Invincible – Capítulo 271 – ¿Dónde está el Joven Soberano?

Lin Shuang llegó al lado de Hu Sheng. Mirando su pecho hundido debido al puñetazo de Huang Xiaolong, su cara se veía extremadamente fea, y sólo empeoró cuando vio la mancha ensangrentada en la parte inferior de su cuerpo… los otros tres, Cu Gao, Chen Nianhua y Lu Yi estaban igual de enfadados.

Lin Shuang se volteó hacia Huang Xiaolong, con ojos escalofriantes mientras una aterradora intención asesina barría fuera de su cuerpo como una tormenta. Influenciado por la fuerte intención asesina de Lin Shuang, el aire circundante se convirtió en un frío y agudo vendaval.

“¿Cómo, quieres, morir?” Lin Shuang enfatizó cada palabra, sonando como si hubiera salido del abismo del inframundo. El qi de batalla estalló con una luz deslumbrante.

Hu Sheng, como el Joven Señor de la Secta de los Nueve Demonios, ¡fue herido en la Ciudad del Demonio Negro! ¡¿Y su parte inferior fue realmente pisoteada…?!

¡Muerte! Los ojos de Lin Shuang brillaban con una luz oscura y amenazante.

Pero antes de que el creciente qi de batalla de Lin Shuang alcanzara su punto máximo y lograra hacer un movimiento, una figura se desdibujó, en el siguiente momento, un poderoso puño golpeó. Él se sobresaltó, sus manos se movieron para bloquear, sin embargo, un dolor palpitante viajó desde su pecho. Miró incrédulo el par de puños que se le clavaban en el pecho. Después de una pausa momentánea, líquido tibio rodó por su garganta, y vomitó una bocanada de sangre mientras su cuerpo se tambaleaba hacia atrás hasta llegar al borde de la calle, donde cayó.

Huang Xiaolong recuperó sus puños, sus ojos fríamente observaron al caído Lin Shuang. Todo el mundo miraba aturdido a la figura de Lin Shuang desplomada en la calle. ¡El número tres de la Secta de los Nueve Demonios, Lin Shuang, fue herido en un movimiento por Huang Xiaolong! ¡Él era un Guerrero Xiantian del Séptimo Orden!

Incluyendo a Xu Gai, Chen Nianhua y Lu Yi, que llegaron con Lin Shuang, se quedaron paralizados en el lugar, mientras que los dos discípulos de la Secta Magos del Cielo se quedaron atónitos.

Momentos después, Xu Gao, Chen Nianhua y Lu Yi se recuperaron.

“¡Anciano Lin!” Exclamando conmocionados, los tres corrieron rápidamente hacia el lado de Lin Shuang, ayudándole a levantarse.

Sin embargo, mientras estaban ocupados ayudando a Lin Shuang, una silueta parpadeó. Los tres, Xu Gao, Chen Nianhua y Lu Yi no relajaron su vigilancia, volteándose, se sorprendieron al ver una resplandeciente Luminiscencia de Buda y estatuas de Buda. Como si hubieran sido golpeados por una tormenta, los tres fueron enviados a volar; Lin Shuang, que acababa de ser ayudado, tampoco se salvó.

Aparte de Lin Shuang, entre el trío de Ancianos, el más fuerte era sólo un Xiantian en la etapa temprana del Séptimo Orden. Confiando en la fuerza actual de Huang Xiaolong, al ejecutar su Sombra Fantasmal, su velocidad era comparable a la de un Xiantian en la etapa temprana del Octavo Orden. Sin mencionar a los tres Ancianos, incluso a Lin Shuang le sería difícil captar sus movimientos.

Con una Palma del Buda Terrenal, Huang Xiaolong los envió a los cuatro a volar, caminando lentamente hacia ellos después de que aterrizaran. De hecho, con la fuerza de Lin Shuang, si no fuera por su descuido, podría haber resistido varios de sus movimientos, pero ya era demasiado tarde, ya estaba lesionado y apenas tenía fuerzas para resistir.

Mirando a las cuatro personas, una fría luz resplandeció en los ojos de Huang Xiaolong mientras invocaba los Sables de Asura; al ver los ominosos sables negros en las manos de Huang Xiaolong, las cuatro palidecieron con obvio terror escrito en sus rostros.

“¡Tú!” Lin Shuang y los otros tres lucharon por ponerse de pie, buscando una oportunidad para escapar, Huang Xiaolong agitó los Sables de Asura, luces frías brillaron en el aire. Casi simultáneamente, cuatro diferentes voces gritaron al unísono.

Los dos discípulos de la Secta Magos del Cielo y la multitud que los rodeaba se quedaron petrificados al ver brotar sangre de las gargantas de Lin Shuang y de los otros tres Ancianos de la Secta de los Nueve Demonios, tiñendo instantáneamente el suelo debajo de ellos de color rojo.

Un sinnúmero de gritos de asombro sonaron entre la multitud.

Este Lin Shuang era la mano izquierda y derecha del Soberano de la Secta de los Nueve Demonios Hu Han, un confidente hasta la médula. Xu Gao, Chen Nianhua y Lu Yi eran muy leales a Hu Han, y como Huang Xiaolong había decidido destruir a la Secta de los Nueve Demonios, mató a estos cuatro sin titubear para debilitar las fuerzas de Hu Han.

Después de matar a las cuatro personas, Huang Xiaolong no prestó atención a los ojos escandalizados que lo miraban, caminó hacia donde estaba Hu Sheng.

Incluso ahora, Hu Sheng seguía agarrando la parte inferior de su cuerpo con un dolor insoportable, al darse cuenta de que Huang Xiaolong venía hacia él, la penumbra de la muerte parecía descender sobre su cara. Gritó pidiendo misericordia: “¡No me mates, no me mates, no quiero morir, no quiero morir!” Vio claramente cómo Huang Xiaolong mató a Lin Shuang y a los otros tres Ancianos.

“No te preocupes, no te mataré.” La voz fría de Huang Xiaolong sonó. Aunque este Hu Sheng merecía morir muchas veces, tenía un uso para él, por lo que podría mantener su vida temporalmente.

Oyendo a Huang Xiaolong decir que no lo mataría, Hu Sheng estaba medio frenético de alegría. En su corazón, respiró aliviado; en su opinión, era el Joven Señor de la Secta de los Nueve Demonios, Huang Xiaolong debía sentirse aprensivo, por eso no se atrevía a matarle. Pensando en este punto, un intento de matar revoloteó en el corazón de Hu Sheng; esperando a que llegaran su padre y los otros expertos de la Secta de los Nueve Demonios, le pagaría a Huang Xiaolong, mil, diez mil veces más.

Huang Xiaolong se mofó al detectar las luces parpadeantes en los ojos de Hu Sheng, adivinando los pensamientos en su mente, se rió sarcásticamente en silencio. Selló el cultivo de Hu Sheng con acupuntura, y luego lo arrastró de vuelta al cuartel general de la Secta Magos del Cielo.

Al ser arrastrado por la superficie de la calle, la parte inferior del cuerpo de Hu Sheng se raspó debido a la fricción, lo que dio lugar a una cadena de lamentos y gritos que resonaban en el aire. No fue hasta una distancia muy lejana que los dos discípulos de la Secta Magos del Cielo volvieron a sus cabales, y rápidamente persiguieron a Huang Xiaolong. Ambos discípulos querían detener a Huang Xiaolong, pero ninguno fue lo suficientemente valiente.

El salón principal del cuartel general de la Secta de los Nueve Demonios.

Hu Han estaba sentado en el trono del Soberano, sus cejas estaban fuertemente unidas. Había pasado bastante tiempo desde que Lin Shuang y los otros salieron, ¿por qué no habían regresado todavía?

Sentada en el asiento una cabeza más baja que la de Hu Han estaba una encantadora dama con manos de piel marmórea, pero las uñas de sus manos eran notablemente más largas de lo normal, además, eran de color verde, como el jade. Esta era la segunda al mando de la Secta de los Nueve Demonios, Su Meimei. Su fuerza era solo más débil que la de Hu Han.

Soberano, ¿debería ir a echar un vistazo?” Viendo la expresión de Hu Han, Su Meimei se ofreció. Lin Shuang y los otros tres Ancianos que tardaban tanto tiempo también la desconcertaron.

Soberano, con la fuerza del Anciano Lin, sólo Jiang Tianhua de la Escuela de la Golondrina de Sangre podría ser su oponente en toda la Ciudad del Demonio Negro.” En ese momento, un Anciano se levantó, diciendo: “Por lo tanto, el Soberano y la Diputada no necesitan preocuparse, creo que el Anciano Lin y el resto regresarán muy pronto.”

Hu Han asintió de acuerdo. De hecho, aparte de él y Su Meimei, sólo el Decano de la Escuela de la Golondrina de Sangre podría ser el oponente de Lin Shuang en toda la ciudad. Pensando en este punto, Hu Han se relajó.

Sin embargo, en ese momento, un discípulo de la Secta de los Nueve Demonios corrió hacia el salón principal completamente nervioso, agitado y ansioso. Al ver la expresión de este discípulo, el corazón de Hu Han se hundió.

Todos los Ancianos de la Secta de los Nueve Demonios se voltearon para mirar a ese discípulo.

“¡Soberano, es malo!” En el instante en que el discípulo corrió hacia el salón principal, cayó de rodillas, las palabras salieron rápidamente de su boca.

“¿Qué pasó?” El rostro de Hu Han era sombrío, gritándole al discípulo.

“¡Soberano, el Anciano Lin, ellos, ellos, todos fueron asesinados!” Aquel discípulo dijo con miedo.

“¡¿Qué?!” Fue como si una bomba hubiera explotado en el salón principal. Los Ancianos de la Secta de los Nueve Demonios revelaron asombro y confusión. Hu Han y Su Meimei llevaban una expresión grave.

“El Joven Señor, ¿dónde está el Joven Señor?” Hu Han saltó de su asiento, gritando enfadado.

“¡El Joven Señor, fue llevado por esa persona!” Dijo tartamudeando el discípulo.

“¿Llevado?” Sólo entonces Hu Han se sintió aliviado, se habían llevado a su hijo con vida.

“Pero, Joven Señor, él, él…” Ese discípulo dudó en explicar más.

“Habla, ¿qué le pasó al Joven Señor?” Hu Han se puso nervioso.

“La parte inferior del Joven Señor está lisiada.” El discípulo respondió rápidamente.

¿La parte inferior lisiada? Los Ancianos de la Secta de los Nueve Demonios estaban aturdidos, cada uno mostrando una extraña expresión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s