AOLL – Capítulo 52 – Desierto de las lamentaciones

Autor: R. B. García

¿Sabes por qué le dicen “desierto de las lamentaciones”? No es porque uno se lamente al llegar ahí aunque eso suceda; es más bien porque cuando estas solo en el desierto, el viento en vez de silbar, lo que hace es sonar como un quejido, o un lamento, de ahí su nombre. Te atormentas en esa soledad escuchando quejidos de un viento pensando que es de alguien que ha venido ayudarte o que está pasando por la misma situación que tú.

Un barco dorado, se detiene en medio del desierto.

El Ereiser me apunta con una lanza y me dice que baje por la cuerda.

Yo bajo con precaución y 3 Ereiser bajan conmigo para asegurarse de que empezará a caminar, había cañones apuntándome, y guardias con flechas.

Uno de ellos dice:

— Oye maldito, es mejor que empieces a caminar.

Yo tenía mi pierna derecha facturada por causa de la tortura, y cojeaba con gran dolor. Entonces al ver mi pobre progreso al andar, el Berserker grita a los demás.

— Oigan, ¿porque no jugamos algo?, ya que ese pobre infeliz no quiere caminar démosle un incentivo.

— ¿Qué tienes pensado?— Dice el otro Ereiser.

— Lluvia de rayos.

Y todos se ríen al escuchar eso, y alzan sus manos para gritar Tolls y calientan la atmosfera para provocar una tormenta y traer rayos.

Yo al ver eso camino un poco más rápido con mi pierna renca, y todos ellos incluyendo los soldados de la nave como los que estaban en el desierto tardan

unos minutos mientras provocan la tormenta, y al tenerla lista gritan y bajan sus manos para hacer caer truenos a donde yo caminaba.

El primero baja por mi lado derecho, y otro cae por mi lado izquierdo. Estaba corriendo con todo lo que podía alejándome más de ellos. Es entonces cuando el Ereiser que propuso la idea le dijo al que manejaba el cañón y a los arqueros.

— ¿Quién es capaz de derribarlo?

— Un momento, si la diosa se entera de esto…

—No te preocupes, le diremos que murió en el desierto, igual nadie sobrevive en este lugar sin agua de manantial.

Yo me alejaba de esa lluvia de rayos que me perseguía, el calor que emanaba me hacía liberar mucha adrenalina y me hacía caminar muy rápido.

EL del cañón prepara, y apunta, para luego disparar. El disparo del cañón me saca volando de ahí, y los arqueros empiezan a disparar.

Ninguna de esas flechas me da, pero yo igual sigo caminando con la pierna adolorida.

El cañón tenía un gran alcance, y las flechas ya no llegaban, así que dejando a un lado el tiro con arco, todos se empeñaban a darme con el cañón. Ya no era uno o dos cañones, era seis y ocho a la vez que disparaban truenos a donde yo me encontraba. Un Ereiser que vigilaba mira a sus espaldas y grita:

— ¡Una tormenta de arena!

Todos los Ereiser se apresuraron a subir y olvidaron el juego que tenían, así que al ver el tamaño de la tormenta el barco inicia su partida a Oru y me dejan a mi suerte.

La tormenta se aproximaba, era un gran monstruo de polvo de color marrón que se comía todo a su paso.

Yo tenía que buscar donde ocultarme, pero todo era arena y ventisca. El gran monstruo marrón me comió y ocultó el sol.

* * *

Yo caminaba en esa cortina de polvo, y no sabía a donde me dirigía, mis ojos se lastimaba al intentar abrirlos, pero la oscuridad reinaba con todo es viento que llevaba partícula de arena. Mi mente maldecía a mi chica por enviarme a este desierto a morirme, pero mi confianza a ella me permitía seguir, porque algo tramaría para enviarme a este inhóspito lugar. Esperaba no morir, pero como veía las cosas era solo cuestión de tiempo de que muriera de sed.

El primer día fue esa tormenta de arena que me hacía caminar en círculos. Mis labios reventados y mi cara quemada solo miraban al frente. Mi cuerpo adolorido no me dejaba mirar atrás.

Mi camisa que estaba a amarrada en mi cabeza para protegerme del sol no era tan efectivo, mi cuerpo se rostizaba ante ese calor, mi sudor se evaporaba, y mi lengua seca trataba con la poca saliva humedecer mis labios rotos.

Al cuarto día, mis pierna ya no me daban para caminar, mis ojos estaba continuamente cerrados por que no había nada que lubricara los parpados al cerrarse, y lo poco que podía yo ver era solo espejismo, y el sonido de las lamentaciones me desesperaba.

Así que durante esos días en el desierto, me arrodille para gritar con todo mí ser. Y caí en ese colchón de arena en las dunas que me llevaban a una inminente muerte.

Las noches frías me levantaban y el cielo despejado me alumbraba el campo blanco de arena.

Yo observaba a Alizes que bailaba en la arena. Yo sonreí y le dije:

— Oye, oye ¿tú que estás jugando?

Ella seguía danzando, feliz y regocijada.

— ¿Me envías a este desierto y tu juegas?

Yo fui a abrazarla para que me ayudara y sacara de ese desierto yo ya no aguantaba más. Ese viento que sonaba y sonaba más como una persona pidiendo ayuda me exasperaba.

Y al agarrar a Alizes esta desaparece. Era un espejismo, pero el espejismo seguía bailando, y a donde quiera que observara ella bailaba.

Yo caigo al suelo y miro las estrellas. Ella se acerca a mí y me toma la mejilla para susurrarme algo.

« Solo aguanta un poco más» Fue lo que escuche.

Yo me levantaba para tomarla, pero siempre caí.

De repente, miraba con gran sorpresa como la presencia de Owen aparecía maltratándola.

— ¡Ya basta!— le gritaba. Pero él seguía pegándole y violándola.

— ¡No, ya basta, quítale tus sucias manos de encima!— Me di cuenta después que no era ella, si no otra mujer. Y cada vez que intentaba protegerla, la mirada de Ncy me seguía, y me decía que era mi culpa.

— No, Ncy lo siento, lo siento—No podía llorar, no tenía con qué.

Siempre veía a Ncy ser ultrajada por esos Redgroouk y por Owen, siempre por Owen. Mera era asesinada una y otra vez, y yo no quería presenciarlo.

— ¡No por favor!—Gritaba en ese desierto.

Yo ya no quería observar eso, pero siempre en mis espejismos, y entre esos lamentos, era muerte y violación.

Yo caía siempre desde las dunas desmayado, pero aun en mis desmayos no hallaba descanso.

Era torturado con la muerte de Mera y la violación de Ncy, y que decir de la mujer de Smonca.

Llegué al punto de que quería morir, ya no quería observar una y otra y otra vez lo mismo, muerte y violación.

Pero no sé qué era lo que me hacía ponerme de pie en ese desierto infernal, siempre caminaba, aunque me doliera las rodillas y las articulaciones, aunque me secara por dentro y deseando agua, siempre caminaba. Aunque callera siempre me arrastraba. Un deseo incesante de no fallarle me llenaba, aunque mi cuerpo se comiera a sí mismo, yo paseaba en valle de sombras.

Si bien mi mente estaba llena de ese deseo inalcanzable de amor, mi cuerpo llegó a un limité y me desplomé. Sin saber a dónde había llegado, si moriría olvidado, si todo lo que hice fue un error, si en vez de haberla rescatado hubiera dejado que muriera lanzándose desde ese despeñadero, si hubiera sido mejor haber regresado, si me hubiera quedado con Victoria, o si tan solo no me hubiera enamorado de ella. Mi mente poco a poco se oscurecía con dudas, ¿me lanzo ella a mi muere? ¿Tanto me odiaba? Era mejor así, hice todo lo que pude.

Al salir del sol una sombra negras llega. Mi amigo Sort se aparece ante mí y me ve.

— Que decepción, un Dark no moriría por tan poco.

Yo le decía que me sacara de ahí, pero él dice:

— Que desgracia eres para tu raza.

— Sort por favor, sácame de aquí, te ruego.

— Deberías morir, por tu imprudencia los tuyos murieron y sufrieron.

— Amigo, sácame, ya no puedo más.

— Es lo que te mereces porno aceptar tu destino.

—Te lo suplico amigo, sácame de este lugar.

— Muere, muere, muere— Dijo Sort.

Sort me da la espalda y se va volando.

Yo le grito que me llevara con él, pero él se volvía un cosa pequeña a medida que se alejaba, hasta ya no divisarse en el cielo.

Yo quería llorar, pero mi cuerpo almacenaba el poco agua que quedaba.

El viejo Lva se aparece y me dice:

— Veo que estás perdido de nuevo joven Dark.

Yo gritaba, y decía:

— ¿Qué está pasando, esto es real?

— Era mejor que no te hubieras lanzado por ella — Me dijo Lvca.

— Oiga viejo, deme de esa agua.

— Era mejor que no te hubieras arriesgado, que te quedaras en casa.

— ¿Es que no escuchaste?, dame del agua manantial, la que está siempre fría.

— Era mejor que estuvieras en esa escuela estudiando.

— Oiga viejo, si me escucha, deme de esa agua.

— Era mejor que no hubieras venido.

El viejo Lvca me alteró he intenté golpearlo, pero al hacerlo despierto del sueño, y sigo en el desierto.

Al fondo observo un objeo negro, y me dije:

— Otro espejismo, maldición por que no muero, ya debería estar en mis últimas.

No me moví de ahí, sin saber si ese espejismo se iría o seguiría. Así que me esperé.

Pero aun de noche el objeto negro se podía ver incluso con las lunas alumbrando.

Es entonces que supe que el objeto era real o eso parecía, así que me fui hasta donde estaba esa cosa negra. Pero por más que caminara parecía que no llegaba, entonces me volví a preguntar si no era otra cosa que me jugaba la vista y la mente.

— ¡Maldicion!

Gritaba una y otra vez a todo.

— Déjame morir, te lo suplico, este desierto ya no lo aguanto, cada vez que tengo una visión es un sueño o una maldita ilusión… ¿Qué hago?, ¿sigo?

El objeto negro seguía ahí.

Pero mis ojos se cerraron y volví a caer.

* * *

En las primeras noches de mi comienzo en el desierto, Alizes había llegado ya a la ciudad Oru. Desembarco con Mra, y Zastrozz. Ella estaba ansiosa por mirar mi bolso dentro de su cuarto.

Kiros al ver tal ansiedad, le pregunta a su esposa.

— ¿Qué le pasa?

— Esa emocionada por que vio a su amor.

— Enserio, ¿el Dark assas está vivo?

— Si, y no solo eso, lucho contra los kreiger de cada casta, fue impresionante, mejor que impresionante, alucinante.

— Vaya eso es increíble, ¿cómo se lo tomo cuando lo vio?

— Bueno, casi se desmaya al verlo vivo, pero después… cuando el ganó, los tres representantes de cada casta lo doblegaron, se aprovecharon de que esta casi moribundo para matarlo… o eso parecía cando lo empalaron.

—… ¿y que paso?

— La diosa Alizes sufrió al verlo y liberó un poder tan devastador que destruyo todo la arena el estadio y todo lo circundante a ello.

—… ¿y qué pasó después?

— Bueno, el Dark de alguna manera sobrevivió, pero fue torturado, él y los cómplice que lo ayudaron… la diosa Alizes lo recibió y discutieron en privado, y al final lo desterró al desierto de las lamentaciones.

— ¿Qué, enserio? Eso no me lo esperaba.

Zastrozz llama a Kiros por que necesitaban cuadrar una reunión urgente en la mañana con la diosa Alizes, así que Kiros le dice a su esposa que le avisara sobre tal reunión a la diosa. Una vez dentro de su aposento. Abrió el bolso y vio cosas de su mundo, como libros, el celular, y los auriculares que estaban a mitad de batería. Ella estaba ansiosa por conocer mis gustos musicales, así que lo prende, y se los pone para escuchar mi música.

La canción suena, y adivina la agrupación:

“Gorillaz, Dare” quien cantaba la canción era Noodles integrante de la agrupación y única mujer. A ella le encantaba el personaje de Noodles en el grupo.

Y al escuchar el comienzo de la canción, se pone a bailar. Como no escuchaba si no solo el sonido que salía del auricular y no el golpeteo de la puerta, Mra entra con preocupación por saber que pasaba de que su diosa no abría. Y vio con pasmo los movimientos extraños de Alizes.

Alizes se percata de ello e invita a Mra imitar sus movimientos. Y Alizes sonreía, por saber que su Dark ya había llegado, estaba tan emocionada de saber de qué aún seguía con vida, y por saber que haría lo que fuera por ella, que no podía contenerse más de la emoción. Y ella sonreía y bailaba, y sonreía y Mra también se puso feliz al saber de qué su diosa bailaba de felicidad por todos estos acontecimientos.

Esa noche se la pasó bailando con gorillaz, y la canción de Dare.

Ella podía verme si se concentraba en mí y en esa canción.

Yo la veía y sabía que era una ilusión, pero ella estaba ahí porque ella tenía mucho poder. No sabía que le había sucedía en concreto en este mundo para tener tal madures, tanta confianza que nunca había mostrado en la escuela, y esa cosa como las desdoblacion y la premonición. Y eso era tan solo uno de sus poderes que muy rápido había afianzado. Yo en todo este tiempo no sabía por qué no se me había manifestado un poder, casi que he dado la vuelta a este mundo y pasado por tanto, que solo con Parom me he defendido.

Este mundo fue muy cruel conmigo, pero a ella la trataron como literalmente cree que es “una diosa”. A mi intentaron matarme un millar de veces, pero a ella la obedecían sin rechistar, ¿Qué fue lo que le hicieron para que ella manifestara ese poder, que en nuestro mundo tan solo es un lugar desconocido?

Maldita sea, yo sufriendo y ella bailando.

Si pudiera poner una canción para mi situación seria la canción de Clint Easwood de la misma agrupación, si ella sonara, seria mientras paso este desierto donde ella me envió. Junto con todas estos espejismos que me torturaban día y noche.

Podria estar sonando esa canción mientras en mi mente no sabría qué tiempo he llevado en el desierto muriéndome.

Mientras persigo ese objeto negro que tanto me ha engañado, pero sin importar que, sin importar que tanto lo persiga no desaparecía, estaba ahí inmóvil esperando a que llegara.

Pero entre masa caminaba, y sin importar el tiempo que pasara en el desierto o en el castillo, al entrelazarnos en mente y recuerdos, todo lo que ella escuchaba y disfrutaba; si ella lo deseaba podía trasmitirlo a mi mente. Pero yo a ella no, aunque supiera todo mi sufrimiento podía sentir su felicidad. Tal vez era eso lo que motivaba a recuperarme y seguir sin rendirme, ella podía darme alientos en mi mente.

Tenía emociones contradictorias con toda mi locura, mi sed, mi dolor, mi agonía con el calor, toda mi debilidad era culpa de ella, pero a la vez que ella era feliz sabiendo que lo hago por ella, podía entonces sentir en ella su amor, su alegría, su sonrisa, su furor, su emoción, su exaltación, su euforia. Era mutuo lo que teníamos y nos apoyábamos de igual manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s