Invincible – Capítulo 255 – No hay Medicina para el Arrepentimiento

¡El ímpetu del qi de batalla de Geng Ken explotó, una luz brillante destelló detrás de él, revelando un martillo gigante!

Un Espíritu Marcial de Grado Diez superior ¡Martillo Divisor de los Cielos!

Cuando apareció el martillo, la cabeza del martillo giró rápidamente, emitiendo un silbido mientras flotaba tras Geng Ken, levantando palpitaciones que nublaban el corazón de los oyentes.

Geng Ken inmediatamente usó su Transformación del Alma después de convocar a su Espíritu Marcial, fusionándose con él como una entidad. Geng Ken, de tamaño originalmente enano, se duplicó en tamaño tras la Transformación del Alma. Estaba cubierto de un brillo plateado, como si se hubiera puesto un equipo de batalla con armadura de plata. Sus brazos se volvieron musculosos y gruesos, semejantes al mango robusto de un martillo, con los puños cerrados intimidatoriamente, como martillos de hierro.

Geng Ken bramó y lanzó un ataque sobre el joven, sin la menor vacilación. Su figura se desdibujó, reapareciendo instantáneamente frente a Huang Xiaolong. Golpeando con un puño de acero.

“¡Pequeño mocoso, muere!” Los ojos de Geng Ken brillaban de brutalidad.

Con sus agudos ojos, Geng Ken juzgó al joven como un oponente bastante poderoso a pesar de ser sólo un Xiantian de Sexto Orden. Por lo tanto, utilizó su Transformación de Alma inmediatamente después de invocar a su Espíritu Marcial y tomó ventaja de la iniciativa al atacar primero.

Du Xin y Deng Guangliang estaban alarmados y querían salir corriendo, pero la voz de Huang Xiaolong detuvo sus acciones.

Aunque aturdidos, ambos contestaron respetuosamente y se retiraron a un lado, bloqueando la ruta de escape para impedir que los dos Ancianos de la Secta Magos del Cielo huyesen.

Huang Xiaolong se quedó de pie en su lugar. Mirando el puño del oponente acercarse, se mofó. Sin esquivar, él apretó su mano en un puño, un brillante qi de batalla encandiló mientras lo golpeaba, chocando con el ataque del enemigo de la manera más directa.

Viendo a un mísero Xiantian de Sexto Orden como Huang Xiaolong atreviéndose a competir contra su puño de acero, el corazón de Geng Ken explotó de alegría. Aunque solo era un Xiantian en el pico de la etapa intermedia del Séptimo Orden, el cuerpo de acero del Martillo Divisor de los Cielos se había fusionado con sus puños después de su Transformación de Alma. Ahora, sus puños eran como el acero más duro, ni siquiera un experto Xiantian en la etapa tardía del Séptimo Orden se atrevería a arriesgarse a una colisión directa.

¡En su opinión, Huang Xiaolong estaba cortejando a la muerte más rápido de esta manera!

Bajo el tenso enfoque de los demás, dos puños chocaron entre sí. Como el chirrido de los metales, un agudo ‘clang’ resonó en el aire.

El cuerpo de Geng Ken fue empujado hacia atrás, dejando más de veinte huellas de diez pulgadas de profundidad en el piso marmóreo. Fisuras serpenteaban por la superficie al aparecer grandes grietas.

Huang Xiaolong fue repelido de la fuerza, retrocediendo más de veinte pasos, pero la diferencia entre él y Geng Ken fueron las ligeras huellas que dejó. No hubo grietas o fisuras en la superficie del piso como resultado de su retroceso.

“¡¿Ah?!” Viendo el resultado, el shock fue evidente en ambos Ancianos de la Secta Magos del Cielo. Sin embargo, Du Xin y Deng Guangliang sentían lo mismo.

Ambos sabían que Huang Xiaolong era fuerte, pero nunca se les pasó por la mente que su fuerza podría dominar, aunque ligeramente, al Gran Anciano de la Secta Magos del Cielo, Geng Ken.

Un Guerrero Xiantian en el pico de la etapa intermedia del Sexto Orden tenía la ventaja contra un Guerrero Xiantian en el pico de la etapa intermedia del Séptimo Orden, ¡esto era demasiado monstruoso! ¡Al menos, las cuatro personas presentes en el salón, incluso con sus posiciones como los Ancianos de la Secta Magos del Cielo, nunca antes se habían encontrado con algo así!

Aun así, el shock que estaban experimentando no era nada comparado con el de Geng Ken.

En la colisión que acababa de producirse, fue el que mejor entendió el alcance del terrorifico joven.

Sus puños eran tan duros como el acero después de su Transformación del Alma, pero en esa colisión anterior, sintió como si su puño de acero se hubiese estrellado contra una pared de hierro fino que era varios pliegues más fuertes.

Mientras otros seguían conmocionados, Huang Xiaolong se estabilizó y sus ojos se fijaron en Geng Ken. Aunque era fuerte, el intercambio consolidó la confianza de Huang Xiaolong en dominar al viejo Geng Ken.

Si el cultivo de Geng Ken fuera un poco más alto, un Xiantian de la etapa tardía del Séptimo Orden, entonces Huang Xiaolong podría tener que renunciar a la idea.

El tiempo gastado en practicar el Arte del Divino Monte Xumi todavía no es suficiente. Huang Xiaolong pensó para sí mismo. A pesar de cultivar el Arte del Divino Monte Xumi durante solo un tiempo, había mejorado enormemente tanto su defensa física como la dureza de su carne, la cual era comparable al hierro fino, pero estaba lejos de lograr una finalización mayor.

De lo contrario, Huang Xiaolong podría haberle roto el brazo a Geng Ken con la onda expansiva. En cuanto al puño de Geng Ken, no sería nada más que trozos de carne explotados.

Huang Xiaolong caminó hacia Geng Ken. Con cada paso, su aura cambió al activar el Físico de Asura, majestuosas Alas de Demonio estallaron desde la espalda de Huang Xiaolong, visible energía roja oscura retorciéndose y enrollándose alrededor de su cuerpo. Por último, su cabello se elevó, volviéndose blanco desde el cuero cabelludo hasta las puntas.

Al presenciar la transformación física de Huang Xiaolong, el aumento del ímpetu y la fuerte aura de matanza que emanaba vibrantemente, Geng Ken y los dos Ancianos de la Secta Magos del Cielo fueron sacudidos interiormente.

Ante el aura de matanza que venía de Huang Xiaolong, el corazón de Geng Ken dio a luz a un fuerte temor, retrocediendo constantemente. En ese momento, se arrepintió. Lamento haber seguido a Du Xin y Deng Guangliang hasta aquí.

En el fondo, se dio cuenta de que hoy no habría escapatoria.

Empujado a la esquina, Geng Ken se enfureció, todo su cuerpo girando. Imágenes resplandecientes de un martillo de acero salieron disparadas desde su cuerpo mientras su atmósfera subía a la cima, más abrumadora que antes.

Todos los presentes sabían que estaba desesperado.

Y, repentinamente, Geng Ken se dirigió hacia Huang Xiaolong.

Mientras Geng Ken seguía golpeando con vehemencia contra Huang Xiaolong, la velocidad de rotación de su cuerpo se multiplicaba, como si se estuviera convirtiendo en una versión gigante de un martillo. Mientras giraba, una aplastante presión descendía sobre el salón como una ráfaga hacia abajo, dando la ilusión en Du Xin, Deng Guangliang, y la percepción de los dos Ancianos de que el espacio y el vacío mismo estaban distorsionados por la presión.

Esta era la habilidad innata del Espíritu Marcial de Geng Ken, Cuerpo de Martillo.

Fusionando completamente su cuerpo con su Espíritu Marcial, convirtiéndose en un martillo, a alta velocidad de rotación crearía una fuerza aterradora, aplastando todo debajo de él.

Desafortunadamente, conoció a Huang Xiaolong.

Huang Xiaolong se mofó, ambas palmas golpearon hacia afuera, múltiples anillos dorados salieron volando, silbando por el espacio. En los lugares por donde estos anillos dorados pasaron volando, todo se detuvo.

¡Incluyendo a Geng Ken!

Él se congeló en el aire, el turbulento viento creado por su giro desapareció, todo volviendo a su calma anterior.

Huang Xiaolong saltó al aire, dando un puñetazo en el pecho de Geng Ken.

Geng Ken cayó al suelo con un miserable grito.

El estruendo devolvió a Du Xin y Deng Guangliang al presente; ¡¿todo terminó tan rápido?!

“Tú, ahora mismo, ¡¿qué habilidad de batalla fue esa?!” Escupiendo sangre de su boca, Geng Ken se agarró a su pecho mientras miraba a Huang Xiaolong, asustado.

Realmente se detuvo… ¡todo!

Esta era la habilidad de un experto en el Reino Santo para manipular las leyes del espacio.

Pero Huang Xiaolong no era un Guerrero del Reino Santo. ¡Con esta habilidad de batalla, uno bien podría ser invencible bajo el Reino Santo!

Geng Ken no era el único que tenía este pensamiento en su mente.

De hecho, aunque la Palma de la Vinculación Divina podría ser un desafío al cielo, no era tan invencible como Geng Ken y los demás pensaban que lo era. Por ejemplo, si la fuerza del oponente excedía por mucho a la de Huang Xiaolong, entonces la Palma de la Vinculación Divina tendría un efecto mínimo en ellos.

De pie frente a Geng Ken, Huang Xiaolong le preguntó: “¿Aún quieres el puesto de Castellano de Ciudad del Demonio Negro?”

La cara de Geng Ken se retorció, sólo ahora entendía lo ignorante y ridícula que había sido su propuesta.

Sin esperar la respuesta de Geng Ken, Huang Xiaolong miró a los dos Ancianos de la Secta Magos del Cielo.

La acción de Huang Xiaolong hizo que cayeran de rodillas, arrodillándose y rogando por perdón.

“¡Joven Señor, perdónanos! ¡No nos mates, estábamos equivocados, somos los equivocados!”

“¿Qué no los mate? ¿Estaban equivocados?” La mirada helada cayó sobre ellos.

Huang Xiaolong levantó la mano y apuntó con un dedo al vacío, huellas dactilares perforaron a través de la frente de los dos Ancianos.

Dos cuerpos sin vida cayeron al suelo.

“En este mundo, no existe tal cosa como la medicina para el arrepentimiento. Oportunidad, les había dado una.” Huang Xiaolong no le dijo a nadie en particular antes de voltearse hacia Geng Ken.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s