AOLL – Capítulo 49 – Entrelazados

Autor: R. B. García

Justo cuando Neron me envió a ese cráter. De nuevo se presenta ante mí en la oscuridad ese Decaracto.

— ¿De nuevo aquí?

— ¿Qué es lo que dice?

— Tu cuerpo, ha sufrido demasiado daño, ya no está en condiciones para pelear.

— Debo salir de aquí, ¿qué hago?

— Ya no puedes hacer nada, tu mente está en un estado pre-mortem— Dijo el Decaracto.

— No, no debo perder ni mucho menos morir, ella me está esperando.

— La última vez te deje entrar ibas con la convicción de poder salir, pero ahora ya vas a morir, tendré que expulsarte de este mundo…

—… no espera, debe haber una manera para que me puedas salvar.

—…

— Por favor, ella es la razón por lo que estoy aquí.

— Muy bien, tienes una última oportunidad de muerte, ahora estas consiente y con tu cuerpo al límite, pero cuando mueras de verdad, trasladaré tu conciencia y revertiré la lógica de la materia a un estado anterior… Solo se puede hacer una vez, así que si mueres por segunda vez te desvanecerás en la existencia.

— Entiendo, ¿qué debo hacer?

— Primero tienes que tener todos tus recuerdo, sin ellos tu identidad en el cuerpo seria incompleta y sufrirías un daño en tu cabeza que te materia igual.

— Eso es fácil, recuero todo…

— Oh no, tú no tienes todos tus recuerdos. Tu a esa chica ya la habias conocido.

— Pues claro, en la escuela… creo que era una estudiante de traslado.

— Oh no, tú la conociste desde niños.

— ¿Qué?

— Sacaré tus recuerdos más profundos, así que presta mucha atención a esto; nosotros los Decaractos somos una unidad multidimencional de conciencias infinitas creadas para salvaguardar las entradas a todos los mundos en la expansión eterna. Seres como tú en otras dimensiones iguales pasan a través de los portales por sus avances o por mera coincidencia de orbitas espaciales entre inter-dimensiones. Así que para estos caso y que los tú de otras dimensiones no intervengan, entraremos a tu mente para que las bifurcaciones del tiempo no alteren los demás Raynard Boldorg. Presenciaras lo que olvidaste y lo que te atormentaba.

Yo entro a un recuerdo vivido como si fuera la realidad. Era la tarde de un 2 de Agosto, en la estación de buces de Fig hill. Yo andaba con mis padres esa calurosa tarde pero sin ver sus rostros…

— Olvidaste como eran.

— Si, era un niño…

— Te forzaste a olvidarlos, parece que esto no se puede evitar.

Así que continuando con la visión de mi recuerdo. Estaba con ellos y de un momento a otro me dijeron que no me moviera de ahí. Fue la última vez que los vi gritaba sus nombres entre lloriqueos porque no sabía dónde estaban, siempre gritaba: “¡Mamá!” o “¡Papá!” pasaban las horas y ellos no aparecían, mi angustia de niño me llevaba a llorar tanto que mis lágrimas se acababan, y buscaba ayuda pero ninguno me ayudaba. Ese pueblo era así, indiferente, no tenían corazón, me pase toda la noche en la estación del buz esperando por ellos. Hasta el siguiente día que seguía esperando. Ni la policía llegaba para preguntar por mi o por mis padres, la gente no se preocupaba por que un niño de 11 años estuviera solo en la estación del buz solo y llorando, no se preocupaba por si sentía hambre o frio, nada de eso les preocupaba. Hasta que el tercer día después de que me abandonaran en esa estación del buz llegara una mujer joven con una niña tomando su mano.

Vi todo lo que sucedió, la mujer llegaba a la estación de buses para comprar una boleta de salida. Un hombre maduro de barba toma a la mujer del brazo y se ponen a discutir, ella manoteaba al hombre y el hombre le gritaba, la niña observaba todo esto y me vio a mí, solo, y llorando mientras observaba todo lo que sucedía. Ella vino hacia mí y se colocó justo enfrente mientras su madre y ese hombre discutían en la ventanilla de boletería. Ella no me dice nada, yo tenía mis mejillas húmedas de todas esas lágrimas que derramaba, y gimoteaba cuando ya no podía controlar mi tristeza.

Es ahí cuando escuchamos un golpe, el hombre le había dado una cachetada a la medre de esa niña, y le señalaba y le gritaba cosas ofensivas, ella empezaba a llorar también y gritarle a ese hombre. La niña miraba lo mismo que yo y ella sin dudarlo me toma de la mano y salimos corriendo de ahí, muy lejos.

Corrimos tanto, que llegamos a la vía que se dirigía a una montaña. Ella nunca me soltó de la mano, y mirábamos desde esa cuesta todo el pueblo que aunque tranquilo, solo era un pueblo lleno de maldad. Ella me ve y me limpia las lágrimas. Yo le sonrió y ella a mí.

Nunca entendí por qué me llevo, o porque decidió tomarme de la mano. Yo nunca la había visto, no la conocía.

Ella no me hablaba y no sé por qué, yo quería pero me enmudecí, cuando cayo la noche, nos resguardamos en una estación de buz.

Yo le dije después de tanto misterio:

— ¿Quién eres?

Pero ella no decía nada.

— ¿Por qué has escapado?

Pero ella no decía nada, ¿será muda?

Ella me miraba, y sonreía, y esa sonrisa me llenaba de ira, porque no sabía lo que tramaba. En la mañana ella se levanta para seguir caminando, yo ya estaba muy débil, y pálido, ella traía unas galletas y me las da para comer, era la comida de casi 4 días. Ella me trae agua de una fuente y yo la bebo.

Después de que estuvimos juntos esa mañana sin que nos habláramos, la policía llego y nos encontró en el parque. Ella forcejea con uno de ellos, y yo por defenderla esteme patea diciéndome.

— Quítate de aquí niño mugroso.

Y la subieron a una patrulla para llevarla con su madre. Yo me levanto y me voy corriendo detrás del auto, y aunque no tuviera fuerza, corro para llegar ella, la única niña que me ayudo sin razón alguna, creo que fue la primera amiga que tuve.

Yo tome un atajo, para llegar a la comisaria, pero más tarde entendí que ellos no la llevaban a la comisaria. La patrulla la llevaba a la estación de autobuses donde estaba su madre.

Aunque fuera un niño, y con pocas fuerzas, corrí tanto para alcanzar el buz que se iba con ella… que no vi el otro que venía.

El conductor del buz, me vio en el suelo y estaba asustado, quería escapar dejarme tirado, pero un pasajero baja y me lleva al hospital.

Quede inconsciente por 2 semanas, el hombre que me había salvado era el próximo jefe de policía de Fig Hill. Este hombre pregunta sobre mi procedencia en el hospital y en la comisaria. Pero es un misterio.

— ¿Oigan este niño de dónde salió?— Pregunta el jefe de policía, Rey Boldorg.

— No lo sabemos, no es nuestro problema— Responde el oficial Daniel Rouback.

— ¿Qué no es nuestro problema? Somos la policía imbécil, es nuestro problema, ¿Cómo es que saliste de la academia? Debería despedirte, pero mejor me ayudaras a saber quién es este niño y a investigar la muerte del oficial Oslow.

— Han presentado quejas sobre un niño que llora en la estación, al parecer fue abandonado por sus padres. Pero no hay registros en este pueblo sobre desapariciones en esta semana, lo más lógico es pensar que los padres no sean de aquí y que solamente vinieron para dejar al niño.

— Esta bien, envíen una foto del niño a los pueblos aledaños y a la ciudad con los demás precintos.

Mientras estaba dormido, siempre había una canción en mis sueños. Era una banda inglesa llamada Coldplay que iniciaba con un piano, y está siempre se repetía.

Al final cuando desperté, la canción seguía sonando, y me di cuenta que la radio era la que me había despertado.

Llamaron al jefe de policía para avisarle de mi despertar. Y cuando llego, me recibió amablemente preguntándome sobre todo lo ocurrido.

— Hola, mi nombre es Rey, soy el nuevo jefe de la policía de Fig Hill. ¿Cómo te llamas?

Yo no recordaba mi nombre, así que le movi la cabeza negando saber la respuesta.

— Ok, entonces, dime ¿Dónde está tu padre y tu madre?

Y le negué de nuevo, no sabían dónde estaban.

— Bien, me conto un amigo que estabas con una niña, ¿Por qué estabas con ella?

Y le seguía negando, porque no sabía por qué esa niña me había tomado de la mano y me había llevado a todo esos lugares.

El Jefe no tenía más preguntas, así que cuando pago mi estadía en el hospital me envió al orfanato. No fue sino después de 2 años cuando me adopto y me dio su apellido. Él si fue mi verdadero padre.

Me enseñó a ser fuerte, me entreno en defensa personal, me motivo a que me uniera un club de lucha, me dio un hogar. Él aunque socialmente cuestionado por su métodos de interrogación y por un escándalo que tuvo de corrupción en aceptar sobornos y hacer chantajes. Me aceptó y me volvió más fuerte, tiempo atrás me había contado que en la ciudad, en el precinto 34 donde había trabajado lo engañaron por haber destapado una red de tráfico de armas entre los mismos policías. Así que le dieron a escoger entre morir, retirarse o aceptar una tajada del pastel y pedir un traslado en un pueblo tranquilo y desconocido.

Y es ahí cuando empiezo a olvidar lo ocurrido en mi niñez entre los 10 y 11 años.

Nunca más volví a saber de ella.

* * *

— ¿ Hola?— Dice ella.

— Hola— Dice él.

Alizes se presenta ante él en una oscuridad total, mirando y buscando y es cuando lo encuentra, como una entidad solitaria.

Era la conciencia de Raynard. Él también andaba sobre la oscuridad y se encuentra con ella.

— Vaya, vaya, vaya quien tenemos aquí, si no es más que el héroe prometido.

— ¿Pero quién tenemos aquí también? Es la diosa que tanto he buscado.

— Ten cuidado héroe, sabes muy bien lo que ocurrió ¿no es así?

— Nuestras mentes están entrelazadas, eres el alter ego de ella.

— Y tú el alter ego de él, la versión más pervertida.

— Si, y a mí me gustan la difíciles como tú. Que como te has dado cuenta he recorrido casi un mundo por encontrarte.

— Bueno, es más interesante así ¿no lo crees?

— Sí que estás loca mujer, y eso me gusta. Por cierto ¿qué haremos con estos dos?

— Idiota te refieres a ellos como tercera persona, acuérdate que somos ellos, nacimos el día en que nos encontramos en esa estación ¿lo olvidas?

— Bueno, acaba de recordarlo.

— Si yo también, el Deracto también me mostró ese recuerdo escondido.

— No sabía mucho de ti y aun es poco lo que sé, pero me has traído a este mundo, aun te sigo… desde ese día.

— Es muy poco el tiempo, despertaras muy pronto y yo no estaré, así que es muy probable que cuando tu despiertes ya no recordemos esto.

Y abre los ojos Alizes cuando sale de ese sueño. Pensaba que lo iba a olvidar que no lo recordaría, pero no fue así, el sueño fue tan vivido que de una vez al levantarse iba a llamar a Zastrozz o quien estuviera cerca para que hicieran traer a Raynard, o por lo menos preguntar si estaba vivo. Pero no lo hizo por que escucho la conversación de Rubí.

Ella hablaba con alguna de las nobles de tierra Redgroouk que le contaba sobre lo que ella había hecho en Oru.

— ¿Ya te enteraste de lo que hizo?

— No, ¿Qué fue lo que hizo?

— Mandó a matar a 62 noblezas de casta pura por haberse acostado con el Imperato anterior.

— ¿En serio?

— Una de las nobles que escapo de todo eso, busco refugio en mi casa, mi marido es amigo del Ereiser con la que ella se había comprometido. Nos contó todo sobre lo que había hecho en la elección, mato al consejo de electores.

— ¡No puede ser, qué barbaridad!

— Si, mi amiga estaba muy asustada. Se suponía que la regla era poder tener relaciones para la práctica antes de la concepción real.

— Que cruel, ¿acaso no sabe esa regla?

— Bueno eso es lo que dice ella, pero la verdad también es otra, muchas de las mujeres eran casadas, incluyendo mi amiga.

— ¿Así que justificas lo que hizo ella?

— No, por supuesto que no, mi amiga también era na de las que se acostaba con el Imperato aun siendo casada. Solo ponte en los zapatos de ellos, si encuentras a tu marido con otra no siendo de la realeza, ¿no te pondrías así, sulfurada?

— Bueno, mi posición es más alta, tengo beneficios.

— Bueno es así para nosotras, pero muchas de esas muchachas no eran de clase alta, eran de una nobleza inferior. No puedes justificar ese adulterio.

— Bueno, pero tampoco era para matar a todas esas mujeres.

— Mi amiga quiere iniciar una revuelta contra esa mujer.

— ¡Shhhhhhhhh! Ten cuidado con lo que dices, ella está ahí, podría escucharte. ¿Viste lo que hizo no más cuando grito al verlo empalado? No quiero saber lo que hara cuando se entere de lo que dijiste. Es mejor que te marches.

— Lo siento mucho.

— Mi prometido dijo que la vigilara no que empezara una charla de conspiración, así que vete Purpurea, y dile a las demás que nos veremos en el banquete.

La chica sale, y Rubí mira discretamente que Alizes no la haya escuchado. Pero ella escuchó todo.

Mientras tanto, los gobernante discutían que hacer con el Dark. Que ahora que se ha manifestado ante todos, ocultarlo ya no sería viable para sus planes.

— ¿Cómo sigue el Dark?

— Tengo varios eruditos de cuerpo que se sorprende de cómo es que no ha muerto con tantas heridas, tal vez no sea un Dark normal, es hora de considerar que si sea el hijo de Eos— Dice Myleron.

— Bueno, es mejor ejecutarlo, por su culpa los juegos se arruinaron, provocó que la diosa Alizes destruyera el campo y todo al su alrededor— Replicó Neron.

— Te dije que no lo dañara mucho, pero no, tenías que abrir una grieta y aplastarlo, les dije que lo dejaran vivo para la diosa— Zastrozz al terminar de decir eso se sienta y mira a Myleron que fue quien le aventó esa lanza a su cuerpo.

— Bueno, mató a nuestros mejores hombres. Tal vez si tengamos que ejecutarlo.

— ¡No, de ninguna manera!— Dice Zastrozz. — Entonces ¿qué quieres?— Grita Myleron, — ¿Quieres dejarlo vivir y que tome venganza?

— El problema no es él, si no ella, vieron de lo que fue capaz, ¡destruyó un maldito estadio ella sola con tan solo su grito! ¿Es que no lo ven? El causante de todo es él y si él muere todo se ira a la mierda. Es mejor que sepa que está vivo y que lo estamos cuidando.

— A la mierda Alizes— Dice Neron. —Piensa esto, si él vive, y se une con ella, ¿qué crees que pasará eh? Un Dark solo vive para traer guerra y destrucción, mira lo que paso en los demás lugares donde ha ido: las torres, los Maltuinos, ciudad Char, Raimfarben, y ahora Rouguen. Si lo dejamos vivo traerá la destrucción de todo lo que conocemos.

— Bueno si él no lo hace, ella lo hará cuando se enteré que le matamos por segunda vez a su… a su… bueno no sé qué es… si su esposo, o novio. Sea lo que sea, ella lo quiere vivo— Expone Zastrozz con esos argumento.

— Me lo llevaré a Oru, si quieres ejecutar a alguien, que se a los que lo apoyaron para entrar— Dice Zastrozz a Myleron.

— Oh no mi amigo, él fue capturado aquí en tierra roja, nos pertenece. ¿Tengo una mejor idea, porque no lo convertimos en nuestra mascota? Sí, eso es mejor, así no lo matamos y vigilaremos lo que hace.

— Oh no, ese Dark va por ella, y ella es una diosa Berserker, así que nos pertenece, él no se quedara aquí mucho tiempo, hallará la forma como siempre lo ha hecho en los lugares donde ha ido, y la buscará sin importarle el costo. Amigo, es mejor que nos dejes esto a nosotros. Porque la única quien puede controlarlo es solamente ella— Dice Zastrozz.

Un Ereiser llega a la sala real donde estaban los gobernantes para decirle al Dominato que la diosa Alizes esta despierta y que necesita a Zastrozz.

— ¿Oye, donde lo tienes?— Pregunta Zastrozz.

— Esta en el calabozo con las presas.

— ¿Presas?

— Si, cuando buscábamos a sus cómplices, un Ereiser de las fronteras Koumen y Redgroouk las identifico, y pudimos capturarlas, los demás huyeron.

— Es mejor que no hayas hecho nada estúpido.

Zastrozz va con la diosa, y Myleron pide que lo liberen, sin saber lo que sus soldados estaban haciendo en los calabozos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s