RTW – Capítulo 335 – Cambios Repentinos

El tercer día. Junto con el montaje del gran globo aerostático, el día también había llegado para que partieran y exploraran las ruinas.

El nuevo globo aerostático se llamó ‘Ojo de Halcón’ y su canasta masiva era capaz de acomodar a muchas brujas. Además, estaría cubierto y envuelto por un lienzo, lo que evitaría que los vientos fríos y las fuertes nevadas lo afectaran.

Dado que la operación sería más segura si se realizaba rápidamente, las brujas abordaron el globo aerostático en sucesión después de despedirse de Roland. Desde el jardín detrás del castillo, se elevó en los cielos y comenzó a dirigirse hacia la torre de piedra.

Para poder descender rápidamente al suelo en tiempos de peligro para enfrentarse a los enemigos en combate, esta vez habían volado el Ojo de Halcón a altitudes muy bajas, hasta el punto de que estaba barriendo los tejados del pequeño pueblo. Un gran número de residentes fueron testigos de la ‘extraordinaria vista’ mientras que una gran cantidad de personas estaban de pie en su lugar original, estupefactos. También había gente gritando en voz alta: “¡Viva Su Alteza!”; A sus ojos, era probable que creyeran que sólo el Señor del Pueblo Fronterizo era capaz de hacer tales milagros.

Cuando pasó por la parte occidental de la muralla, los soldados del Primer Ejército comenzaron a saludar ordenadamente hacia el cielo. Sin importar si Relámpago o Maggie estaban volando junto al globo aerostático, todas eran brujas con quienes estaban familiarizados. Era excepcionalmente evidente para la joven Relámpago, que había recibido aplausos apasionados de los soldados, ya que regularmente le había dado instrucciones al equipo de artillería sobre dónde disparar.

Muy pronto, bajo los copos de nieve que se dispersaban por los cielos, Ojo de Halcón dejó atrás al pequeño pueblo y entró en el área donde estaba el Bosque Oculto.

Tilly estaba de pie al lado de la canasta, mirando el ilimitado mar de bosque a lo lejos.

La temporada de nieve que había persistido durante todo los Meses de los Demonios había convertido el lugar en un deslumbrante mar de blanco. Las ramas más altas de los árboles habían sido envueltas por la nieve, que a primera vista parecía un mar de tarima que sobresalía del suelo, lisa y ancha. En el lado opuesto de la vista había una gran variedad de montañas, que era de color gris bajo la bruma. El pie de la montaña, que estaba conectado al suelo, no era visible en este punto, haciendo que los picos de las montañas de punta de flecha en la distancia parecieran flotar en el aire.

“Qué hermoso paisaje.” Shiva dejó escapar un suspiro emocional. “Esta sigue siendo la primera vez que veo una capa de nieve tan espesa en la región occidental.”

“Pero, ¿no eres una bruja de la región occidental?” Preguntó curiosamente Wendy.

“Originalmente viví en la Montaña del Dragón Caído. Ese lugar estaba más cerca del sur y rara vez nevaba durante el invierno. No fue sino hasta más tarde cuando escuché la noticia de que la Señorita Tilly estaba desarrollando la Isla Durmiente. Fui a hurtadillas a un barco con destino al Puerto de Aguas Claras y me encontré con las otras brujas.”

“Eso lo explica.” Wendy sonrió mientras negaba con la cabeza. “Nuestra Alteza Real siempre ha estado quejándose de la ausencia de brujas, incluso después de que se difundieron los rumores sobre la asociación establecida en el Pueblo Fronterizo… Resulta que estuvo un paso atrás todo el tiempo.”

“Oh, ¿su lado está circulando noticias de un lugar de reunión para brujas también?”

“Lo están. Es una pena que la persona a cargo sea bastante inexperta. Fue descubierto de inmediato por mí cuando acababa de llegar a la Montaña del Dragón Caído.” Dijo Ashes de manera autocomplaciente. “Incluso logré atraparlo con las manos en la masa en la Ciudad de Plata. Aparentemente, ¿se llamaba Theo?”

“Eres una bruja después de todo. Sería natural notar un rumor tan extraño.” Andrea curvó los labios. “Si no hubieras conocido a la Señorita Tilly, probablemente hubieras ido al Pueblo Fronterizo hace mucho tiempo.”

“No hay forma de que sirva bajo Su Alteza Real.”

“Hoh.” Ella imitó su voz y dijo: “Su Alteza Real… me suena que tienes mucho talento para llamarlo así.”

“¡Pfft!” Tilly no pudo contenerse de reír a carcajadas. Ayer, ella había visto a Andrea con una expresión malhumorada en su rostro, pero por lo que parece actualmente, aparentemente había vuelto a la normalidad. Dentro de la Isla Durmiente, la única persona que se atrevería a criticar a Ashes sería Andrea, quien tenía antecedentes familiares ilustres.

“No importa si es en la Isla Durmiente o en el Pueblo Fronterizo, todos somos familia aquí. No hay necesidad de discriminar aquí, ¿está bien?”

Girando la cabeza, su mirada pasó junto al gran grupo de brujas en sucesión.

Todas ya habían descubierto qué habilidad tenía la otra antes de partir. Esto se hizo para que pudieran encontrar un papel razonable para cada una en caso de un ataque enemigo. Se podría decir que el número de brujas de combate en el Pueblo Fronterizo palidecía por completo en comparación con la Isla Durmiente, que tenía un gran número de ellas. De hecho, fue hasta el punto de que un gran número de brujas eran incapaces de combatir. Sin embargo, fue precisamente por sus implacables esfuerzos que convirtieron a la pequeña ciudad en lo que era hoy.

La línea de visión de Tilly se detuvo ante Anna. Si tuviera que elegir a alguien dentro del grupo que le dejó la impresión más profunda, probablemente sería esta mujer quien despertó sus poderes en la región fronteriza y tuvo la más profunda impresión de Roland.

Mientras permaneciera cerca de ella, podría sentir una sensación pesada y suave que era difícil de describir. Todavía era la primera vez que Tilly se encontraba con semejante sentimiento. Si realmente tuviera que describirlo, sería la sensación suave y firme que surge de la espalda de alguien cuando yace tendida en una vasta llanura. Era el tipo de sentimiento que permitía que alguien realmente se sintiera relajado.

Además de hablar con Roland, Anna era una persona silenciosa y su expresión rara vez cambiaba. Sin embargo, mientras permaneciera dentro de un grupo de brujas, su presencia era algo muy difícil de ignorar.

Además, por lo que Sylvie dijo, Anna también fue la bruja más rápida en experimentar una evolución en el Pueblo Fronterizo. Poseía una enorme e impresionante cantidad de poder mágico y sus llamas negras, con las que podía manipular libremente la forma, eran anormalmente fuertes. Además, ella fue la primera bruja que leyó y terminó los ‘Fundamentos teóricos de la ciencia natural’. Este hecho hizo que Tilly sintiera como si hubiera encontrado un alma gemela.

Si ella pudiera sentarse alrededor de una chimenea con Anna y discutir apropiadamente el conocimiento milagroso presente en el libro durante tal invierno, presumiblemente sería una ocasión incomparablemente feliz. Tilly se llenó de expectativa para que ese día llegue.

La Quinta Princesa luego desvió su mirada hacia Relámpago, quien estaba fuera de la canasta. Siendo la hija de Trueno, ella era en muchos aspectos similar al aventurero n°1 de los Fiordos. Era vivaz, poseía un corazón inquisitivo, estaba llena de energía y tenía una naturaleza innata adecuada para volar. Tilly creía que solo el vasto e ilimitado cielo era capaz de acomodar su mentalidad de espíritu libre.

Aunque Trueno había esperado que su hija pudiera vivir toda su vida de una manera concienzuda, después de ver a la joven dama, Tilly supo que estaba destinada a convertirse en una aventurera, cuyo logro en el futuro podría incluso superar a su padre.

Lo único que podía hacer ahora era protegerla lo mejor que pudiera.

“Ya casi llegamos.” Relámpago informó a todas. Mientras Tilly estaba absorta en sus pensamientos, desde entonces se había acercado al borde de la canasta.

“Ven y descansa un poco.” Wendy tenía una expresión profundamente preocupada en su rostro. “Tus labios se han vuelto blancos por el frío.”

“No te preocupes, mi cara se siente un poco entumecida.” Palmeó sus mejillas sonrosadas y rojas. “Afortunadamente, está la bufanda que me regaló Su Alteza Real. Mis oídos no sienten frío en absoluto.”

En el camino hacia allí, no se encontraron con ninguno de esos demonios de aspecto feroz. Aunque las bestias demoníacas que se encontraban en el bosque levantaban la cabeza y soltaban rugidos de vez en cuando, era evidente que no tenían la capacidad de atacar el globo aerostático que estaba sobre ellos. Como tal, la primera mitad del viaje transcurrió sin ningún problema. Sin embargo, cuando el ‘Ojo de Halcón’ estaba por encima del destino, todos estaban estupefactos con la escena que tenían delante.

Lo único que vieron fue la repercusión de una gran bestia pasando por un pedazo del bosque. En cada punto, fragmentos de troncos y ramas de árboles se esparcían por todas partes mientras la nieve se volteaba y se mezclaba con el suelo. Por lo que parece, fue una vista extremadamente caótica.

“¿Dónde está la torre de piedra?” Preguntó Ashes.

“Originalmente estaba allí.” La voz de Relámpago se llenó de incredulidad mientras señalaba la zona vacía de tierra bajo su pie. “Desapareció.”

Tilly miró hacia la dirección a la que estaba apuntando. En la superficie del suelo, cuyo color alternaba entre marrón y blanco, había un gran agujero. Era completamente negro, sin fondo y parecía como si alguien hubiera excavado un pasaje en esta área hacia el abismo. Según el tamaño del agujero en sí, el excavador debe haber sido alguien que poseyera un cuerpo asombrosamente enorme.

Sylvie, mira lo que había en ese agujero.”

Las cejas de Sylvie se fruncieron rápidamente mientras su tez comenzó a verse muy terrible. “Es un – es un monstruo que se parecía a un gusano. Actualmente se está moviendo hacia la dirección noroeste. Espera un segundo, ¡las ruinas están en su estómago!”

“¿Qué? ¿En su estómago?” Ashes dijo de una manera sorprendida.

“Así es, vi la torre de piedra… así como el ataúd de hielo del que todos estaban hablando.” Dijo, mientras lo examinaba cuidadosamente. “¡Dios mío, se tragó todas las ruinas hasta su estómago!”

¿Qué deberían hacer después? Todos comenzaron a mirar a Tilly espontáneamente.

“¿Hay algo más además del gusano?” Preguntó la Quinta Princesa con voz profunda. “Demonios en particular.”

“Hmm… Hay algunas bestias demoníacas, pero están todas en su vientre. Parece que ya estaban muertas.” Sylvie observó por un momento antes de negar con la cabeza.

Tilly contempló por un momento y habló de una manera decisiva. “Descenderemos ahora. Un equipo mantendrá la guardia afuera mientras que el otro equipo me seguirá dentro de las cuevas. Mataremos a las bestias demoníacas y recuperaremos el ataúd de hielo.”

One response to “RTW – Capítulo 335 – Cambios Repentinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s