Invincible – Capítulo 261 – Comenzando a Engullirse a la Escuela de la Golondrina de Sangre

“Más tarde, cuando nuestro Decano logre una terminación mayor en su Física del Demonio Eterno y su Dedo de la Tribulación del Demonio, matar a Chen Xiaotian no significará más que mover un dedo.” Li Yunhua se rió abiertamente.

En el momento en que sonó la risa de Li Yunhua, un frío resoplido sonó desde el vacío. Llegó demasiado abruptamente, asustando a los dos Ancianos de la Escuela de la Golondrina de Sangre. Alertados, ambos se voltearon, se miraron el uno al otro mientras miraban los alrededores con cautela, ladrando: “¡¿Quién es?! ¡Sal!”

Ante los ojos vigilantes de Li Yunhua y Liu Liyang, dos siluetas surgieron del vacío, Huang Xiaolong y Chen Xiaotian.

“¡Chen Xiaotian!” Tanto Li Yunhua como Liu Liyang estaban tan sorprendidos al ver que una de las dos personas era Chen Xiaotian que exclamaron en voz alta.

Aunque ambos se burlaban de lo inútil y vulnerable que sería Chen Xiaotian frente a su Decano, en el fondo comprendían que, a pesar de sus opiniones, él era un experto en el pico de la etapa tardía del Séptimo Orden Xiantian, una de las hegemonías de la Ciudad del Demonio Negro.

Mientras que los dos eran sólo Xiantian de la etapa tardía del Sexto Orden.

Casi inmediatamente, los ojos agudos de Li Yunhua y Liu Liyang se dieron cuenta de que Chen Xiaotian estaba caminando a medio paso detrás de un joven de cabello negro, con un comportamiento humilde, su cuerpo ligeramente inclinado a la cintura. Sus miradas se desplazaron apresuradamente hacia Huang Xiaolong con asombro.

Huang Xiaolong los miró con fría indiferencia. “¿Matar a Chen Xiaotian? ¿Tragarse a la Secta Magos del Cielo?” Sin esperar una respuesta, Huang Xiaolong miró a Chen Xiaotian: “Te los dejo a ti, siempre y cuando todavía tengan un aliento al final.”

Los ojos de Chen Xiaotian se iluminaron al oír eso y agradeció respetuosamente a Huang Xiaolong: “¡Gracias, Joven Señor!” Antes, cuando les escuchó decir que si el Decano de la Secta de la Golondrina de Sangre, Jiang Tianhua, quería matarle, solo necesitaría el esfuerzo de mover un dedo, él había estado suprimiendo la ira que hervía en sus venas. Como no había orden de actuar desde Huang Xiaolong, no se atrevió a atacar por su cuenta. Ahora, con la orden dada, Chen Xiaotian se adelantó con gran ímpetu, lanzando ataques contra Li Yunhua y Liu Liyang simultáneamente.

“¡¿Joven Señor?!” Al captar el término crucial que Chen Xiaotian utilizó para referirse al joven de cabello negro que estaba frente a ellos, Li Yunhua y Liu Liyang no podían creer lo que escuchaban. Antes de que se dieran cuenta de lo que estaba sucediendo, el ataque de Chen Xiaotian ya había llegado delante de ellos.

Volviendo a sus sentidos, ambos levantaron los brazos en defensa. Sin embargo, confiando en sus fuerzas de la etapa tardía del Sexto Orden Xiantian, no eran rivales para Chen Xiaotian en absoluto. En la primera oleada de ataque, Chen Xiaotian ya mostró su Palma de la Corriente de Fuego y Puño de Viento. Una combinación de palma y puño, suprimiendo instantáneamente a Li Yunhua y Liu Liyang hasta que fueron incapaces de oponer la más mínima resistencia, cayendo al suelo. La fuerza del viento arrojó grava y escombros de roca por todas partes.

Chen Xiaotian, ¡detente!” Escupiendo sangre de su boca, Li Yunhua gritó ansiosamente. Liu Liyang estaba enojado y tan conmocionado como Li Yunhua.

Los pies de Chen Xiaotian aterrizaron suavemente en el suelo. Una risa despectiva sonó desde su garganta mientras golpeaba otra Palma de la Corriente de Fuego y Puño de Viento en el pecho de los dos hombres. A lo largo de la batalla, Li Yunhua y Liu Liyang no tuvieron oportunidad de convocar a sus Espíritus Marciales o utilizar sus Transformaciones de Alma. Los gritos reverberaban en el aire mientras sus cuerpos caían ásperamente sobre el escarpado suelo, enviando rocas y polvo volando por todas partes. Al final, chocaron fuertemente contra dos grandes rocas y se deslizaron hacia abajo.

La orden de Huang Xiaolong decía que estaba bien mientras aún tuvieran aliento, por lo tanto, Chen Xiaotian no se detuvo. Cada ataque era despiadado, descargando una furia feroz, golpeándola contra los dos sacos de boxeo. No se detuvo allí, los envió al aire una vez más y continuó atacándolos en un torrente de puños y palmas.

Diez minutos más tarde, Li Yuhua y Liu Liyang se tumbaron medio muertos en el suelo, convirtiéndose en un par de pulpas ensangrentadas irreconocibles, incapaces incluso de mover sus dedos meñiques. Aunque los ataques de Chen Xiaotian fueron despiadados, fueron bien medidos, garantizando que no morirían accidentalmente.

“Bien, es suficiente.” Huang Xiaolong, que había estado observando a un lado todo el tiempo, finalmente habló.

Sólo después de escuchar la orden de Huang Xiaolong, Chen Xiaotian dejó de atacar, retirándose respetuosamente detrás de él.

Huang Xiaolong caminó lentamente hacia los dos hombres ensangrentados, mirando sus rostros hinchados y teñidos de sangre, dijo: “Sé que tienen mucha curiosidad sobre mi identidad, lo sabrán muy pronto. Déjenme decirles francamente, la Secta Magos del Cielo está actualmente bajo mi control; Chen Xiaotian, Geng Ken, y todos los Ancianos de la Secta Magos del Cielo se han sometido a mí.”

Los dos gravemente heridos y debilitados Li Yunhua y Liu Liyang, que ni siquiera podían levantar un meñique, de repente abrieron sus ojos ampliamente, mirando a Huang Xiaolong, mientras grandes oleadas de conmoción golpeaban sus corazones.

¡¿Qué?!

¡¿Este joven de cabello negro tenía control total sobre la Secta Magos del Cielo?! ¡¿Chen Xiaotian, Geng Ken, y todos los Ancianos de la Secta Magos del Cielo se habían sometido a él?!

Sus mentes zumbaban.

Un breve momento después, dos pares de ojos cayeron sobre el cuerpo de Chen Xiaotian. Era difícil de creer, pero a juzgar por su comportamiento anterior frente a Huang Xiaolong, ese comportamiento respetuoso que no era diferente al de un esclavo, Li Yunhua y Liu Liyang sabían estaba diciendo la verdad.

Sin embargo, ¿cómo hizo este joven de cabello negro para que Chen Xiaotian, Geng Ken y los Ancianos de la Secta Magos del Cielo se sometieran a él? ¿Por qué la Escuela de la Golondrina de Sangre o la Secta de los Nueve Demonios no recibió ninguna noticia de algo tan grande?

“Les estoy dando a ustedes dos una alternativa. Uno, como Chen Xiaotian, Geng Ken, y los otros, se someten a mí, o dos, mueren.” Añadió Huang Xiaolong.

Las expresiones de Li Yunhua y Liu Liyang se tensaron.

“¡Estás soñando si quieres que nos sometamos!” Li Yunhua miró ferozmente: “¡Imposible! Chico, mátanos si quieres, nuestra Escuela de la Golondrina de Sangre nunca te dejará ir. No sólo tú, nuestra escuela destruirá a toda la Secta Magos del Cielo.”

La cara de Huang Xiaolong se hundió. Sacudió la cabeza, siempre habrá gente que no es consciente de la dirección en la que sopla el viento, ¡entonces…! Una pizca de frialdad destelló en sus pupilas, señalando con un dedo mientras levantaba la mano. Una niebla gris oscura se extendió como nubes de tormenta, extrañas criaturas oscuras emitían chillidos desde su profundidad, capaces de perforar el alma de uno. Una fuerza terrorífica surgió de la espesa niebla gris, envolviendo a Li Yunhua y a Liu Liyang.

¡La habilidad heredada de la Perla del Alma Absoluta, el Dedo del Alma Absoluta!

La aparición de la niebla gris y los gritos extraños petrificaron a Li Yunhua. Justo cuando estaba a punto de pedir misericordia, la huella del dedo ya había atravesado su entrecejo. Liu Liyang vio todo claramente desde un lado; la huella dactilar atravesó las cejas de su camarada y salió por la parte posterior de su cabeza. Sangre y materia cerebral salpicaron.

Li Yunhua se puso rígido, con la boca abierta mientras caía de lado al suelo.

El corazón de Liu Liyang temblaba mientras miraba fijamente el cuerpo de Li Yunhua y luego a Huang Xiaolong de nuevo. No esperaba que este último fuera tan decisivo y despiadado, no dando segundas oportunidades.

Mientras estos pensamientos cruzaban la mente de Liu Liyang, Huang Xiaolong lentamente se volvió hacia él con ojos penetrantes, como un par de espadas. En este preciso momento, una gran sombra se cernió sobre su corazón, cuerpo y alma.

“Puedo darte tiempo para reconsiderarlo. Piensa bien antes de decidir, no aprendas de él, abriendo la boca imprudentemente.” Huang Xiaolong añadió: “Pero sólo hay una oportunidad, vivir o morir.”

La expresión de Liu Liyang se volvió fea bajo las manchas de sangre.

Huang Xiaolong instruyó a Chen Xiaotian: “Ocúpate de su cadáver.” Por supuesto, el cadáver de Li Yunhua no podía ser dejado en ninguna parte, todos los rastros de evidencia tenían que ser borrados.

“¡Sí, Joven Señor!” Contestó Chen Xiaotian. Una gran fuerza de succión vino de su palma y el cadáver de Li Yunhua voló en el aire. Entonces, el qi de combate de Chen Xiaotian ardió brillantemente cuando golpeó una Palma de Fuego de la Nube Fluyente en el cadáver de Li Yunhua, incinerándolo hasta convertirlo en cenizas grises que se esparcieron por el suelo en un instante. No pasó mucho tiempo para que el polvo y la arena fueran soplados por el viento, cubriendo todos los rastros.

La expresión de Liu Liyang se volvió de mal en peor, mirando con sus propios ojos como Chen Xiaotian destruía la evidencia y los restos de Li Yunhua.

“¡Estoy dispuesto a… someterme!” Cuando los últimos rastros de las cenizas de Li Yunhua desaparecieron, Liu Liyang tomó su decisión.

Huang Xiaolong asintió, ordenándole a Liu Liyang que liberase su Mar de Alma para marcarlo.

Al escuchar a Huang Xiaolong hablar sobre marcar su alma, otra oleada de maremotos se estrelló contra su corazón, pero no tenía otra opción. Al final, hizo obedientemente lo que se le dijo, liberando su Mar de Alma y permitiéndole que pusiera su marca de alma.

Cuando todo terminó, Huang Xiaolong respiró secretamente aliviado, la sumisión de Liu Liyang señaló el primer paso de la incorporación de la Escuela de la Golondrina de Sangre y la Secta Magos del Cielo.

Debido a que Li Yunhua y Liu Liyang dejaron la Ciudad del Demonio Negro en una misión para buscar la Perla del Espíritu Endemoniado en el Dominio de la Muerte, sus acciones estaban a salvo. El Decano, Jiang Tianhua, de la Escuela de la Golondrina de Sangre, no sospecharía durante al menos tres o cuatro meses.

Y dentro de estos tres o cuatro meses, Huang Xiaolong tenía que entrar en la Escuela de la Golondrina de Sangre antes de que Jiang Tianhua sospechara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s