ATG – Capítulo 1103 – Mano Negra y Corazón Negro

En el momento en que entró en la habitación de piedra, un frío aún mayor abruptamente asaltó sus sentidos. No era el tipo de frío que uno sentía cuando de repente caía por un agujero de nieve, era el tipo de frío que uno sentía cuando entraba al dominio de un fantasma. No era en absoluto energía de escarcha profunda.

No solo eso, la luz dentro de la habitación de piedra era inusualmente oscura a pesar de que el lugar tenía agujeros aquí y allá, y las puertas y ventanas estaban abiertas de par en par. Cuando cruzó la puerta, realmente sintió que de repente había entrado en la noche misma. Esto y el cambio repentino en el aire hicieron que incluso alguien tan poderoso como Lei Qianfeng se pusiera tenso. Tanto su soberbia como sus nervios en realidad se redujeron sin que él se diera cuenta.

Un hombre con la espalda ligeramente torcida, envuelto por completo dentro de una capa de color negro azulado, estaba de pie dentro de la sala de piedra en mal estado, revelando solo la mitad de su rostro. La mitad de su rostro en realidad compartía casi el mismo color que la capa y estaba tan marchita como una roca de montaña que había estado expuesta a la luz solar durante cientos y miles de años.

No estaba seguro de si solo sus sentidos le estaban jugando malas pasadas, pero en realidad había una energía negra, casi imperceptible, que circulaba por todo el cuerpo del hombre envuelto en una capa.

El cambio repentino en el aire y su impactante apariencia fueron todas pruebas de que la persona que tenía delante no era en absoluto una persona común.

Originalmente, Lei Qianfeng estaba muy ansioso y enojado. Él era el Rey del Reino, por lo que le había pagado al Santo del Veneno sin importarle si resultaba ser real… Después de todo, Corazón Negro no era más que un pequeño médico de venenos; no era digno de la atención del rey de un reino. Además, estaba bastante paranoico en este momento. No creía del todo que el Santo del Veneno realmente fuera quien decía ser.

Fue porque el Santo del Veneno de Corazón Negro literalmente nunca había aparecido en el Reino Darkya.

Sin embargo, sus pensamientos habían cambiado rápidamente desde la reunión. Fue porque la presencia del Santo del Veneno realmente había infundido miedo en su corazón… No había forma de que alguien que podía causar miedo en su corazón fuera una persona normal… no, debería corregir eso más. ¡El hombre ante él debía de ser un personaje absolutamente terrorífico!

Al mismo tiempo, sus dudas sobre si el hombre anterior era el Santo del Veneno fueron en gran parte sofocadas.

Lei Qianfeng rápidamente se detuvo. El aura fría que circulaba alocadamente dentro de su cuerpo en realidad le impedía acercarse demasiado al Santo del Veneno. Mientras todavía estaba en estado de shock y duda, Xiao Qingtong preguntó ansiosamente. “Mayor… ¿es el famoso Mayor Santo del Veneno?”

“Hehehe…” El anciano vestido de negro dejó escapar una risa absolutamente desagradable. “Ya has cruzado la puerta de mi casa, entonces ¿por qué te molestas en perder el aliento en una pregunta tan inútil? Soy el Santo del Veneno de Corazón Negro. Ustedes son los que acuden a mí con una solicitud, así que no se preocupen por mi ser negro de sangre. ¡Jejejeje!”

Xiao Qingtong estaba preocupada por la seguridad de sus hijos, por lo que iba a arrodillarse ante el Santo del Veneno. “Santo del Veneno, por favor salve a mi hijo. Si puede…”

“¡Espera!” Pero Lei Qianfeng la detuvo antes de estrechar sus propios ojos. “¿Cómo puedes demostrar que eres el Santo del Veneno de Corazón Negro?”

“…¿Demostrar?”

Un par de ojos aparecieron lentamente bajo la capa negra azulada. En el momento en que los ojos se encontraron con los de Lei Qianfeng, este se sorprendió tanto que tembló por todos lados. Fue porque los ojos del Santo del Veneno brillaban con una luz sorprendentemente negra. “¿Quién diablos crees que eres? ¿Quieres una prueba? Aquí hay una sugerencia: si no crees quién soy, ¡sal de aquí!”

Lei Qianfeng, que gobernaba el Reino Darkya con mano dura, nunca había sido tan maltratado como lo era hoy. La ira se elevó inmediatamente a su cabeza, pero el miedo y la conmoción que sintió cuando vio los ojos del Santo del Veneno y a sus seis hijos moribundos le impidieron actuar con ira. En cambio, invocó su energía profunda y conjuró una presión aterradora que se extendió a cientos de kilómetros de distancia. Luego, habló en un tono oscuro. “¿De verdad sabes quién soy?”

“¡Jejejeje!” El campo de energía de Lei Qianfeng no logró infundir miedo en el corazón del anciano. No solo el anciano lo miraba con desprecio, sino que incluso tenía una fría y simpática sonrisa en su rostro. Levantó su brazo y una palma marchita se extendió lentamente de la larga manga del anciano. La palma también estaba rodeada de un aura negra que causaba que todos los que la vieran se sintieran helados por todos lados. La frialdad, que ya había llenado sus cuerpos y almas desde el principio, comenzó a moverse aún más salvajemente que antes.

“No puedo recordar la cantidad de Soberanos Divinos que he matado con esta mano, pero aparentemente todo lo que se necesita para que las personas se olviden de mí es décadas de reclusión. Pensar que un pequeño Rey Divino se atrevería a gritar justo en mi cara… Pero no es de extrañar que la gente diga que hay muchos idiotas entre los reinos estelares inferiores.”

Cada palabra que pronunciaba el anciano era como el sonido de un papel de lija. No solo fueron Lei Tiangang y Lei Qiandu completamente aturdidos por sus palabras audaces, la propia expresión de Lei Qianfeng había caído repentinamente. “Tú…”

Eso fue todo lo que dijo, sin embargo. No solo no acusó al anciano de ira, su cuerpo incluso se balanceó un poco hacia atrás.

Los humanos eran tales criaturas. Si el anciano vestido de negro hubiera hablado amistosa y dócilmente, Lei Qianfeng habría actuado de forma autoritaria y arrojado toda clase de sospechas sobre él. Pero cuando el Santo del Veneno lo trató con inquietud, desdén, desprecio, arrogancia y ridículo, en apenas unas pocas frases, el miedo de Lei Qianfeng se había disparado en apenas diez respiraciones después de que entró en la habitación de piedra. Aunque todavía estaba frustrado por dentro, su imposición había disminuido en gran medida. No solo tenía miedo de actuar descuidadamente, ni siquiera se atrevió a maldecir al Santo del Veneno de Corazón Negro en este momento.

Xiao Qingtong lanzó una mirada fulminante a su esposo antes de dar dos rápidos pasos hacia adelante, diciendo: “Mayor Santo del Veneno, mi esposo siempre ha sido un hombre grosero e impetuoso, pero le aseguro que no lo menosprecia en lo más mínimo. Mi esposo es el Rey del Reino Darkya y tiene una riqueza considerable en su posesión. Si puede salvar la vida de mis hijos, estamos seguros de que se lo devolveremos generosamente.”

Lei Qianfeng era cauteloso y desconfiado, pero en este momento Xiao Qingtong solo quería agarrarse a esta última esperanza tan fuerte como podía. No solo nunca se le había pasado por la cabeza la autenticidad del Santo del Veneno, sino que incluso le había dicho directamente el nivel de su riqueza. Era casi como si temiera que para este Santo del Veneno no fuera lo suficientemente corazón negro.

Este esposo y esposa compartieron personalidades muy diferentes el uno del otro. También era una diferencia entre hombres y mujeres cuando se trataba de tales asuntos… especialmente cuando se trataba de la seguridad de sus hijos.

El anciano vestido de negro rió malignamente. “Por supuesto, por supuesto. Todo está sobre la mesa, siempre y cuando puedas pagar el precio. Este anciano ha vivido durante muchos años y no he caído tan bajo como para rebajarme al nivel de un joven ignorante. Ahora, ve a traer a los pacientes.”

La expresión de Lei Qianfeng cambió una y otra vez, pero no dijo nada más.

“¡Con rapidez! ¡Traigan a Qian’er y a todos los demás aquí ahora!” Dijo Xiao Qingtong con urgencia.

Muy pronto, una docena de discípulos de la Secta del Alma trajeron a los seis hijos de Lei Qianfeng, uno por uno, a la habitación y los colocaron ordenadamente ante el anciano vestido de negro.

El anciano vestido de negro se mantuvo parado torcidamente sin mover los ojos ni una sola vez. Su nariz se movió un poco antes de decir misteriosamente. “Oh, es el Veneno de Flama del Fantasma Escarlata.”

El anciano vestido de negro pronunció un nombre que ninguno de ellos había escuchado antes. La luz de la esperanza apareció en la cara de Xiao Qingtong. “Mayor Santo del Veneno, ¿conoce este veneno?”

“Jeje…” Cada vez que el anciano vestido de negro se reía, hacía que todos a su alrededor sintieran frío. “Este veneno proviene de la Región Divina Meridional, es bastante raro en la Región Divina Oriental. Todos los que están afligidos por este veneno sentirán que son quemados por las llamas y cuando el veneno se activa, su cuerpo se envolverá en energía escarlata hasta que sus órganos internos se quemen y se conviertan en polvo. El aire venenoso no se desvanece después de que el paciente muere. En cambio, continuará comiendo en el cadáver hasta que todo lo que quede sea una pila de huesos escarlata y marchita. No quedará una gota de sangre cuando el veneno haya terminado, jejeje.”

La horrible muerte de Lei Guangmo seguía siendo tan clara como ayer, por lo que sabían que el anciano vestido de negro había descrito los síntomas y el estado de la muerte de Lei Guangmo a la perfección. Su evaluación precisa provocó miradas de sorpresa de Lei Tiangang y Lei Qiandu, y la expresión de Lei Qianfeng incluso cambió ligeramente como resultado.

Todos habían estado mirando fijamente al anciano vestido negro todo este tiempo. Estaban seguros de que no se había inclinado para controlar a los pacientes o incluso mirarlos directamente. A lo sumo, el anciano olfateó una vez con la nariz, pero eso fue todo lo que le llevó identificar y explicar el veneno a la perfección. En este punto, Xiao Qingtong ya no pudo ocultar su agitación. “Si conoce este veneno, entonces debe saber cómo curarlo, ¿verdad, Mayor?”

“Heh, es bastante simple.” La carcajada del anciano vestido de negro fue obviamente desdeñosa. Su breve respuesta inmediatamente causó que Xiao Qingtong se llenara de alegría y Lei Qianfeng levantara las cejas. El anciano vestido de negro se dio la vuelta y buscó sin rumbo algo detrás de su capa. Cuando su mano reapareció, tenía en la mano seis píldoras de aspecto sucio. Las píldoras tenían aproximadamente el tamaño de una uña y eran de color verde oscuro y de apariencia arrugada. Su superficie estaba cubierta de desconcertantes patrones de color marrón grisáceo.

El anciano envió las seis píldoras que volaban hacia Xiao Qingtong con un movimiento del dedo. “Una píldora para cada persona. El veneno se curará una vez que lo hayan consumido.”

El terrible veneno que desconcertó a la gran Secta del Alma y casi volvió loco a Lei Qianfeng, sonó increíblemente fácil de boca del Santo del Veneno de Corazón Negro y casi parecía que el acto era indigno de él cuando arrojó las píldoras descuidadamente hacia Xiao Qingtong. Xiao Qingtong agarró las píldoras con fuerza y ​​estaba a punto de dárselas de comer a sus hijos antes incluso de pronunciar otra palabra.

“¡Espera!”

Lei Qianfeng agarró abruptamente a Xiao Qingtong tan rápido como un rayo antes de arrebatarle las seis píldoras de la mano al mismo tiempo. Antes de que Xiao Qingtong pudiera decir algo, volvió a extender la mano y succionó a un discípulo de la Secta del Alma en la palma de su mano mientras este último emitía una exclamación de sorpresa.

¿MaestroMaestro de Secta?” El discípulo de la Secta del Alma parecía completamente confundido.

Lei Qianfeng no dijo nada, pero de repente apareció entre sus dedos un pequeño aguijón negro. Haciendo caso omiso de las pupilas encogidas de su víctima, clavó el aguijón directamente en el corazón del discípulo de la Secta del Alma. El aguijón desapareció como si se hubiera derretido en el cuerpo de este último.

“¡Veneno de las Mil Almas!” Exclamaron Lei Tiangang y Lei Qiandu al mismo tiempo.

Veneno de las Mil Almas fue el veneno más aterrador y más cruel en todo el Reino Darkya. Aquellos que fueron envenenados sufrirían nueve horas completas de dolor horrible antes de que finalmente murieran en abyectos sufrimientos. No había cura para el Veneno de las Mil Almas, excepto la energía profunda de los Reyes Divinos o superior… Esto también significaba que Lei Qianfeng era el único que podía curar este veneno en todo el Reino Darkya.

En la Secta del Alma, el Veneno de las Mil Almas solo se usaría con traidores. Se podría decir que es el castigo más cruel que existía en ella.

El plexo solar del discípulo de la Secta del Alma envenenado adquirió rápidamente un color azul y negro. Este horrible color se extendió rápidamente por todo su cuerpo, causando que incluso la tez de su rostro se volviera gris. El discípulo mismo había colapsado en el suelo y se estaba convulsionando locamente en respuesta, gritando a todo pulmón. Parecía que estaba siendo perforado por diez mil cuchillas.

Lei Qianfeng lo levantó, lo obligó a abrir la mandíbula y le metió una de las píldoras de color verde oscuro en la boca. Luego, lo arrojó lejos y lo miró de cerca… sin embargo, sus sombrías pupilas se quedaron estupefactas de inmediato.

En el instante en que había empujado la píldora verde en la boca y arrojaba al discípulo a la distancia, repentinamente sintió como el Veneno de las Mil Almas se debilitaba… De hecho, se estaba debilitando tan rápidamente que las luchas y los gritos del discípulo de las Secta del Alma se habían reducido, obviamente, en tan sólo algunas respiraciones

Diez respiraciones más tarde, la presencia del Veneno de las Mil Almas en realidad desapareció por completo.

Así como así, el discípulo de la Secta del Alma que fue envenenado con el Veneno de las Mil Almas, por las propias manos de Lei Qianfeng, diez respiraciones más tarde, se levantó temblorosamente del suelo con una expresión de total conmoción, miedo y confusión.

Las bocas de Lei Tiangang y Lei Qiandu se abrieron de par en par como si hubieran visto un ser sobrenatural. Lei Qianfeng quedó atónito por varias respiraciones antes de que abruptamente se lanzara hacia adelante y agarrara el pecho del discípulo, recorriendo arriba y abajo de su cuerpo con energía profunda. En realidad, no pudo detectar en absoluto un rastro del Veneno de los Mil Almas.

Lei Qianfeng apartó su mano y permaneció inmóvil durante mucho tiempo. Él sabía mejor qué nadie cuán mortal era el Veneno de las Mil Almas y había pensado durante mucho tiempo que era un veneno incurable. Incluso él tuvo que gastar una gran cantidad de esfuerzo para curar el veneno con energía profunda. Pero en este momento una píldora completamente poco notable había curado por completo el Veneno de las Mil Almas que había plantado con sus propias manos, en solo varios parpadeos.

Aunque la escena había sucedido ante sus ojos, todavía no podía creer lo que realmente había sucedido.

“¡Maestro de Secta!” Naturalmente, Lei Tiangang y Lei Qiandu sabían el resultado de las reacciones anormales de Lei Qianfeng. Xiao Qingtong literalmente comenzó a llorar cuando exclamó incontrolablemente. “Mayor Santo del Veneno de Corazón Negro… ¡es realmente tan increíble como dicen las historias! ¡Qian’er y todos están a salvos ahora!”

“…” Lei Qianfeng se dio vuelta lentamente. En este punto, no tenía dudas en su mente de que el viejo hombre vestido de negro era realmente el Santo del Veneno. Por el contrario, estaba empezando a creer que la capacidad desintoxicante del Santo del Veneno de Corazón Negro era realmente tan sorprendente como las leyendas decían…

¡Era el Veneno de las Mil Almas! ¡Sin embargo, se curó en tan solo diez respiraciones!

“¡Aliméntalos… aliméntalos ahora!” Lei Qianfeng no pudo mantener la calma por más tiempo después de presenciar las habilidades milagrosas de estas píldoras verdes con sus propios ojos. Las entregó apresuradamente a Lei Qiandu y Lei Tiangang.

Pasó las píldoras a su sexto hijo, Lei Yuanbai primero. La niebla escarlata que rodeaba a Lei Yuanbai desapareció rápidamente de su mirada primero. Entonces, el aliento venenoso que impregnaba todo su cuerpo como una pesadilla comenzó a desaparecer también. En menos de veinte respiraciones, el cuerpo y la cara de Lei Yuanbai habían perdido la tez escarlata antinatural. Aunque su aura aún era un poco débil, fue capaz de sentarse por sí mismo, sin más dolor.

Cuando escanearon a Lei Yuanbai con su energía profunda, ¡descubrieron que el aura venenosa dentro de su cuerpo se había desvanecido por completo!

“Esto… esto es literalmente un milagro.” Exclamó Lei Tiangang con absoluto asombro. “La reputación del Santo del Veneno… está bien merecida.”

Cuando el resto de los hijos de Lei Qianfeng vieron que Lei Yuanbai se liberó del terrible Veneno del Dragón Astado, sus ojos se volvieron de inmediato y empezaron a forcejear y gritar: “Padre… sálvame… sálvame…”

“¡Rápido, denles el antídoto! ¡Rápidamente!” Lei Qianfeng dijo repetidamente.

Después de ver a Lei Yuanbai completamente curado con sus propios ojos, Xiao Qingtong literalmente lloraba de alegría. Rápidamente detuvo a Lei Yuanbai y dijo emocionada: “Yuanbai, rápido, arrodíllate y agradécele al Mayor Santo del Veneno ahora. Si no fuera por el Mayor Santo del Veneno, los seis habrían…”

Lei Yuanbai inmediatamente se doblegó ante el Santo del Veneno sin pensarlo dos veces. “Menor Lei Yuanbai le agradece al Santo del Veneno de Corazón Negro por salvarle la vida.”

El anciano vestido de negro esperó a que terminara de renegarse antes de decir lentamente: “Pueden ahorrarse la reverencia y el agradecimiento. Solo asegúrense de pagarme en su totalidad más tarde, Jejejeje.”

Cuando Lei Qianfeng volteó a mirar al anciano vestido de negro otra vez, sus ojos eran completamente diferentes a los de antes. El hecho de que este hombre pudiera curar el terrible veneno contra el que estaba indefenso y lo había llevado al borde de la desesperación demostraba cuán buenas eran sus habilidades para envenenar. Por lo tanto, era muy probable que las afirmaciones del Santo del Veneno de que había matado a un par de Soberanos Divinos con veneno y que no le importaban en absoluto los Reyes Divinos, fueran reales.

Su corazón se hundió cuando recordó esto y su conducta anterior. De hecho, el sudor frío le corría por la espalda como una cascada en este momento. Cuando se inclinó hacia delante. Inconscientemente juntó sus manos en un saludo. “No se preocupe, Mayor Santo del Veneno. La Secta del Veneno pagará este gran favor con creces.”

El anciano vestido de negro lo miró de soslayo, pero lo que salió de su boca fue una risa desdeñosa y malvada. “¿Tú? Hehehe… el Rey del Reino Darkya, ¿verdad? Pensé que serías un hombre capaz de escuchar tu tono jactancioso antes, pero al final ni siquiera puedes curar un veneno tan débil. Dudo mucho que un tipo engreído, tonto y ciego como tú viva por mucho tiempo.”

Si esto fuera en otro momento, Lei Qianfeng sería absolutamente asesino si escuchara un comentario de este tipo. Pero en este momento, en realidad se enderezó y dijo: “Tiene razón, Mayor; Me he sentado dentro de un pozo por mucho tiempo. Casi pierdo a un verdadero experto.”

Detrás de él, dos de sus hijos se deshicieron de sus auras venenosas. Mientras se relajaba, dijo: “¿Qué tal esto? Escuché que el Mayor Santo del Veneno salvó a tres personas del Gremio Mercantil de la Pluma Negra de un terrible veneno cuando llegó al Reino Darkya y que les cobró un millón de piedras profundas a cada uno.”

“La Secta del Alma está muy agradecida por su ayuda, así que… ¡estamos dispuestos a pagarle cinco veces el precio de su servicio, Mayor!” Lei Qianfeng dijo con sinceridad: “¡Pagaré cinco millones de piedras profundas por cada píldora que nos haya otorgado! ¡Ya que ha salvado a seis de los nuestros, la Secta del Alma está dispuesta a pagarle treinta millones de piedras profundas! ¿Estás satisfecho con esto, Mayor?”

Seis píldoras aleatorias para treinta millones de piedras profundas… Treinta millones de piedras profundas era un número que una persona normal no se atrevería a imaginar incluso en toda su vida. Por eso pensó que esta oferta astronómica deleitaría al Santo del Veneno interminablemente, sin importar cuán corazón negro pudiera ser.

“Jiejiejiejie…” El Santo del Veneno dejó escapar una risa insoportablemente desagradable. “Al final, eres el Rey del Reino un pequeño reino, jejejeje.”

“…” Lei Qianfeng parecía confundido.

“Cobré a esas personas un millón de piedras profundas a cada uno porque eso es más o menos lo que valían todas sus vidas.” El anciano vestido de negro susurró misteriosamente. “Pero estas seis personas son diferentes. Ellos son los hijos del Gran Rey del Reino Darkya. Estará de acuerdo en que sus vidas valen mucho más que las vidas de la gente común, ¿verdad?”

“… Por favor, muéstreme la luz con claridad, Santo del Veneno.” Lei Qianfeng abruptamente se sintió preocupado.

El anciano vestido de negro levantó lentamente un dedo marchito y dijo misteriosamente: “Cien millones de piedras profundas por vida.”

__________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s