ATG – Capítulo 1081 – Juramento de Sangre

Un suave viento sopló sobre los desolados terrenos secretos de los Espíritus de Madera.

Yun Che reunió todos los cuerpos de los Espíritus de Madera, He Lin se arrodilló junto a sus cuerpos diciendo sus últimas despedidas a todos y cada uno de ellos. Cuando terminó, Yun Che hizo un ligero movimiento de empuje con su brazo, enterrándolos en lo profundo de esta tierra que una vez les perteneció.

Aunque no era la intención de Yun Che, todo lo que había pasado era por su culpa. Él fue la causa principal de este trágico episodio. Respiró hondo y cayó de rodillas, doblegándose nueve veces.

Extendió la mano. En el centro de su palma yacía un brazalete que consistía en una colorida variedad de flores y semillas. No sólo contenía el aroma y la esencia de los Espíritus de Madera, sino también la calidez del corazón y los sentimientos de una joven.

Usó ambas palmas para empujar un poco de tierra en el suelo y enterró cuidadosamente el brazalete debajo. Yun Che levantó su cabeza, en sus recuerdos ella era la pequeña niña Espíritu de Madera que lo miraba con ojos brillantes de asombro y adoración de héroe, escuchando atentamente cada palabra suya. “Qing He, soy el demonio que trajo este desastre sobre toda tu raza. No estoy calificado para aceptar tu maravilloso regalo. Espero que en tu próxima vida… el destino sea amable contigo.”

He Lin se quedó allí arrodillado. No derramó ni una sola lágrima y no tuvo una reacción emocional fuerte a todo esto. Esto hizo que Yun Che se sintiera aún más incómodo.

He Lin.” Yun Che le dio una palmadita en el hombro. “De ahora en adelante, quédate conmigo. Te ayudaré a encontrar otro lugar seguro. Mencionaste antes que querías tomarme como tu Maestro, no creo que tenga lo que se necesita para ser un Maestro de verdad, sin embargo, si sigues interesado en ello, no declinaré de nuevo.”

Sus metas y situación definitivamente no eran adecuadas para tomar a un estudiante y tener uno a su lado. Además, He Lin podía traer aún más desastre como un Espíritu de Madera Real, pero esta vez… la culpa era abrumadora. No era capaz de no preocuparse por He Lin y dejarlo tirado.

He Lin no mostró ninguna emoción. Ni asintió ni agitó la cabeza. Se dio la vuelta y le dio a Yun Che una sonrisa suave y sencilla. Su mirada aún conservaba la claridad cristalina que parecía poder ver a través de todo, pero al mismo tiempo, contenía en su interior un dolor que superaba sus años, un dolor por el que no debería haber pasado.

Hermano Mayor Yun Che.” Sonrió. “Has perdido una parte de tu vida por alguna razón y fue un incidente muy reciente… ¿tengo razón?”

Yun Che se sorprendió ligeramente, después de lo cual asintió lentamente con la cabeza.

Contra el Antiguo Dragón Astado, había ejecutado forzosamente la Restauración de la Estrella Lunar. Ejecutar tal arte iba en contra de las leyes fundamentales de este mundo, desafiaba el sentido común y violaba las mismas leyes de los cielos. El precio – ¡un acortamiento eterno de su vida!

La sensación de que una parte de su vida le fuera cortada era un sentimiento intangible pero inexplicablemente doloroso. Aunque el dolor en ese momento fue breve, recordó cómo su alma temblaba. Este dolor también trajo consigo una vaga sensación, la sensación de que si ejecutaba la Restauración de la Estrella Lunar con su fuerza vital restante, dentro de cuatro o cinco activaciones más, devastaría toda su vida y moriría inmediatamente.

“Tengo razón, entonces.” Sonrió He Lin una vez más. “Soy un Espíritu de Madera, somos especialmente sensibles al alma y a la fuerza vital de los seres vivos. Cuando vi por primera vez al Hermano Mayor Yun Che, ya me había dado cuenta de este problema y, de hecho, se trata de un acortamiento muy grave de la vida. Si no tomas ninguna medida para restaurar tu fuerza vital, sólo te quedan unos pocos años más de vida. El Hermano Mayor Yun Che es una buena persona, así que debería vivir mucho tiempo…”

“… No te preocupes por mí, ya se me ocurrirá una solución.” Yun Che dejó de lado el tema mientras escaneaba vigilantemente sus alrededores. “He Lin, tenemos que dejar este lugar. Acabo de matar a sus hombres, la llamada Secta del Alma Negra debería haber sido capaz de sentirlo. Aún más hombres malvados descenderán a este lugar pronto.”

“Sin embargo, no te preocupes, a menos que esté muerto, nunca permitiré que nadie te lastime.” Aseguró Yun Che a He Lin con confianza.

“Gracias Hermano Mayor Yun Che. Escucharte decir esto me hace muy feliz.” La sonrisa de He Lin se hizo más profunda y su mirada sobre Yun Che se hizo aún más brillante. “En el pasado, sentía que el destino era extremadamente cruel. Sin embargo, ahora mismo, al final de mi vida, te conocí. El dios de la naturaleza me ha estado cuidando todo este tiempo después de todo.”

Yun Che agitó la cabeza, teniendo emociones mezcladas… cuando repentinamente llegó a una realización con una sacudida…

¿¡Al final de mi vida!?

En ese mismo momento, sintió repentinamente la fuerza vital de He Lin siendo drenada como un balón de cuero agujereado. Rápidamente desaparecía, pero He Lin aún tenía una sonrisa en la cara mientras su pequeño y débil cuerpo empezaba a caer lentamente hacia atrás.

“¡He Lin!”

La sangre se drenó del rostro de Yun Che. Se adelantó frenéticamente y lo agarró… El cuerpo de He Lin estaba suave y relajado, la temperatura de su cuerpo inerte disminuía constantemente mientras su fuerza vital desaparecía a gran velocidad.

“Esto… Esto… ¿Qué está pasando?” Los ojos de Yun Che de repente se abrieron de par en par mientras recordaba algo y gritaba con asombro: “Tú… ¡¿Estás autodestruyendo tu Orbe de Espíritu de Madera?!”

“¡He Lin!” Yun Che gritó alocadamente mientras sus manos reunían la energía profunda de su entorno. Intentó canalizar la energía hacia He Lin, pero la misma energía fluía una y otra vez. “¡He Lin! ¿Qué…? ¿Qué estás haciendo? ¿Por qué estás haciendo esto?”

¿¡Cómo ha llegado a esto!? ¿Por qué está pasando esto…?

¡Debería haberme dado cuenta de que algo estaba mal!

Hermano Mayor Yun Che…” La voz de He Lin se estaba debilitando. Miró a Yun Che y gentilmente le contestó: “Lo sabía, definitivamente no me echarías a un lado y me dejarías solo… pero, ¿cómo puedo…? Hermano Mayor Yun Che se convertirá un día en una persona muy grande y poderosa, además, eres mi benefactor. ¿Cómo podría… convertirme en tu carga…?”

Yun Che sintió como si un martillo gigante golpeara su alma. Todo su cuerpo temblaba incontrolablemente mientras gritaba: “¿Qué carga? ¡¿Cómo te convertirías en mi carga?! Tú… ¿No querías tomarme como tu Maestro, para ser como yo, tan fuerte como yo, para poder proteger a tu pueblo? Date prisa…. detén este proceso. Definitivamente estarás bien, ¡definitivamente habrá una solución!”

Yun Che jadeó pesadamente, ejecutando el Gran Camino de Buda hasta sus límites. Sin embargo, no tuvo ningún efecto en He Lin. Sólo podía ver cómo su vida se desvanecía.

No… ¡Tiene que haber una solución!

¡Rápido, piensa en una forma de salvarlo!

Yo fui el que causó la muerte de los miembros de su clan a su lado, debería estar resentido conmigo, odiarme. Incluso debería querer matarme… ¡¿Por qué está resultando de esta manera?!

El resto murió por mi culpa, ¿cómo puedo también dejar que He Lin…?

Hermano Mayor Yun Che, ¿puedes… prometerme una cosa? Tengo una petición deliberada que hacer.” Susurró He Lin.

“Tú… Sólo dilo. Cualquier petición que tengas, prometo llevarla a cabo.” Yun Che no se había dado por vencido todavía y ahora estaba activando el poder del Dios de la Ira.

“Te lo ruego… En mi lugar… Por favor, encuentra a mi hermana…”

“¡Sí!” Yun Che asintió, su voz temblorosa. “¡La encontraré y dejaré que los dos, hermano y hermana, se reúnan!”

He Lin agitó débilmente la cabeza. “Yo mismo lo sé, mi petición es muy excesiva, egoísta incluso… pero… yo… no puedo… no tengo otra opción…”

Las lágrimas comenzaron a caer sobre Yun Che. Una ola de dolor y pena bañó todo su ser. Las palabras de He Lin y las palabras dentro de sus lágrimas…

“Soy el último del linaje real de los Espíritus de Madera. Yo era la esperanza de toda la raza… Sin embargo, soy así de inútil… No pude proteger a mi hermana, no pude proteger a mi gente… No pude hacer nada en absoluto…. Si sigo viviendo, sólo traeré el desastre sobre el Hermano Mayor Yun Che, que no ha sido más que sincero y bueno conmigo…. Este inútil yo… No puedo encontrar a mi hermana y no seré capaz de protegerla tampoco… Sólo puedo… sólo puedo ser tan egoísta como para rogarle al Hermano Mayor Yun Che…”

“No hables más.” El pecho de Yun Che estaba tan pesado que le costaba respirar. Su voz baja continuó: “No te preocupes, aunque tenga que viajar por todo el Reino Divino, ¡seguro que encontraré a tu hermana! La protegeré… ¡Mataré a cualquiera que quiera hacerle daño! ¡Incluso si tengo que dar mi vida, nunca dejaré que sufra ningún daño! Lo juro… ¡Lo juro por mi vida!”

Las lágrimas en los ojos de He Lin temblaron y levantó débilmente su brazo. “Gracias, Hermano Mayor Yun Che. Esta es… la única… forma en que puedo pagarte…”

Su apretado puño se abrió lentamente. Un rayo puro de luz esmeralda pasó a través de los ojos de Yun Che y penetró en su alma.

Orbe de Espíritu de Madera

Este Orbe de Espíritu de Madera era casi la mitad del tamaño del orbe anterior que obtuvo, pero podía sentir una fuerza del alma inigualable, rica y brillante dentro de él. Yun Che sintió como si fuera transportado a otro mundo, sus ojos, cuerpo e incluso alma… parecían bañados en la más pura y suave de las lociones.

Yun Che permaneció de pie durante un rato, aturdido bajo esa hermosa y brillante luz esmeralda.

Este era el Orbe de Espíritu de Madera de He Lin.

No era un Orbe de Espíritu de Madera ordinario. Era un Orbe de Espíritu de Madera Real… En el Reino de Dios del Monarca Brahma, esto sería altamente e inimaginablemente buscado. Uno sólo podría soñar, pero nunca ser capaz de obtener tal tesoro.

De hecho, en todo el Reino de Dios del Monarca Brahma, nadie se atrevería a esperar uno. ¡Incluso en toda la historia del Reino Divino, un Orbe de Espíritu de Madera de línea de sangre real en perfecto estado nunca había aparecido antes!

“Aunque… soy muy inútil… mi Orbe de Espíritu de Madera es un tesoro impresionante.” Lentamente movió su Orbe de Espíritu de Madera hacia el pecho de Yun Che. “Puede otorgar cincuenta mil años de longevidad al Hermano Mayor Yun Che, incluso te dará poderes únicos de nuestra raza de Espíritus de Madera…”

¿¡Cincuenta mil años de longevidad!?

En todo este Caos Primordial, un ser humano que tuviese cincuenta mil años de longevidad… ¡quizás sólo los Maestros del Reino Divino tendrían eso!

“Cuando yo era muy joven… Padre y madre mencionaron una vez… que nuestro Orbe de Espíritu de Madera era extremadamente especial, se llamaba ‘Semilla Milagrosa’. Realmente espero que algún día… le dé al Hermano Mayor Yun Che un poder milagroso…”

A medida que se acercaba el resplandor esmeralda, Yun Che, que estaba atrapado en la extraña atmósfera del orbe, se despertó repentinamente de su aturdimiento. Gritó con ansiedad: “¡He Lin! ¡No necesito tu Orbe de Espíritu de Madera! Devuélvelo inmediatamente… ¡Ahh!”

Cuando el Orbe de Espíritu de Madera tocó el pecho de Yun Che, lenta y suavemente comenzó a fusionarse con él, como una gota de agua entrando en la pacífica superficie de un lago. Sin sonido, ya se había fusionado con su cuerpo…

Obviamente era un objeto extraño, pero el cuerpo de Yun Che no mostró ni una pizca de rechazo.

El brillo esmeralda tocó la fuente del corazón de Yun Che, con lo cual rápidamente comenzó a extenderse y a abarcar todo su cuerpo. En un breve momento, ola tras ola de una fuerza vital increíblemente pura comenzó a latir a través de cada parte de su cuerpo como maremotos.

Una pálida mano blanca comenzó a caer lentamente. Cuando sintió que la fuerza vital de Yun Che empezaba a cambiar, el rostro de He Lin mostró una suave sonrisa. Sus ojos comenzaron a cerrarse lentamente…

“Padre… Madre… He Lin puede finalmente… verlos de nuevo…”

Su voz se apagó lentamente mientras su último aliento desaparecía junto con la suave pero aparentemente cruel brisa que pasaba sobre ellos….

HeLin…”

Yun Che soltó el grito más angustioso de toda su vida, arrodillándose lentamente en el suelo.

Thud—

El peso en sus brazos se hizo inmediatamente más ligero. Un destello de luz esmeralda emanó de He Lin, que estaba en su abrazo, y se transformó en lo que parecía una pequeña estrella verde danzante que se movía en el viento. Como un copo de nieve, voló hacia el suelo donde estaban enterrados los Espíritus de Madera.

Inmediatamente, hojas de hierba verde jade comenzaron a brotar del suelo, creciendo rápidamente. Toda el área fue cubierta en poco tiempo por un hermoso parche verde, mientras cientos de flores brotaban y se abrían al mismo tiempo, llenando todo el lugar donde los Espíritus de Madera yacían en su descanso final.

Tal vez… este fue el último regalo de protección de He Lin a su pueblo.

“…” Yun Che yacía allí arrodillado, como si fuera una escultura de hielo, sin moverse ni un centímetro. La hierba verde jade y las hermosas flores comenzaron a extenderse a su alrededor.

¡¡Bang!!

Se golpeó a sí mismo, con el puño en el corazón. Yun Che tosió una gran bocanada de sangre, ambas manos apoyándose en el suelo durante un momento. Levantó la cabeza, sangre en las comisuras de los labios. Ambos ojos tenían una furia infernal inigualable dentro de ellos.

Secta del Alma…”

“Si no baño a su secta en sangre… ¡Yo, Yun Che… no soy humano!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s