Invincible – Capítulo 265 – ¿Piensas que esto es una broma?

“¿No es una amenaza?” Jiang Tianhua asintió, quizás se preocupaba demasiado. Tal como dijo su subordinado Cui Ming, aunque Chen Xiaotian y Geng Ken hubiesen llegado a un acuerdo, aún no representaban una amenaza para él.

“Abre la puerta.” Jiang Tianhua le dijo a un Anciano que estaba a su lado.

“¡Sí, Decano!” Respondiendo a Jiang Tianhua, ese Anciano se adelantó, reuniendo fuerza en la palma de su mano y golpeando contra la puerta que llevaba al salón principal de la Secta Magos del Cielo.

Una fuerte explosión sonó cuando la puerta se rompió.

“Entren.” Ordenó Jiang Tianhua con un gesto de su mano. Cui Ming y los Ancianos siguieron a Jiang Tianhua en fila.

Al entrar en el salón principal, Jiang Tianhua vio tanto a Chen Xiaotian como a Geng Ken. Aparte de los dos, también estaban presentes los Ancianos de la Secta Magos del Cielo. Sin embargo, lo que asombró a Jiang Tianhua fue que en el asiento principal del trono había un joven de cabello negro desconocido, mientras que Chen Xiaotian, Geng Ken, y los demás estaban de pie respetuosamente a la izquierda y a la derecha.

Sin excepción, todo el mundo se sorprendió al ver esto, incluyendo a Cui Ming y a los otros que entraron después de Jiang Tianhua. Aunque claro, entre los Ancianos de la Escuela de la Golondrina de Sangre que vinieron con Jiang Tianhua, una gran parte se había sometido a Huang Xiaolong, así que no hubo mucha sorpresa viniendo de ellos.

Jiang Tianhua se quedó allí, incluso olvidando su propósito de venir a la Secta Magos del Cielo.

Un joven de cabello negro estaba sentado en el trono del Soberano de la Secta Magos del Cielo, esto era demasiado chocante para él.

“¿Decano Jiang está sorprendido?” En ese momento, la voz de Huang Xiaolong sonó, sus dedos se enroscaron sobre el reposabrazos, golpeteando suavemente, emitiendo un monótono sonido de golpeteo.

Escuchar la voz de Huang Xiaolong devolvió a Jiang Tianhua a sus sentidos.

“¿Quién eres?” Jiang Tianhua no pudo resistirse a soltar la pregunta. Su reacción refleja fue descubrir la identidad de este joven de cabello negro. Cui Ming y los Ancianos de la Escuela de la Golondrina de Sangre también dirigieron su atención hacia Huang Xiaolong.

Huang Xiaolong se rió indiferentemente de la pregunta de Jiang Tianhua: “Quién soy no es importante, no importaría aunque lo supieras. Ahora, la Secta Magos del Cielo está bajo mi control, Chen Xiaotian, Geng Ken, y todos los Ancianos de la Secta Magos del Cielo se han sometido a mí.”

“¡¿Qué?!” La cara de Jiang Tianhua se tensó.

¡Chen Xiaotian, Geng Ken y todos los Ancianos de la Secta Magos del Cielo se sometieron a este joven de pelo negro! Nadie del grupo de la Escuela de la Golondrina de Sangre podía ocultar el shock de sus caras, incluyendo a Jiang Tianhua, Cui Ming, o los Ancianos.

¿Cuándo sucedió esto? ¿Cómo es que la Secta Golondrina de Sangre no recibió ninguna noticia?

En este punto, Jiang Tianhua finalmente entendió por qué Chen Xiaotian y Geng Ken de repente mostraron un frente unido. Por qué Chen Xiaotian y Geng Ken se negarían a cooperar con la Secta de la Golondrina de Sangre.

¡La causa de todo esto fue el joven de pelo negro! Todo había sucedido porque este joven de pelo negro lo había dicho.

Cui Ming también llegó a la misma conclusión, y su cara se volvió fea.

Después de una torpeza momentánea, Jiang Tianhua se obligó a parecer tranquilo, mostrando una amable sonrisa hacia Huang Xiaolong: “Así que la Secta Magos del Cielo está bajo el control de este hermano. Mi propósito al venir aquí hoy es proponer una alianza con el Hermano contra la Secta de los Nueve Demonios.”

“Alianza conmigo, contra la Secta de los Nueve Demonios.” Murmuró Huang Xiaolong, nada se podía leer de esta tranquila expresión.

“Así es. Estoy seguro de que el Hermano sabe que si nuestra Escuela de la Golondrina de Sangre es destruida o se fusiona con la Secta de los Nueve Demonios, entonces el próximo objetivo sería la Secta Magos del Cielo.” Jiang Tianhua afirmó.

Huang Xiaolong se rió un poco.

Jiang Tianhua frunció el ceño ante la reacción de Huang Xiaolong: “¿De qué se ríe el hermano?”

Huang Xiaolong se enfrentó a Jiang Tianhua. “¿Cómo sabes que no seré yo quien destruya a la Secta de los Nueve Demonios?”

Jiang Tianhua se quedó en blanco.

“¿Tú? ¿Destruir a la Secta de los Nueve Demonios?” Cui Ming no pudo aguantar más. “¿Confiando en ti y en esta pequeña Secta Magos del Cielo que controlas?”

Obviamente, en la opinión de Cui Ming, Huang Xiaolong era demasiado arrogante, sobrestimando sus habilidades.

Los ojos de Huang Xiaolong barrieron a Cui Ming. “Si te arrodillas ahora y pides misericordia, quizás pueda considerar perdonarte la vida.”

“¡¿Qué has dicho?!” Cui Ming se volvió sombrío, mirando ferozmente a Huang Xiaolong. Sin previo aviso, una luz brillante salió del cuerpo de Cui Ming.

El grado de qi de batalla de una persona estaba relacionado con el grado de su técnica de cultivo, mientras que el color del qi de batalla de una persona estaba influenciado por su Espíritu Marcial. En general, el qi de batalla de color blanco era raramente visto.

Huang Xiaolong observó el qi de batalla de color blanco de Cui Ming y se rió. Por Chen Xiaotian y Geng Ken, él ya sabía que el Espíritu Marcial de este Cui Ming era un Rostro Fantasmal.

El Espíritu Marcial de Rostro Fantasmal pertenecía a un raro tipo de espíritus marciales necromantes y había dos tipos de Espíritus Marciales de Rostro Fantasmal, uno era el Rostro Fantasmal Negro y el otro era el Rostro Fantasmal Blanco. El espíritu marcial de Cui Ming era el Rostro Fantasmal Blanco.

Sin embargo, justo cuando Cui Ming estaba a punto de atacar, Jiang Tianhua extendió su brazo, bloqueándolo. Todo el tiempo, los ojos de Jiang Tianhua nunca se despegaron de Huang Xiaolong. Con una risita condescendiente y burlona, preguntó: “¿Crees que confiando en la fuerza de la Secta Magos del Cielo puedes aniquilar a la Secta de los Nueve Demonios?”

Ignorando la burla de la otra parte, Huang Xiaolong respondió con indiferencia: “Tal vez ahora sea insuficiente, pero después de gobernar sobre la Escuela de la Golondrina de Sangre, se puede hacer.”

La respuesta de Huang Xiaolong fue tan asombrosa que hizo que Jiang Tianhua y Cui Ming se endurecieran por un momento. En el siguiente segundo, un qi de batalla tras otro salió disparado, convirtiendo todo el salón principal en el ojo de la tormenta.

“¿Estás seguro de que lo que has dicho no es una broma?” Jiang Tianhua miró bruscamente a Huang Xiaolong, sin disimular la intención de matar entre sus ojos.

Huang Xiaolong respondió con otra pregunta: “¿Crees que fue una broma?”

En el tenso punto muerto, un grito sonó y otra poderosa aura apuntó a Jiang Tianhua desde la parte posterior. La cara de Jiang Tianhua se tensó, sin tiempo para pensar, saltó en el aire mientras su palma se balanceaba, serpenteando al atacante oculto.

Una fuerte explosión sacudió la espaciosa sala.

Aterrizando al otro lado del salón principal, Jiang Tianhua se volteó y vio que entre el grupo de Ancianos de la Escuela de la Golondrina de Sangre, cinco de ellos yacían en el suelo, ¡mientras que los que los atacaron eran los otros Ancianos de la escuela!

“¡Todos ustedes!” Jiang Tianhua y Cui Ming estaban conmocionados y enojados.

Varios Ancianos de la Escuela de la Golondrina de Sangre se presentaron ante Huang Xiaolong, arrodillándose para saludar: “¡Saludamos al Joven Señor!”

‘¿Saludamos al Joven Señor?’ Jiang Tianhua y Cui Ming se quedaron boquiabiertos cuando escucharon eso, las expresiones de sus caras empeoraron.

“Todos ustedes, levántense.” Dijo Huang Xiaolong mientras miraba al grupo de Ancianos de la Secta de la Golondrina de Sangre que se arrodillaron ante él.

“¡Agradecemos al Joven Señor!” Solo entonces los Ancianos se levantaron y se retiraron a un lado.

Entre los dieciséis Ancianos de la Escuela de la Golondrina de Sangre que Jiang Tianhua trajo consigo a la Secta Magos del Cielo, once de ellos ya se habían sometido a Huang Xiaolong. Cuando estas once personas lanzaron un ataque furtivo a gran velocidad, aparte de Cui Ming y Jiang Tianhua, los cinco Ancianos restantes resultaron heridos.

“¡Grupo de traidores!” Cui Ming rugió de ira. Su silueta se difuminó en un parpadeo, apuntando a un Anciano de la Escuela de la Golondrina de Sangre junto a Huang Xiaolong. Mientras golpeaba su palma hacia abajo, una mano de hueso blanco arañó a ese Anciano.

Pero, antes de que el ataque de Cui Ming alcanzara su objetivo, un frío resoplido resonó en el salón. Huang Xiaolong voló desde el asiento del trono, un golpe de palma que produjo diez mil Budas mientras la Luminiscencia de Buda iluminaba la sala.

¡Palma de Buda Terrenal!

La Palma de Buda Terrenal rompió instantáneamente la garra de hueso blanco, y al mismo tiempo, Huang Xiaolong llegó justo frente a Cui Ming.

Atrapado sin poder huir, Cui Ming atacó desesperadamente, golpeando una palma de la mano a Huang Xiaolong, pero justo en el momento en que atacó, una huella de puño se agrandó justo delante de sus pupilas. Aterrorizado, era como si hubiera caído en una arena movediza en el aire, incapaz de moverse.

El puñetazo de Huang Xiaolong cayó sobre su pecho.

Una poderosa fuerza explotó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s