Invincible – Capitulo 292 – ¡Nuestro Joven Señor Quiere Verte!

¡Seiscientos millones!

Al escuchar esta cifra, saltaron los corazones de muchos expertos en la sala de subastas… El precio de la oferta inicial era bastante aterrador, ¡no esperaban que hubiera alguien que aumentara el precio en cien millones al primer intento!

“¡Esta suena como la voz del Joven Noble Zhao Chen!”

¿El joven noble de la Ciudad del Pecado, Zhao Chen? La sala de subastas se llenó de susurros.

Debido a que Zhao Chen no disimuló su voz de ninguna manera, la gente en la sala de subastas adivinó quien era casi de inmediato.

¿Zhao Chen? Huang Xiaolong frunció el ceño, no esperaba que él también estuviera interesado en este lote de piedras espirituales de grado uno. Los otros expertos que estaban interesados, al escuchar la voz de Zhao Chen, tuvieron dudas sobre su identidad.

“La habitación privada número nueve ofreció seiscientos millones, ¿hay alguien más con una oferta más alta?” Segundos después, el subastador Fang Dong inspeccionó a la multitud y preguntó.

“Setecientos millones.” Cuando todos pensaron que no habría nadie aumentando la oferta, una voz sonó desde la sala privada número doce, provocando otra conmoción en la sala de subastas.

“¡Setecientos millones! ¿Me pregunto quién es esta persona, atreviéndose a desafiar al Joven Noble Zhao Chen?”

Muchos sospechaban que esta persona podría ser el Señor He Yunxiong de la Ciudad del Milenio. Sabiendo muy bien que se trataba de Zhao Chen, solo había un puñado de personas que aún se atrevieron a presentar ofertas. Sin lugar a dudas, esa persona debe ser uno de los diez expertos más fuertes de las Tierras Caóticas, el Mayor He Yunxiong.

Dentro de la habitación privada número nueve, un pequeño pliegue apareció en las cejas de Zhao Chen, otros tal vez no podían reconocer la voz de He Yunxiong, pero él sí podía. Hace años, visitó el Palacio del Pecado. Al mismo tiempo, el anciano de cabello plateado de pie al lado izquierdo detrás de Zhao Chen se acercó, diciendo. “Joven Señor, ya que es el Mayor He, ¿deberíamos…?”

Zhao Chen bufó desdeñosamente. “¿Mayor He? ¿Y qué? ¿Le tememos?”

Al escuchar esto, el anciano de cabello plateado no se atrevió a persuadirlo más y se retiró a su posición.

“¡Ochocientos millones!” Zhao Chen agitó su mano y aumentó despiadadamente otros cien millones.

¡Ochocientos millones! Su voz hizo eco como las olas que chocan, golpeando la sala de subastas a continuación.

“Novecientos millones.” En el momento en que sonó la voz de Zhao Chen, la voz de He Yunxiong siguió.

“¡Mil millones!”

“¡Mil cien millones!”

El resto de la sala de subastas estaba en silencio, solo las voces de Zhao Chen y He Yunxiong reverberaron. Los expertos de abajo se estremecían cada vez que uno pujaba.

¡Mil cien millones! ¿Qué tipo de concepto era ese? Mil millones de monedas de oro agrupadas juntas probablemente eran más altas que una montaña de 320 metros. De hecho, esa cantidad de monedas de oro era suficiente para reclamar un río.

Al escuchar la guerra de precios de Zhao Chen y He Yunxiong, incluso Huang Xiaolong estaba sacudiendo la cabeza.

Podía pagar el precio de mil millones cien, pero He Yunxiong estaba interesado en este lote de piedras espirituales de grado uno, algo que Huang Xiaolong no esperaba. Por lo tanto, solo podía darse por vencido, era innecesario formar un conflicto con él por estas piedras espirituales. Además, no tenía prisa por ellas.

Huang Xiaolong miró a su alrededor y una vez más su vista cayó sobre la silueta de Yao Fei. Desde su asiento, tenía una vista clara del perfil de Yao Fei, mirándolo sentado allí inmóvil de una manera pensativa. Después de la Hierba Alma Vital, no presentó ninguna otra oferta.

Al final, el lote de piedras de espíritu de grado uno fue comprado por He Yunxiong por dos mil doscientos millones.

Dentro de la habitación privada número nueve, los ojos de Zhao Chen se volvieron fríos.

El siguiente artículo de la subasta era una espada grande, una espada grande que fue rota por una entidad desconocida. El cuerpo restante de la espada estaba lleno de densas escrituras y diagramas en lenguaje antiguo.

“Se determinó que esta gran espada rota era una reliquia antigua después de que fue inspeccionada por nuestro experto.” Explicó el subastador Fang Dong. “Aunque no podemos determinar de qué materiales está hecha esta espada grande, atraviesa el acero como si fuera barro. Además, grabado en el cuerpo de la espada hay una antigua habilidad de espada. Puede estar incompleta, pero nuestro experto ha confirmado que es al menos una habilidad de batalla de rango cielo.”

¡Una habilidad de batalla de rango cielo! Independientemente de que estuviese incompleta, fue suficiente para despertar el interés de muchos expertos en la sala de subastas.

Huang Xiaolong dirigió su sentido espiritual, envolviendo la gran espada rota. Al no encontrar nada especial al respecto, perdió el interés de inmediato. Una habilidad de espada de rango cielo era tentadora, lástima que estuviera incompleta, sin mencionar que no carecía de habilidades de combate.

Esta espada grande fue comprada por el invitado en la habitación privada número dos.

“El siguiente artículo es la Técnica de los Mil Grandes y el Dedo Sin Fin de la Rotura del Viento.” La voz del subastador resonó una vez más.

¡Técnica de los Mil Grandes!

¡Dedo Sin Fin de la Rotura del Viento!

Toda la sala de subastas estalló de emoción. La mayoría de las personas presentes habían puesto sus ojos en estos dos artículos.

“Tanto la Técnica de los Mil Grandes como el Dedo Sin Fin de la Rotura del Viento son habilidades del rango cielo.” Continuó el subastador. “Estoy seguro de que todos saben lo que es una habilidad de batalla o una técnica de cultivo de rango cielo, así no perderé más tiempo.”

“De acuerdo con los requisitos del propietario, tanto la Técnica de los Mil Grandes como el Dedo Sin Fin de la Rotura del Viento se subastarán juntos, y el precio de su puja comienza en veinte mil millones.”

¡Veinte mil millones! La ruidosa sala de subastas cayó en un silencio sepulcral y pudieron oír los latidos de sus propios corazones golpeando en sus oídos.

¡Veinte mil millones! Algunos expertos casi dejaron de respirar en el acto, ya sabían que estas dos técnicas alcanzarían un precio exorbitante, pero veinte mil millones eran demasiado horripilantes.

¿Quién incluso tenía la capacidad de sacar veinte mil millones de una vez? En las Tierras Caóticas, solo un escaso número de personas tenía ese trasfondo.

Las cejas de Yao Fei se arrugaron con fuerza, más de veinte mil millones no eran demasiado para su Familia Yao, pero las monedas de oro que tenía actualmente sobre él apenas serían suficientes.

“¡Veinte mil cien millones!” La voz de Zhao Chen resonó en la silenciosa sala. Al igual que en antes, He Yunxiong también pujó, ambos pujando una vez tras otra.

Huang Xiaolong se sentó con calma, mirando cómo se desarrollaban las cosas. Para él, era inconsecuente si era Zhao Chen o He Yunxiong el que obtenían la Técnica de los Mil Grandes y el Dedo Sin Fin de la Rotura del Viento.

Al final, ambas técnicas fueron compradas por Zhao Chen por treinta mil millones. El siguiente artículo fue el Jade Rey Hercúleo, el último elemento de la subasta, el cual fue comprado por He Yunxiong a un precio muy superior a los treinta mil millones.

Con esto, la subasta terminó.

Esta vez, aunque Huang Xiaolong no pudo obtener ninguna piedra espiritual de grado uno, no se fue con las manos vacías, con tres tallos de Hierba Alma Vital de más de mil años.

Huang Xiaolong llevó a Qin Yang, Lifei, Jie Dong y a Fan Encheng fuera de la sala de subastas. Cuando Yao Fei lo vio, su figura parpadeó, bloqueando su camino. “Huang Xiaolong, jeje, nunca pensaste que te encontrarías conmigo aquí, ¿verdad?” Mientras decía eso, una energía oscura fluctuaba alrededor suyo.

“¿Qué? ¿Quieres pelear aquí?” Preguntó Huang Xiaolong con una expresión despreocupada en su rostro.

Las luchas y los asesinatos eran la norma en las Tierras Caóticas, pero aun así, estaba prohibido luchar dentro de las diez ciudades principales. Ni siquiera un experto en el Reino Santo se atrevería a romper esta regla, luchando dentro de la ciudad.

Yao Fei miró fríamente a Huang Xiaolong. “No te preocupes, no haré nada dentro de esta Ciudad de la Miríada de Dioses. Con suerte, puedes esconderte aquí para siempre y nunca dar un paso más fuera de la ciudad.” Desapareció entre la multitud con un influjo después de arrojar la frase.

Huang Xiaolong miró fijamente la silueta de Yao Fei, una fría mueca apareció en su rostro cuando se dio la vuelta para irse. Sin embargo, cuando se volteó, dos jóvenes se acercaron a él. Los reconoció a primera vista, estos dos jóvenes eran parte de los guardias de Zhao Chen.

Los dos jóvenes se detuvieron en frente suyo, obstruyendo su camino.

“Pequeño bribón, nuestro Joven Señor quiere verte, ven con nosotros para un pequeño viaje.” Deteniendo los pasos de Huang Xiaolong, uno de ellos dijo con un tono despectivo mientras sonreía ampliamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s