Invincible – Capítulo 287 – ¡El Arte del Divino Xumi Resurgió!

¡Demonio Verde del Alma Glaciar!

Al observar el Espíritu Marcial de San Zhong, Huang Xiaolong estaba un poco sorprendido. El Demonio Verde del Alma Glaciar era el más tiránico entre los Espíritus Marciales del elemento hielo ㅡ un Espíritu Marcial de Grado Once superior de talento excelente, y sobre todo, ¡era raro que apareciera uno de grado superior!

Huang Xiaolong no esperaba que el talento del Anciano del Veneno Santo fuera tan alto. El grado del Espíritu Marcial de una persona indicaba sus logros futuros en el cultivo del qi de batalla, si no hubiera contratiempos, este Anciano podría avanzar hasta el Décimo Orden Xiantian. Es decir, una existencia infinitamente cercana a un experto en el Reino Santo.

Desafortunadamente, ¡esta persona se encontró con él!

Jin Zhong invocó a su Demonio Verde del Alma Glaciar e instantáneamente utilizó su Transformación del Alma. Una armadura hecha de hielo cristalizado cubrió su cuerpo, reflejando un espeluznante resplandor verde bajo la luz del sol, mientras en su proximidad flotaban jirones de aire frío y blanco.

A unos cien metros de distancia, Qin Yang, Li Fei y los demás sintieron el frío escalofriante a pesar de la distancia que los separaba.

“¡Tormenta Glacial de Diez Mil Li!” En este momento, la voz helada del Anciano Jin Zhong cortó el aire. El resplandor verde en su cuerpo brillaba como el sol, cubriendo las cuatro direcciones. Donde la luz se extendía, de abajo hacia arriba, todo era congelado en hielo; pedazos de roca, polvo y arena estaban cubiertos con una capa de hielo glacial.

Bajo este asalto en frío, la Luminiscencia de Buda y la Palma de Buda Terrenal de Huang Xiaolong se vieron afectadas, su poder de ataque se redujo significativamente cuando llegó al Anciano de la Secta del Veneno Santo.

“¡Es realmente inesperado que tu Espíritu Marcial sea en realidad un Dragón Negro Divino Primordial!” Después de romper la Palma de Buda Terrenal, Jin Zhong revoloteó en el aire, fulminando a Huang Xiaolong con una creciente intención de matar. En sus varios cientos de años de cultivación, esta fue la primera vez que se encontró con alguien que poseía un Espíritu Marcial de mayor grado que el suyo.

“¡Dai ~!” Jin Zhong gritó de repente; Una onda de sonido invisible se precipitó hacia Huang Xiaolong, y le siguió con un puño.

Al percibir las violentas fluctuaciones de energía, Huang Xiaolong permaneció indiferente. Luego envolvió la energía del budismo alrededor de su cuerpo y lo proyectó, interrumpiendo fácilmente el gran ataque de Onda de Sonido Yin Demoniaco del oponente. Simultáneamente, levantó ambos brazos, contrarrestando la segunda oleada de ataques.

¡Bang! Una explosión estruendosa resonó, sacudiendo los tímpanos del grupo de Qin Yang con dolor, haciendo que miraran al lado de Huang Xiaolong con preocupación. Lo que vieron fue que Huang Xiaolong y Jin Zhong retrocedieron tambaleándose al mismo tiempo.

Jin Zhong miró sus brazos y descubrió que la armadura glacial que le cubría el cuerpo en realidad se había hecho añicos por el puño de Huang Xiaolong en la zona del brazo. Múltiples líneas de fractura viajaban desde sus puños hasta la parte superior de sus brazos. Este resultado lo conmocionó y lo enfureció, y se apresuró a mirar hacia el lado de Huang Xiaolong. Viendo que la armadura de escamas negras de dragón de Huang Xiaolong estaba manchada con un hielo glacial verde, Jin Zhong se puso extático. Él se mofó: “Mocoso, has sido envenenado con mi Veneno de Frío Extremo, muy pronto, te convertirás en una escultura de hielo, jeje.”

Veneno de Frío Extremo, esta era la habilidad innata del Espíritu Marcial de Jin Zhong. Su Demonio Verde del Alma Glaciar era el más fuerte entre los Espíritus Marciales del elemento hielo y su veneno era indudablemente uno de los más tiránicos en existencia, incluso más mortífero que un Espíritu Marcial de grado superior del elemento hielo. Ni siquiera un experto en el Noveno Orden Xiantian podría resolver fácilmente envenenamiento.

“Escultura de hielo.” Huang Xiaolong miró despreocupadamente al hielo glacial verde que salpicaba sus puños. Una respiración, dos respiraciones, el hielo glacial verde había cubierto por completo sus brazos y se estaba extendiendo a otras partes de su cuerpo a gran velocidad.

Qin Yang y los demás estaban ansiosos e inquietos.

“¡Joven Señor, rápido, córtese el brazo!” Qin Yang incluso gritó con agitación.

Qin Yang sabía lo horrible que era el efecto del Veneno del Frío Extremo, solo cortándose el brazo podría salvarse. De lo contrario, sería demasiado tarde una vez que el veneno se extendiese a su cuerpo.

Sin embargo, Huang Xiaolong no parecía afectado mientras estudiaba tranquilamente el hielo glacial verde, y en un abrir y cerrar de ojos, ya se había extendido a su pecho, su cabeza y sus dos piernas hasta cubrir todo su cuerpo.

En menos de una docena de respiraciones, Huang Xiaolong se convirtió en una escultura de hielo.

Al ver esto, el Anciano Jin Zhong exhaló fuertemente aliviado. En el siguiente segundo, se rió de buena gana cuando se acercó a la escultura de hielo verde que era Huang Xiaolong.

“¡Jeje, el Dragón Negro Divino Primordial es solo eso!” Jin Zhong estaba jactándose: “¡De la forma en que lo veo, la clasificación de este Dragón Negro debería cambiarse con mi Demonio Verde del Alma Glaciar!”

Viendo el resultado, el otro Anciano de la Secta del Veneno Santo, Qiao Liang, suspiró aliviado.

Sin embargo, antes de que el suspiro de alivio de Qiao Liang terminara, las dos marionetas gigantes con los que estaba peleando atacaron abruptamente, asustándolo en una retirada nerviosa. Su rostro palideció al darse cuenta de algo; lógicamente, con la muerte de Huang Xiaolong, estas marionetas gigantes controladas por él no deberían moverse, pero ¿por qué estaban…?

Giró la cabeza hacia donde estaba Huang Xiaolong, congelado en hielo glacial de color verde, y gritó: “¡Jin Zhong, cuidado!” Mientras su voz caía, la escultura de hielo verde explotó. Trozos de hielo glacial verde rebotaron alrededor, la figura de Huang Xiaolong fue vista disparando directamente al aire, y con un balanceo, desapareció de la vista.

Jin Zhong se retiró alarmado. Al ver a Huang Xiaolong desaparecer ante sus ojos, quedó atónito de nuevo. Su rostro se tensó al momento siguiente, pero ya era demasiado tarde cuando quiso esquivarlo.

Huang Xiaolong reapareció, imprimiendo una palma directamente sobre el pecho de Jin Zhong.

Jin Zhong gruñó, entre tropezando y volando hacia atrás por metros. Cuando finalmente logró detenerse, Qiao Liang vio que el pecho de Jin Zhong estaba impreso con una palma negra. El qi demoníaco se extendió rápidamente, cubriendo todo el cuerpo de Jin Zhong, derritiendo la capa de armadura de hielo glacial verde mientras él gemía miserablemente.

“¡Anciano Jin!” Gritaron Qiao Liang y los discípulos de la Secta del Veneno Santo.

Huang Xiaolong se movió de nuevo, esta vez, su cuerpo envuelto brillantemente en la Luminiscencia de Buda; frente a unos asombrados discípulos y Qiao Liang, ¡más de una docena de brazos ‘crecieron’ de su espalda! Una docena de brazos formaron un puño simultáneamente, golpeando el pecho del Anciano Jin Zhong en un torrente de puños, todo al mismo tiempo.

¡Bang! Un fuerte sonido retumbante resonó cuando la capa de hielo glacial verde se rompió y el Anciano Jin Zhong fue visto tirado en el suelo.

De repente, la ruidosa escena de lucha se calmó.

Un breve momento después, el Anciano Jin Zhong se tambaleó mientras intentaba levantarse del suelo, escupiendo sangre.

“Tú, ¡¿qué habilidad de batalla acabas de usar?!” La voz de Jin Zhong sonaba ronca, incapaz de ocultar el miedo en sus ojos.

Huang Xiaolong miró a Jin Zhong, siempre indiferente: “Arte del Divino Xumi.”

Jin Zhong y Qiao Liang se quedaron en blanco, antes de que la sorpresa estallara como si vieran un fantasma a plena luz del día; sus cuerpos enteros temblaron incluso cuando señalaron con el dedo a Huang Xiaolong.

“El Ar, Ar, Arte del ㅡ, ¡el Arte del Divino Xumi!”

“No, no, no es posible, ¡no es posible que sea el Arte del Divino Xumi! ¡¿Cómo podría ser el Arte del Divino Xumi?” Jin Zhong y Qiao Liang tartamudeaban severamente.

¡Arte del Divino Xumi!

¡La habilidad de batalla número uno en el cielo y la tierra! ¡Después de más de varias decenas de miles de años, finalmente resurgió de nuevo! ¡Además, sucedió justo en frente de ellos!

Cuando las palabras salieron de la boca de Jin Zhong, las explosiones amortiguadas salieron de su cuerpo. Qiao Liang miró y vio como una huella de un puño dorado tras otra flotaba cerca de Jin Zhong mientras gritaba. Momentos después, desapareció del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s