Invincible – Capítulo 290 – Encontrando a Yao Fei de Nuevo

Tres horas más tarde, Huang Xiaolong regresó a la Ciudad de la Miríada de Dioses desde la Montaña Tigre Quebrado, ya era medianoche.

“¡Joven Señor!” Qin Yang, Lifei, y el resto esperaron frente a un pequeño patio durante bastante tiempo, cuando vieron a Huang Xiaolong, todos ellos se apresuraron a saludarle.

Huang Xiaolong asintió y entró en el patio.

Teniendo en cuenta el tiempo necesario para explorar la morada de las Montañas de los Cuatro Mares, pasarían unos cuantos días en la Ciudad de la Miríada de Dioses, por lo que decidió comprar un patio. El patio no era grande, pero el precio llegó a millones en unidades, aunque Huang Xiaolong no carecía de monedas de oro.

Huang Xiaolong había perdido la cuenta de la cantidad de monedas de oro que el Comercio de los Nueve Trípodes había ganado estos años, añadiendo las riquezas adquiridas de los anillos espaciales de los expertos del Reino Xiantian que mató en el camino y que se convirtieron en una riqueza sustancial. Especialmente la banda de ancianos y discípulos exterminados de la Secta del Veneno Santo.

Entrando en el patio, Huang Xiaolong excusó a Qin Yang y a las otras tres personas, reapareciendo en el Templo Xumi en un silencioso destello. Una vez allí, sacó los dos manuales, Puño Divino del Gran Vacío y Gran Sonido Yin Demoníaco, y comenzó a practicar. En los últimos días, desde que recibió estos dos manuales, dedicó algún tiempo a practicar ambas habilidades y logró obtener resultados favorables.

Dentro del Templo Xumi, la silueta de Huang Xiaolong se veía constantemente saltando y cambiando de posición, ambas manos formando puños firmes mientras golpeaban muchas veces, creando una serie de huellas de puño gigantescas, intangibles y surrealistas que atravesaban el aire, golpeando el vacío. Intangible en un momento y sólido al siguiente, místico y extraño. Este fue el Puño Divino del Gran Vacío.

El tiempo pasó, entonces Huang Xiaolong sacudió sus muñecas, cambiando la circulación de energía en su cuerpo mientras sus pupilas brillaron repentinamente, su boca se abrió y ondas de sonido surgieron de su boca como oleadas de marea, golpeando las paredes del Templo Xumi y rebotando en todas las direcciones. Los ecos duraron mucho tiempo en la sala del templo.

Comparado con la demostración de la habilidad de Jin Zhong, el poder del ataque de Huang Xiaolong había duplicado el daño. Cuando terminó de practicar estas dos habilidades, el cielo ya empezaba a iluminarse, Huang Xiaolong se detuvo y salió del Divino Monte Xumi.

Cuando salió del Divino Monte Xumi, Qin Yang, Lifei, Jie Dong, y Liu Chong ya lo estaban esperando de forma humilde. Sin perder más tiempo, el grupo de cinco se dirigió a la casa de subastas.

Debido a la atracción de la subasta esta vez, la gente corrió de todas partes a la Ciudad de la Miríada de Dioses, la multitud que se dirigía hacia la casa de subastas era como un río interminable de gente fluyendo en una dirección común.

Aunque la distancia no estaba muy lejana, el grupo de Huang Xiaolong no tardó menos de media hora en atravesar las abarrotadas puertas. El mensaje relacionado con la técnica de cultivación de rango Cielo de grado intermedio, la Técnica de los Mil Grandes, la habilidad de batalla del Dedo Sin Igual de la Rotura del Viento, y también el Jade Rey Hercúleo se había extendido por todas partes en las Tierras Caóticas. Expertos de diferentes fuerzas se apresuraban a entrar en la ciudad para asistir a la subasta.

“¡Mira, ese es el Joven Noble de la Ciudad del Pecado, Zhao Chen!” Un repentino alboroto barrió a la multitud.

Atraído por el ruido de la multitud, Huang Xiaolong se dio la vuelta para mirar, siguiendo las miradas de la multitud. Un pequeño sendero se abrió solo entre la entrada, inicialmente abarrotada de gente, donde un apuesto joven con una rica túnica de brocado entró, escoltado por un equipo de guardaespaldas.

“¡No esperaba que incluso el Joven Noble Zhao Chen viniera aquí! He oído que el Castellano de la Ciudad del Pecado tiene trece hijos, el Joven Noble Zhao Chen posee el mayor talento y es el más favorecido por el Castellano.”

“Me pregunto cuál es la fuerza del Joven Noble Zhao Chen, ¡hubo rumores sobre él rompiendo el Reino Santo hace ya treinta años!” Discusiones bulliciosas ocurrieron de repente entre la multitud, muchos discípulos de familias y sectas miraban a Zhao Chen con los ojos ardientes y llenos de adoración.

Huang Xiaolong se sorprendió un poco al escuchar las discusiones de la gente de los alrededores; ¿el apuesto joven con una túnica negra de brocado era en realidad uno de los hijos del Castellano de la Ciudad del Pecado?

La Ciudad del Pecado, una de las diez fuerzas hegemónicas más poderosas de las Tierras Caóticas, de hecho, ocupaba el primer lugar de la lista.

En ese momento, protegido por sus guardias, Zhao Chen pasó por delante de Huang Xiaolong. Inseguro de si fue intencionado o no, cuando pasó al lado suyo, lo miró por el rabillo de sus ojos. Sus ojos se encontraron, y al mismo tiempo, una presión invisible envolvió rápidamente a Huang Xiaolong.

El alma de Huang Xiaolong se estremeció, pero fue sólo por un breve instante, y logró recuperarse casi instantáneamente. Cuando lo hizo, Zhao Chen y sus guardias ya habían entrado en la sala de subastas.

“¿Joven Señor?” Qin Yang se acercó a Huang Xiaolong, aventurándose con cautela.

Huang Xiaolong miró sin pestañear a la espalda de Zhao Chen: “Entremos nosotros también.” Aunque fue sólo una colisión en una fracción de segundo, fue suficiente para que tuviera una estimación de la fuerza de Zhao Chen: sin duda, era un genuino experto en el Reino Santo, ese tipo de ímpetu no podía mentir.

Y no sólo eso, Huang Xiaolong podía verlo en los ojos de Zhao Chen: ¿él sabía quién era?

Al llegar a la entrada de la casa de subastas, Huang Xiaolong pagó un millón de monedas de oro y entró con Qin Yang y el resto. Subiendo hasta el primer piso, él escudriñó a su alrededor, eligió una esquina ligeramente apartada, y se sentó.

Había un total de tres pisos en esta casa de subastas, el segundo y el tercer piso eran habitaciones privadas reservadas, que fueron construidas específicamente para los expertos del Reino Santo. Por lo tanto, Huang Xiaolong sólo podía permanecer en el primer piso, como la mayoría de los demás huéspedes.

En la habitación privada número nueve, en el tercer piso, Zhao Chen se sentó. A través de las paredes cristalizadas especiales de la habitación, notó a Huang Xiaolong tomando asiento en una esquina más apartada en el primer piso de abajo.

“¿Él es Huang Xiaolong?” Interrogó a un guardia a su lado.

Un viejo de cabello plateado que estaba a su izquierda se adelantó: “Sí, Joven Señor.”

Zhao Chen asintió, sus ojos parpadeando, pero nadie sabía lo que estaba pensando. Mientras que en el lado de Huang Xiaolong, ruidosas charlas sonaron junto a él justo cuando se sentaba.

“Esta vez en la subasta, ¡hasta el Mayor He Yunxiong de la Ciudad del Milenio está aquí!”

“¡¿El Mayor He Yunxiong está aquí?!

“Así es, se decía que el antepasado del Mayor He Yunxiong era el Rey Hercúleo, uno de los seis reyes antiguos. Seguramente, el Jade Rey Hercúleo ha atraído al Mayor He Yunxiong. ¡En mi opinión, él está decidido a poner sus manos en el pedazo de jade!”

“He oído que el Joven Noble Zhao Chen también está aquí esta vez, también debe estar apuntando al Jade Rey Hercúleo, el Mayor He Yunxiong no será capaz de hacer que su deseo se haga realidad tan suavemente.”

¿Es Yunxiong? Escuchando la pequeña charla que tuvo lugar a su lado, Huang Xiaolong se sorprendió. Ni siquiera esperaba que He Yunxiong asistiera a la subasta de esta vez, todo por ese pedazo de jade.

La Ciudad del Milenio era una de las diez ciudades más grandes de las Tierras Caóticas, pero se ubicaba un poco más abajo, y He Yunxiong era el Castellano de la Ciudad del Milenio ㅡ también uno de los diez mejores expertos de las Tierras Caóticas.

Cualquiera de los diez mejores expertos de las Tierras Caóticas raramente mostraba sus caras en público en docenas de años, todos estaban emocionados de ver a He Yunxiong asistiendo a la subasta en persona.

En ese momento, los ojos de Huang Xiaolong se entrecerraron repentinamente mientras miraba fijamente a una figura sentada en una de las esquinas de la sala de subastas. ¡Esta persona era en realidad Yao Fei! Sus ojos se helaron, Yao Fei apareciendo aquí en las Tierras Caóticas probablemente no era una coincidencia.

Como si tuviera un sentimiento, Yao Fei giró la cabeza, su vista chocó con la de Huang Xiaolong. Al principio, estaba aturdido, luego fue reemplazado por la maravillosa alegría de un cazador fijándose en su presa, el deseo de matar brillaba a través de sus ojos.

Mirando fijamente a Huang Xiaolong, Yao Fei habló en voz baja: ‘Huang Xiaolong, ¡ahora estás muerto!’

Los labios de Huang Xiaolong se retrajeron en una fría mueca de desprecio.

One response to “Invincible – Capítulo 290 – Encontrando a Yao Fei de Nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s