ATG – Capítulo 1092 – Explosión de Cabeza x2

Yun Che aumentó su velocidad hasta el límite mientras corría como una flecha de tormenta. Pero las dos auras que estaban detrás de él estaban pisando sus talones y una de ellas se estaba acercando gradualmente.

“¡Waah!” Mientras Yun Che rechinaba los dientes, Pequeña Jazmín, por otro lado, gritó en voz alta, llena de emoción. “Cuñado, ¿quiénes son esos dos? ¿Por qué nos persiguen?”

“¡Cállate!” Rugió Yun Che en voz baja.

La Pequeña Jazmín volteó su cabeza mientras gritaba a la gente de atrás. “¡Grandes hombres malos, traten de alcanzarnos si pueden! Mi cuñado es Ling Yun, la persona más famosa y poderosa en el Reino Darkya en este momento. No les temo a ustedes, en lo más mínimo.”

“…” Yun Che sintió un impulso incomparablemente fuerte de arrojarla muy, muy lejos.

Al escuchar las dos palabras ‘Ling Yun’ de Pequeña Jazmín, las auras profundas y la velocidad de Lei Kuangfeng y Lei Qinglie una vez más obtuvieron un aumento explosivo.

La fuerza profunda de Lei Kuangfeng era más alta que la de Lei Qinglie. La velocidad de este último era más o menos la misma que la de Yun Che, mientras que el primero se acercaba cada vez más a su objetivo.

Al ver que su enemigo estaba a menos de un kilómetro y medio, Yun Che frunció el ceño. Él extendió su brazo, generando un vendaval que llevó a Pequeña Jazmín lejos en la distancia, gritando. Luego, se detuvo repentinamente, se dio la vuelta e hizo que su poder profundo surgiera ferozmente de todo su cuerpo.

BOOM–

Siguiendo el sonido explosivo del aire resonando en todo el lugar como oleadas, Lei Kuangfeng llegó ante Yun Che en un abrir y cerrar de ojos. Lei Qinglie también lo alcanzó poco después de eso. Las miradas y las auras de los dos estaban firmemente encerradas en Yun Che.

“Entonces tú eres… ¿Ling Yun?” Mientras miraban fijamente a Yun Che, se sentían al menos un sesenta por ciento dudosos sobre su identidad en sus corazones.

¡Para su sorpresa, el aura de fuerza profunda de Yun Che estaba sólo en la etapa inicial del Reino del Alma Divina! ¿Fue realmente este joven, que estaba sólo en las primeras etapas del Reino del Alma Divina, el que forzó a nuestra distinguida secta a una situación tan difícil causando la pérdida de tantas vidas?

Además, la velocidad que había mostrado también era algo que una persona en el Reino del Alma Divina no debería ser capaz de lograr.

“Heh.” Yun Che se mofó. “Podrían haber regresado y reportado a su Maestro de Secta. ¿Por qué insisten tanto en saltar y buscar la muerte?”

Yun Che poseía una habilidad de fuga extremadamente fuerte. Si usara su Mango Profundo con el Relámpago que Fluye Oculto, habría una posibilidad muy alta de interferir con las funciones de bloqueo y persecución de las auras de sus enemigos. Con la capacidad de separación del aura de la Cascada de la Partición Lunar, la tasa de éxito aumentaría varias veces a la vez. Una vez que se liberase de las auras fijadas en él, podría esconderse perfectamente, lo que haría extremadamente difícil encontrarlo.

Podría decirse que si quisiera deshacerse de Lei Kuangfeng y Lei Qinglie, sería una tarea bastante simple y fácil para él.

Pero eso sólo era posible si estaba solo. Era absolutamente imposible lograr el mismo resultado si llevaba consigo a Pequeña Jazmín… a menos que realmente la abandonara.

Yun Che definitivamente no dudaría en lo más mínimo en proteger a aquellos que consideraba importantes para él, incluso a riesgo de su vida. Pero, ciertamente, tampoco era una persona caballerosa… En otras palabras, no era alguien que enfrentara tontamente un enorme riesgo que muy probablemente podría poner en peligro su vida para salvar a una persona con la que no tenía nada que ver.

Debió haber abandonado a Pequeña Jazmín inmediatamente, y luego escapar a su máxima velocidad. Pero por alguna razón, tal idea no vino a su mente… y él mismo no sabía exactamente por qué no pensó en ello todo este tiempo.

Quizás, ella llamándose forzadamente a si misma como Pequeña Jazmín había afectado imperceptiblemente alguna parte de su mente.

Que él dijera esas palabras no era diferente de reconocer personalmente su identidad como Ling Yun. Una mirada de enojo apareció en los rostros de Lei Kuangfeng y Lei Qinglie y sus energías profundas comenzaron a brillar instantáneamente en sus cuerpos. “¡Así que realmente eres Ling Yun! Muy bien… Realmente nos has hecho trabajar duro para buscarte. ¡Veamos cómo puedes escapar de nosotros esta vez!”

“Este tipo es incomparablemente astuto. ¡En vez de decir nada, deberíamos atraparlo de inmediato!”

Lei Kuangfeng emitió un rugido de ira, mientras corrientes de aire fluían salvajemente a su alrededor. Lei Qinglie también hizo su movimiento justo después de él. Las dos personas habían lanzado un ataque directo tanto por la izquierda como por la derecha.

Yun Che frunció el ceño mientras varios pensamientos cruzaban por su mente… Actualmente se enfrentaba a dos poderosos Vice Maestros de la Secta Divina del Alma Negra. Lei Qinglie estaba en el cuarto nivel del Reino de la Tribulación Divina y Lei Kuangfeng en el quinto nivel del Reino de la Tribulación Divina. Apenas sería posible lidiar con uno de ellos, por lo que no tendría posibilidades de ganar si se enfrentara a ellos de frente al mismo tiempo.

¡Debía llevar a cabo un ataque sorpresa y deshacerse de uno de ellos lo antes posible!

CLNK–

Habiendo llegado a una conclusión, sacó sin demora la Espada Heaven Smiting. El abrupto salto en la fuerza emitida por su oponente conmocionó a Lei Kuangfeng y a Lei Qinglie… Aunque la fuerza no había crecido hasta un punto amenazador, no debería estar siendo emitida en absoluto desde un practicante profundo en las primeras etapas del Reino del Alma Divina.

A pesar de sentirse alarmados en sus corazones, no hubo estancamiento en sus movimientos. Al contrario, se volvieron aún más feroces. Como serpientes feroces, dos rayos negros se abalanzaron sobre Yun Che… Sin embargo, los ataques no tenían la intención de matarlo, ya que Lei Tiangang y Lei Qianfeng les habían dicho repetidamente que lo capturaran vivo.

¡¡HISS!!

Las dos serpientes relámpago erraron el blanco simultáneamente. Cuando chocaron entre sí, la enorme energía de los relámpagos se abrió como telaraña en el aire e instantáneamente borró el cielo.

Yun Che ya había llegado detrás de ellos en un instante. Antes de que Lei Kuangfeng y Lei Qinglie pudiesen darse la vuelta, una luz azul apareció inmediatamente en sus ojos, mientras desataba directamente el Dominio del Alma de Dragón.

La imagen de un dragón apareció repentinamente y su rugido sacudió el cielo. Lei Kuangfeng y Lei Qinglie sintieron que sus cuerpos temblaban simultáneamente, tras lo cual cayeron en un abismo de miedo. Su poder y energía profunda se mitigaron frenéticamente de sus cuerpos en un instante.

¡¡BUM!!

Cuando activó Estruendo del Cielo, una energía profunda surgió de Yun Che y circuló hacia adelante, como si fuera una bestia salvaje que se había despertado abruptamente. Al cabo de un momento, no pensó en elegir un objetivo mejor y simplemente aplastó su espada contra Lei Kuangfeng, que estaba un poco más cerca de él.

Temblando de miedo por el efecto del alma del dragón, Lei Kuangfeng sintió que se le acercaba un gran peligro. Instintivamente trató de defenderse, pero apenas pudo usar el veinte por ciento de su energía profunda. Estaba a mitad de camino de levantar las manos, cuando el golpe total de Yun Che golpeó despiadadamente su cabeza.

BOOM–

Como si un volcán hubiera entrado en erupción en su cabeza, un tembloroso estruendo resonó por todo el lugar cuando Lei Kuangfeng fue enviado a volar. En un instante, su cuerpo se estrelló contra el suelo a docenas de kilómetros de su anterior ubicación. No se sabía si estaba vivo o muerto.

“¡Kuangfeng!”

Lei Qinglie estaba muy conmocionado por el giro imprevisto de los acontecimientos. Pero justo después de gritar, descubrió que Yun Che ya había cargado hacia él, llevando un aura de espada berserk.

Aunque la mente de Lei Qinglie estaba en desorden debido al susto que acababa de recibir, retrocedió como un rayo y rápidamente sacó su Lanza del Alma Negra. Habiendo presenciado la temible escena desde hace un momento, no se atrevió a tomar a su enemigo a la ligera. El relámpago negro sobre la Lanza del Alma Negra alcanzó su máxima fuerza en muy poco tiempo y apuntó directamente al pecho de Yun Che en medio del ensordecedor sonido metálico.

Después de un silbido, la punta de la Lanza del Alma Negra se creció rápidamente en más de cien metros mientras perforaba a Yun Che… Pero lo único que quedó después fue una imagen remanente. La reacción de Lei Qinglie fue incomparablemente rápida y no hubo pausa en sus movimientos, ni siquiera por un segundo. El relámpago entrelazado alrededor de su Lanza del Alma Negra barrió detrás de él como una pitón usando su cola.

La superioridad de un arma tipo lanza se mostró completamente en ese momento. Mientras los relámpagos se extendían por el lugar, el área circundante de varios cientos de kilómetros estaba envuelta por la imagen de una lanza y la luz de un relámpago.

¡¡CLANG!!

Cuando la lanza y la espada chocaron, la energía contenida en ambos estalló al mismo tiempo.

¡¡BOOM!! ¡¡BOOM!!

Se produjo un gran sonido, haciendo temblar la tierra y sacudiendo la montaña. Yun Che fue inmediatamente sorprendido por la aterradora tormenta de energía, mientras que el cuerpo de Lei Qinglie temblaba intensamente cuando fue forzado directamente al suelo. De alguna manera estabilizó su postura, mientras una bocanada de sangre casi brotaba.

¿Por qué… tiene un poder tan aterrador?

Lei Qinglie estaba asustado en su corazón, pero antes de que pudiera tomarse un respiro, de repente sintió una peligroso aura presionando sobre él. En lo alto del cielo, todo el cuerpo de Yun Che ardía en llamas. Se lanzó hacia abajo, produciendo un largo sonido de desgarro en el camino, la imagen del Fénix carmesí y deslumbrante.

Lei Qinglie abrió los ojos de par en par, completamente incapaz de creer que Yun Che pudiera contraatacar tan rápidamente mientras aún estaba en el aire y especialmente en una situación en la que se había quedado sin aliento. A medida que la imagen de la llama aumentaba rápidamente dentro de sus pupilas, el sentimiento de que su alma era suprimida se hacía aún más aterrador. Mientras levantaba la Lanza del Alma Negra en sus manos, el miedo en su corazón se hizo aún mayor a un ritmo muy rápido. En realidad, evitó enfrentarse directamente al ataque de Yun Che y, en su lugar, aplastó ferozmente la Lanza del Alma Negra contra el suelo con tal de utilizar el impacto para retirarse de inmediato lo más lejos posible.

¡¡BUM!!

Más de diez montañas en los alrededores fueron arrasadas hasta los cimientos. La luz del fuego se elevó hacia el cielo, alcanzando tales alturas que no era posible ver su final.

En el momento en que la llama explotó, la figura de Yun Che se disparó como una estrella fugaz. No tenía intención de darle tiempo ni siquiera para respirar correctamente. La Espada Heaven Smiting lanzó un ataque una vez más, mientras la imagen del Lobo Celestial cubierta de Llamas de Fénix cargaba directamente hacia Lei Qinglie.

Lei Qinglie aún tenía que equilibrar su cuerpo porque había evitado el ataque anterior con una ráfaga, pero la imagen del Lobo Celestial ya había llegado ante él con un silbido. Sus ojos se agrandaron al hacer que toda su energía profunda surgiera de su cuerpo y resistió firmemente la imagen del Lobo Celestial con la Lanza del Alma Negra. Pero cuando la imagen del Lobo Celestial se dispersó, Yun Che venía atacando hacia abajo con su espada, como una sombra persiguiendo el alma.

En el momento en que se estaba acercando a Lei Qinglie, sus ojos eran sorprendentemente escarlata.

Este tipo…

Por no hablar de poder jadear por un respiro, Lei Qinglie ni siquiera tuvo tiempo de reflexionar sobre nada. Emitió un fuerte grito mientras daba rienda suelta a su frustración y rápidamente resistió los ataques que se le acercaban con su Lanza del Alma Negra.

BOOM! BOOM! BOOM! BOOM…

Era obvio que una espada pesada era el arma más difícil de manejar, pero estaba lanzando ataques frenéticos como un huracán. Lei Qinglie siguió retrocediendo mientras se resistía a los ataques de una manera nerviosa. Cada vez que bloqueaba la espada, sentía como si estuviera siendo golpeado por una montaña, causando que todos sus órganos internos casi se rompieran debido a ser sacudidos continuamente. Los ojos de Yun Che eran de color carmesí y sus brazos estaban cubiertos de sangre, pero la fuerza berserker que emanaba de él y el poder de su espada no mostraban signos de debilitamiento, lo que hacía que Lei Qinglie sintiera cada vez más peligro con cada ataque que evitaba.

Su alegría inicial al encontrar a Ling Yun se había convertido en un miedo cada vez más profundo. Pero frente a los alocados ataques de Yun Che, era imposible que Lei Qinglie se alejara del lugar en ese momento, y mucho menos que iniciara un contraataque.

Yun Che estaba dando todo de sí en cada ataque. Su cuerpo también se estaba lastimando debido al choque con cada golpe de su espada, pero no podía tomarse un respiro ya que no era posible para él mantener el estado de Estruendo del Cielo por mucho tiempo. Más importante aún, Lei Kuangfeng era un poderoso practicante profundo en el quinto nivel del Reino de la Tribulación Divina, después de todo. Aunque Yun Che tuvo éxito en aplastar su espada firmemente contra su cabeza, a lo más lo heriría gravemente y no le haría perder su vida.

Esto sería mejor que perder el conocimiento. En caso de que no lo hiciera, aunque sólo pudiera usar la mitad de sus fuerzas, la situación empeoraría varias veces si uniera sus manos con las de Lei Qinglie en su contra.

Por lo tanto, tenía que terminar con Lei Qinglie lo más rápido posible… ¡Incluso si eso significaba poner su vida en peligro!

Mientras más tiempo mantuviera el estado de Estruendo del Cielo, más carga pondría en el cuerpo de Yun Che. Lei Qinglie sólo estaba defendiendo y no tenía poder para contraatacar, pero aún así se cubrió de lesiones debido a su propia energía.

La cara de Li Qinglie se volvió cada vez más pálida, a medida que el miedo dentro de él se hacía más y más fuerte. Sangre fluía de sus brazos que sostenían la Lanza del Alma Negra y habían comenzado a entumecerse.

Fue en ese momento que un rugido agitado y furioso vino de la distancia. “Ling Yun… ¡¡Voy a matarte!!”

Una figura humana saltó alto hacia el cielo y, como una bestia salvaje trastornada, se abalanzó trayendo consigo un aura asesina.

¡Lei Kuangfeng!

Su boca y su cara estaban completamente cubiertas de sangre y parecía estar en una condición extremadamente lamentable y miserable. Sin embargo, en su cuerpo estaba su hirviente, bastante caótica, pero aún impactante energía profunda.

Un ligero cambio apareció en la cara de Yun Che y sus movimientos también se ralentizaron un poco.

Lei Qinglie, que estaba al borde del colapso, no perdió la oportunidad y lanzó su contraataque en este momento. Todo su miedo se transformó en el catalizador para aumentar su ferocidad varias veces cuando su Lanza del Alma Negra repentinamente disparó seis rayas negras de relámpagos. Las incomparablemente aterradoras auras se dispararon directamente hacia el pecho de Yun Che.

Casi en el mismo instante, la Espada Heaven Smiting de Yun Che fue golpeada ferozmente hacia abajo… En realidad, no intentó esquivar los seis fatales rayos de relámpagos y, en su lugar, se enfrentó a ellos de frente… ¡Era obvio que hacerlo por la fuerza era muy arriesgado y peligroso!

Las pupilas de Lei Qinglie se encogieron ante su acción, pero inmediatamente se volvieron feroces.

¡¡Riiip!!

Cuando fue golpeado directamente por los seis rayos negros, Yun Che dobló la parte superior de su cuerpo hacia atrás. Seis sangrientos agujeros se abrieron en su pecho, pero ninguna de las rayas de relámpagos lograron atravesar su cuerpo. Al ver tal escena desarrollarse ante él, las pupilas encogidas de Lei Qinglie se agrandaron una vez más, ya que se encontró incapaz de creer lo que veían sus propios ojos… Fue en ese momento cuando el movimiento de Yun Che golpeó firmemente su cuerpo.

BOOM—–

“¡¡Wuaaahhh!!”

Lei Qinglie emitió un miserable chillido mientras su pecho se desgarraba. Fue enviado a volar como una bolsa de sangre dañada y salpicó sangre en el camino. Era como si repentinamente lloviera a cántaros.

Lei Kuangfeng había llegado detrás de Yun Che en ese momento. La Lanza del Alma Negra en su mano tenía toda su energía reunida en ella.

Yun Che de repente se dio la vuelta. Sin preocuparse por las heridas que tenía en todo el cuerpo ni echar un vistazo a la sangre que salía de su cuerpo, se enfrentó de frente a Lei Kuangfeng. Cuando estaban a unos treinta metros de distancia, la luz azul que obligó a este último al abismo del miedo brilló en los ojos de Yun Che una vez más.

¡Dominio del Alma de Dragón!

Era la segunda vez que usaba el Dominio del Alma de Dragón en tan poco tiempo y, por ello, el aterrador poder de la segunda vez fue muy inferior al de la primera. Pero la condición de Lei Kuangfeng también era mucho peor que cuando experimentó su efecto la primera vez. Cuando el estruendoso rugido resonó una vez más, las pupilas de Lei Kuangfeng se decoloraron instantáneamente y su energía profunda se dispersó rápidamente como una poderosa e incontrolada corriente de agua.

Yun Che aumentó su velocidad abruptamente y su espada golpeó hacia abajo… Lei Kuangfeng levantó su cabeza con dificultad mientras un rugido asustado escapaba de su boca. Colocó su Lanza del Alma Negra delante de él, mientras temblaba de miedo.

Pero la figura de Yun Che desapareció repentinamente en ese momento. Apareció detrás de Lei Kuangfeng como si se hubiera teletransportado y golpeó despiadadamente la cabeza de este último cuando se dio la vuelta.

¡¡CLANG!!

Un sonido casi penetrantemente claro de huesos rotos se pudo escuchar en medio del enorme ruido de la colisión. Un sonido retumbante vino de la cabeza de Lei Kuangfeng, después de lo cual, su cuerpo giró en la dirección inversa y cayó de cabeza al suelo. En el lugar donde cayó, un pozo de decenas de metros de profundidad y de ancho fue destrozado.

Yun Che, sin embargo, no mostró ningún signo de detenerse ni por un segundo. Portando aún su energía profunda berserker, rápidamente voló hacia abajo.

Todo el cuerpo de Lei Qinglie fue teñido con sangre después de haber sido gravemente herido por la espada de Yun Che. Estaba luchando por voltear su cuerpo, cuando vio a Yun Che volando sobre él, con esa enorme espada bermellón de pesadilla en su mano.

“¡Ahh!” Lei Qinglie gritó con miedo. Como su Lanza del Alma Negra había sido aplastada antes, instintivamente levantó los brazos para bloquear el ataque.

¡¡PFTT-BOOM!!

La sangre brotó de la boca de Lei Qinglie así como de su cuerpo simultáneamente. La Espada Heaven Smiting atravesó despiadadamente sus manos y de nuevo penetró su cuerpo. Cuando la energía profunda de la espada estalló, todos sus órganos internos fueron destruidos en un amasijo roto.

Los ojos de Lie Qinglie saltaron cuando la parte trasera de su cabeza golpeó el suelo. Luego, su cuerpo permaneció quieto sin moverse en lo más mínimo.

Mientras deshacía el estado de Estruendo del Cielo, la energía profunda de Yun Che disminuyó repentinamente. Su cuerpo se balanceó de lado a lado y eventualmente, tuvo que arrodillarse. Después de respirar pesadamente más de diez veces, finalmente logró reunir un poco de energía suficiente para sellar las heridas en todo su cuerpo.

Los seis agujeros sangrientos en su pecho parecían aterradores, pero el daño apenas había alcanzado el hueso. Fue una suerte que no tuviera que preocuparse por el relámpago en sí mismo y fue simplemente la energía profunda la que lo hirió. De lo contrario, sus heridas actuales habrían sido varias veces más graves.

En comparación con sus heridas o el consumo de su fuerza profunda, la carga mental de usar el Dominio del Alma de Dragón dos veces seguidas era mucho más seria. Su cabeza se sentía pesada, como si se le hubiera vertido plomo y sentía un deseo incomparablemente fuerte de caer en un sueño pesado.

Después de seguir jadeando durante un largo rato, Yun Che se puso de pie y sacó la Espada Heaven Smiting, mientras se acercaba a Lei Kuangfeng con pasos tambaleantes.

En el centro de la enorme fosa, Lei Kuangfeng seguía tendido en un charco de sangre con varias grietas claramente visibles en la parte superior de su cabeza.

Su cara estaba manchada de sangre y sus ojos, en particular, estaban cubiertos de una gruesa capa de sangre. Debería ser imposible para él ver algo, pero estaba claro que aún no había perdido el conocimiento. Como si hubiese sentido como se acercaba Yun Che, su cuerpo comenzó a temblar y un débil sonido salió de su boca.

Ya era consciente del poder aterrador de la espada pesada de Yun Che después de haber sido golpeado en la cabeza dos veces. Aunque todavía estaba vivo, podría no ser capaz de sobrevivir al siguiente ataque.

Yun Che no continuó atacando y, en su lugar, dijo mientras jadeaba pesadamente: “Acuérdate de pasarle mi palabra a tu Maestro de Secta. Dile que sólo le daré tres días.”

“¡¡Esta es la única oportunidad que le voy a dar!!”

Con eso, Yun Che no se quedó más tiempo. Congeló las heridas de su cuerpo con una capa de hielo para evitar dejar atrás el aura de su sangre que luego podría ser usada para rastrearlo. Entonces, canalizó lo último de su energía profunda y rápidamente se fue volando.

Dirigiéndose en la dirección a la que había empujado a Pequeña Jazmín, Yun Che rápidamente encontró su figura multicolor particularmente sobresaliente. Luego, la levantó antes de que pudiera abrir la boca y aceleró mientras volaba hacia la parte occidental de la Cordillera del Alma Negra a una velocidad extremadamente rápida.

“Cuñado, ¿dónde están esos dos tipos malos? No me digas que fueron derribados por cuñado. ¡Wow! Cuñado es muy poderoso y no tan inútil como pensaba.”

“¡Ah! Cuñado, mucha de tu sangre está fluyendo. ¿No te duele…? Hmm! ¡Te ves tan asqueroso!”

“¿Eh? Cuñado, ¿por qué no dices nada? Hey, hey, hey… ¡di algo ya!”

“¡Si me ignoras más, me volveré a enfadar! ¡La última vez me dejaste sola y aún no he desahogado mi ira contigo por eso!”

“…” Yun Che no pronunció una palabra y su cara también tenía una expresión antiestética.

Al llegar a la parte occidental de la Cordillera del Alma Negra, continuó volando durante mucho tiempo. Cuando finalmente llegó a un área donde podía asegurar su seguridad, Yun Che se detuvo en su camino. Después, tiró a Pequeña Jazmín al suelo sin mostrar la más mínima dulzura.

“¡Wuah!” Pequeña Jazmín gimió de dolor, antes de ponerse inmediatamente de pie. Estaba a punto de expresar su enojo cuando vio la mirada aterradora en los ojos de Yun Che.

“Puede que no lo hayas pedido y que sea yo quien se meta en los asuntos de los demás, ¡pero eso no cambia el hecho de que yo te salvé! Entonces, ¿por qué… quieres hacerme daño a cambio?” Preguntó fríamente Yun Che con una cara oscura.

“¿Hacerte daño? ¿De qué estás hablando? ¿Cuándo te he hecho daño?” Pequeña Jazmín puso su mano en el lugar donde se lastimó por la caída. “Después de hacerme daño intencionalmente tirándome al suelo, ¿me estás regañando? Oow…. Duele mucho.”

“¡No trates de dar lástima otra vez!” La mirada en la cara de Yun Che se volvió aún más aterradora. Volteó su mano mientras levantaba un dedo y dijo en voz alta: “Ese lugar de antes era el territorio de la Secta Divina del Alma Negra. Durante este período de tiempo, han puesto innumerables formaciones profundas y han organizado un gran número de equipos de emboscadas para atraparme a toda costa. ¡Incluso yo necesito tener mucho cuidado cuando entro ahí! Pero no sólo apareciste completamente sola en la Cordillera del Alma Negra antes, lo que en sí mismo es extremadamente anormal, esta vez incluso cruzaste la parte occidental de la cordillera y también viajaste hasta las profundidades de su parte oriental completamente sana y salva… Algo así es simplemente imposible con tu habilidad.”

“O tienes a alguien protegiéndote en secreto en todo momento o tienes un arma profunda sobre ti que puede ocuparse de todo. ¿Realmente me tomas por un tonto?”

“¡No quiero ninguna explicación!” Yun Che interrumpió sus palabras con una voz fría. “No quiero oír hablar de tu identidad ni de tus antecedentes, ni estoy interesado en ellos. ¡Estoy aún menos inclinado a conocer tu relación conmigo! Lo único que sé es que te salvé, pero tú hiciste ruidos a propósito para alarmar a esas dos personas, haciéndome perder casi la vida… ¿¡Comprendes lo peligroso que fue ahora!? Afortunadamente, no había nadie más en los alrededores. Si una persona más se hubiera precipitado, probablemente hubiera muerto allí. ¿¡Lo entiendes!?”

Pequeña Jazmín parpadeó y dijo en voz baja: “No fue a propósito. Me picaba la nariz en ese momento… ¿Eh? Dices que lo hice a propósito, ¿entonces por qué me sigues ayudando a dejar este lugar? ¿No sería mucho más fácil escapar solo?”

“…” Yun Che se quedó con la mirada perdida durante mucho tiempo antes de rugir: “Te estoy ayudando… para poder regañarte. ¿¡Lo entiendes!?”

Él se apartó de ella y le dijo: “Sólo soy yo metiéndome una vez más en los asuntos de los demás. La próxima vez que nos encontremos, no me molestaré contigo, aunque estés al borde de la muerte. También puedes dejar la idea de volver a tener la oportunidad de divertirte a mi costa.”

Con eso, Yun Che voló hacia el cielo sin dudarlo.

“¡Ah! ¡No puedes irte! ¡Todavía tengo cosas que decir! ¡Ah! ¡¡¡Hey!!!”

Yun Che no le prestó atención y voló muy, muy lejos en un abrir y cerrar de ojos.

“¡Oof! ¡En serio! Tan feroz.” Pequeña Jazmín frunció los labios, pero pronto sus ojos brillaron mientras sus finas cejas se inclinaban hacia arriba. “Sin embargo, ¡parece divertido! Heehee…”

Mientras reía, la túnica multicolor de la niña había empezado a ondear ligeramente en el viento. Ella estaba volando en la misma dirección que Yun Che.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s