ATG – Capítulo 1079 – Tragedia

La Ciudad Darkya anteriormente era un lugar de peligro absoluto para Yun Che. Él estaba constantemente nervioso, moviéndose como si estuviera en ascuas.

Sin embargo, a partir de ahora, no podría importarle menos. Hizo caso omiso de si el Gremio Mercantil de la Pluma Negra descubriera sus rastros. Lanzó su energía profunda al máximo, enviando brillantes rayos que atravesaban los cielos de la Ciudad Darkya. Cada rayo traía consigo un chillido estridente.

Cuando llevó a He Lin a los terrenos secretos de los Espíritus de Madera, había escaneado cuidadosamente su cuerpo Lin en busca de impresiones de rastreo…

¡Pero quién hubiera pensado que existía algo como el Incienso Perseguidor del Alma de Diez Mil Millas!

Tenía que ser falso… ¿Cómo podría existir tal cosa? ¡Definitivamente no podría!

Se alejó a toda velocidad mientras la Ciudad Darkya desaparecía lentamente en la distancia. Apretó los dientes con fuerza, casi rompiendo algunos en el proceso.

Se había quedado en los terrenos secretos durante aproximadamente media hora. Desde el momento en que se fue hasta ahora, sólo habían pasado tres o cuatro horas. Si todo lo que había sucedido era verdad, entonces dentro de este marco de tiempo….

¡Más vale que esto no sea real!

Yun Che cargó fuera de la Ciudad Darkya como un trueno, su velocidad fue varias veces la de cuando había llevado a He Lin a casa. Frenéticamente voló hacia el sudeste en dirección a la espesa jungla sin detenerse por un momento.

Al entrar en la densa jungla, Yun Che no disminuyó su velocidad, sino que atravesó el follaje como un furioso tornado, enviando madera, hierba y flores girando por el cielo. Uno por uno, los árboles antiguos, que tenían decenas de miles de años de antigüedad, fueron reducidos a astillas y polvo.

Después de haber memorizado el lugar, Yun Che finalmente llegó a donde estaba la entrada secreta. La hilera de viejos árboles estaba ante él. Inmediatamente descendió y sus pupilas se encogieron.

La ilusoria formación que envolvía el área estaba totalmente rota. Las enredaderas de color negro verdoso parecían como si un huracán las hubiera arrasado y destrozado. Partes y piezas de enredaderas cubrían el suelo.

El mundo por delante era un cuadro de silencio, un silencio que helaba los huesos.

El corazón de Yun Che dejó de latir por un momento. Fijó su mirada hacia delante mientras sentía que un frío le rodeaba. Se quedó aturdido antes de avanzar lentamente. El sonido de cada paso que daba al pisar las enredaderas rotas perforaba su alma.

Después de pasar a través de las enredaderas aplastadas, se detuvo. Su cuerpo se sacudió y su rostro palideció cuando una expresión de dolor recorrió su rostro. Sentía como si toda la sangre hubiera sido drenada instantáneamente de su cuerpo.

Lo que originalmente era una vasta tierra de flora esmeralda y jade era ahora un escenario de destrucción y desesperación. Los árboles antiguos fueron derribados, las casas de madera se derrumbaron y todo llevaba las cicatrices de un feroz combate. Lo que quedaba de la pintoresca tierra eran ahora sólo manchas secas de sangre verde y un silencio sepulcral.

Un cuerpo sin vida tras otro de los Espíritus de Madera estaban esparcidos por el suelo teñido de sangre. Un cuerpo en particular más cercano a Yun Che aún tenía los ojos bien abiertos. La luz verde esmeralda ya se había desvanecido de sus ojos, lo que quedaba era una mirada de miedo y desesperanza… Incluso en la muerte, su resentimiento nunca se fue.

“Ah… AHHH…”

Los labios de Yun Che temblaban y sus pupilas se dilataron en shock, casi cubriendo el blanco de sus ojos. No podía moverse, como si ambos pies estuvieran clavados en el suelo. Su visión comenzó a nublarse y el cielo a su alrededor comenzó a girar.

Agarró su cabeza con ambas manos, sus dedos temblaban como los de un anciano al final de su vida.

Muertos…

Están todos muertos…

Por mi culpa…

Yo causé sus muertes… por mi culpa…

“Huff… huff…”

Yun Che tomó docenas de respiraciones profundas antes de que su mente y sus ojos finalmente recobraran claridad.

Lentamente se caminó hacia adelante. Todo estaba todavía un poco borroso, pero cada cuerpo, cada gota de sangre verde fresca estaba claramente impresa en su alma… Cada vista era como una daga fría y penetrante, clavada directamente en su alma.

De vez en cuando, había rastros de la sangre roja de los humanos. Destacaban como sangrientas manchas sucias que profanaron este santuario ahora en ruinas.

Huuu…

Tomó una respiración profunda otra vez. El color volvió a su cara y sus ojos se volvieron estables una vez más. Dio un paso adelante, cuidadosamente caminando a través de este mundo ahora arruinado.

¡¡Bang!!

Un árbol muy dañado se derrumbó repentinamente, revelando un Espíritu de Madera sin vida… Era delgada y pequeña, su viejo y arrugado rostro tenía una expresión de eterna calma.

Abuelita Qing Ye…” Susurró Yun Che. Levantó la cabeza y lentamente cerró los ojos. He Lin era el que más la respetaba. Ella era la Espíritu de Madera más antigua y respetada en este pequeño mundo. Horas antes, incluso había recibido personalmente el Rocío Milagroso del Espíritu de Madera.

“Lo siento. Yo traje este desastre sobre todos ustedes… Por favor, descansa en paz.” Susurró Yun Che suavemente.

La suerte ya estaba echada para esta tragedia y todo lo que podía hacer ahora era ofrecer una simple disculpa.

Se había calmado, pero el malestar aún pesaba mucho sobre su pecho. Yun Che voló por los aires y liberó su percepción espiritual con la esperanza de encontrar un sobreviviente… con suerte habría Espíritus de Madera afortunados… incluso si solo había uno, eso era suficiente.

Frente a una cabaña en ruinas, Yun Che vio a un Espíritu de Madera de mediana edad bien construido. Ya no tenía vida en él. Su mano estaba sosteniendo una lanza rota. La lanza estaba cubierta con una mezcla de sangre verde y roja.

En su espalda había un agujero grande y ensangrentado… Como había luchado hasta el final, ni siquiera tuvo la oportunidad de autodestruir su Orbe de Espíritu de Madera. Sin lugar a dudas, su Orbe de Espíritu de Madera había sido arrebatado a la fuerza después de su muerte.

Mayor Qing Mu…”

Yun Che gentilmente pronunció su nombre, ambas manos temblorosas, los puños cerrados.

A su alrededor yacía la mayor parte de los Espíritus de Madera de mediana edad. Cada cuerpo estaba lleno de signos de una batalla sangrienta y cicatrices de batalla. Todos sus ojos estaban abiertos de par en par, llenos de expresiones de miedo, desesperanza y odio…. Ninguno de ellos los tenía cerrados.

Yun Che continuó volando en silencio. Más adelante, en este pequeño mundo, vio a un niño Espíritu de Madera tras otro. Algunos se abrazaban, otros abrazaban a los ancianos… y el más joven, su pequeño y suave cuerpo estaba atravesado… Un largo cuchillo negro se alojaba en su cuerpo.

A Yun Che le resultaba cada vez más difícil respirar. Luchó por mover su mirada, cuando vio el gran jardín donde había pasado la mayor parte de su tiempo en su primer viaje hasta aquí.

Miles de flores estaban esparcidas por el suelo. No había más mariposas…

Al final del parterre, dos niñas se abrazaban fuertemente. Aunque sus cuerpos no llevaban cicatrices ni heridas, no tenían vida dentro de ellos.

Muerte por autodestrucción de sus orbes espirituales.

Yun Che aterrizó y los miró fijamente. “Fei YanQing He…”

Fuera del parterre yacía un joven caído. Su cuerpo estaba lleno de cicatrices, evidencia de las brutales heridas que había sufrido en la batalla tratando de proteger a las dos chicas que estaban detrás de él.

QingZhu…”

La fuerte sensación de asfixia que estaba finalmente retrocediendo volvió a cobrar fuerza una vez más, inundando su alma entera, más fuerte que antes.

“…Ojalá pudiera ver el mundo exterior por mí mismo…”

“Siempre pensé que los humanos daban miedo. ¡Nunca hubiera pensado que el Hermano Mayor Yun Che sería un humano tan fuerte y agradable!”

“Este es un amuleto que hice con mis propias manos, te mantendrá a salvo…”

“Hermano Mayor Yun Che… ¿Volverás a menudo a visitarnos…”

“……”

Qing Zhu… Fei Yan…. Qing He….

Una mano agarrando su cabeza, la otra sobre su corazón, se agachó lentamente. Su corazón se sentía como si estuviera siendo perforado por miles de agujas venenosas. Su cuerpo temblaba de dolor incontrolablemente.

Horas antes lo habían mirado con asombro, con ojos tan puros y ansiosos. Se aferraron a cada palabra que él había dicho, como si temieran perderse una sola de sus palabras. Habían sentido claramente un profundo deseo de esperanza y anhelo en cada una de sus almas.

El destino había sido demasiado cruel con ellos. Lo que era la norma para otros a una edad similar, no era más que un sueño para ellos. Estaban en la flor de su juventud, pero ahora…

“El… el que… causó todo esto…”

“Fui… fui yo…”

Su corazón estaba convulsionado y sus dientes castañeaban. Clavó sus cinco dedos en su cabeza, cavando en su carne, pero no sintió ni una pizca de dolor.

Era la segunda vez en su vida que se sentía así.

La primera vez fue cuando estaba en el Continente de la Nube Azur. Había perdido a su Maestro, había perdido a Ling’er. Ya no tenía a nada ni a nadie a quien aferrarse. Bajo su furia y su angustiosa locura, había utilizado la Perla del Veneno Celestial y se había llevado todas las vidas de toda una ciudad…

Después de su acto temerario, inmediatamente, una cantidad interminable e insoportable de culpa descendió sobre él, llevándolo al borde de la desesperación…

En ese momento, había matado a millones de personas, la mayoría de las cuales eran inocentes y no le odiaban ni tenían vínculos con él.

Esta vez, cien Espíritus de Madera habían muerto. Aunque no por sus manos, todavía sentía el mismo fuerte dolor que en aquel entonces.

¿Por qué tuvo que pasar esto?

¿De qué eran culpables estos inocentes Espíritus de Madera?

¿Fue sólo porque eran demasiado amables y débiles?

No… Fue por mi culpa. Si no fuera por mí… esta maldita maldición, ¿cómo se habrían encontrado con semejante desastre?

¡¡Todo es por mi culpa!!

Si no fuera porque tuve que buscar un Orbe de Espíritu de Madera, si no fuera porque mostré misericordia y traje a He Lin de vuelta aquí, esto no habría…

…………

Espera un minuto… ¿¡He Lin!?

Como si un cubo de agua fría hubiese sido derramado sobre él, Yun Che levantó su cabeza e inmediatamente se levantó. ¿Qué hay de He Lin? Él no estaba entre estos cadáveres. ¿Dónde había ido?

Yun Che comenzó a volar y una vez más liberó su percepción espiritual tan rápido como le fue posible, cubriendo todo el terreno secreto de los Espíritus de Madera. Escudriñó cada centímetro de tierra, cada brizna de hierba, cada cadáver.

No detectó a He Lin en absoluto.

Su mente se aclaró rápidamente. Expandió su sentido espiritual hasta donde pudo y, aun así, no encontró el cadáver de He Lin. He Lin podría estar vivo… No, esto era definitivo. ¡He Lin definitivamente estaba vivo!

Esas personas sabían que He Lin era un Espíritu de Madera Real, definitivamente lo querían capturar vivo. Y siendo el único Espíritu de Madera que tenía un linaje real, aunque se metiera en la más terrible y desesperada circunstancia, ¡nunca se permitiría morir! Sí, ¡definitivamente estaba vivo!

La mayor posibilidad en este momento es que haya sido capturado y se lo hayan llevado.

La sangre en el suelo no se ha secado todavía, no pueden haber ido muy lejos.

Yun Che voló más alto en el aire y cerró los ojos. Reunió toda la concentración que pudo dominar… Tengo que encontrarlo. ¡¡Debo encontrarlo!!

Hacia el este, sintió rastros de pasos que hacían un camino a través de la jungla. Cerró los ojos y liberó explosivamente su energía profunda, precipitándose hacia el este como un relámpago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s