AOLL – Capítulo 47 – Cruzada.

Autor: R. B. García

A la hora determinada, la ciudad empezó su algarabía por los afanes del juego. El tumulto gritaba que empezaran ya, y es cuando a las demás mujeres las enviaba al coliseo en palco diferente para disfrutar la pela. Los gobernantes disfrutaran del espectáculo en un palco mayor.

Las prometidas de cada rey se levantan para tomar su carruaje y dirigirse a las arenas. Pero Zastrozz me indica que había un cuarto destinado para mí. Para que pudiera alistarme y quedar lista como lo que era, una diosa.

Mra me prepara un baño aromático, y me alista los vestidos azules. Con los accesorios del cabello y las extensiones, todo ello fue pensado en mí look, tanto mis ojos azules como mi cabello.

Ella se tomaba su tiempo colocando cada hijuela, cada cinta y cada dobladillo, en su lugar. Me recogía el cabello y lo envolvía en varios broches azules hermosos, adornado con pendientes azules de diferentes matices.

En si estaba hermosa con todos esas cosas puestas, se me escotaba el pecho y los hombros, y la cinta azul celeste apretaban mi abdomen, y pareciera que mi cintura fuera más ancha y mis pechos más grandes. Y es ahí cuando pienso en que diría él si me viera de esta forma, si no me quitaba el ojo de encima cuando estaba con esos harapos góticos, ahora que me han arreglado como seria… como seria.

Esa melancolía me invade de nuevo. Mra deja cerca el libro de los caracoles, y yo lo guardo con recelo.

Su divinidad Alizes. — No me digas así— respondí a Mra, — Lo siento es la costumbre.

Al bajar por el castillo, deslumbraba tanto mi belleza que muchos soldado se paralizaron, tanto mujeres como nobles no podían dejar de verme. Mra hace traer un Palanquín para ser llevada por manchados. Yo no quería poner peso en ellos, pero ellos insistieron. Así que al sentarme en el colchón, ellos me subieron con sumo cuidado para no alterarme cuando me alzaran.

No sabía cómo sentirme respecto a cómo me exhibían, pero por los caminos la gente se arrodillaba. Y es cuando sentí por un instante como mi bellos del brazo se erizaban… tal vez de los nervios.

Mra me seguía de cerca y sonreía, yo me sentía muy ridícula, pero todo pasó muy rápido porque llegamos muy rápido al coliseo donde sucedería toda la acción. Estaria en el mismo palco con los gobernantes. Las mujeres estaban cerca en las arenas en un cuarto adornado de rojo con manchados que les surtían de algún servicio de comida y mensajería.

El hombre que Stained Bai había escogido, baja para centrarse en el estadio y grita:

—Nobles y manchados de cada casta, sean bienvenidos al juego más esperado por ecos y Socses, ¡el Rodoolckan!

La algarabía no se hacía esperar, la muchedumbre inicia el griterío de júbilo por los juegos.

Un juego donde solo uno puede sobrevivir, como saben solo 4 castas pueden presentar su Arion para el juego, entre los Redgroouk, los Berserker, los Browm, y los Manchados, pero antes de hacer la presentación demos la bienvenida a cada cabeza suprema de cada raza, cada cabeza trae consigo algunos nobles y virtuosos de sus casas que han patrocinado el juego, iniciemos primero dando gracias a su casta por ser el anfitrión de estas arenas rojas de Ruogen; demos un gran grito de júbilo al Dominato Dominaciones ¡Myleron Rot!, el más poderoso de todos los rojos, sus llamas son capaces de consumir hasta el cactolium más duro, no se inmuten, no se contengan porque ¡el Dominato está aquí!.

Y la tribuna estalla de griterío.

El siguiente es nada más ni nada menos que uno de los hombres que manejan el rayo y el trueno, después de la muerte de su antecesor, y rechazado por otro dorado a su sucesión el siguiente en la línea del esterio imperio es ¡Zastrozz Gold! el nuevo Imperatus Imperio, ¡griten! y ¡sufran plebeyos!

Y de nuevo el griterío se esparce de euforia, sobre todo las mujeres que se emocionaban por ver al Imperio.

— ¡Un gran grito para su poderoso Imperio, es el general más fuerte jamás conocido en su casta, sus rayos parte las montañas en dos y si por el fuera las fulminaría. No lo provoquen, no lo reten, ¡es el imperio!

La algarabía se seguía escuchando.

El siguiente es el hombre de la tierra. Nunca antes se había manifestado un sucesor más digno que este, después de ecos a los Brown se les consideraba pro su tremenda capacidad de mover las tierras produciendo terremotos y sismos, aun siendo joven es capaz de destruir ciudades con el solo movimiento de sus manos, he aquí al gran Majestuoso Solemno, ¡Neron Canelo!

—Que la tierra se mueva, y que el mundo se parta ya está aquí el Majestuoso, ¡Solemno! Que se escuche que le aman, Koumens, y manchados.

Aun sin que el anfitrión lo pidiera, el público ya estaba enaltecido.

Ahora un representante de los manchados, es uno de los grandes nobles de la casa Brown y White, él es Stained Bai, él aporto muchos basilos para la competencia y también dueño de los grandes estadios de este juego, démosle las grandes honras por el maravilloso trabajo que ha realizado en estos estadios.

Y seguían las masas gritando y moviéndose, agradeciendo a Stained Bai.

Ahora sin más preámbulos presentemos a los Arion, pero antes de eso tenemos otro anuncio más para ustedes;

Ninguno de los hombres que se presentaron pasaron las preliminares, como se es acordado en las regla uno de entre muchas luchas en las arenas en determinado tiempo con nuestros Arions.

Yo le dije a Mra que estaba a mi lado— Pensé que le decían Kreiger, ¿Por qué ahora le llaman Arions?— A lo que Mra responde agachando su cabeza— Los Kraiger son el sacrificio, el termino Arion se otorga por los demás como “jugadores”, ya que nadie se alista en estos juegos de muerte. El referí grita con un aparato especial en su boca que el mismo Stained Bai había pedido a un maestro constructor, este continuaba presentando.

— Desafortunadamente nadie participó, como consecuencia nadie aparte de estos 4 participara, cuando grité sus nombres Arion preséntense a las arenas: El primero de la casta Berserker, ¡Raknar!

El hombre salió, de armadura dorada, con un mazo enorme también dorado, de poca cabellera pero se denotaban esos ojos oro muy grande y corpulento, saluda con ovación la multitud y hace una reverencia a su Imperatus.

—El siguiente de la lista… de la casta Redgroouk! Bewolf Lihhoyd! hombre de cabellera roja, de ojos rojos y de armadura roja, es igual de alto al berserker, de abundante cabellera, y muy enjuto, llevaba una espada muy fina y larga también roja, hizo reverencia a su Dominato.

Nuestro siguiente participante de la casa Brown, ¡Herrumb el indestructible!

No llevaba armadura, solo un traje marrón dorado, se postró a su Solemno, su cabellera era también abundante pero era recogido por un moño, sus ojos cafés pálido pasaba casi a gris, su arma es una lanza.

— Nuestro último participante se hace llamar, el corazón bendito, él es ¡Van Wllas!

Un hombre de aspecto muy dejado, tampoco tenía armadura solo un traje blanco, sus ojos eran blancos y su cabello un marrón claro, su arma es un arco.

Cuando terminaron las presentaciones, los nobles que patrocinaba a sus Arions se sentaron junto a los gobernantes.

—Y como sorpresa— dice el locutor. — Para todos ustedes, la presencia de la diosa calipso.

La multitud se arrodilla y los gobernantes junto con el anfitrión hacen su reverencia de adoración. Y el anfitrión retoma:

Ha venido para presenciar la fuerza de las castas, por favor tomen asiento y disfruten del ju…—.

Pero entre tanto el hombre terminaba de hablar, una voz potente se anunciaba desde las tribunas. Los espectadores se espantaban al ver como el hombre bajaba y llegaba a las arenas. Y es cuando se revela.

— Oh por Dios, es él— Me susurre a mí misma.

El locutor grita del susto y dice:

— ¡un… un… un… Dark Assas!— Y no solo él, todos pronunciaban lo que no se podía nombrar, un Darker Assas.

Yo estaba estupefacta, nunca había abierto mis ojos de sorpresa como en este momento, mi corazón palpitaba tan rápido que creí que se me iba a salir, mi cuerpo se calienta por los nervios y el me ve para decirme.

— ¡Vine por ti!

Y todos volteaban a mirarme, pero eso no me importaba. Él saca el libro de Maiden, y lo alza para mostrarme de que todo este tiempo lo ha atesorado. Yo reacciono y bajo al balcón para sacar también el libro de los caracoles que cargaba para todos lados, y mostrarle que yo también lo he hecho.

One response to “AOLL – Capítulo 47 – Cruzada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s