ATG – Capítulo 1067 – Partiendo hacia el Reino Darkya (1)

El Arca Profunda Primordial continuó flotando sobre la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios. Nadie había visitado la Prisión de Inferno después de que los tres Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama habían abandonado el lugar, así que naturalmente nadie descubrió que había una extraña arca profunda estacionada allí.

Dentro del mundo interno del Arca Profunda Primordial, después de confirmar que la sangre del Dragón Astado dentro del cuerpo de Mu Xuanyin había sido completamente limpiada, Yun Che la ayudó a colocarse sus ropas de color blanco nieve antes de mirar al cielo. Después de estar allí parado en blanco con un profundo ceño fruncido, por un tiempo muy, muy largo, finalmente tomó una decisión.

No muy lejos, el enorme cuerpo del Antiguo Dragón Astado yacía en el suelo. El hielo de su cuerpo se había derretido y estaba cubierto de heridas.

Entonces, Yun Che apareció instantáneamente ante el cadáver del Antiguo Dragón Astado y extendió su mano izquierda hacia su boca abierta. Un destello verde más tarde, una gran cantidad de Aliento del Dragón Astado fue absorbido por la Perla del Veneno Celestial.

En un instante, Yun Che sacó la palma de su mano e identificó brevemente la cantidad de Aliento de Dragón almacenada dentro de la Perla del Veneno Celestial. Entonces, murmuró para sí mismo: “Si lo uso bien, será suficiente para envenenar a un par de miles de personas.”

Un momento de duda más tarde, también extrajo un poco de sangre de las heridas del Dragón Astado… quién sabe, tal vez sería útil algún día.

Se trataba de un dragón Maestro Divino que había vivido al menos decenas de miles de años. Cada parte de su cuerpo era un precioso tesoro, incluyendo su extremadamente fuerte sangre de dragón y su venenoso aliento de dragón.

Esto fue lo único que le quitó al dragón… el resto, no podía extraerlo, aunque quisiera. Un dragón Maestro Divino era algo que no podía destruir, aunque el poder que protegía su cuerpo ya no existía. Olvídate de cortar su cuerpo y obtener su corazón, no podría ni siquiera arrancar una sola escama de su piel.

Las heridas y la respiración de Mu Xuanyin ya se habían estabilizado, por lo que ya no corría peligro alguno. Sin embargo, ella estaría en un sueño por un tiempo muy, muy largo debido a la debilidad excesiva y a la pérdida de energía. Podía durar unos días o incluso unos meses.

Su fuerza profunda estaba comenzando a recuperarse gradualmente… pero después de desencadenar forzosamente una formación prohibida, agotar la mayor parte de su esencia de sangre y talento, y perder su yin vital del Fénix de Hielo, ni siquiera Yun Che podía predecir cuánto se recuperaría.

Sin embargo, una cosa era segura. Sería mucho más débil de lo que solía ser.

Sería algo inaceptable para cualquier practicante profundo… mucho menos para alguien tan orgullosa como Mu Xuanyin.

Si se quedaba atrás, lo primero que haría Mu Xuanyin después de despertarse sería matarlo.

Por lo tanto, la única elección que podía hacer era dejar el Reino de la Canción de Nieve antes de que ella despertara. Fue porque no quería morir y tenía muchas razones para no morir.

Thud.

Yun Che se arrodilló pesadamente ante Mu Xuanyin y enterró su cabeza.

Maestra.” Susurró Yun Che arrepentido. “Cuando el discípulo llegó por primera vez al Reino Divino, cometió muchos errores terribles y habría expuesto sus secretos sin saberlo si no fuera por su recordatorio. Sabía que este discípulo tenía la herencia del Dios Maligno y un Tesoro Profundo Celestial, la Perla del Veneno Celestial, pero no sólo nunca trató de privarme de ellos, sino que incluso me aceptó como su discípulo directo. Al notar que Mu Sushan y Mu Fengshu ya no existían en el Salón de la Nieve Helada, el discípulo comprendió inmediatamente que los mató para eliminar todos los problemas futuros que pudieran surgir de su existencia…”

“Al principio, pensé que sólo estaba devolviéndome el favor de salvar a la Maestra del Palacio Bingyun, pero después de eso… exigió el Registro del Cuervo Dorado del Mundo Ardiendo y el corazón del Dragón Astado para mí. También trató de usar una gran cantidad de yin vital del Fénix de Hielo para cumplir el deseo del discípulo e incluso me dio el Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones, el cual pasó media vida nutriendo…”

“Durante las dos veces que me fui de su lado, una vez al Imperio del Viento Helado y otra al Valle de la Niebla Extrema, protegió a su discípulo en secreto, especialmente la vez que su discípulo fue enviado al Valle de la Niebla Extrema por cometer un grave error. A pesar de su enojo, aún me protegió y se preocupó por mi seguridad…”

“La Maestra de este discípulo es una diosa de los cielos y yo no soy más que un insignificante joven que proviene de un reino inferior. No merezco la gran bondad que me ha mostrado… y este discípulo ya no puede devolver este favor durante su vida, pero ahora he cometido un acto aún más vergonzoso.”

Yun Che inhaló profundamente antes de cerrar los ojos, arrepentido. “Le debo la vida, Maestra. Cuando la Maestra despierte, seguramente se enojará más allá de la imaginación al aprender lo que he hecho… este discípulo ya no puede enfrentarla. Es natural que desee condenarme a muerte. Sin embargo, no puedo morir ahora, porque todavía tengo un deseo importante que cumplir…”

“Cuando el discípulo haya cumplido su deseo, seguramente volverá al lado de la Maestra y le permitirá castigarlo como quiera.”

Yun Che dobló su cuerpo y se inclinó en silencio tres veces ante Mu Xuanyin.

Luego, se puso al lado de Mu Xuanyin antes de ordenar su ropa cuidadosa y delicadamente. Después de acariciar con sus dedos el despeinado cabello de su frente, la levantó suavemente en sus brazos y salió del mundo del Arca Profunda Primordial.

Tenía que entregar a Mu Xuanyin a salvo de vuelta al Reino de la Canción de Nieve antes de su partida.

——————————————

Salón principal de la Secta del Pájaro Bermellón.

Después de que Mu Bingyun y Mu Huanzhi llegaron al Reino del Dios de la Llama, inmediatamente visitaron la Secta del Pájaro Bermellón. Esperaron mucho, mucho tiempo antes de que alguien finalmente viniera a saludarlos… y no fue una, sino tres personas.

El Maestro de la Secta del Pájaro Bermellón, Yan Wancang, el Maestro de la Secta del Fénix, Yan Juehai, y el Maestro de la Secta del Cuervo Dorado, Huo Rulie.

Mu Huanzhi fue obviamente sorprendido con la guardia baja al encontrar a los tres Maestros de Secta a la vez. Inmediatamente dijo con un poco de pánico: “Mu Huanzhi de la Secta del Divino Fénix de Hielo saluda a los tres Maestros de Secta. Jaja, debo admitir que no esperaba encontrarme aquí con el Maestro de Secta Yan y el Maestro de Secta Huo, qué coincidencia.”

“Ah… eres demasiado amable, Hermano Huanzhi.” Dijo Yan Juehai. Los tres Maestros de Secta llevaban expresiones extremadamente antinaturales en sus rostros.

Todavía no habían enviado un mensaje al Reino de la Canción de Nieve para informarles que Mu Xuanyin y Yun Che habían ‘perecido’ en la Prisión de Inferno. Eso fue porque no sabían cómo explicar todo lo que había sucedido. Yan Wancang se había estado preocupando por esto desde que regresó de la Prisión de Inferno, pero no fue capaz de encontrar una solución ni siquiera hasta el día de hoy. Entonces, de repente recibió la noticia de que Mu Huanzhi y Mu Bingyun habían aparecido en la Secta del Pájaro Bermellón.

Cualesquiera que fueran sus razones, no había forma de ocultar la noticia de la muerte de Mu Xuanyin ahora que esos dos ya estaban aquí. Ansioso, no se atrevió a encontrarse por sí solo con los dos y se apresuró a llamar también a Yan Juehai y a Huo Rulie.

Mu Huanzhi se sintió un poco abrumado al encontrar a los tres Maestros de Secta presentes y darles la bienvenida con una cortesía increíble, pero Mu Bingyun sintió que su corazón se hundía ante su reacción anormal. Ella se adelantó y preguntó fríamente: “¿No deberían estar todos ustedes en la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios ahora mismo? ¿Dónde está mi hermana? ¿Dónde está ella?”

Su pregunta despertó inmediatamente a Mu Huanzhi para que se diera cuenta en un instante. Su expresión cambió. Era el período de la ecdisis del dragón astado, así que los tres Maestros de Secta deberían estar alrededor de la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios. El hecho de que hubieran regresado significaba que la cacería del dragón astado ya debería haber terminado… ¡pero el problema era que todavía no habían oído nada de Mu Xuanyin!

“El asunto de Mu Xuanyin fue demasiado grande, tan grande que ninguno de los tres Maestros de Secta sabe cómo o por dónde empezar.” Yan Juehai forzó una sonrisa en su cara y dijo. “Es una, es una larga historia…”

El hecho de que el Maestro de Secta estuviera tarareando y vociferando, inmediatamente aumentó cien veces la ansiedad en el corazón de Mu Bingyun. La frialdad de su voz estaba completamente desgastada, dejando tras de sí solo un miedo abyecto. “¿Dónde está mi hermana?… ¡Habla, dímelo ahora!”

Maestra de Palacio Bingyun, por favor, cálmese un momento.” Yan Wancang suspiró suavemente.

“¡Muy bien, suficiente! ¡Lo diré!” Huo Rulie no pudo aguantarlo más mientras se adelantaba y revelaba las malas noticias francamente: “¡Mu Xuanyin murió ayer durante la batalla contra el Antiguo Dragón Astado!”

“¿Qué… qué dijiste?” Mu Huanzhi tembló como una hoja al viento. Por un instante, pareció lo suficientemente sorprendido como para perder su alma.

“…” Mu Bingyun miró fríamente a Huo Rulie. Mucho tiempo después, murmuró: “Im… posi… ble…”

“¡Sí! Sí, eso es… imposible. Imposible.” Mu Huanzhi agitó la cabeza con pánico: “¿Cómo podría un simple Dragón Astado dañar a nuestra Gran Maestra de Secta? Imposible, es… absolutamente imposible. Maestro de Secta Huo, si esto es una broma no es… gracioso, ¿me oyes?”

“¡Sé que no pueden creerlo, pero es la verdad!” Huo Rulie dijo en un tono pesado: “Por supuesto, un simple Dragón Astado no podría haber dañado a su Maestra de Secta, pero nadie podría haber imaginado que no había uno, sino dos Dragones Astados en la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios todo este tiempo. Fue emboscada y recibió un duro golpe de los dos dragones. No pudo escapar, porque ambos hicieron todo lo posible para mantenerla abajo. Al final…”

“…” Mu Bingyun ni se movió ni dijo una palabra. Rapidamente, su cara se puso mortalmente pálida mientras parecía que estaba a punto de desmayarse en el acto.

“¿Cómo podría ser esto…? Imposible… imposible…” Mu Huanzhi se desplomó en su silla mientras el mundo giraba en espiral a su alrededor. Murmuró cosas incomprensibles una y otra vez con los ojos en blanco, como si un demonio lo hubiese poseído repentinamente.

Si Mu Xuanyin realmente había muerto, entonces fue un gigantesco desastre para la Secta del Divino Fénix de Hielo y todo el Reino de la Canción de Nieve… uno en una escala que nadie se atrevía a imaginar.

“Yo… yo… me niego a creer esto…” Dijo Mu Bingyun en tono lento y calmado a través de labios silenciosos, pero la oscuridad detrás de esas palabras arrojó una pesada carga sobre el corazón y el alma de todos.

“Nosotros, el Reino del Dios de la Llama, tenemos la culpa en este asunto.” Dijo Huo Rulie. “No se preocupen. Les compensaremos por nuestro error.”

“¿Compensar?” Mu Bingyun susurró monótonamente. “¿Puedes devolverme… a mi hermana…?”

Huo Rulie fue inmediatamente silenciado. Yan Wancang y Yan Juehai parecían aún más despistados en cuanto al tipo de respuesta que debían dar. Mu Bingyun no les gritó, no se alborotó, ni tenía una apariencia de sufrimiento, pero la fría tristeza que se extendió durante ese instante los apuñaló profundamente en sus corazones… casi pudieron escuchar cómo se rompía el corazón y el alma de Mu Bingyun.

Yun Che… ¿Dónde está Yun Che?” Preguntó repentinamente con voz distante.

Yun Che, él…” Otra vez, Huo Rulie fue quien respondió a su pregunta. Suspiró pesadamente mientras hablaba con terrible pesar: “Él forzosamente se dirigió a salvar a su Maestra de Secta y como resultado él… ¡Haah! Me agradaba mucho ese chico, pero él… ¡Haaaaaah!”

“…” Repentinamente Mu Bingyun extendió una mano y sacó un brillante Jade Grabado del Fénix de Hielo. Entonces, ella preguntó en un tono suave. “Yun Che… ¿eres realmente tú?”

“¿Qué… qué dijiste?” Las repentinas palabras de Mu Bingyun cogieron desprevenidos a los tres Maestros de Secta.

Un poco de concentración y luz regresó repentinamente a los ojos nevados de Mu Bingyun. Entonces, su mano, que sostenía el Jade Grabado del Fénix de Hielo, tembló repentinamente mientras miraba hacia arriba y decía urgentemente. “¡Rápido! ¡¡Llévenme a la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios ahora mismo!!”

“¿Ah?” Los tres Maestros de Secta se veían completamente desorientados.

Mu Bingyun ya se había ido volando en una ráfaga de viento frío.

——————————

La formación profunda dimensional junto a la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios brilló cuando los tres Maestros de Secta llegaron una vez más al lugar con Mu Bingyun y Mu Huanzhi. En el momento en que salieron de la formación profunda, los ojos de los tres Maestros de Secta se abultaron más que los ojos de una vaca, como si hubieran visto un fantasma o un trueno.

Por otro lado, Yun Che no sólo estaba sano y salvo, sino que también sostenía en brazos a… una mujer dormida.

“¿Yun Che… y… el Rey del Reino de la Canción de Nieve?” Dijo Yan Juehai. Estaba tan sorprendido que se mordió la lengua.

“Ah… ¿qué… qué está pasando aquí?” La mandíbula de Huo Rulie casi cae al suelo también.

“¡Hermana!”

“¡Maestra de Secta!”

Tanto Mu Bingyun como Mu Huanzhi ya estaban avanzando. Yun Che se dirigió hacia ellos y cuidadosamente pasó a Mu Xuanyin a los brazos de Mu Bingyun. “Anciano Huanzhi, Maestra de Palacio Bingyun, no se preocupen. La Maestra está a salvo. Sólo va a estar inconsciente por un tiempo porque usó demasiada fuerza.”

“Gracias a Dios… gracias a Dios.” Mu Huanzhi apretó una palma contra su corazón y jadeó pesadamente durante un momento. La gran tristeza y alegría que experimentó le hizo sentir como si hubiera ido y venido de la puerta de la muerte.

Los brazos de Mu Bingyun se tensaron gradualmente después de aceptar a Mu Xuanyin… No dijo nada. Simplemente sintió la presencia de Mu Xuanyin en sus brazos y lloró en silencio.

Maestra de Palacio Bingyun, dejo… a la Maestra en tus manos.”

La voz de Yun Che era tan suave que casi nadie más que él mismo escuchó lo que acaba de decir. Después de echar una última mirada a la cara de Mu Xuanyin, se dirigió hacia los tres confusos Maestros de Secta y se puso frente a ellos. Nunca miró a Yan Wancang ni a Yan Juehai mientras le hablaba a Huo Rulie. “Maestro de Secta Huo, este joven desea hablar con usted en privado sobre algo… ¿está libre por el momento?”

“…” La conmoción de Huo Rulie persistió por un momento antes de que finalmente recobrara el sentido común para asentir con la cabeza a Yun Che. Luego, llevó a Yun Che con una mano y voló hacia la distancia.

“¿Adónde vas, Yun Che?” Mu Bingyun se dio la vuelta y soltó un grito cuando sintió su repentina salida. Pero ambos ya habían desaparecido de su visión y Yun Che nunca respondió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s