ATG – Capítulo 1098 – Exterminación Despiadada

Una racha de luz de fuego se elevó hacia el cielo, pero en la Cordillera del Alma Negra que había debajo, el camino formado por la sangre se hacía cada vez más largo a través de la montaña. Atrapado en una situación desesperada, Yun Che no tenía idea de cuánto tiempo había pasado ni de a cuántas personas había matado. Ni siquiera sabía si sus heridas actuales eran leves o graves. Toda su mente estaba concentrada en salir rápidamente del cerco y proteger a la chica que tenía en su brazo, a la que odiaba muchísimo. No necesitaba determinar sus objetivos mientras empuñaba la espada en su mano derecha. Cada vez que la blandía hacia abajo, sus enemigos morían en el cielo nocturno con su sangre.

Fue en ese momento que dos auras, que aumentaron abruptamente la presión sobre su cuerpo, se acercaron a él desde un lado a una velocidad extremadamente rápida.

Ling Yun… ¡prepárate para morir!”

Dos Lanzas del Alma Negra con feroces relámpagos entrelazados a su alrededor fácilmente rompieron el poder de la espada pesada de Yun Che. Como dos Serpientes Negras de la Persecución del Alma, se abalanzaron sobre él por ambos lados.

Eran dos Grandes Maestros de la Secta del Alma… ¡con una fuerza profunda en la etapa intermedia del Reino de la Tribulación Divina!

¡Sus auras profundas no eran para nada inferiores a las de Lei Kuangfeng!

Yun Che se dio la vuelta a la velocidad del rayo. Activó el estado de Estruendo del Cielo, haciendo que su aura profunda aumentase explosivamente y enfrentó sus ataques con su espada.

“¡Muere!” Al ver a Yun Che voltearse para enfrentarse a sus ataques, las miradas de los dos Vice Maestros de Salón se volvieron instantáneamente varias veces más despiadadas. Como si el relámpago entrelazado alrededor de sus lanzas hubiera cobrado vida repentinamente, saltaron al aire, desenfrenados.

¡¡CRACK!!

Destrozaron el espacio como un rayo cayendo repentinamente desde el cielo. Pero cuando el rayo explotó, solo quedaron los fragmentos de una imagen falsa.

En un instante, la Cascada de la Partición Lunar retuvo temporalmente su figura y aura en su ubicación anterior, haciendo que los ataques de los dos Vice Maestros de Salón fallasen en golpear su cuerpo real simultáneamente. Siendo cogidos desprevenidos por un momento, la espada pesada de Yun Che se desplomó despiadadamente hacia abajo.

¡BOOOOM!

El sonido de un trueno resonó por todo el lugar cuando los dos Vice Maestros de Salón cayeron de cabeza del cielo… Pero casi al mismo tiempo, dos energías más poderosas llegaron al lugar mientras emitían un fuerte ruido en su estela… Vestían ropas que eran diferentes de los discípulos, ¡el dúo entrante eran en realidad Vice Maestros de Salón también!

Yun Che se giró para acumular suficiente fuerza antes de soltar el poder ilimitado de su espada.

¡¡¡¡¡CLANG!!!!!

Cuando la Espada Heaven Smiting chocó contra las dos Lanzas del Alma Negra, produjo un fuerte sonido metálico como si el firmamento se estuviese separando.

Aunque Yun Che estaba en su estado más poderoso, era definitivamente imposible para él tener un enfrentamiento frontal contra dos Vice Maestros de Salón de la Secta del Alma, incluso si estaba usando la espada con ambas manos. Así que, naturalmente, era aún más imposible para él tener una lucha decente con ellos cuando la fuerza y el poderío de la espada habían disminuido mucho debido a que solo usaba una mano. La Espada Heaven Smiting fue sacudida lejos mientras los brazos de Yun Che se rompían. Como un meteoro cayendo desde el cielo, su cuerpo fue firmemente aplastado contra la Cordillera del Alma Negra.

¡BANG!

El suelo se separó y varias montañas de los alrededores temblaron intensamente.

Cuando el cuerpo de Yun Che cayó pesadamente al suelo, todos los discípulos de la Secta del Alma que estaban a su alrededor inmediatamente cerraron sus auras en su dirección. Dentro de un momento, varios miles de auras profundas estallaron simultáneamente, mientras todos ellos cargaban hacia él.

Había una fosa de docenas de metros de profundidad estrellada contra el suelo. La sangre brotaba del rabillo de la boca de Yun Che, pero tenía una mirada incomparablemente fría y sobria en sus ojos e inmediatamente percibió varios miles de auras acercándose a él. Si se viese afectado por un ataque tan temible y concentrado, moriría seguro incluso si tuviera diez vidas de sobra.

“¡¡¡Danza Empírica del Ala de Fénix!!!”

No tuvo tiempo de ver si Jazmín estaba herida o no. Llamas se encendieron sobre su cuerpo, mientras un fuerte y claro grito de Fénix resonaba por el cielo sobre la Cordillera del Alma Negra.

En medio del grito del ave fénix, una racha de luz de fuego se elevó hacia el cielo, llegando a alcanzar varios miles de kilómetros en un instante. Todos los discípulos de la Secta del Alma que se encontraban cerca de ella fueron sorprendidos por el enorme poderío y la inigualable y terrorífica fuerza de la tormenta de llamas que produjo en el camino.

BOOM BOOOOM….

Bajo los efectos de las energías de varios miles de discípulos, la ubicación anterior de Yun Che se había convertido en un purgatorio de destrucción en una fracción de segundo.

“¿Qué… qué?” La coerción absolutamente dominante del fénix asustó a los pocos Vice Maestros de Salón que se retiraron en una ráfaga. En cuanto a Yun Che, había huido lejos sin intención de quedarse más en el lugar, mientras dejaba un rastro de luz detrás de él.

“¡Deprisa, persíganlo!” Rugió un Vice Maestro de Salón.

“Descanse tranquilo, no podrá huir.” Dijo otro Vice Maestro de Salón sin preocuparse.

“Cuñado, tu sangre está fluyendo.” Pequeña Jazmín extendió la mano para golpear el pecho de Yun Che. Varias rayas de sangre estaban fluyendo desde allí. Al principio sólo había unas pocas, pero luego su número se incrementó en más de diez… a medida que más y más rayas de sangre salían a la superficie de su pecho. Sin embargo, como ella estaba protegido por su cuerpo y su fuerza profunda, Pequeña Jazmín no tenía la más mínima herida.

“¡¿No es todo por tu culpa?!” Yun Che apretó los dientes. “¡Si muero aquí hoy, haré que me acompañes a la cama como mi sirvienta en tu próxima vida para pagar la deuda!”

“¿Aahhh? ¿Cuántas veces quieres que lo repita? Soy tu cuñada. Como mi cuñado, es natural que me salves. ¡Es algo que definitivamente deberías hacer!”

“…” Una bocanada de sangre brotó en la boca de Yun Che. Era difícil saber si se debía a la coagulación de la sangre en sus órganos internos o a la ira de Pequeña Jazmín. ¡Ella todavía estaba de humor para contradecirlo en tal situación!

Aunque fuera estúpido y masoquista ayudarte, al menos deberías sentirte un poco agradecida en tu corazón, ¡maldita sea!

El número de los discípulos que salían de todas las direcciones crecía cada vez más. No importaba en qué dirección, todo el cielo estaba lleno de figuras negras. Incluso si la tierra de abajo estaba llena de cadáveres, la enorme red de discípulos que le rodeaba se hizo cada vez más densa. Consecuentemente, Yun Che no tuvo la oportunidad de recuperar el aliento ni por un segundo.

Fue en ese momento que las cejas de Yun Che se levantaron repentinamente… Sintió cuatro auras detrás que se acercaban a una velocidad mucho mayor que la suya. A medida que se acercaban más y más, las cuatro incomparablemente pesadas auras se fijaron firmemente en él.

Maestro del Séptimo Salón, Maestro del Undécimo Salón, Maestro del Trigésimo Cuarto Salón, Maestro del Trigésimo Quinto Salón… ¡cuatro Maestros de Salón!” Los gritos excitados de los discípulos de la Secta del Alma se podían escuchar desde los alrededores.

Los pocos Vice Maestros de Salón en la retaguardia de Yun Che también se ralentizaron al mismo tiempo. Ahora que cuatro Maestros de Salón se estaban acercando a él, ya no había escapatoria para Yun Che.

“¡Ling Yun! ¡Será mejor que te entregues a nosotros!”

Fuertes rugidos resonaron, conteniendo la aterradora coerción de los cuatro. La sangre en todo el cuerpo de Yun Che fue sacudida intensamente por ellos.

“No se contengan. El Maestro de Secta ha dicho que no lo necesitamos vivo. ¡Sólo mátenlo en el acto!”

“Mató a tantos discípulos de mi salón. Lo odio tanto que incluso sueño con matarlo con mis propias manos… ¡¡Ataquemos juntos!!”

Los cuatro Maestros de Salón estaban en la última etapa del Reino de la Tribulación Divina, que tenía una posición trascendente en el Reino Darkya, hicieron su movimiento simultáneamente. Las enormes energías de los cuatro se reunieron en una tormenta de nubes que soplaba directamente hacia Yun Che.

Yun Che no era capaz de rivalizar con ninguno de los cuatro, por lo que la combinación de su poder sin duda produjo una energía tan vasta que sería como una pesadilla abismal para él. Antes de que la energía combinada pudiera acercarse, su enorme presión y la explosión generada a medida que se acercaba hizo que titubeara incontrolablemente en el cielo.

Yun Che no se dio la vuelta y apretó firmemente los dientes. Guardó la Espada Heaven Smiting mientras sostenía fuertemente a la chica en sus brazos y activó Estruendo del Cielo. Luego, también puso la barrera del Dios Maligno en su mayor extensión.

“¡¡Bloqueo de Sol del Sello de la Nube!!”

¡BOOOOM!

Como grandes olas de un océano golpeando un pequeño bote, la barrera del Dios Maligno se rompió en pedazos en el momento en que se formó. Todo el cuerpo de Yun Che tembló intensamente y volvió a caer pesadamente al suelo… Pero su estado durante la caída esta vez fue varias veces más grave que antes. Mientras caía del cielo, un largo rastro de neblina de sangre apareció a su paso, que no mostró ningún signo de dispersión durante un largo período de tiempo.

El cuerpo de Yun Che se estrelló firmemente contra la cima de una montaña, haciendo que la montaña se derrumbara desde el centro mientras piedras rotas llenaban todo el cielo. Sin embargo, la fuerza de su caída no disminuyó en lo más mínimo y continuó rodando a varios miles de metros de distancia. En medio de los sonidos de la tierra que se desgarraba, su cuerpo excavó un barranco de mil metros o más antes de finalmente detenerse.

Después de un momento de silencio, los discípulos en el área circundante inmediatamente soltaron vítores al mismo tiempo. En lo alto del cielo, el Maestro de Salón a la derecha dijo con una mueca de desprecio: “Esa fue una muerte demasiado fácil para alguien como tú que no sólo mató a tantos discípulos de mi Secta del Alma, sino que también hizo que toda la secta sufriera tanta desgracia y humillación.”

“Al menos ahora podemos reportar un resultado satisfactorio al Maestro de Secta. De lo contrario, nadie sabe lo que haría si su ira no desapareciera.”

“¡Espera un minuto!” Dijo el Maestro de Salón en el medio con un cambio abrupto en su expresión. “Todavía puedo… ¡percibir su aura! ¡Él no ha muerto todavía!”

Sólo cuando los sentidos espirituales de los cuatro Grandes Maestros de Salón barrieron la ubicación de Yun Che, se dieron cuenta de repente de que su aura todavía estaba allí presente.

Aunque era mucho más débil que antes, todavía podía considerarse fuerte. Era absolutamente diferente del aura de una persona que estaba muerta o al borde de la muerte.

“¿Cómo… cómo es posible?” Los cuatro Grandes Maestros de Salón se asustaron simultáneamente. Ya era algo inconcebible para su cuerpo no haber sido aniquilado después de haber sido golpeado por el poder combinado de cuatro personas en la etapa final del Reino de la Tribulación Divina. Entonces, ¿cómo es posible que estuviera vivo?

Lo que más les asustaba era que la figura teñida de sangre al final del barranco, se ponía de pie lentamente.

Los cuatro Grandes Maestros de Salón se miraron los unos a los otros. En ese momento, no sólo vieron el shock en los ojos de los demás, sino que también había miedo dentro de ellos.

¿Qué clase de… monstruo era él?

El aura de su fuerza profunda estaba obviamente solo en el segundo nivel del Reino del Alma Divina, así que ¿cómo podía ser tan aterrador? Ellos fueron incapaces de entender la razón detrás de esto, incluso con la experiencia y el conocimiento de toda su vida.

“Está gravemente herido en este momento. ¡Deberíamos acabar con él sin demora! No importa qué… no importa qué, no podemos dejar que siga vivo.”

Repitiendo las tres palabras ‘no importa qué’ dos veces, manifestaron claramente el miedo en sus corazones. Los cuatro Grandes Maestros de Salón volaron al mismo tiempo. A pesar de que Yun Che estaba gravemente herido en este momento y no podía ser una gran amenaza, las auras de muerte de los cuatro Maestros de Salón se habían hecho en realidad mucho más fuertes que antes.

“Cuñado, ¡están viniendo otra vez! ¡Rápido, huye!” Pequeña Jazmín gritó al lado de la oreja de Yun Che… Tenía heridas por todo el cuerpo y también se sentía muy pesado. Por otro lado, Pequeña Jazmín todavía parecía sana y salva.

Yun Che no la necesitaba para advertirle. Ya había percibido claramente las cuatro enormes auras opresivas que se le acercaban una vez más. Se mantuvo erguido, pero ya no intentó huir de ellos con todas sus fuerzas. Sangre goteaba incesantemente por el rabillo de su boca mientras estaba en su lugar. No había mirada de dolor en su rostro, solo la ferocidad de un espíritu maligno.

Se había enfrentado a toda una secta por sí solo más de una vez en el pasado.

A la edad de diecinueve años, se había enfrentado a una de las cuatro grandes sectas de la Nación del Viento Azul, el Clan del Cielo Ardiente. Con su propio poder, había exterminado al clan. Aunque experimentó algunas dificultades, no había duda de que tenía el poder de enfrentarse a una secta por su cuenta.

Más tarde, volvió a enfrentarse solo a la Secta del Divino Fénix. Él ya tenía el Relámpago del Espejismo Extremo y el Arca Profunda Primordial en ese momento. Aunque no era posible para él tener un enfrentamiento directo con la Secta del Divino Fénix, su velocidad era más rápida que la de cualquier otro miembro de la secta y era lo suficientemente fuerte como para estar seguro de que no se pondría en peligro… Eventualmente, sin embargo, confió en su poder para forzar a la Secta del Divino Fénix a una situación desesperada.

Pero esta vez fue completamente diferente de las dos anteriores.

Contra el Clan del Cielo Ardiente, tenía la fuerza para exterminarlo; contra la Secta del Divino Fénix, tenía la habilidad de escapar ileso. Pero frente a la Secta Divina del Alma Negra… una secta gobernante de un reino estelar en el Reino Divino, su existencia era bastante insignificante. Era absolutamente imposible para él enfrentarse de frente a la secta o escapar ileso de cualquier situación. Por lo tanto, lo único que podía hacer era llevar a cabo asesinatos en secreto, con la ayuda de la Cascada de la Partición Lunar.

Esta vez tomó la iniciativa de revelarse y tuvo que soportar las consecuencias, lo que no fue nada inesperado.

Viendo que Yun Che no huía, sino que se quedaba quieto después de levantarse, los cuatro Grandes Maestros de Salón pensaron que se había resignado a su destino y se había preparado para rendirse ante ellos. Pero a pesar de eso, los cuatro no frenaron sus auras profundas en lo más mínimo. Querían quitarle la vida con todas sus fuerzas, con el objetivo de aniquilar directamente su cuerpo en cenizas si era posible.

“¡Ling Yun… muere!”

Sin embargo, Yun Che de repente se dio la vuelta en ese momento. Una enorme imagen de un dragón azul oscuro surgió sobre su cabeza, tras lo cual estalló en el aire mientras el rugido de un dragón resonaba por todo el cielo.

Era la primera vez que Yun Che había extendido el alcance del Dominio del Alma de Dragón hasta ahora en su vida. El área circundante a menos de cincuenta kilómetros estaba enjaulada en el estremecedor rugido de dragón.

Repentinamente, la caótica Cordillera del Alma Negra se volvió incomparablemente silenciosa y los discípulos de la Secta del Alma revelaron un profundo temor. Los que estaban en el cielo perdieron el color de sus ojos y cayeron al suelo, uno por uno. Los cuatro Grandes Maestros de Salón que se acercaban a Yun Che sintieron que sus cuerpos se ponían rígido en su lugar. Sus pupilas perdieron la concentración mientras una expresión de miedo intenso aparecía en sus rostros.

Fue en ese momento que el cuerpo de Yun Che finalmente saltó alto hacia el cielo. Mientras escapaba rápidamente del lugar, llamas de color escarlata dorada se apoderaron de él a un ritmo aterrador y se encendieron en todo el cuerpo. Se expandió en un abrir y cerrar de ojos y como si un sol dorado hubiera aparecido en el cielo nocturno, emitió una luz resplandeciente a la que no se podía mirar directamente.

“¡Cenizas… del Manantial… Amarillo!”

El sol dorado explotó despiadadamente, haciendo que todos los discípulos de la Secta del Alma, que acababan de liberarse del Dominio del Alma de Dragón, fueran arrastrados al purgatorio del Cuervo Dorado.

Toda el área circundante en menos de ciento cincuenta kilómetros se había transformado completamente en un mar dorado de llamas en el corto periodo de poco más de diez respiraciones, aparentemente sumergido en el purgatorio de los Manantiales Amarillos. Ardiendo por todo el lugar, sin embargo, estaban las llamas divinas más aterradoras y crueles del Cuervo Dorado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s