en buenos términos también. Esperó expectante para ver cómo este capitán manejaría el asunto.

En este momento, Zhang Chu procedió a explicar la situación con una sonrisa. “Capitán Wang, realmente llegas en el momento correcto.” Zhang Chu continuó con un dedo señalando a Huang Xiaolong. “Tenemos algunos resentimientos previos con este mocoso, no esperábamos que nos emboscara mientras no prestábamos atención.”

Wang Hai asintió con la cabeza. “Así que fue así…” Entonces, su expresión se volvió fría cuando se volteó para mirar a Huang Xiaolong. “¿No crees que está prohibido pelear dentro de la Ciudad de la Miríada de Dioses?” Sin esperar que Huang Xiaolong se explicara, Wang Hai hizo gestos con sus manos a sus subordinados, diciéndoles: “Arréstenlos a todos primero, arrójenlos a la mazmorra.”

“Sí, capitán.”

El equipo de guardias de la ciudad rodeó rápidamente al grupo de cinco de Huang Xiaolong.

Este resultado levantó una sonrisa burlona en la cara de Huang Xiaolong; ya que esta era la forma en que querían jugar, no le importaba abrirse camino matando.

Justo cuando Huang Xiaolong estaba a punto de llamar a sus Sables de Asura, preparándose para permitir que la sangre fluyera, de repente una voz sonó desde el vacío de arriba: “¡Deténganse!” La voz no era fuerte, pero contenía una poderosa fuerza disuasoria que aplastó cualquier objeción. Todos se volvieron a mirar.

Un anciano de cabello gris y túnica morada se acercó, en el pecho tenía bordado un emblema de una bestia celestial de dos cabezas, y alrededor de la bestia había llamas rojas ardientes, extremadamente vitales.

Al darse cuenta de la llegada de esta persona, los rostros de Chen Cheng y Zhang Chu se endurecieron, un poco pálidos. En el momento siguiente, Wang Hai se apresuró a saludar al anciano. “¡Saludando al Mayor He!”

¿El Mayor He? El nombre llamó la atención de Huang Xiaolong. ¡He Yunxiong! Este anciano no era otro que He Yunxiong de la Ciudad del Milenio, uno de los diez mejores expertos de las Tierras Caóticas.

He Yunxiong ignoró a Wang Hai, caminando directamente hacia Huang Xiaolong mientras sus ojos lo observaban de arriba a abajo. Hubo elogios en sus ojos, frotando su barba apenas existente en un gesto de agradecimiento, He Yunxiong sonrió. “No es un mal mocoso, ¿estás interesado en tomarme como tu Maestro?”

¿Tomar a He Yunxiong como Maestro?

La gente que se reunía cerca se quedó estupefacta al escuchar las palabras de He Yunxiong, especialmente Wang Hai, Chen Cheng y Zhang Chu, con la boca abierta.

Huang Xiaolong sudó en silencio, si no supiera que este anciano frente a él era He Yunxiong, definitivamente sospecharía si estaba loco. Antes de que Huang Xiaolong pudiera responder, Zhang Chu dio un paso al frente, aventurándose con precaución. “Mayor He, este chico es alguien que nuestro Joven Señor…”

Sin embargo, su oración aún no había terminado cuando He Yunxiong sacudió la manga de su túnica y Zhang Chu sintió como si hubiera chocado contra una alta montaña. Su cuerpo salió disparado en un grito trágico hasta que llegó al final de la calle. Chocando contra el pavimento, sin siquiera soltar un gruñido.

“Yo, He Yunxiong, estoy hablando, no es un lugar donde un esclavo como tú pueda interrumpir.” Se burló Yunxiong, sin siquiera darse la vuelta para mirar.

Chen Cheng miró hacia el final de la calle donde yacía el cadáver de Zhang Chu, estaba tan aterrorizado que incluso sus huesos temblaban, cayendo al suelo. Wang Hai y el equipo de guardias de la ciudad sudaban profusamente, luciendo pálidos como sábanas blancas.

He Yunxiong apuntó con un dedo a Chen Cheng, y él fue arrojado hacia atrás a varios cientos de metros de distancia, con la sangre brotando de su boca cuando aterrizó.

“Regresa y dile a ese mocoso de Zhao Chen que me gusta este niño.” Sonó la ligera y fugaz voz de He Yunxiong.

“Sí, sí, sí, ¡muchas gracias por su misericordia al perdonar mi vida!” Chen Cheng huyó presa del pánico tras una serie de reverencias, en unos pocos segundos, su figura desapareció entre la multitud.

Wang Hai sintió una picazón en la garganta, parado allí sin atreverse a moverse.

“¿Por qué no te largas?” Dijo He Yunxiong a Wang Hai.

“Sí, sí, Mayor He.” Inmediatamente, sin siquiera subir a su montura, condujo a sus subordinados y se escapó a pie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s