ATG – Capítulo 1111 – Comodidad

Yun Che quedó atónito por un tiempo. Giró la piedra de jade en su mano. Nueve destellos de luz que brillaban como estrellas entraron en sus ojos. Durante un buen rato no pudo creer lo que veía.

Jade de Buda de las Nueve Estrellas Divinas… Era lo que solo podía desear en sus sueños… Le habían dicho repetidas veces que era extremadamente difícil de obtener incluso en los reinos estelares superiores. Él había ‘extorsionado’ una gran cantidad de piedras profundas de Lei Qianfeng por el bien del Jade de Buda de las Nueve Estrellas Divinas. De hecho, reconoció que había una gran posibilidad de que nunca la obtuviera, pero ahora… había aterrizado en sus manos.

¡Era como si acabara de caer del cielo y él simplemente se hubiera agachado y la hubiera recogido!

Lei Qianfeng era un Rey de un reino inferior, ¡¿cómo pudo haber tenido semejante tesoro sobre él?!

Y aparentemente estaba muerto y no se lo habían quitado de su cuerpo.

Y él solo se las arregló para recogerlo… y era lo que había estado buscando todo este tiempo.

Este fue… ¡un golpe extremo de buena suerte!

¿Estaban los cielos finalmente reconociendo sus necesidades, estaban sus ojos finalmente abiertos?

Aunque sentía una profunda sensación de conmoción e imposibilidad, fue sin dudas una sorpresa muy agradable. Sonrió de oreja a oreja, queriendo reír, pero sus emociones eran tan complicadas que olvidó temporalmente cómo reír.

Lei Qianfeng había estado muerto por bastante tiempo, y su cadáver había comenzado a emblanquecerse, pero esa aterradora y amenazadora cara suya de repente parecía tan agradable a los ojos de Yun Che.

Lei Qianfeng, cometiste un sinnúmero de malas acciones mientras vivías, pero en tu muerte… ¡Has hecho una obra realmente grande y buena! Si me hubieras entregado esta cosa antes… ¡incluso podría haber dejado que tus hijos tuvieran una muerte rápida!” Yun Che comenzó a murmurarle a Lei Qianfeng. Su corazón latía acelerado mientras guardaba esta pieza de jade que literalmente ‘había caído del cielo’.

Jazmín.” Yun Che levantó la cabeza y sonrió con cariño. “Parece que incluso los cielos quieren que te encuentre una vez más. Todo lo que me falta ahora es el tallo de la Hierba Emperador Immortal. Definitivamente… ¡definitivamente te encontraré!”

Detrás de él, un aura débil pero familiar se acercaba a él. Yun Che dejó de fantasear y dio media vuelta. Vio a una chica con un vestido de siete colores volando en su dirección, sus labios soltando una dulce y hermosa melodía.

“Los pétalos de jazmín son blancos, las salpicaduras de dalia son color arcoíris, rosa no es nada linda, y flor de luna es un gran monstruo perverso… ¡Ah! ¡Cuñado!”

Ella de repente vio a Yun Che, mientras Pequeño Jazmín lo llamaba y volaba alegremente riendo. “Jeje, entonces estás aquí.”

El Reino Darkya era enorme y, sin embargo, siempre se encontraba con ella. Yun Che ya se había acostumbrado. Aunque esta pequeña niña era un enigma, ya era demasiado perezoso para investigar más profundamente. Él respondió con una mirada impotente en su rostro. “¿A dónde fuiste corriendo?”

“Hmph, todavía tienes la sinceridad de preguntarme.” Pequeña Jazmín arrugó la nariz y pasó el pulgar sobre ella. “De repente te sentaste allí sin moverte y me ignoraste por tanto tiempo. Por supuesto, decidí irme y jugar sola. Cuando volví, habías desaparecido. ¿Tú… me dejaste a propósito?”

“…” Yun Che se quedó sin palabras por un momento.

“¡Ah! Cuñado, ¿qué es eso en tu mano? Qué bonita luz.” Pequeña Jazmín saltó hacia él y levantó su mano. Ella reveló una mirada de decepción. “Es solo una Piedra de Imágenes Profundas, y yo que me preguntaba qué tipo de juguete divertido era. Eh… lo tienes en la mano, ¿grabaste algo divertido? ¡Quiero ver! ¡Quiero ver!”

Lei Qianfeng había colocado estas dos Piedras de Imágenes Profundas junto con el Jade de Buda de las Nueve Estrellas Divinas. Obviamente contenían algunas grabaciones muy importantes. Yun Che también era bastante curioso, entonces él respondió. “Está bien, está bien, pero primero tienes que prometerme algo. Lo que sea que veas, absolutamente no debes contárselo a nadie más sin mi aprobación previa.”

“Eso es un hecho, las chicas que difunden tonterías son detestables.” Respondió inmediatamente Pequeña Jazmín.

“…” Yun Che inclinó sus labios, insertando una pequeña cantidad de energía profunda en la primera Piedra de Imágenes Profunda.

Una imagen fue proyectada desde el centro de la Piedra de Imágenes Profunda. Yun Che vio la figura de Lei Qianfeng, su esposa oficial Xiao Qingtong estaba con él. En el costado había un joven atractivo que irradiaba un aura de nobleza. Detrás de ese joven había un hombre de mediana edad, frío y duro… Aunque era una imagen proyectada, todavía le daba a Yun Che una sensación pesada y opresiva.

Yun Che alzó las cejas. Vagamente adivinó la identidad de estas dos personas, sin embargo, su conversación lo dejó tambaleándose en estado de shock.

“Oh tío, tío. Con respecto al Espíritu de Madera Real, mi padre real que rara vez se enoja está furioso en este momento…”

“¡Guike! Tienes que ayudar a tu tío…”

“Dejando de lado el tema del Espíritu de Madera Real, en estos pocos años, sus tributos de Orbes de Espíritus de Madera y de incubadoras de cultivo se han vuelto cada vez menos…”

………………

Yun Che lo observó solemnemente hasta el final. Sus fruncidas cejas estaban tensas. A medida que las imágenes se desvanecían, mantuvo la Piedra de Imágenes Profunda firmemente sujeta en su mano. A pesar de que era solo una Piedra de Imágenes Profunda, de repente parecía decenas de miles de veces más pesada.

Esto se debía a que dentro de esta pequeña Piedra de Imágenes Profunda, se guardaba las grabaciones de las voces que eran más que suficientes para arruinar la reputación del Rey del Divino Reino Marcial, ¡e incluso causarían que sufrieran posibles sanciones!

Ese joven en cuestión era sin duda el hijo del Gran Rey del Reino¡Wu Guike! Y como Ruyan había mencionado, quien lo acompañaba y protegía era muy probablemente un temible experto en el Reino Soberano Divino. En cuanto a esta grabación, las ondulaciones de los individuos en el interior, la claridad de las imágenes, todos sus gestos, sus miradas y expresiones se registraron con la mayor claridad. Todas las expresiones se captaron perfectamente y sus voces eran fuertes y claras, era como si se grabara a una distancia muy corta. ¿Y este Wu Guike, que tenía a este experto Soberano Divino ‘Chengyan’ a su lado, realmente no se había dado cuenta en absoluto?

¿Cómo logró Lei Qianfeng esto?

“Muy aburrido. Es solo gente extraña diciendo cosas extrañas. No es divertido en absoluto.” Gruñó Pequeña Jazmín con una mirada decepcionada en su rostro. Sin embargo, su expresión repentinamente brilló. Ella soltó una risita. “Sin embargo, esa hermana mayor con ese vestido verde se ve muy bonita.”

Con esta pieza de Piedra de Imágenes Profunda en mano, siempre y cuando fuera el momento adecuado, ¡no era una exageración decir que ahora tenía un control sobre el Divino Reino Marcial! Y esta fue una retención relativamente importante.

Poder tener un control sobre un reino estelar superior, y todo el camino hasta su Gran Rey del Reino… ¿qué tipo de concepto era este?

Yun Che estaba ahora lleno de curiosidad hacia la siguiente Piedra de Imágenes Profunda, la levantó rápidamente e insertó una energía profunda en ella.

Antes de que las imágenes comenzaran a aparecer, sonó la respiración pesada de un hombre y los gemidos de placer de una mujer. Luego, apareciendo dentro de la grabación, había una pareja, un hombre y una mujer, que hacían ‘eso’. Era en medio de la noche y la luz de la luna brillaba en sus rostros, de modo que sus caras podían verse claramente.

¡El hombre, era Wu Guike!

Y esa mujer… ¡En realidad era la esposa oficial de Lei Qianfeng, la tía de Wu Guike, Xiao Qingtong!

Yun Che estaba estupefacto. A un lado de sus oídos estaba la voz de una joven enfadada gritándole. Pequeña Jazmín se cubrió los ojos y saltó, su cara estaba de un profundo tono rojo. “¡Tú… tú… tú, chico malo, demonio sexual, super duper pervertido! En realidad eres tan desagradable. Este… Este tipo de cosas asquerosas… ¡¡Tú tú tú tú tú…!!”

“~! @ # ¥% ……” Yun Che apresuradamente guardó la Piedra de Imágenes Profunda y sostuvo sus dos manos en defensa. “Estas no son mis cosas, acabo de recogerlas hace un momento.”

“Tú… No solo hiciste una cosa tan despreciable, sino que también te niegas a admitir tus malas acciones. ¡Realmente eres un gran chico malo!” Gritó Pequeña Jazmín.

Yun Che se encogió de hombros sin poder hacer nada. “Así es, soy un despreciable super duper pervertido, así que en el futuro ya no deberías seguirme.”

Cuando terminó, agarró el cadáver de Lei Qianfeng y comenzó a volar.

“¡Oye! ¿A dónde vas? ¡Ah! ¡Espérame!” Pequeña Jazmín bajó ambas manos de sus ojos mientras corría tras él.

“… ¿Por qué todavía me sigues?”

“¡Hmph! ¿Quién te pidió que fueras mi cuñado? A pesar de que eres un gran pervertido degenerado y malvado, aún tengo que reconocerte… wuu… soy tan lamentable.” El rostro de Pequeña Jazmín era una imagen de lástima.

Yun Che rodó sus ojos, demasiado perezoso para responder.

Él no verificó el estado de la Secta del Alma. Yun Che se llevó el cuerpo de Lei Qianfeng y voló más allá de la Montaña del Alma Negra, dando vueltas alrededor de la Ciudad Darkya, y llegando al sur de la ciudad.

Este era el reino secreto destruido donde la Raza de Espíritus de Madera había vivido. También era su lugar de descanso final.

Cuando llegó a esta tierra llena de flores, toda expresión desapareció del rostro de Yun Che. Arrojó a Lei Qianfeng al suelo y luego se arrodilló y cerró los ojos.

Mirando sus acciones, la boca de Pequeña Jazmín se ensanchó. Ella preguntó: “Cuñado, ¿dónde está este lugar? ¿Qué estás haciendo?”

Yun Che bajó la cabeza suavemente y respondió: “Este lugar fue una vez un mundo oculto. Muchos Espíritus de Madera vivían seguros en este lugar. Fueron muy amables conmigo, pero no hace mucho, todos murieron por mi culpa.”

“¿Oh?” Pequeña Jazmín parpadeó.

Después de un período de silencio, Yun Che abrió los ojos y extendió la mano. Una bola de fuego aterrizó en el cadáver de Lei Qianfeng y comenzó a arder. En un instante, las cenizas comenzaron a volar y se desplazaron a todas partes.

Abuela Qing Ye, Mayor Qing MuQing HeFei YanQing Zhu… Les debo a todos ustedes. Además de traerles a este malhechor que ha perjudicado a su raza durante innumerables generaciones y convertirlo en cenizas como consuelo para sus espíritus, nunca podré pagar esta deuda que les debo a todos ustedes. A partir de ahora, lo único que puedo hacer, y lo que haré con todas mis fuerzas, es proteger a todos y a cada uno de los demás Espíritus de Madera que conozca.”

He Lin, estoy a punto de abandonar el Reino Darkya, pero te prometo que definitivamente voy a encontrar a tu hermana mayor. Juro esto. Tal vez el Reino del Misterio Celestial pueda arrojar algo de luz sobre su paradero. Cuando la encuentre, si ella está de acuerdo, la llevaré de vuelta al planeta en el que nací. Allí, estará a salvo y no sufrirá ninguna intimidación.”

Mientras las cenizas de Lei Qianfeng terminaban de dispersarse, el viento se hizo mucho más suave.

Después de observar silencio por un largo rato, Yun Che finalmente se levantó. Pequeña Jazmín dijo: “Cuñado, dijiste justo ahora que querías ir al Reino del Misterio Celestial, ¿es cierto?”

“Por supuesto. Tengo cosas y personas que necesito encontrar. El Reino Divino es tan vasto, y estoy solo. Quien pueda ayudarme debería estar en el Reino del Misterio Celestial… Espero que ese reino misterioso y secreto no me decepcione.”

“Oh…” La chica tenía una expresión de conflicto en su rostro. Ella apretó su nariz y rápidamente dijo. “Cuñado, creo que sería mejor para ti no ir al Reino del Misterio Celestial. Incluso si vas, no tendrá sentido.”

Yun Che la fulminó con la mirada. “¿Cómo lo sabes?”

“Esto…” Pequeña Jazmín luchó por pensar y después de un rato se rió. “No he pensado en una razón, espera que piense en una y luego te repito, ¿de acuerdo?”

“…” Yun Che entrecerró los ojos y bajó la cabeza. “Niña, todavía tienes que decirme, ¿quién eres y de dónde eres? No importa a donde vaya, siempre puedes localizar con precisión mi ubicación… ¿Quién eres realmente? ¿Cuál es tu motivo para acercarte a mí?”

“Es porque… ¡eres mi benefactor salvavidas, y también mi cuñado!” Pequeña Jazmín lo miró con sinceridad.

La boca de Yun Che se crispó. “Si fuera a creerte… sería un idiota.”

Él se enderezó y sus ojos se clavaron en los de ella. “Cuando mencioné el Reino del Misterio Celestial, tuviste una expresión extraña en tu rostro. ¿Eres alguien… del Reino del Misterio Celestial?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s