RTW – Capítulo 317 – Ataúd de Hielo

Traductor: Ben.

Relámpago sintió la piel de gallina sobre todo su cuerpo.

Repentinamente recordó todas las historias que fueron esparcidas entre los exploradores – Demonios arrastrándose desde el abismo, los fantasmas vengativos cargando rencor en el final de sus vidas, o los no muertos errantes. Estas eran las pesadillas de todos los exploradores, incluso si ya estaban muertos aún eran capaces de tomar la vida de alguien. Ellos eran especialmente buenos para usar ilusiones y engaños, así que, ¿podría ser que uno de estos monstruos estuviera escondido dentro de estas ruinas?

A pesar de que Trueno había dicho que estas historias eran simplemente cosas sin sentido, inventadas por exploradores de tercera, en este momento todavía se sintió sacudida hasta el núcleo. De otra forma, ¿quién sería capaz mantenerse gritando estando rodeada por Demonios, incluso manteniendo el mismo tono e intervalo después de que varios meses habían pasado?

Ahora estaba enfrentando un dilema – si realmente eran una de estas cosas malvadas de las leyendas, ya habrían matado a todos los Demonios, pero entonces, le sería difícil a ella escapar después de haber traspasado su dominio. Sin embargo, si la otra parte todavía ha sido capaz de aguantar hasta ahora, los Demonios deberían seguir allí adentro, ¿qué deberíamos hacer?

Después de vacilar por un momento, al final, decidió volar de regreso con Maggie para discutir el siguiente paso con ella.

Después de escuchar una narración corta acerca de la situación actual, Maggie levantó la cabeza y dijo. “Podemos apagar la antorcha y sigilosamente encontrar el camino goo, de esta forma, los Demonios no serán capaces de vernos.”

“Uh, pero entonces nosotras tampoco seremos capaces de verlos a ellos.”

“Me puedo convertir en un búho.” Dijo la paloma frotándose su cara. “La oscuridad de la noche no es un problema para mí, goo.”

Los ojos de Relámpago se iluminaron, “Esa es una buena idea, pero… esas legendarias criaturas malévolas, viven en la oscuridad durante toda su vida. ¿no significa eso que tal vez tengan la forma de encontrar a sus presas? De otra forma, deberían haber muerto de hambre desde hace mucho, ¿cierto?”

“¿No dijiste que sólo eran historias inventadas con el fin de asustar a las personas?”

“No fui yo la que dijo eso, fue mi papá.” Corrigió la pequeña niña.

“Es lo mismo. De cualquier forma, viviendo en Graycastle nunca he oído acerca de estos monstruos no muertos, si realmente fueran tan terribles, no sólo se habrían quedado en una pequeña porción de tierra como los Fiordos, ¿verdad?” Rayos de luz se alzaron de Maggie, y la paloma repentinamente se empezó a inflar, convirtiéndose en un búho café grisáceo, con sus ojos llenos de impaciencia dijo, “Creí que estarías interesada en estas leyendas.”

Es verdad, si quiero calificar como una exploradora, nunca debería dejar ir una oportunidad de verificar una leyenda. Sin mencionar que aún debo derrotar a los Demonios de mi corazón, si huyo ahora, desperdiciaré todos mis esfuerzos anteriores. Después de dudar por un momento, Relámpago decidió ir con la sugerencia de Maggie.

Pero espera…  La razón por la cual quiero explorar las ruinas a toda costa es para que pueda superar mis miedos, pero ¿por qué Maggie está tan interesada en explorarlas? Podría ser…

“No puede ser que tú estés tan impaciente debido a la canasta de huevos, ¿cierto?”

Al oír la pregunta, el búho parpadeó sus dos enormes ojos antes de girar su cabeza hacia otro lado.

Una vez más parada frente a la entrada del sótano, Relámpago tomó un respiro profundo, apretó el agarre de su revólver mientras entraba lentamente hacia la profunda oscuridad.

Se sintió mucho más calmada que antes, eso era probablemente debido a que Maggie estaba sentada sobre sus hombros.

El suelo debajo de sus pies se sentía muy mojado, tanto que hasta ahora podrían encontrar un charco de agua de vez en vez. Esta era el área más profunda, por lo que la lluvia que caía en la torre lentamente se reuniría aquí. A pesar de que el sótano en general estaba equipado con un sistema de drenaje, después de enfrentar la lluvia y el viento por cientos de años, éstas zanjas probablemente ya se había obstruido desde hace mucho tiempo.

Maggie palmeó su cabeza con sus alas, señalando que había escaleras dirigiéndose hacia abajo frente a ellas.

Relámpago ralentizó su paso, y cuidadosamente, poco a poco buscó el camino hacia la orilla de las escaleras. Entonces, después de haber caminado cautelosamente por las escaleras giró una esquina, para repentinamente ver una luz aparecer frente a ellas.

Una suave luz amarilla viniendo del final de las escaleras penetraba todo el trayecto a través de la oscuridad, la cual, al caer al suelo, se reflejaba en ondas vibratorias.

Cuidadosamente estudió esto por un momento, sólo para darse cuenta de que el ligero temblor en la superficie eran en realidad una parte de las aguas residuales. Mirando la parte inferior de la puerta, la cual estaba sumergida en el agua, se pudo ver que el nivel del agua en el sótano estaba a la altura de las rodillas.

Lentamente caminó hasta el punto entre el final de las escaleras y el agua, levantó ambos pies del suelo, y lentamente flotó por encima de la puerta, lanzando una mirada minuciosa hacia adentro.

Vio que el área detrás de la puerta era espaciosa y vacía – el sótano de la Torre de Piedra era increíblemente grande, ofreciendo mucho más espacio que el área que cubría sobre el suelo. No pudo detectar ninguna antorcha encendida que estuviese creando la luz amarilla. En su lugar, parecía que la luz provenía directamente de piedras que estaban incrustadas en las paredes. Crudamente iluminaba los contornos del sótano, mientras que al mismo tiempo, le permitía a Relámpago ver todo dentro de la habitación.

Una plataforma de piedra estaba erecta en medio de la cámara (habitación) con varias figuras paradas sobre ella. De acuerdo con sus fornidos tamaños y el caparazón en sus espaldas, parecía que todos eran Demonios. Afortunadamente, el enemigo aún no se había percatado de ningún movimiento proveniente de la puerta. En su lugar, cada uno de ellos estaban sosteniendo una lanza en una mano y un enorme escudo en la otra, rodeando una piedra azul erigida sobre la plataforma.

En este momento, el grito de ayuda se estaba volviendo más y más claro, como si alguien estuviera gritando directamente a sus oídos.

“Sálvenme, sálvenme…”

Relámpago tuvo que tragar, ¿qué debería hacer ahora?

“Nosotras…”

“Vayamos y salvémosla, goo,” le susurró Maggie en su oído.

“¿Eh?” La pequeña niña quedó sorprendida. “Pero hay varios Demonios… ¡No podemos ganar contra ellos!” Sintió que la mano que estaba sosteniendo el revolver comenzaba a sudar. “No sería un problema si fuera la hermana Nightingale en lugar de mí, pero sola… No puedo hacerlo.”

“¿Son ellos los Demonios de los que hablaste?” Preguntó Maggie. “Parece que ya están muertos, goo.”

“¿Qué? ¿Muertos?”

En el momento en que su voz cayó, Maggie ya había levantado el vuelo hacia la plataforma, dándole a Relámpago un buen susto, aturdida por un momento. De otra manera, nunca habría olvidado jalar hacia atrás a su amiga. No obstante, cuando volvió a sus sentidos, Maggie ya se había lanzado contra uno de esos Demonios. Sin ninguna otra opción, Relámpago apretó los dientes y levantó su arma; tratando de recordar todos los puntos importantes que le había enseñado la hermana Nightingale.

Pero lo que vio luego, fue completamente distinto a lo que había esperado, cuando el búho picoteó un par de veces al Demonio, se derrumbó, justo como un pedazo de piedras rotas después de experimentar incontables años de viento y frío, convirtiéndose en una pila de cenizas flotantes.

¿Qué sucede? Relámpago se paró a un lado de Maggie y miró incrédula a los otros tres Demonios.

Mirándolos bajo la tenue luz amarilla, descubrió que sus cuerpos estaban cubiertos de pequeñas grietas, y que arañas habían hecho telarañas entre sus piernas, mirando entre sus horribles cascos, pudo ver que sus ojos y piel se habían vuelto pálidos, sin ningún rastro de vitalidad. Resultó así, pensó ella, en la oscuridad, los ojos de un búho ciertamente son mucho mejores que los míos, lo cual le permitió a Maggie hablar con tanta confianza.

Pero antes de que se pudiera relajar, la mirada de Relámpago ya había sido atraída completamente por algo más.

En la elevada plataforma rodeada por Demonios se erigía un enorme cubo. Lo que parecía una columna de roca visto desde la distancia se convirtió en un cristal transparente cuando se veía de cerca. Envuelta dentro del cubo de cristal estaba una mujer, la cual vestía una hermosa túnica, sus ojos estaban cerrados, sus manos estiradas y abiertas, y su cabello extendido detrás de ella, como sí aún estuviera revoloteando en el aire.

“¿Es ella una bruja? Goo.” Preguntó Maggie mientras volaba sobre el cristal y luego ferozmente picoteaba contra la superficie. Sin embargo, esta vez no se derrumbó en pedazos, en su lugar, lanzó un claro y afilado sonido. “¡Muy duro! Goo.”

“No lo sé.” Murmuró Relámpago mientras ponía su mano sobre el cristal. Un escalofrío penetró su piel – la superficie del cristal estaba cubierta por una gruesa capa de polvo, lo cual hizo evidente que la mujer había permanecido en este ‘sarcófago’ por un largo tiempo. Aun así, su expresión era tan vívida, sus cejas aún estaban fruncidas, mirándose un poco confundida, pero incluso más que eso, también se veía un poco ansiosa y preocupada.

“Sálvenme…”

El sonido pudo ser escuchado una vez más, venía de detrás del cristal.

One response to “RTW – Capítulo 317 – Ataúd de Hielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s