ATG – Capítulo 1064 – Cayendo dentro del Mar de Llamas

Un ser humano era muy, muy inferior a un dragón cuando se trataba de fuerza mental, al igual que la cantidad de energía que poseían. Era fácil derrotar a un practicante profundo con fuerza mental pero casi imposible contra un verdadero dragón.

¡Sin embargo, como soberano de todos los dragones que habían existido en la Era Primordial de los Dioses, el efecto chocante del Alma de Dragón sobre un dragón era enormemente mayor que sobre un humano!

Cuando el Alma del Dragón estalló y su rugido sacudió los cielos, la luz remanente en los ojos del Antiguo Dragón Astado desapareció en poco tiempo y se volvió escarlata. Su cuerpo manchado de sangre se volvió rígido en el aire y la última parte de su desesperado poder colapsó y se dispersó rápidamente, como si se hubiera encontrado con el ataque de un vendaval….

Había reflejado el poder de un dragón Maestro Divino con su fuerza profunda en el Reino del Origen Divino.

Había intimidado el alma de un dragón Maestro Divino con su fuerza mental en el Reino del Origen Divino.

Yun Che lo dio todo para aferrarse a la última brizna de esperanza con su insignificante existencia.

Aunque el Antiguo Dragón Astado ya estaba cayendo a su muerte, seguía siendo un dragón en el Reino Maestro Divino. Este milagroso efecto de aturdimiento del Alma de Dragón sólo podía mantenerse durante un máximo de unos pocos instantes.

Mu Xuanyin levantó el cuerpo inconsciente de Yun Che y lentamente apuntó el centro de la palma de su mano hacia el Antiguo Dragón Astado mientras liberaba el último de los deslumbrantes rayos de luz fría.

BANG——

El Antiguo Dragón Astado ya estaba perdiendo su vitalidad aún más rápido de lo que normalmente lo haría, porque intentó lanzar un contragolpe final, apostando todo. Bajo el efecto aturdidor del Alma de Dragón, había perdido toda la energía que le quedaba. Cuando los gélidos rayos de luz entraron en contacto con él, su enorme cuerpo no pudo oponer resistencia alguna y terminó actuando como un medio para dejar que el frío y el poder de condensación desempeñaran su papel. En un abrir y cerrar de ojos, todo su cuerpo se cubrió con una capa de hielo.

Con su poder restante, era simplemente imposible liberarse de su apuro.

El último rastro de su fuerza vital también se convirtió en nada por la energía fría que recorría todo su cuerpo… y sus ojos finalmente perdieron todo brillo.

Y así, los dos Antiguos Dragones Astado habían encontrado la muerte.

Mu Xuanyin bajó lentamente el brazo. Con la última gota de energía liberada, su largo cabello se volvió completamente negro y no había ni una pizca de energía fría presente en su cuerpo… Por el contrario, un aura abrasadora, que nunca había poseído en estos diez mil años, estaba emitiendo de ella en ese momento.

Su aura se había vuelto tan débil que incluso ella misma era incapaz de sentirlo, y su brazo que sostenía a Yun Che, se sentía tan pesado que era incapaz de levantarlo. Sufriendo del veneno altamente tóxico, llevando heridas severas, y el agotamiento completo de su fuerza profunda… Cuando la fuerza vital del Antiguo Dragón Astado se acabó, su vaga conciencia rápidamente se hundió en la oscuridad.

“Ah… ¿Dónde… estoy…?”

Un grito sonó en las profundidades de la conciencia de Yun Che, emitido por su propia alma.

“…No… No puedo desmayarme… El Antiguo Dragón Astado sigue aquí… Maestra… morirá…”

“Despierta… arriba…”

“¡Dije que te despiertes!”

Su conciencia se había vuelto incomparablemente turbia; era vaga, además de experimentar un dolor incomparablemente intenso… El dolor estaba al mismo nivel que cuando pasó por la separación del alma en el pasado, ante la Flor Udumbara del Inframundo en el Nido del Demonio de la Matanza Lunar. Sin embargo, sus ojos se abrieron repentinamente, como si hubiera sido pinchado simultáneamente por múltiples agujas.

Sintió un suave brazo alejarse de su cuerpo. Dentro de su nebulosa línea de visión, vio una figura blanca como la nieve, que estaba mayormente teñida del color rojo sangre, cayendo hacia abajo sin hacer ruido….

Había un ilimitado mundo rojizo abajo…

¡La Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios!

Su mente se sentía tan pesada, como si estuviera siendo agobiada por una montaña insuperable, pero su palma casi instintivamente se extendió y agarró a la figura blanca que acababa de caer a su lado. Después, abrazó fuertemente a la figura… Su aura era tan frágil que uno sentiría un dolor extremo por su estado, pero inesperadamente ayudó a estabilizar adecuadamente su alma disociada.

Entonces vio una enorme figura congelada en la distancia que caía directamente hacia abajo.

¡Era el cuerpo del Antiguo Dragón Astado muerto!

Con Mu Xuanyin en brazos, Yun Che se mordió firmemente la punta de la lengua. Usó su conciencia apenas existente para hacer que su cuerpo se moviera y voló hacia abajo en el mundo nebuloso y trastornado, dirigiéndose en dirección a la enorme figura.

Este es el fruto del esfuerzo que la Maestra ha puesto, incluso a riesgo de su vida… ¡No puedo permitir que desaparezca en la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios como el de antes!

Aunque su conciencia estaba al borde del colapso, aún tenía su fuerza profunda. Con su visión borrosa fijada en él, rápidamente se acercó al Antiguo Dragón Astado. Luego, extendió su mano y la colocó sobre su cuerpo, almacenándolo instantáneamente en la Perla del Veneno Celestial.

Cuando se sintió un poco relajado en su corazón, su conciencia se hundió instantáneamente en las profundidades e inmediatamente perdió todo el control sobre su cuerpo. Llevando consigo a Mu Xuanyin, cayó hacia abajo, hacia la interminable Prisión de Inferno.

No puedo permitir que eso suceda… La Maestra no será capaz de… soportar las duras condiciones de la Prisión del Inferno en su estado actual….

¡¡El Arca Profunda Primordial!!

El Arca Profunda Primordial había estado flotando en su lugar todo este tiempo. No podía ser dañada ni siquiera por el poder de un Maestro Divino. Yun Che hizo todo lo posible para reunir la suficiente energía del alma para entrar en el Arca Profunda Primordial

Una respiración… dos respiraciones… tres respiraciones…

Cuando su cuerpo estaba a punto de entrar en contacto con el fuego de la Prisión de Inferno, logró dar forma a su voluntad de entrar en el Arca Profunda Primordial. Un rayo de luz blanca destelló antes de que tanto Yun Che como Mu Xuanyin desaparecieran de la vasta Prisión de Inferno.

Su campo de visión se había vuelto completamente blanco. No podía ver nada y sus cinco sentidos se habían debilitado hasta tal punto que apenas había diferencia entre que existieran o no. Era consciente de que habían entrado al Arca Profunda Primordial y sentía vagamente la presencia de Mu Xuanyin a su lado. Habiendo tenido éxito en su intento, su mente se relajó y se desmayó en poco tiempo.

Después de que su conciencia se hundiera totalmente en la quietud, el Arca Profunda Primordial comenzó a descender debido a la pérdida de contacto con su alma. Cayó directamente en la inmensa Prisión de Inferno y desapareció en un abrir y cerrar de ojos, sin dejar rastro.

Después de un largo rato, la hirviente Prisión de Inferno finalmente se calmó en el sentido real; mucho más tranquila de lo que normalmente estaría.

“¡Joven Yun!”

El sonido de un urgente grito se acercó rápidamente, mientras Huo Rulie corría mientras ardía de impaciencia. Pero dada la inmensidad de la Prisión de Inferno, no pudo descubrir ninguna señal de ellos ni sentir sus auras.

“¿Qué ha pasado?” La mirada de Huo Rulie se extendió por los alrededores, con una mirada desconcertada y ansiosa.

Cuando había llevado a Yun Che a trescientos kilómetros del centro de la batalla, se había dado la vuelta para irse apresuradamente, como Yun Che le había dicho en ese momento. Sin embargo, en el instante en que se había dado la vuelta, escuchó un rugido del Antiguo Dragón Astado. Un estallido remanente de ondas de energía barrió en todas direcciones y fue forzado a alejarse casi cien kilómetros del lugar. Poco después, volvió a oír rugir a un dragón, uno que claramente había sido emitido por algún otro ser, y sus oídos se sacudieron tanto que resonaron durante un rato. Cuando su aura se calmó y se recuperó, descubrió, para su sorpresa, que no podía sentir ningún aura en los alrededores.

Rápidamente se dirigió a su ubicación anterior, pero no vio ningún rastro de Mu Xuanyin, Yun Che… ni siquiera del Antiguo Dragón Astado. Las únicas cosas presentes eran los restos todavía existentes de la energía y el olor extremadamente denso de la sangre de dragón.

“No me digas que… ¿los dos murieron?” Dijo Huo Rulie sin creer en sus propias palabras. Miró hacia abajo, antes de fruncir el ceño y precipitarse repentinamente a la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios.

Huo Rulie no se dio por vencido en la búsqueda de ellos dentro de la Prisión de Inferno, con la esperanza de poder encontrar algo al final. Se adentró en la prisión, en la medida de sus posibilidades, y también recorrió horizontalmente la distancia de varios cientos de kilómetros. Desafortunadamente, todo fue en vano.

Cuando finalmente abandonó la idea de buscarlos y salió de la Prisión de Inferno, vio que Yan Wancang, Yang Juehai, así como todos los Ancianos de alto nivel también habían llegado. Cerca de cien personas estaban observando con la mirada perdida la anormalmente tranquila Prisión de Inferno.

Maestro de Secta Huo, ¿los has encontrado?” Preguntó Yan Wancang.

Huo Rulie saltó en el aire mientras hacía un fuerte ruido con el pie y les gritaba: “¿Qué está pasando aquí? ¿Qué pasó exactamente? Me di la vuelta y luego, ambos desaparecieron en algún lugar. ¿Alguien puede decirme adónde fue el Joven Yun?”

“Ese Antiguo Dragón Astado… murió.” Contestó Yan Juehai en un tono bastante vacilante.

“¿Cómo murió?”

“Definitivamente no creerás mis palabras, a menos que lo hayas visto por ti mismo.” Yan Wancang suspiró. Cada vez que recordaba la escena de Yun Che volando hacia al Antiguo Dragón Astado con su espada, sentía que su alma temblaba intensamente. Nunca pensó que llegaría el día en que alguien como él, que era una existencia de nivel máximo en el Reino del Dios de la Llama, tanto en permanencia como en fuerza profunda, se sorprendería por un joven que había entrado recientemente en el Camino Divino.

“Hablando claro, su falla de dragón fue perforada por el Rey del Reino de la Canción de Nieve.” Dijo Yan Juehai. “Puesto que la falla de dragón fue perforada, estaba indudablemente destinado a morir, pero lanzó un contraataque al borde de la muerte…”

Yan Juehai agitó la cabeza tan pronto como terminó sus palabras.

Ninguno de ellos vio exactamente lo que había sucedido después de la repentina desintegración de la Proyección del Pájaro Bermellón, pero fue bastante fácil imaginar cómo se desarrollaron las cosas después de eso. Mu Xuanyin había usado las fuerzas que le quedaban para lanzar ese ataque con la Espada de la Princesa de Nieve, por lo que ya no era capaz de resistir el contraataque del Antiguo Dragón Astado… Como tal, no había duda de que tanto la Maestra como el discípulo habían sido asesinados por sus garras, después de lo cual toda la fuerza vital había sido drenada del Antiguo Dragón Astado. Después, los cuerpos de las dos personas y del dragón cayeron en la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios.

El primer Dragón Astado ya había sido asesinado por la formación prohibida de Mu Xuanyin y enterrado en la Prisión de Inferno y el segundo también terminó encontrándose con el mismo fin….

Los dos Antiguos Dragones Astados habían muerto… pero no había nada que ellos pudieran obtener.

Huo Rulie permaneció en silencio durante mucho tiempo, antes de decir en voz baja: “Así que eso fue lo que sucedió… bajé a buscarlos a la Prisión de Inferno, pero al final no descubrí nada; ni siquiera el cadáver de ese Antiguo Dragón Astado. Parece que han caído a un lugar muy profundo dentro de la prisión y sus cuerpos desaparecerán por completo en poco tiempo.”

“Esto es lo que llamamos destino.” Dijo un Anciano de la Secta del Cuervo Dorado suspirando.

“En este momento, tenemos que pensar primero en cómo explicar este asunto al Reino de la Canción de Nieve.” Dijo Yan Wancang en voz alta.

No se imaginaban ni en sueños que una situación tan imprevista surgiría durante la cacería del dragón astado.

Dos Dragones Astados aparecieron en la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios… y eventualmente, ambos habían perecido. Sin embargo, no sólo no obtuvieron ni una sola escama de dragón de ellos, sino que también tuvieron que ser testigos de la muerte de Mu Xuanyin, el Rey del Reino de la Canción de Nieve, y de su discípulo directo, Yun Che.

“Me temo que el incidente esta vez nos convertirá en los enemigos mortales del Reino de la Canción de Nieve.” Dijo un Anciano de la Secta del Pájaro Bermellón mientras sonreía amargamente.

Mu Xuanyin había visitado el Reino del Dios de la Llama para ayudarles a cazar al Dragón Astado, pero al final murió en la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios. Dada su posición y reputación en el Reino de la Canción de Nieve, era obvio que si la Secta del Divino Fénix de Hielo supiese de su muerte, estarían extremadamente afligidos y enfurecidos.

Este asunto no sólo involucraba a Mu Xuanyin… Si Yun Che estuviera bien, con su talento elemental, era extremadamente probable que alguien tan fuerte como Mu Xuanyin apareciera en el Reino de la Canción de Nieve, bajo el apoyo total de la Secta del Divino Fénix de Hielo, pero ahora, incluso Yun Che

Aunque el sueño de su Reino del Dios de la Llama había fracasado, no habían sufrido la más mínima pérdida real de su parte.

“¿Qué hay que temer del Reino de la Canción de Nieve sin la presencia de Mu Xuanyin?” Preguntó un Anciano de la Secta del Fénix.

“No se trata de la amenaza que suponen.” Dijo Yan Juehai impotente. “La razón más grande que causó que el Rey del Reino de la Canción de Nieve y su discípulo se encontraran con un destino tan trágico, fue nuestra renuencia a creerle a Yun Che. Si en ese entonces… hubiéramos contactado con ella con una transmisión de sonido para advertirle de antemano, podríamos haber evitado tal resultado. Hah…”

Yan Wancang. “…”

“Nosotros… no podemos ser culpados por ello. ¿Quién habría… creído esas palabras en ese momento?” Justificó el Anciano de la Secta del Fénix en un tono tímido.

“Siento que no hay necesidad de preocuparse por ello.” Dijo un Anciano de la Secta del Cuervo Dorado. “Sin Mu Xuanyin, el Reino de la Canción de Nieve básicamente no merece estar a la par con nuestro Reino del Dios de la Llama. Puede que ni siquiera tengan las agallas de llamarnos para dar cuenta de ello. Si alguien realmente se atreve a pedir una explicación, los echaremos de vuelta a su reino. Aunque no conseguimos ponerle las manos encima al Dragón Astado, la muerte de Mu Xuanyin no es en absoluto algo malo para nosotros.”

“¡Tonterías!” Escuchando sus palabras, Huo Rulie levantó sus cejas enfadado. “¡¿Cuándo nosotros, los del Reino del Dios de la Llama, caímos al nivel de esa gente despreciable y desvergonzada?! No importa los resentimientos que abrigamos contra ellos antes, es un hecho que ella vino aquí y murió por nuestra culpa. ¡Por lo tanto, debemos dar una explicación adecuada al Reino de la Canción de Nieve! ¡Yo, Huo Rulie, todavía tengo un sentimiento de vergüenza!”

“Sí… fue un lapsus de la lengua de este viejo.” El Anciano de la Secta del Cuervo Dorado inmediatamente bajó la cabeza, mientras murmuraba en su corazón: el Maestro de Secta odiaba al Reino de la Canción de Nieve antes… y especialmente odiaba a Mu Xuanyin con pasión. ¿Por qué parece haber cambiado en estos dos días?

“La caída de un Maestro Divino es un asunto importante para todo el Reino Divino. Por lo tanto, la noticia no tardará mucho en difundirse.” Dijo Yan Wancang. “Si no damos una explicación al Reino de la Canción de Nieve, posiblemente seremos vistos con desprecio por todos los reinos de la Región Divina.”

Maestro de Secta, ¿qué debemos hacer ahora? ¿Quiere… contactar con el Reino de la Canción de Nieve con una transmisión de sonido, de inmediato?” Preguntó un Anciano de la Secta del Pájaro Bermellón mientras suspiraba.

Yan Wancang reflexionó durante mucho tiempo, antes de agitar la cabeza. “Mantengamos en secreto lo que ha ocurrido hoy por el momento. Después de dar una buena respuesta a la cólera del Reino de la Canción de Nieve en los próximos días, se lo haremos saber a través de la transmisión de sonido.”

Yan Juehai asintió con la cabeza y Huo Rulie tampoco se opuso.

Estas personas de más alto nivel del Reino del Dios de la Llama salieron de la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios con emociones incomparablemente complicadas en sus corazones. Cuando salió de la región de la Prisión del Infierno, Yan Wancang se detuvo repentinamente y suspiró pesadamente: “No es de extrañar que el Reino del Dios Dragón pueda convertirse en el soberano de todos los reinos. Es mejor…. no provocar la ira de la raza dragón.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s