ATG – Capítulo 1062 – Restauración Estelar en una Situación Difícil

Escuchando las palabras de Yun Che, Yan Wancang y otros le echaron un vistazo. Sólo pudieron llegar a la misma conclusión que Huo Rulie… que él quería ir y morir junto con su Maestra.

Pero Yun Che dijo con una mirada tranquila y fría: “¿Morir con ella? ¡Todavía estoy lo suficientemente cuerdo como para no hacer una cosa tan estúpida! ¡Quiero ir para salvar a mi Maestra!”

“¡Como si eso fuera posible!” Dijo Huo Rulie. “¡A menos que un Rey de un Reino Superior venga aquí a prestar su ayuda, ¡nadie puede salvar a tu Maestra! ¡Con tu insignificante cultivación, ni siquiera calificas para morir intentando tal cosa!”

Yun Che miró directamente a los ojos a Huo Rulie mientras decía: “Hace tres días, logré algo que creías imposible, algo que no podías creer.”

“Hace un rato, les dije una y otra vez que había dos Antiguos Dragones Astados. Ni siquiera dudé en hacer un juramento de sangre e incluso entonces, no me creyeron… ¿Ven cómo han resultado las cosas debido a su renuencia a confiar en mis palabras?”

“¡Su actitud auto-optimista les ha llevado a avergonzarse una y otra vez! Entonces, ¿qué derecho les queda ahora para afirmar que no soy capaz de salvar a mi Maestra? Puede que ustedes no sean capaz de salvarla, pero ¿cómo pueden asumir que yo también soy incapaz de hacerlo?”

Inmediatamente, Huo Rulie se quedó aturdido.

“Hoy, hace unas horas, juró solemnemente y dijo que me debía un enorme favor y como tal, con mucho gusto me daría lo que quisiera o satisfaría cualquier pedido que hiciera. Heh…” Yun Che emitió una ligera risa en ridículo. “Fui un tonto por haber sentido respeto por ti en ese momento. Huo Rulie, quien hubiera pensado que tus palabras como ‘definitivamente te devolveré el favor’ y ‘hare lo que quieras o lo que quieras que haga’ no eran más que un montón de mierda!”

“¡Sinvergüenza!”

No había nadie que se atreviese a maldecir airadamente al distinguido Maestro de la Secta del Cuervo Dorado de esa manera. El Anciano de la Secta del Cuervo Dorado Huo Rujin se enfureció. “Pequeño mocoso del Reino de la Canción de Nieve, ¿realmente te atreviste a insultar a mi Maestro de Secta? Parece que estás cansado de vivir…”

“¡Cállate la boca!”

Huo Rulie aulló furiosamente, haciendo que Huo Rujin rápidamente retrocediese dos pasos, temeroso. Una energía profunda estalló de su cuerpo, dividiendo directamente sus mangas y revelando sus brazos como roca del magma.

“Yo, Huo Rulie… ¡Puede que sea un cobarde, pero nunca he sido una persona vil que se retracte de sus palabras!” Huo Rulie exhaló pesadamente. “¡Está bien! Si quieres desperdiciar tu vida… ¡entonces te seguiré! ¡En el peor de los casos, perderé mi vida!”

“¡Vamos!” Levantó a Yun Che, tras lo cual una violenta y tempestuosa ola se precipitó en la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios.

“¡Maestro!”

“¡Maestro de Secta!”

“¡¡¡Maestro de Secta Huo!!!”

Todos los presentes gritaron alarmados, pero Huo Rulie hizo oídos sordos. En un abrir y cerrar de ojos, su figura desapareció completamente de su vista.

Como poseía poder a nivel de un Soberano Divino, su velocidad era aterradoramente rápida, por decir lo menos. Sólo la tormenta fue suficiente para que Yun Che se sintiera como si le estuvieran destrozando el cuerpo. Afortunadamente, Huo Rulie cubrió inmediatamente el cuerpo de Yun Che con su poder profundo, lo que ayudó a este último a sentirse gradualmente a gusto.

Maestro de Secta Huo, dese prisa… ¡Use su velocidad más rápida!”

Estaban a tres mil quinientos kilómetros de distancia. Eso exigiría a Yun Che al menos unas pocas horas, incluso si empleara todas sus fuerzas y pudiera acercarse al lugar con vida. Ese no era el caso de alguien con un nivel de cultivo muy alto como Huo Rulie. Escuchando las palabras de Yun Che, rechinó los dientes y maldijo, antes de seguir adelante con la palma de su mano. Sus llamas rasgaron el espacio una y otra vez mientras pasaba a través de ellas, acercándose cada vez más a su velocidad definitiva.

La densidad de energía en la región de la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios era extremadamente temible, y como tal, Huo Rulie sólo podía cubrir una distancia muy limitada a través del desgarramiento del espacio. Sin embargo, su velocidad seguía siendo extraordinaria e incomparablemente rápida y, en poco tiempo, recorrieron la distancia de mil kilómetros. En ese momento, Yun Che levantó lentamente la palma de su mano que sostenía una piedra de jade rojo sangre.

Huo Rulie inmediatamente volteó su cabeza cuando sintió el aura ardiente de la piedra de jade. “¿¡Jade del Pájaro Bermellón!?”

En la Gran Asamblea de la Secta del Divino Fénix de Hielo, hace varios meses, fue el Jade del Pájaro Bermellón el que fue presentado a Mu Xuanyin cuando los tres Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama habían ‘hecho una visita’. ¡Inmediatamente se lo regalaron a Yun Che!

Yun Che tenía los ojos cerrados cuando su conciencia se sumergió rápidamente y entonces el Jade del Pájaro Bermellón también desapareció de su mano.

“¡Slap!”

Dentro de la Perla del Veneno Celestial, Yun Che golpeó el trasero de Hong’er, quien estaba durmiendo profundamente en ese momento. Se levantó gritando y dijo con una mirada de queja, con las manos en la espalda. “Maestro, ¿por qué… por qué… me golpeaste el trasero?”

NiñaYun Che rechinó los dientes con rabia… ¡Un incidente tan grande ha ocurrido afuera y todavía estás durmiendo aquí tan profundamente!

¡Uf… cálmate! ¡No pierdas la calma! No puedo permitirme ofender a este pequeño diablo.

Una incomparablemente cálida sonrisa apareció en su rostro. Luego, mostró el Jade del Pájaro Bermellón en su mano. “Hong’er, nunca he pasado tiempo jugando contigo desde que llegué al Reino Divino. Como tal, siempre me he sentido culpable en mi corazón y así…”

“¡Wow! ¡¡Huele delicioso!!”

En el instante en que Yun Che terminó sus palabras, los ojos de Hong’er brillaron como estrellas mientras miraba fijamente el Jade del Pájaro Bermellón en su mano. Poco después, una luz roja parpadeó ante Yun Che… y su mano se sintió inmediatamente más ligera.

¡Hong’er desapareció, al igual que el Jade del Pájaro Bermellón!

¡Crunch! ¡Crunch!

Oyendo un crujiente sonido de mordedura por detrás, Yun Che se volteó para mirar a Hong’er mordiendo un bocado de los trozos del Jade del Pájaro Bermellón, el cual contenía una aterradora cantidad de energía. Tres mordiscos después, se lo tragó todo.

“~!@#¥%…” Las esquinas de los ojos de Yun Che temblaban… ¿Por qué siquiera traté de encontrar una manera de convencerla de que se lo comiera? ¡Eso fue completamente innecesario!

“¡Heehee!” Hong’er entrecerró los ojos mientras extendía las manos. “Ya no está… aah… aah… aah… ¿aah?”

Yun Che ya había desaparecido de su campo de visión para entonces.

“Hmm…” Hong’er agitó su dedo de lado a lado, con una expresión pensativa. “¿Por qué se fue de repente? ¿Será que el Maestro se enfadó conmigo?”

Maestro de Secta Huo Rulie, ¿a qué distancia estamos de nuestro destino?” Yun Che recobró el conocimiento y rugió en voz alta.

A medida que se acercaban a la zona central, la intensidad a la que se agitaba el mar de llamas y las turbulencias de las tormentas energéticas se hacían más fuertes en más de varios pliegues.

“¡Aún queda bastante distancia!”

“¡Entonces sea un poco más rápido! ¡Cuanto más rápido, mejor! ¡Mi Maestra no podrá aguantar mucho tiempo!”

“¡Maldita sea!” Huo Rulie soltó una fuerte maldición. Su poder de llama se disparó y cortó directamente una grieta espacial de diez metros de largo, haciendo que su velocidad de desplazamiento fuera aún más rápida.

“¡Chico! Ya que no tienes la intención de tirar tu vida por la borda, al menos deberías decirme ¡¿qué es lo que planeas hacer primero!?”

Por mucho que lo intentase, Huo Rulie no podía pensar en ningún método que Yun Che pudiera usar para salvar a Mu Xuanyin.

Yun Che apretó un poco los dientes en respuesta, pero no dijo una palabra.

“Entonces, ¿puedes decirme cuán seguro estás de tener éxito?” Preguntó Huo Rulie en voz alta, mientras usaba todo su poder para viajar por el espacio.

“¡Nada!” Dijo Yun Che en voz alta. “Sólo hay… una pequeña posibilidad.”

“¿Qué? Tú… ¿qué dijiste?” Huo Rulie abrió los ojos.

“¡Pero es de mi Maestra de quien estamos hablando!” Yun Che apretó sus manos en puños. “Es la persona que más me ha cuidado desde que llegué al Reino Divino. Aunque la posibilidad sea insignificante… no me quedaré de brazos cruzados mientras mi Maestra pierde la vida.”

“…¡Tch! No sé qué clase de método encantador ha usado esa mujer contigo que resultó en que estuvieras tan empeñado en rescatarla.” Huo Rulie de repente comenzó a reírse a carcajadas. “Es realmente extraño. Podría terminar muriendo por tu culpa, lo que me enfurece mucho por dentro y, sin embargo, sigo encontrándote aún más agradable que antes. Hahahahaha… ¡agárrate fuerte!”

Cada vez que rasgaba el espacio de la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios, incluso alguien tan poderoso como Huo Rulie necesitaba ejercer toda su fuerza.

Cuando estaban a dos mil kilómetros de distancia, el estruendo de la tormenta de energía se había vuelto ensordecedoramente fuerte.

Cuando estaban a casi mil quinientos kilómetros de distancia, el paisaje que los rodeaba cambiaba de color a cada instante.

En el momento en que se acercaban a la marca de los mil kilómetros, las olas remanentes de la energía incesantemente efusiva y su fuerza golpearon el pecho de Yun Che, como si varios martillos pesados lo golpearan, induciéndole un dolor extremo en el cuerpo. Energía profunda surgió del brazo de Huo Rulie, que se agarraba a Yun Che, y una ligera barrera de llamas envolvió todo su cuerpo, aislándolo completamente de las influencias externas.

La expresión en la cara de Yun Che volvió rápidamente a la normalidad y dijo con voz urgente: “Maestro Huo, por favor, dese prisa.”

Estaban a unos mil kilómetros de distancia en la actualidad. Huo Rulie había visto la batalla muchas veces, pero nunca se había acercado tanto a ella. Su velocidad no disminuyó en lo más mínimo y siguió adelante mientras llevaba a Yun Che.

Muy pronto…

Setecientos cincuenta kilómetros…

¡Quinientos kilómetros!

Un rugido de dragón extremadamente aterrador y chocante resonó por todo el lugar y la tormenta de energía que parecía el presagio del día del juicio final se detuvo en un instante. Al menos, estos testificaba que Mu Xuanyin aún no había perdido la vida. Huo Rulie rechinó los dientes y derramó aún más poder en la barrera de llamas que rodeaba a Yun Che. Después de eso, siguió corriendo hacia adelante.

Cuatrocientos cincuenta kilómetros…

Cuatrocientos kilómetros…

Trescientos cincuenta kilómetros…

Trescientos kilómetros…

¡¡Doscientos cincuenta kilómetros!!

Huo Rulie finalmente se detuvo y dijo en voz alta: “No podemos seguir adelante. De lo contrario, si el Antiguo Dragón Astado cambia repentinamente su objetivo hacia nosotros, los dos definitivamente moriremos, sin una sombra de duda.”

El espacio aquí estaba vibrando y deformándose intermitentemente. Huo Rulie estaba utilizando la mitad de su energía para proteger su propio cuerpo y la otra mitad para proteger a Yun Che… Si la barrera alrededor del cuerpo de Yun Che fuera cancelada a tan corta distancia, él sería exterminado instantáneamente y se convertiría en polvo.

No, ni siquiera quedaría polvo. Inmediatamente quedaría reducido a la nada.

“¡Eso no sucederá!” Dijo Yun Che con una certeza incomparable. “Ya que la Maestra mató a su compañero, debe estar en un estado de locura, sólo pensando en hacer todo lo posible para matarla. ¡No le dará a la Maestra ninguna oportunidad de respirar cambiando su objetivo a otra persona!”

“¡Además, usted mismo es un poderoso Soberano Divino! Este Dragón Astado y mi Maestra parecen haber perdido un poco de energía, así que no será tan fácil matarle.”

“¡Mierda!” Huo Rulie gritó insultos, pero aun así se apresuró a seguir adelante aferrándose a Yun Che. “¡Estoy en tus manos de todos modos… y no puedo evitar hacerlo, ya que salvaste la vida de mi Ye’er! ¡¡Allá vamos!!!”

A medida que se acercaban más y más al centro de la amarga lucha entre los dos Maestros Divinos, Yun Che sintió una sensación inigualable e indescriptiblemente aterradora, a pesar de estar protegido por una barrera extremadamente fuerte.

Con ellos acercándose cada vez más al lugar de la batalla, incluso la barrera de llamas que le protegía, en la que Huo Rulie había vertido la mitad de su energía, había empezado a moverse intensamente.

Maestro de Secta Huo, ¿hasta dónde puede hacer una transmisión de sonido desde aquí?” Yun Che hizo todo lo posible para mantener la calma.

“Si fuera otro lugar, no sería un problema hacer transmisión de sonido hasta varias decenas de miles de kilómetros de distancia. Aquí, ciento cincuenta kilómetros es mi límite debido a la interferencia del poder de la llama de la Prisión de Inferno y de la energía de los dos Maestros Divinos.” Dijo Huo Rulie.

¡Doscientos veinticinco kilómetros!

¡Doscientos kilómetros!

“¡Está bien! ¡En ese caso, bastará con alejarse 150 kilómetros de ellos!” Dijo Yun Che.

Huo Rulie no desperdició palabras y continuó avanzando. Llovió maldiciones en su corazón: ¿Qué diablos quieres decir con eso? ¡Basta, mi trasero! Básicamente estás jugando con nuestra vida.

Ciento setenta y cinco kilómetros…

¡¡Ciento cincuenta kilómetros!!

¡¡¡BOOM!!!

Incontables pilares de fuego estallaron en los alrededores y uno de ellos envolvió tanto a Huo Rulie como a Yun Che… Mientras aterrizaba en el suelo, todo el cabello de Huo Rulie explotó y su cuerpo se quemó de negro en muchos lugares. Una de sus manos estaba sobre el cuerpo de Yun Che y la otra delante de él, mientras usaba todo su poder para resistir las ondas remanentes de la energía que estaban generando los dos grandes Maestros Divinos. “Estamos a unos ciento cincuenta kilómetros de ellos ahora. ¡Di lo que quieras hacer ahora! ¡No podré aguantar mucho tiempo!”

“Dígame la distancia exacta entre ellos y sus posiciones… ¡Sería mejor si la distancia fuera exacta de unos tres metros!” Solicitó Yun Che.

“Joder, pequeño…” Huo Rulie rechinó firmemente los dientes y liberó su fuerza mental hasta el límite. Después, rápidamente extendió su mano y colocó la punta de su dedo en el entrecejo de Yun Che. “¡Esta es la distancia entre ellos y sus posiciones! Sin embargo, están constantemente en movimiento.”

“¡Muy bien!” Yun Che bajó las cejas. “Ahora contacte a mi Maestra con la transmisión de sonido. ¡Usar la voz del alma sería lo mejor en este escenario!”

¡¡BOOM!!

Una ráfaga de aire informe vino de lejos y pasó por el pecho de Huo Rulie, haciendo que su cara se volviese pálida mientras casi vomitaba sangre. “¡Date prisa! ¡Pon tu dedo en mi frente y hazlo tú mismo! ¡No seré capaz de aguantar por mucho más tiempo!”

Yun Che rápidamente extendió su mano y puso la punta de su dedo entre las cejas de Huo Rulie. Una hebra de voz de alma fue transferida dentro del alma de Mu Xuanyin en poco tiempo a través de la enorme fuerza mental de Huo Rulie.

“¡Maestra! Tiene que aguantar. ¡El discípulo pronto llegará a su lado! No me maldiga y diga que me vaya, y escuche apropiadamente lo que tengo que decir… Cuando la voz del alma de este discípulo se rompa, necesita contar silenciosamente hasta cinco respiraciones. Entonces, un arca profunda de pequeño tamaño aparecerá a su alrededor, la cual tiene que envolver inmediatamente con su energía. Posteriormente, yo… saldré del arca profunda y crearé la oportunidad para que la Maestra sea capaz de matarlo.”

“¡Crea en este discípulo!”

Sin esperar la respuesta de Mu Xuanyin, la voz del alma de Yun Che dejó de sonar de repente. Dentro de la barrera de protección, sostenía en su mano el Arca Profunda Primordial, que rápidamente se amplió a unos tres metros.

“¡Maestro de Secta Huo, no cancele la barrera y salga inmediatamente de aquí una vez que esta arca profunda desaparezca!”

“Si me las arreglo para seguir vivo… ¡¡¡Definitivamente le devolveré este favor!!!”

Con eso, todo su cuerpo desapareció al entrar en el Arca Profunda Primordial.

El mundo dentro del Arca Profunda Primordial recuperó algo de vitalidad cuando la energía del Jade del Pájaro Bermellón fue vertida en él.

Pero no tenía ni idea de si la energía del Jade del Pájaro Bermellón sería suficiente para que el arca profunda viajara ciento cincuenta kilómetros mientras lo llevaba… Ni siquiera estaba seguro de si sería capaz de moverse en primer lugar.

Como el antiguo arca profunda tenía que moverse mientras llevaba un mundo enorme, consumía una cantidad extremadamente grande de energía y su requerimiento para la fuente de energía también era extremadamente alto… En la Era Primordial, era un arca profunda que pertenecía a la Raza de los Dioses, por lo que naturalmente necesitaba una fuente de energía de nivel de dios.

Anteriormente, la energía del Jade del Cuervo Dorado se vertía en él, la cual se agotó poco después de su viaje hacia y desde el Continente de la Nube Azur.

Más tarde, no usó el Arca Profunda Primordial y eso se mantuvo sin cambios incluso cuando llegó al Reino Divino. Nunca creyó que el Arca Profunda Primordial sería capaz de viajar a través del espacio del Reino Divino antes de encontrar una fuente de energía adecuada.

Cuando el Jade del Cuervo Dorado actuaba como la fuente de energía, simplemente no pudo viajar a través del espacio oscuro del Nido del Demonio de la Matanza Lunar y el mundo oscuro debajo del Acantilado del Final de la Nube. El espacio del Reino Divino sería aún más tenaz en comparación, por lo que sería correcto suponer que no sería capaz de viajar a través del espacio aquí cuando se utilizaba una fuente de energía del mismo nivel.

El Jade del Pájaro Bermellón era claramente una fuente de energía del mismo nivel que el Jade del Cuervo Dorado. En el momento en que lo obtuvo, estaba pensando en utilizarlo como fuente de energía para el Arca Profunda Primordial cuando regresara al reino inferior.

Pero ahora… ¡no le quedaba otra opción! ¡Solo podía apostar!

Dentro del mundo del arca profunda, Yun Che estaba de pie con la Espada Heaven Smiting en su mano. Estaba contando silenciosamente en su corazón mientras pensaba: ¡Arca Profunda Primordial, eres un objeto divino que pertenecía al Clan del Dios Espíritu de la Espada! Te ruego que hagas un esfuerzo para moverte… Son solo ciento cincuenta kilómetros que debes viajar desde aquí. ¡Incluso si lleva al consumo total de la energía del Jade del Pájaro Bermellón, tienes que asegurarte de llevarlo a cabo!

¡De lo contrario… si muero aquí, también morirás! ¡Incluso si sobrevivo, aún te destrozaré!

Dos respiraciones…

Cuatro respiraciones…

¡¡Cinco respiraciones!!

De repente, el espacio exterior cambió en un instante.

¿Tuvo éxito?

¡¡¡Sí, lo hizo!!!

En este momento de miedo, debido al poder intacto del Jade del Pájaro Bermellón y quizás también a la convicción de Yun Che, el Arca Profunda Primordial ejecutó exitosamente su primer viaje espacial en el Reino Divino.

Aunque solo recorrió la corta distancia de ciento cincuenta kilómetros, no fue diferente de un milagro para Yun Che.

Si fuera posible, el mejor resultado sería que tuviera a Mu Xuanyin en el Arca Profunda Primordial y se fuera a algún lugar lejano de aquí… Pero Yun Che no se atrevió a albergar una esperanza tan extravagante. Sus apuestas acababan de comenzar.

En el momento en que logró cambiar de lugar, Yun Che activó ‘Estruendo del Cielo’, lo que provocó que su fuerza profunda alcanzara su límite. Cogiendo la Espada Heaven Smiting en su mano, salió del Arca Profunda Primordial, cargando directamente al centro de la batalla entre los dos grandes Maestros Divinos, un lugar aterrador donde su existencia podría borrarse por completo en una fracción de segundo. Sin embargo, no dudó en hacerlo, porque creía en Mu Xuanyin y él mismo creía que esta última también creería en él.

Cuando apareció el Arca Profunda Primordial, una enorme barrera de hielo lo envolvió… la cual fue formada por la última gota de poder de Mu Xuanyin.

Como objeto divino primordial, Yun Che estaba seguro de que no sería destruido tan fácilmente. Quien necesitaba la protección no era el Arca Profunda Primordial, sino él.

Cuando Yun Che salió corriendo del arca profunda, inmediatamente fue envuelto en un cristal de hielo. Lo primero que vio fueron los ojos de Mu Xuanyin. Ella se había topado directamente con él y su palma manchada de sangre se sostenía firmemente sobre su hombro. Aparentemente, ella había vertido toda su energía restante en el cristal de hielo que lo protegía.

“Tú …” Ella quería regañarlo con enojo, pero no había forma de que el Antiguo Dragón Astado, que en ese momento estaba vuelto loco, les diera tiempo para eso. Cuando Mu Xuanyin había ejercido toda su fuerza hacia el Arca Profunda Primordial y Yun Che, el Antiguo Dragón Astado también había soltado un rugido y se había abalanzado sobre ellos. Aterradoras llamas se enroscaban alrededor de sus enormes garras mientras las aplastaba despiadadamente en su dirección.

La ropa exterior de Yun Che no tardó mucho en teñirse de rojo por la sangre de Mu Xuanyin. Frente a la persecución del Antiguo Dragón Astado y su poder destructivo, ella utilizó la mayor parte de su poder para proteger a Yun Che y, por lo tanto, era básicamente incapaz de resistir su ataque por más tiempo. Ya era imposible para ella separarse de su fuerza y poder opresivo y abandonar el lugar con Yun Che – porque una vez que la energía que había utilizado sobre él para su protección desapareciera o se debilitara, por no hablar de las ondas remanentes de los ataques del Dragón Astado, incluso la presión que emanaba de él sería suficiente para exterminarlo en un instante.

¡No podía pensar en ninguna razón para que se precipitara de esa manera!

Yun Che lentamente levantó su cabeza para mirar la garra del dragón que parecía estar cayendo del firmamento. La expresión de sus ojos era tranquila como un lago glaciar y sorprendentemente los cerró ante el ataque entrante.

Mientras concentraba su mente, sintió como si el tiempo hubiera comenzado a disminuir repentinamente.

Levantó la Espada Heaven Smiting, con la punta de la espada apuntando hacia el cielo, y luego la movió con un movimiento de corte… como si estuviese haciendo un arco circular en el aire.

A raíz del movimiento silencioso de la punta de su espada, el espacio, la ley y el orden se volvieron caóticos repentinamente.

Si lo lograba, habría una pequeña posibilidad de supervivencia; ¡si fallaba, moriría sin lugar a dudas!

Padre, Madre, Yuanba, Lingxi, Caiyi, Yue’er, Xue’er, Ling’er… ¡Bendíganme!

Definitivamente tendré éxito… ¡¡Debo tener éxito!!

Parecía como si el tiempo se hubiera congelado y el mundo se hubiera vuelto incomparablemente tranquilo y silencioso. Siguiendo el balanceo de la Espada Heaven Smiting en un arco circular completo, una formación profunda incolora, informe, insonora y sin rastro tomó forma instantáneamente; una cuya existencia sólo podía ser sentida por Yun Che.

En este momento, los ojos de Yun Che también se abrieron repentinamente y él desató rayos decisivos de luz fría.

“El Cuarto Estilo del Dios Maligno…”

“¡Restauración – de la Estrella – Lunar!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s