Invincible – Capítulo 272 – ¡Aniquilar la Secta Magos del Cielo!

“¡¿Qué dijiste?!” Rugió Hu Han con ira; con un rápido destello, su silueta abandonó el trono, apareciendo justo en frente del discípulo de la Secta de los Nueve Demonios. Ambas manos se estiraron y levantaron al discípulo por el cuello mientras un horroroso intento asesino se arremolinaba en su cuerpo como un huracán.

Aquel discípulo estaba tan aterrorizado que perdió todos los colores en su rostro.

JovenJoven Señor él, él …” El discípulo tartamudeó incoherentemente.

La ira de Hu Han se avivó aún más con la acción del discípulo, su palma golpeó directamente su pecho, enviándolo a rodar hasta el borde del salón, donde golpeó un pilar de piedra, deteniendo sus movimientos.

Golpeado por Hu Han, el discípulo luchó por levantarse solo para caer de rodillas, pidiendo misericordia. “Misericordia Soberano, misericordia Soberano, ¡ah!”

Hu Han respondió secamente. “¡Habla, vuelve a contar cada detalle del evento con claridad!” Si no fuera porque estaba ansioso por saber lo sucedido, habría matado a este discípulo con esa palma justo ahora.

“¡Sí, sí, sí, Soberano!” El discípulo respondió con temor mientras relataba en detalle lo que sabía.

Al escuchar que un joven le dio un puñetazo en el pecho a su hijo y luego lo mutiló, el rostro de Hu Han se cubrió de escarcha. Pero cuando escuchó que Lin Shuang resultó herido por el joven, también con un golpe, mientras que los tres Ancianos, Xu Gao, Chen Nianhua y Lu Yi fueron lanzados simultáneamente con una sola palma, Hu Han, Su Meimei, y los Ancianos presentes revelaron expresiones de asombro.

El discípulo de la Secta de los Nueve Demonios continuó con una voz temblorosa: “Después de que ese joven de cabello negro hirió a los cuatro Ancianos, les cortó la garganta con sus sables; el Anciano Lin Shuang y los otros Ancianos fueron asesinados antes de que tuvieran tiempo de escapar.”

Hu Han tenía una expresión fea en su rostro al escuchar esto, incapaz de ocultar el asombro de sus ojos.

“¿Después de eso?” Preguntó Hu Han solemnemente.

“Después de matar a los cuatro Ancianos, el joven de cabello negro arrastró al Joven Señor lejos, en dirección a la sede de la Secta Magos del Cielo.” El discípulo se apresuró a responder.

“¿La sede de la Secta Magos del Cielo?” Todos los presentes en el salón principal estaban perplejos.

“¿Podría este joven de cabello negro ser un experto contratado por el Soberano de la Secta Magos del Cielo, Chen Xiaotian?”

“Independientemente de si lo es o no, este joven de cabello negro está definitivamente conectado a la Secta Magos del Cielo.” Los Ancianos de la Secta de los Nueve Demonios comenzaron a expresar sus opiniones una tras otra mientras que la cara de Hu Han se volvía más sombría a cada segundo.

Era obvio que estaba tratando de descubrir cuál era la relación del joven de cabello negro con la Secta Magos del Cielo. Si este joven de cabello negro era alguien contratado por Chen Xiaotian, ¿cuál fue el significado de tomar a su hijo? ¿La Secta Magos del Cielo declaraba la guerra contra la Secta de los Nueve Demonios?

Su Meimei también estaba reflexionando sobre el asunto mientras permanecía sentada en silencio, sin decir una palabra.

Soberano, independientemente de quién sea ese mocoso, ya que el Joven Señor está retenido en el cuartel general de la Secta Magos del Cielo, ¡entonces los rodearemos en este instante y lo rescataremos!” En este punto, uno de los Ancianos se puso de pie proclamando.

Los ojos de Hu Han parpadearon, tentados.

Diputada, ¿qué piensas?” Hu Han se dio vuelta, preguntando a su segundo al mando, Su Meimei.

Su Meimei dijo seriamente: “Soberano, podría enviar primero una convocatoria al Soberano de la Secta Magos del Cielo, Chen Xiaotian, para que entregue al Joven Señor, mientras envía gente a investigar la identidad de aquel joven de cabello negro.”

Hu Han asintió con la cabeza, la opinión de Su Meimei era la misma que la de él. Atacar la sede central de Secta Magos del Cielo desconociendo la identidad del joven de cabello negro no era una decisión inteligente. ¡Primero, investigaría el trasfondo de aquel joven de cabello negro, aniquilarlo a él y a la Secta Magos del Cielo en ese momento no sería demasiado tarde!

Sin perder el tiempo, Hu Han instruyó a uno de los Ancianos de la Secta de los Nueve Demonios para que se dirigiera a Secta Magos del Cielo y le dijese a Chen Xiaotian que entregase a su hijo, mientras que, por otro lado, envió a algunas personas a investigar el trasfondo del joven de cabello negro.

Sin embargo, muy pronto, el Anciano enviado por Hu Han regresó, la sangre manchaba su túnica y tenía una herida en su pecho. Por otra parte, regresó solo. Al ver este resultado, los Ancianos de la Secta de los Nueve Demonios apretaron los puños con ira. El rostro sombrío de Hu Han se oscureció aún más.

Soberano, ese Chen Xiaotian dijo que si quiere rescatar al Joven Señor, vaya personalmente a la sede central de la Secta Magos del Cielo… que se arrodille y ruegue delante de él.” En el momento en que el Anciano regresó al salón principal, las palabras fluyeron sin ser preguntadas.

“¡¿Qué ?!” Todos los Ancianos presentes estaban llenos de ira.

“¡Este Chen Xiaotian es demasiado presuntuoso!”

“¡Soberano, cargaremos a la sede central de la Secta Magos del Cielo en este momento y salvaremos al Joven Señor!”

“Así es, rescatar al Joven Señor y destruir la Secta Magos del Cielo. ¡Hay que capturar a Chen Xiaotian y hacer que se arrodille frente al Soberano!”

“¡Él piensa que teniendo la ayuda de ese joven de cabello negro, nuestra Secta de los Nueve Demonios no le hará nada!”

“¡Aniquilar la Secta Magos del Cielo!”

“¡Aniquilar la Secta Magos del Cielo!”

Todos los Ancianos clamaron ruidosamente.

Hu Han se sintió desairado y disgustado; una intensa intención asesina surgió en su corazón.

¡Él, como el Soberano de la Secta de los Nueve Demonios, el Castellano de la Ciudad del Demonio Negro, con todo el poder que tenía, nunca se había sentido tan irritado! En el pasado, solo necesitaba estampar su pie y eso sería suficiente para asustar a Chen Xiaotian hasta que se orinase en sus propios pantalones.

Pasó un breve momento mientras Hu Han se forzaba a suprimir el hirviente intento de matar en su corazón. Levantando las dos manos, indicó a todo el mundo que se calmara. Cuando el salón principal se calmó, miró las caras ante él, diciendo con una voz solemne: “¡La Secta Magos del Cielo debe ser aniquilada, Chen Xiaotian, y ese joven de pelo negro deben morir! ¡Pero no ahora!”

Cuanto más actuaba Chen Xiaotian de esta manera, más prudente y vigilante se volvía Hu Han.

“Dile a la gente de abajo que acelere su investigación sobre el joven de pelo negro.” Hu Han miró en dirección a Su Meimei. “Además, aparte de ese joven de cabello negro, averigua si la Secta Magos del Cielo tiene a otros expertos vigilando en la oscuridad.”

“Sí, Soberano.” Su Meimei se levantó y asintió respetuosamente.

En ese momento, el Anciano que regresó manchado de sangre desde la Secta Magos del Cielo abrió la boca después de una ligera vacilación: “¡Soberano, Chen Xiaotian también me dijo que le trajera un mensaje, dijo que mañana le cortaría un brazo al Joven Señor, pasado mañana un brazo y una pierna, y al tercer día, le paralizaría la pierna restante!”

“¡¿Qué has dicho?!” La ira que Hu Han se esforzó tanto por reprimir estalló como un volcán. Las cuatro paredes del salón principal, los pilares y el suelo estaban cubiertos de una halada capa de hielo blanco. Detrás de Hu Han, una serpiente de hielo parpadeaba vagamente. No sólo Hu Han, todos los Ancianos estaban furiosos.

“¡Soberano, este Chen Xiaotian es simplemente demasiado arrogante! ¡Por favor, denos la orden, recogeremos y destruiremos la Secta Magos del Cielo en este instante!” Un Anciano de la Secta de los Nueve Demonios ya no pudo reprimir su ira y saltó de su asiento, reclamando una vez más.

“¡Sí, Soberano, denos la orden!” Otros Ancianos se hicieron eco de la sugerencia.

Hu Han inhaló profundamente, una luz oscura y espeluznante revoloteó sobre sus ojos. “Pasa mi orden, de ahora en adelante, maten a todos los discípulos de la Secta Magos del Cielo con los que se crucen nuestros discípulos y ancianos.”

“¡Sí, Soberano!” Los Ancianos respondieron al unísono, sin atreverse a clamar más de lo que lo habían hecho.

Al mismo tiempo, en el salón principal de la Secta Magos del Cielo.

Huang Xiaolong estaba sentado en el asiento del trono, mientras que Chen Xiaotian, Geng Ken, Jiang Tianhua, así como los grupos de expertos de la Secta Magos del Cielo y de la Escuela de la Golondrina de Sangre estaban de manera respetuosa en el salón principal. Además, había un estupefacto Hu Sheng mirando con los ojos abiertos a los expertos de ambas potencias a ambos lados.

¿La Secta Magos del Cielo y los expertos de la Escuela de la Golondrina de Sangre…? Miró horrorizado a Huang Xiaolong; ¿quién es exactamente este joven de cabello negro? ¡¿Qué quiere hacer?! Hu Sheng no se atrevió a pensar más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s