AOLL – Capítulo 57 – Plan arriesgado

Autor: R. B. García

Victoria se hizo con cañones, y su pandilla ayuda para cargarlos y disparar con otros cañones de los barcos enemigos y destruir los barcos rojos. Qnty envía la mitad de sus mujeres para que hicieran lo mismo. Y crear una abertura para llegar a mar abierto. Pero tenían que esperar a Red y Rjos que eran atacados por Grifos.

El barco de Rjos fue destruido. Y él salta al barco de Red. Los jinetes de grifos pensaban que era el barco donde llevaban a los manchados, pero el Boria es el barco más seguro por el momento. Ya que el que llevaba Rjos estaba muy golpeado por flechas y fuego.

Grita a su tripulación que sacaran los cañones con lumias recargadas. Y disparan a los barcos que se acercaban con Tolls y los rayos del bastocar.

Rjos tenía algunos costales con pelotas de brea explosiva y las lanzaba a los barcos dorados mientras pasaba por las flotas en llamas que había dejado la pelea entre Qnty y la otra mujer para abrirles paso.

* * *

Por otro lado Rdall estaba llegando a las islas Lpudientes para convencer a la colonia de Bill que subieran al barco antes de que el estallido del núcleo produjera un maremoto.

La tormenta golpeaba el barco volador de Rdall, y lo tiraba al centro de esta. Rdall maniobraba prodigiosamente para salir de su fuerza pero siempre era llevada a las orillas del huracán. Orga le grita a su hijo que a estribor hay un barco en la tormenta.

Rdall ve por su catalejo el estandarte de Bill. Así que rápidamente desciende muy prudentemente y envía uno de sus hombres para el rescate. Los 4 hombres abandonan el barco y suben con Rdall para ser llevados a la isla.

Primero tenían que salir de la tormenta, cosa que Rdall estaba lidiando. Pidió a su torner que sacaran el gran cañón y disparan con todo la carga disponible

para que el impulso los liberara de la fuerza de absorción. Sin saberlo Rdall aplicaba la tercera ley de newton que dice: Toda acción tiene una reacción igual pero contraria.

Los hombres bajo el mando del torner disparan una ráfaga de energía que saca de rumbo el barco desestabilizándolo.

El barco se había quedado sin energía por haber disparado todo su poder y empieza a descender dando círculos. Rdall ya había advertido que se aferraran a lo que fuera.

Y es entonces cuando Rdall con su experiencia naval deja el barco en posición de aterrizaje. Y choca con las olas para luego surgir y navegar.

Todos estaban un poco alterados por lo estrambótico del descenso que parecía una montaña rusa. Muchos vomitaron, y otros caen agarrándose el corazón del susto.

Rdall estaba frio de los nervio, pero se sintió aliviado por haber salido de esa tormenta. Solo faltaba llegar a Irga.

Los vientos fuertes, y el cielo oscuro alertaba a todos en la colonia que se aproximaba algo grande. Mendredora quién estaba al mando de las mujeres, les hablaba con confianza para que se calmaran.

Pero un niño le avisa a Mendredera sobre un hombre que se acercaba con barcazas, en la costa.

Mendredora, salió a ver tal espectáculo de naves que se acercaban, y las mujeres se llenaron de felicidad.

Es entonces cuando Mendredora les dice:

— No se muevan, es Rdall el traidor, él incendio la colonia la última vez. No hagan caso a sus palabras.

Rdall llega a la playa para hablar con ella.

— Vieja, hemos venido por ustedes, tienen que apresurarse a subir. La tormenta no durara mucho y explotara, una enorme ola inundara esta isla y las demás.

— Vete de aquí maldito traidor, quema colonias, tu iniciaste un fuego que casi destruye toda el asentamiento, esperaremos a Bill, él nos vendrá a rescatar.

— Él no sabe aún, envié un comunicado para que viniera. Pero como están las cosas la tormenta lo retrasará, cuando eso suceda será demasiado tarde. Por favor confié en mí.

— ¿Qué confié? La última vez que te di hospitalidad, le prendiste fuego a las casas.

— Entiendo, pero esto es de vida o muerte. Déjeme redimirme, esto lo hago como un favor a Bill, por haberme dejado ir.

Las mujeres le rogaban a Mendredora que lo pensara bien porque el ambiente tormentoso se veía más salvaje de lo usual. Es cuando hacen sonar una trompeta y un hombre en el barco de Rdall le hace señales de que se apurara por que como se interpretaba las señales de su torner. La tormenta se estaba acrecentando y llegaría un punto donde el fondo marino produciría una explosión que crearía olas enormes.

Mendredora de necia seguía negándose. Pero un rayo cayó sobre una palmera de fruto llamado Peladero. El árbol se incendió y las mujeres del susto se desplomaron al suelo. El agua de mar mojaba el rostro de la vieja y pensando mejor grito a todos que recogieran lo que pudiera y subiera a las embarcaciones. Le dijo a Rdall que enviara naves a Long y Snow que también había hombre que trabajaban allí.

Es entonces cuando hace sonar su trompeta para avisarle a su torner que preparara el barco para el abordaje.

Mendredora saca dinero y joyas, y las mujeres suben a las balsas. Rdall sube a su barco y le dice al torner que ayudara a toda mujer y niño para que pudieran zarpar rápidamente a Snow y luego a Long.

El barco se mecía por la marea furiosa y es cuando ponen en marcha con los calderos a cien una rápida movida a Snow.

En el fondo marino, el núcleo que antes estaba dentro de un volcán se mecía por su propia fuerza en las corrientes marítimas. Era una roca de dos kilómetros aproximadamente, de energía verde que producía grandes pulsos. Estos pulsos generaban oleajes y a la vez atracción magnética a la atmosfera dando a lugar una tormenta.

Rdall estaba en Snow, avisando a los hombres que estaban buscando la manera de salir. Y gracias a él ellos se salvaron. Mendredora le dijo a Rdall que surcara los estrechos pasajes de las islas para llegar a Long, y así evitar que la tormenta lo ralentizara.

Mendredora y Orga se reunían en pos de ayudar a las más jóvenes que estaban asustadas, porque la tormenta no era como ellas estaban acostumbradas a ver.

Rdall que estaba manejando la nave, mandó a sus hombres recargar los torbes. Pero estas, sin polvo de montaña o del mismo material que el núcleo no podría volar.

El polvo de montaña que proviene del mismo lugar que el núcleo verde que produce ese huracán es de color blanco cuando es molido. Cuando es puesto en carga con pequeñas cantidades de energía estática y a mayor carga con rayos, se vuelve negra e inútil. Todos los torbes tenían polvo negro, ya se habían quemado y se habían inutilizado. Es entonces que para casos de emergencias como esas. Tuvieron que sacar el super-torbe.

Este torbe no era como los otros. Este era más grande y parecía un embudo de tamaño de una lavadora; cuatro hombres tenían que levantarla.

Había un compartimiento enorme para este torbe que hace poco Rdall había mandado construir por una idea que Red le había dado sobre como recargar energía. Mandaron a colocar enormes masteleros en la proa, en la popa, a babor y a estribor, y en la cabina que era el lugar más alto y donde comandaba el capitán.

El propósito de estos Masteleros era dejarse impactar por varios rayos que ponía en marcha el super-torbe.

El torner de Rdall le gritó que era ya inútil pasar la tormenta; porque está ya estaba demasiado grande y su energía de absorción era muy potente. Así que la única opción era o sobrevolar el huracán o ir al sur en el océano albo.

Orga le comentó a Mendredora sobre un barco que enviaba una señal de ayuda.

Ella pensaba que era Bill que venía a su rescate. Pero el catalejo le daba muy poco aumento para ver quién era en realidad. Es entonces que va directamente hablar con el torner para que le ayudara identificar. Mientras Rdall para dar más potencia al super-torbe tuvo que acercarse a la tormenta, pero no demasiado por que la energía de absorción lo podría llevar directo al vórtice gigante de agua que era controlado por el núcleo.

Entonces al acerarse un poco a la tormenta. El aumento del catalejo se vio efectivo y pudieron ver que el barco no le pertenecía al Bill.

La bandera era de Carmel Pardo. Cuando le avisaron a Rdall, él se preguntaba.

— ¿Qué rayos hacia Carmel en el océano amargo con esa tormenta?

Se suponía que ella debería estar en islas negras alistándose para la guerra. Pero aunque Rdall no supiera sobre eso, si sabía que Carmel no debería estar navegando con esa tormenta peligrosa.

Midió el alcance del torbe para ver cuánta potencia tenía. Y para ello había un termostato que calculaba la temperatura requerida para que el torbe estuviera listo.

Como vio que aún seguía llenándose de flujos eléctricos, decidió ir ayudar a Carmel que estaba tratando de salir. El vórtice poco a poco la estaba llevando al centro de esta.

Rdall con el miedo de que su barco fuera arrastrado también. Propulsó con la poca energía que llenaba el torbe sobrevolar el vórtice. Es ahí cuando Carmel se dio cuenta del barco de Rdall que se aproximaba a ella.

Tiro varias cuerdas y envió hombres amarradas a ellas para que se agarraran.

Carmel igual de necia que Mendredora, no permitió que subieran a esta, pero los hombres bajo su mando preferían vivir y no morir en esa tormenta. El barco ya se aproximaba al gran agujero. Pero Carmel no quería subir.

Carmel le gritaba traidores a todos los que subían. Pero no había mucho tiempo, el barco estaba en sus últimas. Es entonces que Rdall decide bajar, y convencerla de que subiera, pero en vez de eso ella saca su espada he intenta cortarlo.

El pulso ya estaba entrando en crisis, y las aguas se tornaban más rudas. El oleaje se alza sobre el barco y tumba a Rdall del cable, haciéndolo caer al barco de Carmel Pardo.

Ella saca su espada y lo ataca, pero este esquiva y le dice:

— ¿Estás loca?, no es momento para pelear, tenemos que salir de aquí.

— ¡Hahahahahahahahahahaha! Prefiero matarte ahora o morir en el intento.

El barco de Rdall subía más y más. Orga grita con desespero mirando con desgarro como su hijo estaba en el barco de la loca. Y le dice a su torner que dirigiera su barco al barco de Orga, pero este no podía porque podría caer al mar y se arrastrado por el vórtice.

Carmel y Rdall peleaban, y este intentaba convencerla de que era muy peligroso. Pero ella no le hacía caso.

Mendredora estaba preocupada por las personas de la isla de Long que aún no era rescatadas. Es entonces que en un momento de furia Rdall golpea en el rostro a Carmel para dejarla un rato aturdido. Y sale a la cabina de mando para tomar el timón y sacar el barco de la tormenta. Este cierra con seguro y Carmel le grita que le abriera, que ella era la única que comandaría el barco.

Rdall le hace señal a su torner para que saliera de ahí y se dirigiera a Long. Mendredora y el esposo de Orga toman a su madre a la fuerza para que no interfiriera en el plan que por amor a su hijo no sería capaz dejarlo solo en esa tormenta.

Pero es entonces cuando el primer pulso de explosión tira la masa de agua a la superficie y explota el núcleo. Carmel alcanza a entrar a la cabina pero el gran impacto la tira al suelo cayendo encima de Rdall y golpeando sus pechos en el rostro de este.

La primera onda crea una ola gigante que acobardaría a cualquiera. Como el barco de Rdall tenía potencia, observaba desde las alturas como la ola llegaría en cualquier momento a la isla de Long, el pulso inutiliza el super-torbe de Rdall y lo hace descender, afortunadamente eran pocos los hombres que tenía que ayudar. Así que cuando el pulso golpeo el sistema de propulsión este cae y se deja llevar por la ola al océano albo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s