ATG – Capítulo 1094 – Brote de Envenenamientos

Después de la muerte de Lei Qinglie y Lei Kuangfeng a manos de Ling Yun, toda la Secta del Alma entró en acción. Sellaron toda la Montaña del Alma Negra. Pensando que Ling Yun había sufrido heridas graves, podrían tener una buena cosecha esta vez, pero después de pasar tres días enteros, no tenían nada que mostrar.

En toda la secta, a excepción de los que ya estaban muertos, hasta ahora nadie había vislumbrado a este Ling Yun.

Y en estos tres días, Ling Yun nunca había vuelto a aparecer.

Maestro de Secta, esa Ling Yun ya debe haber huido muy lejos.” Lei Tiangang se lamentó después de otro día infructuoso.

“¡Hmph!” La cara de Lei Qianfeng era una imagen de ira fría. “¿No dijo que quiere que paralice mi cultivación y mis extremidades, o me arrepentiré por el resto de mi vida? ¡Ahora es el tercer día, realmente quiero ver lo que puede hacerme!”

Justo cuando terminó de hablar, su Jade de Transmisión de Sonido reaccionó con un vigoroso estallido de energía profunda. La cogió y oyó una voz de pánico que salía de él: “¡Maestro de Secta! ¡No es bueno! Ling YunLing Yun, él…”

“¿Qué? ¿¡Ling Yun!?” La transmisión vino de Lei Kun, el líder de la rama de la Secta del Alma en la Ciudad Darkya. Su voz de pánico significaba que algo grande debía haber pasado y Lei Qianfeng rugió a todo pulmón. Todos estaban atónitos, preguntándose, mientras Lei Qianfeng continuaba: “¿Ha ido Ling Yun a la rama de Darkya? ¿A cuántos mató?”

“No… La secta rama está bien… Pero… pero…” Como Maestro de la Secta Rama, era alguien a tener en cuenta en todo el Reino Darkya, pero a partir de ese momento, su voz temblaba. “¡Es Guangmo!”

“¿Qué?” Las pupilas de Lei Qianfeng se encogieron de repente. “GuangmoGuangmo… ¿Qué le pasó?”

El área alrededor de Lei Qianfeng era tan silenciosa que se podía oír caer un alfiler. Una vez que todos escucharon la transmisión, todos se pusieron pálidos. Entre los siete hijos de Lei Qianfeng, aunque Guangmo no era el más talentoso, fue uno de los dos únicos hijos que tuvo con su esposa oficial Xiao Qingtong. Era el más joven de todos sus hijos y, por lo tanto, recibió una atención y un amor excepcional tanto de Qianfeng como de Qingtong. A pesar de que fue malcriado hasta que tuvo problemas con su carácter, ambos lo amaban.

“Dejó la secta por algunos asuntos y se encontró con Ling Yun en su camino. Recibió un corte en su hombro con la espada corta de Ling Yun. Cuando llegamos a la escena, Ling Yun ya se había ido.”

Escuchando que solo era una herida en el hombro, Lei Qianfeng suspiró aliviado, pero luego encontró algo extraño. Si fuera sólo un corte en el hombro, Lei Kun no estaría tan nervioso. Siguió con seriedad: “¿Es sólo una herida de cuchillo? ¿Guangmo debería estar bien?”

“¡Esa… esa espada tenía veneno! Cuando llegamos a la escena, el veneno ya se había esparcido por todo el cuerpo de Guangmo.”

“¿¡Qué… qué!? ¿¡Veneno!?” Lei Qianfeng sufrió la conmoción de su vida y gritó: “¿Por qué no lo tratas entonces?”

“Este subordinado ya ha hecho todo lo posible, pero el veneno en Guangmo es extremadamente aterrador. Aunque todos los expertos de aquí han gastado su energía… incluso hemos sacado la píldora espiritual del rayo… pero Guangmo no ha mostrado ningún signo de mejora. El veneno se está agravando cada vez más.”

Lei Qianfeng sintió como si le hubieran arrojado un balde de agua fría, hizo una mueca de dolor. “¿Con qué veneno se infectó?”

“Hemos tenido a todos los mejores médicos de la ciudad mirando a Guangmo, pero ninguno de ellos es capaz de reconocer este veneno… Este subordinado ahora lleva a Guangmo conmigo. Nos dirigimos a la secta principal y estaremos allí en dos horas…”

*Bang* El Jade de Transmisión de Sonido se rompió en las manos de Lei Qianfeng. Sus dos brazos temblaban y las venas de su frente estaban abultadas.

“¡Ling Yun fue a la Ciudad Darkya y atacó a Guangmo!” El Maestro Principal del Salón, Lei Tiangang, gritó enfadado.

“El cultivo de Guangmo es superficial. Con la habilidad de Ling Yun, matarlo no es difícil, pero específicamente eligió envenenarlo. Debe haber planeado esto de antemano.” Dijo solemnemente el Gran Anciano Lei Qiandu.

“¡Reúne a todos los doctores y médicos de la secta y que vengan al salón principal inmediatamente!” Gritó Lei Qianfeng. “¡Y! ¡Todas las píldoras profundas que están clasificadas como antídotos… ¡sáquenlas todas ahora!”

Dos horas más tarde, apareció el Maestro de la Secta Rama Darkya, corriendo hacia la secta principal como un rayo.

Todo el cuerpo de Lei Guangmo era carmesí, como si estuviera ardiendo. Cuando abrió los ojos, incluso sus pupilas parecían teñidas de rojo. Todo su cuerpo estaba extremadamente débil. Este veneno con el que estaba afligido aterrorizó a todos.

El estado de Lei Guangmo hizo temblar a todos. Lei Qianfeng no se molestó con palabras y corrió hacia su hijo, canalizando cada onza de energía del Reino del Rey Divino que tenía en el cuerpo de Guangmo. Al hacerlo, su cara se volvió sombría.

El veneno en el cuerpo de Guangmo le parecía totalmente extraño, era algo que nunca antes había visto. El origen de este veneno no era importante, pero los efectos fueron extremadamente viciosos. No se parecía en nada a algo que hubiese visto antes.

Tal vez si hubiera sabido que el veneno que corría a través de Lei Guangmo era en realidad de un Dragón Astado del Reino Maestro Divino, habría elegido rendirse inmediatamente y no intentar ningún otro medio.

Para evitar que Lei Guangmo muriera demasiado rápido, Yun Che sólo utilizó una pequeña gota del tamaño de una punta de aguja del veneno y lo diluyó decenas de veces. Aunque era una cantidad minúscula, seguía siendo el veneno de un Antiguo Dragón Astado. Incluso Mu Bingyun, del Reino Soberano Divino, estaba indefensa ante él, y mucho menos Lei Guangmo, que estaba en el Reino del Origen Divino.

Si fuese el propio Lei Qianfeng el que estaba afligido con esta cantidad de veneno de dragón, podría expulsarlo fácilmente, pero si quería expulsarlo de Lei Guangmo, era una ilusión. Si intentaba expulsar forzosamente el veneno, antes de que pudiera ser tratado, Lei Guangmo podría convertirse en cenizas bajo la fuerza profunda de Lei Qianfeng.

Qianfeng, date prisa… Salva a Guangmo… ¡Tienes que salvarlo!” Qingtong ya estaba llorando al ver el estado en que se encontraba Guangmo.

Como esposa oficial de Lei Qianfeng, Xiao Qingtong no tenía una formación normal. Su fuerza profunda estaba en realidad en la etapa intermedia del Reino de la Tribulación Divina. Era hermosa y tenía una elegancia natural. Aunque se acercaba a los mil años de edad, su apariencia externa seguía siendo la de una joven doncella. No sólo era hermosa, sino que también era capaz de manejar asuntos sectarios. La hermana menor de Lei Qianfeng, Lei Qianyu, que se había casado en el Divino Reino Marcial, también le gustaba mucho esta cuñada.

Incluso el primogénito de Lei Qianyu, el patrocinador de toda la Secta del Alma; Wu Guike, también fue extremadamente respetuoso con esta tía suya. Cada vez que visitaba el Reino Darkya siempre traía un regalo precioso. Cada vez el regalo sería aún mejor que el anterior… y a la inversa, era en realidad mucho más frío para su tío Lei Qianfeng.

Esta vez la fuga de noticias del Espíritu de Madera Real se debió a que Xiao Qingtong lo filtró al Divino Reino Marcial. Aunque Lei Qianfeng estaba furioso, no se atrevió a regañarla de ninguna manera.

Lei Qianfeng lo intentó varias veces y cada vez que empezaba frunciría el ceño. Cada uno de los antídotos más preciosos de la secta fueron usados en Lei Guangmo uno por uno, sin embargo, no tuvieron ningún efecto. Los ojos y la piel de Lei Guangmo se sonrojaban cada vez más y más, y con el paso del tiempo su cabello también empezó a teñirse de rojo. Capas y capas de gas carmesí comenzaron a salir de su cuerpo, emitiendo un aura venenosa aterradora.

“¿Qué veneno es este? ¿QUÉ CLASE DE VENENO ES ESTE?” Las manos de Lei Qianfeng estaban frías y húmedas. Perdió el control y rugió. Sus palmas estaban firmemente presionadas contra el pecho de Lei Guangmo; lo único que podía hacer ahora era usar su energía profunda para suprimir los síntomas, ¡y apenas los estaba suprimiendo!

“Este viejo ha visto decenas de miles de diferentes tipos de veneno en su vida… pero este veneno, es algo que nunca he visto antes. Aunque la cantidad fue minúscula, los efectos son tan horribles. En mi opinión, ningún otro veneno puede compararse con este.” El doctor principal de la Secta del Alma, Lei Deyan, agitó la cabeza. “Basada en mi juicio, este es un veneno basado en la llama y su rango es increíblemente alto. Es altamente posible que provenga de una bestia profunda del atributo llama extremadamente poderosa.”

“Entonces, ¿hay algún método para desintoxicar esto? ¡Dime! ¡Apúrate y dímelo!” Lei Qianfeng se lamentó.

Lei Deyan se puso rígido y dio un paso atrás. “Este anciano es incompetente…”

“¡Basura!”

¡¡BUM!!

Lei Qianfeng rugió explosivamente, las piedras de jade bajo sus pies se agrietaron y astillaron.

“Padre… real…” Lei Guangmo susurró de repente con voz débil y miserable.

Lei Qianfeng corrió apresuradamente hacia él. “Mo’er, puedes estar seguro. Padre es el Rey del Reino Darkya, ¿qué amenaza representa para mí un simple veneno? ¡Padre se asegurará de que te pongas bien!”

“Padre real… Ling Yun… dijo…” Lei Guangmo ensanchó lentamente los labios y continuó: “Este es… un veneno que no tiene antídoto… Quiere que tú… tú… me veas morir ante tus ojos indefensos… Esto es porque masacraste a la Raza del Espíritu de Madera… Esto es tu hacer… y tu retribución…”

Lei Qianfeng tembló, su energía profunda estaba comenzando a volverse inestable. “¡LingYun…!”

“Padre Real… definitivamente debes tienes una manera… de salvarme… sálvame por favor…”

“¡Mo’er! Definitivamente estarás bien… ¡lo estarás!” Xiao Qingtong quería estar cerca de él, pero no se atrevía, ya lloraba a gritos a su lado. Volteó la cabeza y le gritó a Lei Qianfeng: “¡Lei Qianfeng! Todos estos años les he dicho tantas veces que la Secta del Alma ya está tan fuerte y profundamente arraigada en el Reino Darkya. Somos inquebrantables, nuestros viles y malvados caminos ya no necesitaban continuar, ¡pero tú continuamente te negabas a escucharme! Ahora esta es nuestra retribución… ¡y esta retribución se ha colgado de la cabeza de nuestro hijo! Si algo le pasa a Mo’er… ¡Nunca te perdonaré en esta vida!”

El cuero cabelludo de Lei Qianfeng se estremeció mientras respondía airado: “¡Te atreves a criticarme! Si no fuera por ti… Filtrando este asunto al Divino Reino Marcial… ¿Cómo habría sucedido esta terrible cosa?”

Maestro de Secta, Maestra de Secta, por favor cálmese. Su subordinado de repente ha pensado en una persona… ¡Quizás pueda salvar a Guangmo!” El Maestro de Secta de la rama Darkya, Lei Kun, dijo apresuradamente.

“¿Quién?” Lei Qianfeng se dio la vuelta. “¡Rápido, dime!”

Lei Kun se apresuró a responder: “Su subordinado recordó repentinamente que hace unos días, el Gremio Mercantil de la Pluma Negra tenía un rumor circulando dentro de él de que un cierto Santo del Veneno de Corazón Negro había aparecido en el Reino Darkya… Y lo más probable es que ya esté dentro de la Ciudad Darkya. El rumor dice que la habilidad del Santo del Veneno para desintoxicar venenos no tiene paralelo, que no hay un veneno bajo el cielo del que no pueda deshacerse. Si realmente es él… quizás… no, definitivamente… definitivamente puede salvar a Guangmo.”

“¿Santo del Veneno de Corazón Negro?” El médico jefe de la Secta del Alma reveló una expresión de sorpresa. Como alguien en las artes médicas, definitivamente reconocería este nombre. “Él… ¿Él realmente vino al Reino Darkya?”

“¿Estás diciendo la verdad?” Preguntó Lei Qianfeng con pánico.

Lei Kun continuó: “Cuando este subordinado escuchó el rumor, realmente no lo creí, pero la noticia no vino de ninguna parte. Vino directamente del Gremio Mercantil de la Pluma Negra. El gremio tenía tres hombres en una misión que fueron envenenados por el Rey Cobra Negra. Coincidentemente se cruzaron con el Santo del Veneno, quien les dio una píldora a cada uno y el veneno en ellos fue desintoxicado en diez respiraciones. El Gremio Mercantil de la Pluma Negra también investigó especialmente este asunto. Este subordinado le preguntó casualmente a Ji Ruyan si los rumores eran reales y ella contestó que era real y que lo más probable es que esa persona fuera el Santo del Veneno.”

“Ya que la noticia vino directamente del Gremio Mercantil de la Pluma Negra y nada menos que de la señora del gremio, definitivamente es muy probable.” Lei Tiangang respondió: “Y se dice que el Santo del Veneno tiene muchos enemigos, así que viaja a través de varios grandes reinos estelares, apareciendo al azar en diferentes lugares. Nadie se atrevería a hacerse pasar por alguien con un gran número de enemigos, sólo estarían cavando sus propias tumbas si lo hicieran.”

“¿A quién le importa lo real o lo falso?” Gritó Xiao Qingtong. “Si es real, entonces no importa lo insensible que sea, mientras pueda salvar a Mo’er, podemos pagar el precio. Si es un farsante, ¿qué pasa? ¿Tenemos otras soluciones?”

“¡Lei Kun!” Lei Qianfeng gritó: “Envía una transmisión de sonido al Gremio Mercantil de la Pluma Negra, pídele que averigüen la ubicación del Santo del Veneno en el menor tiempo posible. Una vez encontrado, haz que los miembros de la secta rama lo traigan inmediatamente a la secta principal. No me importa si es real o falso, ¡ve ahora!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s