AOLL – Capítulo 46 – La reunión de los cinco asesinos.

Autor: R. B. García

El barco había llegado sin ningún percance ese día. Rouguen quedaba entre las fronteras rojas y doradas. Y desde el cielo, se veía a la multitud celebrar los juegos, había un estadio rojo que aguardaba a ser llenado por todas las clases sociales.

Los reyes de cada casta estaban ya en el castillo del Dominato dominaciones, este castillo de cristal pulido semejante a un zafiro brillaba en escarlata la ciudad. Todo si excepción era rojo, las calles, las casas, las mansiones, incluso los cultivos se tornaban rojos. Los habitantes Redgroouk daba honor a su color, su cabellera roja, y sus ojos rojos era todo lo que se podía ver. No había manchados ni mesclados. Eran de sangre pura todos en esta ciudad; sin embargo habían naves y carruajes con personas que llegaban, estas si eran de otras ciudades, como koumen, manchados, dorados, y algunos de casta blanca.

Al bajar del barco para entrar al castillo, incursionamos con un soldado para llegar a la sala real del Dominato dominaciones. Esta entrada majestuosa estaba acompañada de una gran cantidad de piedras rojas, que adornaban la basílica carmesí.

El Dominato grita a lo lejos levantándose de su trono con alegría, este abrasa a Imperato. E intenta abrazarme pero obligo con mi mirada no hacerlo.

Este sin duda nos presenta al soldado rojo que nos guio hasta él, y dice:

—Les quiero presentar a mi Abneguer (el rango mayor entre los de casta roja, como un general) Anglus Ruga, el comandara la seguridad durante los juegos. Y él es Magra Rot Un Neguer (rango que le sigue al Abneguer, como un comandante) él se encargara de la seguridad de los nobles. Y él es Samurion Rosso, él es el Ereiser Dangerius de primer grado, ahora un Cavalier de rango dorado, el comandara los Ereiser de las dos castas, tanto doradas como castaños.

— ¡Veo que tienes todo preparado!— Dice Zastrozz con tono de felicidad.

— Pues por supuesto que sí, los juegos será un rotundo éxito, no habrá nada que logre estropear estas fiestas, vengan tomen asiento muy pronto llegarán los demás— Replicó Myleron Rot. El primero en llegar es el noble de casta manchada que llega con guardaespaldas y se sienta en una silla que estaba destinada para él. En la reunión solo faltaba Neron Canelo para empezar la discusión sobre el jugador que gane, y del premio al ganador.

Nerón llega también con su esposa, y aunque llegaran peleando por que esta veía con desagrado los juegos, al verme también en la mesa como miembro oficial del comité de combate de Rouguen, cambio completamente su actitud y esta de inmediato se arrodilla para darme la bienvenida y ofrecerme su amistad.

— Su divinidad— Exclama la bella mujer de apariencia blanca y enjuta, con extraños tatuajes en su rostro que señalaba la procedencia noble y salvaje de esta mujer. Alta, de cabello castaño y trenzado en nudos hermosos que recorría su cabeza y caí en perfecto brillantez, como si su cabello fuera su corona. De vestido azul y joyas como el jaspe adornaban su cuello, junto con ello unas manillas de color verde.

— Hola, ¿gran Solemna…?— No me sabia el nombre de esta mujer, pero sin ahínco elle me lo dice.

— Soy Marrón Pardo. Pertenezco a la casta de los Pardo salvajes, mi familia es dueña de la isla de Tunoela en le mar Balder, y del océano albo, incluyendo el archipiélago y el golfo de marrones— Nerón por molestarla le dice — Si no fuera porque tu hermana la loca está navegando en esos mares…— Ella le mira con enojo y le dice — ¡No metas a mi hermana en esto, sabes muy bien lo que le paso!… siento mucho eso su divinidad.

— No te preocupes, puedes levantarte, toma asiento junto a mí, por cierto me parece muy hermoso tu peinado y tu collar.

— ¿Ha?— Eso no se lo esperaba, sonríe por el cumplido y dice —Esto collar me lo hizo mi hermana menor.

— ¿Tienes otra hermana?— Pregunte, pero al ver en la situación que estaba interrumpiendo la reunión de los reyes, decidí hacerle una señal a Mra para que trajera una silla a mi nueva amiga.

— O claro su divinidad, se llama Chocolat Pardo— Al termina de decir eso, Marrón se quita su collar y me lo puso. —O no, no puedo aceptarlo es un regalo de tu hermana— Le repliqué, a lo que ella me contesto, — O no, sería un honor que lo llevara, cuando le cuente no va poder de la dicha saber que usted lleve uno de sus collares.

Myleron hace un sonido con su garganta y mira a Marrón como me entretiene, ella le ve y le dice como si de viejos amigos se tratara.

— Oye Myleron deja esa cara, ¿sabes que mi marido no ha podido guardar el sueño cuando le contaste sobre los juegos?, así que me la debías, además ¿cuándo te casaras? He visto muchas candidatas de buena familia, y me es inverosímil creer que ya no hayas escogido.

Myleron sonríe y le dice — Vaya Marrón ¿ahora es mi culpa? Tu marido es el que me ha acosado en acelerar los juegos así que no me culpes, y para responderte la otra pregunta te digo que ya he encontrado mi candidata, cuando termine los juegos nos casaremos… aunque me hubiera casado con otra persona— Y Myleron me mira, Marrón toma la indirecta y le dice — Oh no lo tomes a mal, pero ella es mucho para ti, es mejor que reconozcas tu lugar.

Y ese comentario hace gracia a todos y se ríen, el noble de casta manchada dice en carcajadas. — ¿Crees que no se lo había dicho antes?

Todos reíamos, incluyéndome, Marrón me mira y me dice con la mirada que me entiende cómo se siente. En ese preciso instante llega la futura esposa de Myleron, esta pega un grito sin saber que estábamos ahí. — ¡Cariño!— Es lo que grita.

Ella al entrar se da cuenta que estábamos ahí, y se avergüenza. Magra llega para avisarle muy tarde a la joven señorita de que estábamos en una reunión, y ella golpea en el pie al pobre Magra que se arrepiente de no habérselo dicho

antes. En ese instante me llega una revelación en mi mente donde ella decía algunas cosas deshonrosas, y escucho a alguien decir «la maldita mocosa».

Myleron la hace entrar y se levanta para presentarla. — Amigos, ella es Rubí carmesí, es mi prometida— la chica sonríe y nos mira a todos por iguales, al verme ella rodea la mesa y se inclina para besarme la mano. Pero yo tenía un mal presentimiento sobre ella, cosa que no me sucedió con Marrón. Y manda a mi virtuosa para que le trajera otra silla para sentarse a mi lado.

Era gracioso, como sucedía esto. En mi mundo, ninguna chica quería sentarse a mi lado, y aquí todas quieren estar de mi lado. Ella abre otro tema de conversación.

— Su divinidad, me es un placer estar a su lado. Desde que escuche su llegada he querido conocerla, y ahora veo que eres más hermosa en persona de lo que puede embellecer las palabras de algunos ociosos. También tuve la desgracia de conocer a ese bastardo Dark assas en…— Cuando pausa, Myleron, Neron, y Zastrozz, le hacen gestos como moviendo las manos y pasando la mano por el cuello a mis espaldas a Rubí, indicándole de que parara la conversación y no tocara el tema del Dark. Yo le frunzo el ceño, y ella ve como me incomoda que hablen mal de mí chico.

Aun así el noble que no le importaba si el Dark estaba vivo o muerto le pregunta.

— Vaya Rubí, así que tuviste el horror de conocerlo, y ¿cómo es él?

Ella me mira, y ve como su prometido agacha su cabeza avergonzado de su imprudencia. Ella no sabía qué hacer, así que Marrón le pregunta.

— ¿Y bien?

Todos la ven, y responde.

— Bueno, seré sincera, no adornaré, ni mentiré al respecto, si me lo permite… su divinidad Alizes.

Yo la veo y le permito.

— Bueno, es muy arrogante, olía muy mal, estaba lleno de cicatrices, su cabello cubría esos ojos negros feroces… pero debo decir que también era… muy fuerte, lucho contra cada asesino, y soldado de varios nobles. No sé cómo fue que sobrevivió, porque fue herido de gravedad varias veces, y perdía mucha sangre, pero él lograba siempre pelear y dar lucha por su supervivencia. Algo le motivaba a seguir, nos retaba a matarlo… pero encontraba la manera de salir victorioso. Debo admitir que ese Dark era diferente a lo que me habían contado.

— Entonces, ¿crees que aún siga vivo después de lo que paso en Raimfarben?— Pregunta Stained Bai.

La pelirroja me mira muy desmotivada a responder, pero sigue con la conversación. — Bueno, aun es un milagro que manchados y sangre sucias, sigan con vida después de que explotara. No sé si estará vivo o muerto, pero como veo las cosas todo puede ser posible.

— Creo que nos hemos desviado del tema— Exclama Myleron, así que retomando las direcciones de la conversación, dice.

— Bueno, en unos cuantos Socxses estaremos inaugurando los juegos, y como ya saben cada supremo de casta aporta una Kreiger…

— Disculpe, me puede decir que significa Kreiger— Pregunte.

— Kreiger es aquel que se ofrece como sacrificio a la gloria de su casta— Me dijo Marrón. Asimilando lo que me decía entendí que era un guerrero por Casta.

— Este Kraiger está dispuesto a morir por su casta, ¿entienden eso?

— Sabes muy bien que si— Responde Zastrozz.

— Es solo para seguir la tradición, ahora, ¿Qué están dispuestos ustedes a sacrificar en honor de la valía de este Kraiger?

Los hombres pensaron y dijeron. Empezando por nerón que dice.

— Ofreceré tierras.

— Yo ofreceré mujeres— Dijo Myleron. En cuanto dijo eso, yo le miro muy mal, junto con Marrón y su prometida Rubí. — ¿Qué es lo que me miran? Hay muchas mujeres en este reino que están dispuestas a estar con el ganador del juego. — Yo, ofreceré Basilos— Dijos Stained Bai. Al terminar de decirlo, los demás me miraron.

Esperaban que yo ofreciera algo también.

— Ofreceré su libertad, si esta se niega, le ofreceré alguna comarca del reino berserker y títulos.

— Bien, entonces ya tenemos los kreiger, los atributos al ganador, y ahora solo nos falta alguien que presente la Moción del juego.

— Si me disculpa…— Dijo Stained, — Tengo al candidato perfecto para esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s