RTW – Capítulo 329 – Clarín

Después de llegar a un acuerdo, Roland se aclaró la garganta y continuó en un tono serio: “A continuación hay algunas noticias sobre los demonios y las ruinas.”

Informó a Tilly sobre los recientes descubrimientos del Pueblo Fronterizo dentro del Bosque Oculto y detrás de la montaña nevada. “Tenía la intención de enviar brujas y soldados del Primer Ejército para traer a la persona atrapada de vuelta al Pueblo Fronterizo, pero la gran cantidad de nieve que llegó con más de un mes de antelación ha arruinado mi plan.”

“Que el legendario ejército de Demonios está tan cerca, y que aún quedan algunas personas entre las ruinas de hace más de cuatrocientos años…” Tilly se quedó atónita, asombrada. “Poco a poco empiezo a creer lo que me has dicho…”

Anna miró a Roland y él tosió dos veces: “Según la escena que observamos y la reacción mostrada, parece que los Demonios deben haber estado ya muchos años detrás de la montaña nevada. Sospecho que están limitados al área cubierta por la niebla roja y, por lo tanto, son incapaces de continuar su expansión hacia los Cuatro Reinos. Así que, por ahora, no creo que sean una amenaza para el Pueblo Fronterizo. En los próximos dos años, estableceré un punto de alerta costero para monitorear sus movimientos.” Se detuvo. “En cuanto a la mujer sellada en los restos de la torre, podría saber la verdad detrás de la Ciudad Santa Taqila y la derrota total de la Iglesia.”

“Tengo los mismos pensamientos.” Tilly cerró los ojos y reflexionó sobre ello. “¿Hay alguna manera de evitar tomar una ruta por tierra? ¿Tal vez podríamos llegar a ella directamente desde el aire? Ashes me dijo que tienes una herramienta que se puede manejar con aire caliente.”

“¿Quieres sacarla de las ruinas ahora, en medio de los Meses de los Demonios?” Roland preguntó, lleno de incredulidad. “El número de personas que pueden subir al globo aerostático es diez, o si lo cambiamos por uno más grande, quizás podríamos ampliar el número de personas a quince. Sin embargo, no importa cuántos seamos, si nos encontramos con los Demonios es probable que suframos víctimas. Además, también existe el riesgo de encontrarse con bestias demoníacas errantes… es demasiado peligroso.”

“Si sólo dependes de la Alianza de Brujas, será muy peligroso.” Estuvo de acuerdo Tilly. “Pero Shavi y Ashes están aquí ahora. Con ellas, el grado de peligro se reducirá mucho. Según tu afirmación anterior, los patrones de ataque actuales de los Demonios consisten en lanzar lanzas desde una distancia lejana y usar la misma cantidad de fuerza que un extraordinario. Si es así, la barrera invisible de Shavi puede bloquear varias lanzas, mientras que Ashes puede suprimir al enemigo durante el combate cuerpo a cuerpo. Ahora mismo, los Meses de los Demonios aún están en sus primeras etapas, así que el poder de las bestias demoníacas aún no es tan fuerte, si quieres ir a las ruinas, ahora sería la mejor oportunidad.”

Roland se sintió un poco indeciso, la última pelea con los Demonios también fue una batalla aérea que había sido una desventaja para ellos, así que si quería volar allí se sentía bastante inestable dentro de su corazón. Pero las palabras que Tilly había dicho también tenían sentido. El ojo mágico de Sylvie podía asegurar que descubrirían al enemigo primero. Además, mientras mantuvieran una altitud de 10 a 15 metros, volando sólo un poco por encima de las copas de los árboles, confiaba en que podrían alcanzar el suelo antes de que el enemigo los descubriera. Entonces, con las poderosas habilidades ofensivas de Nightingale y Ashes, derrotar a un grupo de unos diez Demonios sería fácil. Incluso si había algunos que lograron deslizarse a través de la red, la doble protección de los escudos de Shavi y Anna debería ser capaz de garantizar la seguridad del equipo.

Después de murmurar irresolutamente durante un corto período de tiempo, preguntó: “¿Estás segura de que quieres ir?”

“Siento que esta podría ser una oportunidad para desentrañar el misterio.” Dijo Tilly francamente. “El avanzado comienzo de este año para los Meses de los Demonios y el Fantasma del Mar emergiendo del Mar del Vórtice me ha estado dando un mal presentimiento.”

El corazón de Roland dio un vuelco, una sensación que también conocía muy bien. El comienzo temprano de los Meses de los Demonios era improbable que fuera un fenómeno anormal causado por el cambio climático, sintió débilmente que tenía algo que ver con los Demonios y la Iglesia.

“En ese caso, ¿quién llenará las filas?”

“No sé qué brujas enviará el Pueblo Fronterizo, pero iré.” Declaró Tilly sin dudarlo.

Hasta donde el ojo podía ver, los copos de nieve danzaban en el aire bajo el cielo gris, después de repeler el último ataque, Mayne y Tayfun subieron sin prisa la muralla de la ciudad de Hermes.

Algunos de los copos de nieve cayeron en el río de sangre negra y caliente que fluía al pie de la muralla, diluyendo la espesa sangre mientras se derretía. Afortunadamente, toda esta sangre pertenecía al enemigo, mientras cientos de soldados del Ejército de la Retribución de Dios estaban de pie a lo largo de la muralla y esperaban el lanzamiento de la siguiente oleada de bestias demoníacas.

“¡Sus Excelencias, Señor!” Los hombros del Ejército de Jueces que ayudaron al Ejército de la Retribución de Dios gritaron mientras colocaban sus puños en el pecho. La mayoría de sus rostros parecían algo jóvenes y tiernos, pero sus ojos también tenían dos emociones distintas, miedo y excitación.

“Parece que algunos de ellos todavía son niños.” Comentó Tayfun después de llegar a un espacio abierto y con vistas al desierto, luego suspiró y continuó: “Cuando tenía su edad, todavía molía harina para algunos nobles.”

“La prioridad del Ejército de la Retribución de Dios es proteger la Nueva Ciudad Santa, mientras que partes del Ejército de Jueces que tienen más experiencia todavía están atrapadas en la Ciudad Corazón de Lobo limpiando los últimos elementos malignos que quedan. Estas personas son creyentes recién ascendidos, nunca han estado en un campo de batalla real antes.” Explicó Mayne. “La nieve ha llegado demasiado pronto.”

Tayfun dudó antes de preguntar: “¿No se menciona tal situación en el Libro Sagrado?”

“El Libro Sagrado también está escrito sólo por el Papa, por lo que es inevitable que aparezcan algunas partes que se pasan por alto.” Dijo el obispo mientras se apoyaba contra el muro de hielo y miraba la pila de cadáveres al pie del escarpado acantilado. Las bestias demoníacas ordinarias nunca podrían escalar un muro tan escarpado, las únicas que podrían amenazar la Ciudad Santa eran las especies mixtas. “Está bien mientras pueda señalar la dirección general que debemos seguir. De las bestias demoníacas que han aparecido, se puede inferir que todavía quedan aproximadamente diez años.”

“Usando dos años para unificar los Cuatro Reinos y gastando los ocho años restantes para construir el Ejército de la Retribución de Dios, para entonces, la Iglesia debería tener un gran contingente de más de diez mil personas.” Después de detenerse un momento, dijo: “Usando los muros firmes y el terreno de Hermes, nos quedaremos en esta meseta hasta que se invierta la fuerza del enemigo.”

“Soy viejo, me temo que no podré ver llegar ese día.”

“No tiene nada que ver con la edad, Su Excelencia Tayfun.” Dijo Mayne en un tono reconfortante. “Hay mucha gente que no podrán ver ese momento, como Allan, Stone, Liji…”

“Y Heather.” Añadió Tayfun.

“Sí, y Heather.” Asintió con la cabeza. “Pero, en cualquier caso, siempre habrá gente que llevará a cabo nuestra misión y seguirá adelante.”

“No digas palabras tan desalentadoras.” Sacudió la cabeza el anciano, pero luego sonrió mientras preguntaba: “Espera, ¿fue Zero capaz de agarrar la feroz fórmula de la pólvora? ¿El Área Secreta Central ya comenzó su prueba?”

“Los juguetes de Mortal no son de ninguna ayuda para la Iglesia.” Dijo Mayne lleno de desdén. “Puede ser posible usar pólvora para limpiar a un grupo de bestias demoníacas, pero nuestros verdaderos enemigos son los Demonios del infierno. Usado en un área abierta su letalidad se reducirá enormemente, si quieres crear una fuerza lo suficientemente fuerte como para romper la armadura pesada de los Demonios, vas a necesitar una gran cantidad de ella. Por otra parte, además de los soldados del Ejército de la Retribución de Dios, no hay nadie que pueda salir y arrojar media bolsa de pólvora de tamaño humano a una gran distancia.”

“¿Es así? Qué lástima.”

“Si quieres vencer a los Demonios, no hay tiempo para bromas.” Dijo Mayne enfatizando cada palabra. “Sólo enfrentándolos de frente seremos capaces de sobrevivir.”

En este momento, desde la torre de vigilancia al costado de ellos llegó el largo sonido del soplido de un cuerno.

Un largo soplido del cuerno representaba una oleada invasora de bestias demoníacas.

“Volvamos a la catedral, porque pronto habrá otra pelea.”

“Bien.” Asintió Tayfun y se giró para irse mientras el clarín1 volvía a sonar.

Woo-woo

Dos sonidos largos significaban que la oleada de bestias demoníacas contenía muchas especies mixtas. Escuchando este, el corazón de este Mayne se aceleró, era indudable que el Ejército de la Retribución de Dios tendría que enfrentarse a una feroz batalla.

Pero… ¿por qué es tan rápido? Este es sólo el primer mes de los Meses de los Demonios.

Sin embargo, justo cuando el sonido del clarín terminaba, el tercero ya había sonado. Un sonido opresivo e ininterrumpido como el repentino aplauso del trueno, rodando sobre Hermes durante mucho tiempo sin ceder.

Woowoo – woo –

Mayne casi no podía creerles a sus oídos, mirando a Tayfun, vio que la cara del otro parecía tan conmocionada como él.  Tres soplidos del cuerno representaban una situación muy urgente, una situación en la que la supervivencia de Hermes estaba en juego. Incluso la última vez, cuando las bestias demoníacas pudieron llegar a las afueras de la catedral, no fue una situación en la que los soplidos hayan alcanzado ese número.

¿Qué vio el vigilante?

No pasó mucho tiempo hasta que Mayne obtuvo su respuesta.

Dentro de la negra marea de bestias demoníacas había dos enormes bestias extrañamente formadas. Poseían cuatro gruesos colmillos, cuatro patas y dos brazos. Sus cuerpos estaban cubiertos de pieles negras y un pie por si solo ya poseía el tamaño de una especie de lobo mixto. Desde lejos, esas dos bestias parecían fortalezas en movimiento. Con cada paso que daban dejaban una profunda huella en las llanuras cubiertas de permahielo. Si esas bestias demoníacas que los rodeaban no eran evitadas a tiempo, serían aplastadas por sus pies y convertidas en un charco de carne y hueso.

Había varios registros de ellos en el Libro Sagrado, El Heraldo de la Muerte, La Pesadilla del Infierno, Los Colmillos del Diablo… Pero lo que Mayne más temía no era su terrible apariencia, sino lo que representaban.

¿Por qué? Su mente estaba completamente ocupada por el horror. ¿Por qué esos monstruos terroríficos, que según el Libro Sagrado solo deberían aparecer cinco años antes del desastre ya han aparecido en Hermes en este momento?

Notas:

1Clarín es un instrumento musical de viento semejante a la corneta, pero de mayor tamaño.

One response to “RTW – Capítulo 329 – Clarín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s