Invincible – Capítulo 282 – Montaña de los Cuatro Mares

Las cuatro direcciones cayeron en un abrupto silencio.

Los tres que luchaban en la distancia, Jie Dong, Liu Chong y Fen Encheng, quedaron atónitos cuando su atención se desplazó hacia el lado de Huang Xiaolong, donde Qin Yang yacía tendido en el suelo, apenas capaz de moverse.

A Lifei le fue mejor que a ellos, después de todo, poder controlar la Ciudad del Demonio Negro desde las sombras sin una fuerza real era una hazaña inverosímil. Recuperándose de su breve conmoción, Jie Dong y Liu Chong abandonaron a Fan Encheng y se pusieron al lado de su Maestro.

“¡Maestro!” Jie Dong y Liu Chong gritaron ansiosos mientras ambos ayudaban cuidadosamente a levantarlo.

En ese momento, Fan Encheng finalmente recuperó sus sentidos, entró en pánico ante las circunstancias de su situación, saltó al cielo en un intento de huir. Lo que no sabía es que Huang Xiaolong había estado observando todos sus movimientos, desde el momento en que se puso de pie, él dio un paso al costado, y ya estaba bloqueándolo por delante.

Viendo a Huang Xiaolong frente a él, el miedo llenó sus ojos, pero se las arregló para calmarse, forzando una fea sonrisa en su rostro. “¿Puedo saber el gran nombre de este Hermano Menor? Muchas gracias por la ayuda anterior del Hermano Menor, éste no es el oponente de Qin Yang.”

¿Muchas gracias por la ayuda anterior del Hermano Menor? Huang Xiaolong sacudió su cabeza para sus adentros. La piel de este Fan Encheng era bastante gruesa, sabiendo que su objetivo era el mismo que el del grupo de Qin Yang, pero aun así podía fingir que no lo sabía.

“Entrega la parte del mapa.” A Huang Xiaolong no le interesaba balbucear tonterías con Fan Encheng. Su expresión permaneció indiferente mientras extendía su mano, acortando la persecución.

El rostro de Fan Encheng se tensó durante un breve instante, sonriendo aún más suavemente: “¿Parte del mapa? ¿Qué parte del mapa? ¿Acaso el Hermano Menor no ha entendido algo? No hay ningún mapa sobre mí.”

Huang Xiaolong sonrió fríamente “¿No lo tienes?” Y miró a Lifei. “¿Estás diciendo que me mintió?”

Lifei se apresuró hacia adelante. “¡Joven Señor, esta subordinada no se atreve en absoluto a engañar al Joven Señor!” Se dirigió a Fan Encheng. “Fan Encheng, te aconsejo que entregues la parte del mapa, no pongas tus esperanzas en una pequeña chance de suerte. Si mi Joven Señor tomara la parte del mapa de tu cuerpo, puedes imaginarte las consecuencias.”

La amenaza de Lifei sacudió la determinación de Fan Encheng.

Un doloroso gruñido sonó en ese momento, viniendo de Qin Yang. Con la ayuda de Jie Dong y Liu Chong, apenas pudo levantarse. Visible a los ojos de todos era la horrible huella de la garra negra en su pecho, la cual parecía emanar un aura de muerte, acompañada por miles de gritos de espectros que enviaban escalofríos al alma. La carne alrededor de la huella de la garra había empezado a pudrirse y a morir, revelando el blanco de los huesos que había debajo.

Los ojos de Qin Yang también se llenaron de un miedo sin precedentes mientras miraba a Huang Xiaolong. Al mismo tiempo, su cara se retorcía de dolor, obviamente no lo estaba pasando bien tratando de suprimir el frígido qi de Asura que estaba causando estragos dentro de su cuerpo.

Huang Xiaolong no se molestó con Qin Yang y las otras dos personas, miró fijamente a Fan Encheng y dijo: “Te doy una última oportunidad, dame el mapa y puedo perdonarte la vida, de lo contrario, te mataré y luego buscaré el mapa.”

Viendo el estado trágico de Qin Yang, la vacilación revoloteó ida y vuelta en Fan Encheng, luchando por tomar una decisión final.

Con toda honestidad, el mapa de este maestro de la Tribu de Dios de la era antigua fue algo que había conseguido matando a alguien más, pero tenía un gran rencor de sangre en su corazón, con este trozo de mapa, tenía esperanza de venganza, pero ahora…

“¡Bien!” Poco tiempo después, Fan Encheng cedió, aunque a regañadientes con los dientes apretados. Sacó algo de su anillo espacial que parecía estar hecho de algún tipo de cuero de bestia. Este era el mapa de un maestro de la Tribu de Dios de la era antigua.

Mirando el trozo de mapa que tenía en la mano, Fan Encheng suspiró profundamente, ejerciendo una leve fuerza, flotó hacia Huang Xiaolong. Aunque el mapa era importante, ¿qué importaba si ya estaba muerto? ¿Qué podría hacer con su odio y su lucha sangrienta en ese momento?

Huang Xiaolong recibió el mapa y lo estudió brevemente; el mapa en sí probablemente estaba hecho de algún tipo de piel de bestia antigua, erosionada por el tiempo, los bordes estaban deshilachados y la mayoría de las indicaciones en el mapa eran borrosas y apenas perceptibles. Sin otra palabra, lo guardó en su anillo espacial, Fan Encheng no se atrevería a engañarlo dándole un mapa falso.

Cerca de allí, Qin Yang, Jie Dong y Liu Chong sólo podían mirar envidiosamente como Huang Xiaolong guardaba el mapa. Habían estado persiguiendo a Fan Encheng durante diez días y diez noches seguidas, pero el mapa aun cayó en manos de otra persona. Por muy profunda que fuera su falta de voluntad, ninguno de ellos se atrevió a hacer un movimiento para arrebatárselo.

Los tres estaban allí parados, cautelosos y algo asustados de moverse.

Después de guardar el mapa, Huang Xiaolong volvió su atención a Fan Encheng. “Puedo perdonarte.”

La cara de Fan Encheng se iluminó.

“Pero, con la condición de que me jures lealtad igual que ella, conmigo como tu maestro.” Huang Xiaolong señaló con el dedo a Lifei. Por supuesto, no podía dejar que se fuera así, una vez que se corriera el rumor, sería el próximo Fan Encheng.

Mirando a Lifei, la resistencia de Fan Encheng era evidente en su expresión. Pero él ya sabía que Huang Xiaolong no dejaría ir de otro modo.

Media hora más tarde, Huang Xiaolong marcó el mar del alma de Fan Encheng. Viéndolo todo frente a ellos, Qin Yang, Jie Dong y Liu Chong estaban preocupados con sus propios pensamientos.

Después de ocuparse de Fan Encheng, Huang Xiaolong finalmente se volvió al grupo de tres de Qin Yang. Continuó observándolos sin decir nada, una inexplicable presión se extendió, cubriendo las cuatro direcciones del cielo y de la tierra.

Bajo esta inmensa presión, el gravemente herido Qin Yang se volvió aún más pálido ya que necesitaba suprimir el frío qi de Asura dentro de su cuerpo, mientras que Jie Dong y Liu Chong sudaron gotas del tamaño de una perla.

No había pasado mucho tiempo cuando Qin Yang abrió la boca: “Yo, estoy dispuesto a someterme a ti.” Haciendo una pausa momentáneamente, añadió. “Pero tengo una condición.”

“¿Condición?” Huang Xiaolong repitió fríamente, sacudió la cabeza ante Qin Yang: “No estás calificado para negociar ninguna condición.”

Esto remarcó en gran medida el orgullo de Qin Yang.

“¡Maestro, no necesita suplicarle a esta persona! ¡Incluso si el Hermano Aprendiz y yo morimos, nos aseguraremos de enviarlo fuera de aquí a salvo!” Liu Chong gritó palabras que sonaban justas. “¡Puede vengarnos más tarde matando a este bastardo y a esa muchacha!” La muchacha a la que se refería era Lifei.

Cuando pronunció su última palabra, Huang Xiaolong desapareció de donde estaba, y lo siguiente que todos escucharon fue un aullido de dolor. Buscando el origen, todos vieron que la mitad de la frente de Liu Chong había sido perforada y ahora tenía un agujero del tamaño de un dedo que rociaba sangre como un pilar rojo. Cuando el cuerpo de Liu Chong cayó al suelo, la figura de Huang Xiaolong reapareció gradualmente, permaneciendo en el mismo lugar que antes.

Todos los presentes miraron en silencio el cadáver rígido de Liu Chong, incluyendo la primera de ellos que se sometió, ¡Lifei!

Nadie vio exactamente cómo Huang Xiaolong mató a Liu Chong, ni siquiera Qin Yang a su lado.

¡¿El poder de manipular el espacio?! Qin Yang miró a Huang Xiaolong, drásticamente asombrado. Sólo un experto en el Reino Santo tenía la habilidad de manipular el poder del espacio, ¡pero Huang Xiaolong no era un Guerrero del Reino Santo!

Haciendo caso omiso de las miradas de asombro dirigidas a él, ni siquiera perdonando una mirada al muerto Liu Chong, Huang Xiaolong miró a Qin Yang. “Ahora, ¿todavía quieres negociar las condiciones?”

Qin Yang palideció en su mudez.

No le tomó mucho tiempo someterse a Huang Xiaolong sin ninguna condición. Después de la presentación de Qin Yang, Jie Dong también se presentó sin mucha resistencia.

Huang Xiaolong procedió a marcar sus almas, y cuando todo estuvo hecho, se relajó. Con esto, la Secta Sombra Fantasmal estaba ahora bajo su control, en otras palabras, la Ciudad del Río de Sangre ya estaba en su bolsillo.

De hecho, esta fue una cosecha inesperada para él. Diciéndoles a los cuatro que se ocuparan del cadáver de Liu Chong, los cinco abandonaron el valle y viajaron. Medio día después, se detuvieron al pie de cierta montaña.

Sacando el mapa, Huang Xiaolong comenzó a estudiarlo. En el pasado, mientras estudiaba en la Academia de la Estrella Cósmica y en el Instituto Duanren, investigó muchas veces sobre el texto y la escritura antigua, por lo que logró descifrar lo que estaba escrito en el mapa parcial.

“¿Ciudad de la Miríada de Dioses, Montaña de los Cuatro Mares?” Después de varias horas de repasar el mapa, la ubicación a la que apuntaba estaba cerca de la Ciudad de la Miríada de Dioses, en un lugar llamado la Montaña de los Cuatro Mares.

En otras palabras, ¡el lugar donde cultivó este maestro de la Tribu de Dios de la era antigua fue en esta Montaña de los Cuatro Mares!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s