Invincible – Capítulo 254 – ¿Quién te permitió irte?

“¡¿Tú, tú realmente lo mataste?!” Los otros dos Ancianos de la Secta Magos del Cielo tartamudearon, viendo como la sangre de ese Anciano se filtraba por el agujero en medio de su frente.

A pesar de que sucedió frente a sus ojos, aún les resultaba difícil creer que un Anciano de la Secta Magos del Cielo fuera asesinado por Huang Xiaolong.

Anteriormente, cuando los tres fueron invitados por Du Xin y Deng Guangliang, todos hablaban alegremente y se reían en el camino, ¡pero ahora uno de ellos fue asesinado! Incluso si la muerte no era nada nuevo para ellos, esto fue demasiado repentino.

“¿Todavía crees que todo esto es una farsa?” Huang Xiaolong refutó con una expresión sarcástica en su cara.

Pasaron unos segundos y la verdad finalmente llegó para los dos ancianos. Ambos se levantaron con dificultad y permanecieron en silencio mientras se quedaban allí parados.

Huang Xiaolong no tenía prisa y no los apresuró.

Mientras esperaban su respuesta, la fuerza espiritual de Huang Xiaolong estaba fijada en el Geng Ken escondido. Cuando hubiera alguna señal de que Geng Ken planeara irse, él haría un movimiento sin dudarlo.

“¡Bien, estoy dispuesto a someterme, estoy dispuesto!” No pasó mucho tiempo antes de que ambos Ancianos hablaran, dispuestos a someterse, como todos los otros ancianos anteriores. Por lo tanto, su decisión no sorprendió a Huang Xiaolong. Sin embargo, esta vez, no comenzó por marcarles el alma, sino que miró hacia la esquina izquierda del salón: “¿Qué te parece, Anciano Geng Ken? ¿Todavía no estás dispuesto a mostrarte? ¿Cuánto tiempo más vas a mirar?”

Todos los presentes en el salón principal quedaron atónitos.

Desde Du Xin, Deng Guangliang, y los dos Ancianos, hasta el Geng Ken escondido en una esquina, porque no esperaba que Huang Xiaolong dijera algo así de repente. Especialmente Geng Ken, que no creía que nadie tuviera la habilidad de detectarlo con toda su aura convergida.

Geng Ken dudó un momento, y luego, en un parpadeo de luz, salió del oscuro rincón y flotó hacia el gran salón, apareciendo ante todo el mundo.

Du Xin y Deng Guangliang entraron en pánico ante la repentina aparición de Geng Ken. Conmocionados y asustados, ambos se apresuraron a declararse culpables ante Huang Xiaolong. “¡Joven Señor, por favor, castíganos!” Era evidente para ellos, que él los había seguido.

“Levántense, no se les puede culpar a ustedes dos.” Dijo Huang Xiaolong.

“Estamos agradecidos por la comprensión del Joven Señor.” Du Xin y Deng Guangliang se levantaron y se retiraron al lado de Huang Xiaolong.

“¡Gran Anciano, sálvenos, sálvenos!” Los dos Ancianos de la Secta Magos del Cielo que acababan de someterse voluntariamente a Huang Xiaolong gritaron de alegría y corrieron hacia Geng Ken en el instante en que lo vieron materializarse delante de ellos, como si encontraran el último rayo de esperanza.

Geng Ken dirigió una fría mirada a los dos Ancianos mientras resoplaba fríamente. “¡Cuando los dos vuelvan, van a recibir el castigo de acuerdo con las reglas de la Secta!”

Escuchando eso, la expresión de los dos ancianos se endureció. ¡La Secta Magos del Cielo impuso fuertes castigos por acciones de traición!

Viendo los cambios en su expresión, Geng Ken añadió: “Pero, mirando sus muchos años de meritorias contribuciones a la Secta Magos del Cielo, hablaré con el soberano de la secta en sus nombres, para aligerar sus castigos.”

Esta ‘promesa’ pareció calmar a los dos, mientras apretaban sus puños en agradecimiento a Geng Ken. “Le damos las gracias al Gran Anciano, ¡muchas gracias! ¡Definitivamente permaneceremos leales a la Secta Magos del Cielo y al Gran Anciano en el futuro!”

Geng Ken asintió con satisfacción.

Huang Xiaolong estaba de pie a un lado, mirando a los tres discutir entre ellos y elegantemente no interrumpió.

¿Esperar el castigo de la Secta Magos del Cielo cuando regresen? ¿Este Geng Ken está tan seguro de que pueden salir de aquí a salvo? Huang Xiaolong se mofó.

A juzgar por la forma de hablar de Geng Ken, parecía que tenía mucha confianza en su fuerza.

En ese momento, Geng Ken finalmente dirigió su atención hacia Huang Xiaolong con una mirada de escrutinio, lo miró de arriba abajo. “Hermano Pequeño, ¿cómo debo llamarte?”

Huang Xiaolong.” Él no ocultó su nombre, porque en su opinión, no era algo que valiera la pena ocultar.

Geng Ken buscó en sus recuerdos y ‘Huang Xiaolong’ era un nombre desconocido para él.

“Jeje, así que es el Hermano Pequeño Huang. Parece que la fuerza del Hermano Pequeño Huang no es mala.” Geng Ken se rió mientras decía: “Incluso Chen Xiaotian, ese anciano, no puede detectarme cuando muestro mi técnica corporal oculta, lo que me hace sentir muy curioso, ¿cuándo notó mi presencia el Hermano Pequeño Huang? ¿Justo ahora?”

Justo cuando Huang Xiaolong reveló que la mayoría de los Ancianos de la Secta Magos del Cielo estaban bajo su control, Geng Ken pudo haber expuesto accidentalmente un leve rastro de su aura debido al shock. En su opinión, debía de haber sido en ese momento cuando la otra parte lo detectó.

“¿Es tan importante?” Preguntó Huang Xiaolong en lugar de responder.

Geng Ken se sorprendió y luego estalló en una carcajada. “Jeje, sólo estoy preguntando. La fuerza del Hermano Pequeño Huang no es mala, ¿qué tal si discutimos una cooperación entre nosotros?”

“¿Cooperación?” Huang Xiaolong esperó a que Geng Ken continuara.

“Correcto, cooperación.” La cara de Geng Ken floreció. “Los dos cooperaremos para matar a Chen Xiaotian. ¡Entonces, podemos tragarnos la Escuela de la Golondrina de Sangre, aniquilar a la Secta de los Nueve Demonios y controlar toda la Ciudad del Demonio Negro en nuestras manos!”

La Secta Magos del Cielo, la Escuela de la Golondrina de Sangre y la Secta de los Nueve Demonios eran las tres fuerzas principales de la Ciudad del Demonio Negro.

Entre las tres fuerzas, la Secta Magos del Cielo y la Escuela de la Golondrina de Sangre eran similares, pero la Secta de los Nueve Demonios era mucho más fuerte que ambas. Actualmente, la posición del Castellano de la ciudad estaba ocupada por el Líder de la Secta de los Nueve Demonios. En otras palabras, la Secta de los Nueve Demonios era el verdadero maestro de la ciudad, mientras que la Secta Magos del Cielo y la Escuela de la Golondrina de Sangre solo controlaban un área dentro de ella.

Por supuesto, las fuerzas de la Secta Magos del Cielo y de la Escuela de la Golondrina de Sangre no eran tan débiles como parecía, no sería fácil si la Secta de los Nueve Demonios decidiera aniquilar a estas dos fuerzas. Además, la Secta de los Nueve Demonios necesitaría su ayuda cuando las fuerzas exteriores viniesen a atacar. Por lo tanto, mientras tanto, la Secta de los Nueve Demonios no hizo ningún movimiento contra las otras sectas.

Huang Xiaolong miró a Geng Ken. Sorprendentemente, las ambiciones de este pequeño anciano eran más grandes que su constitución. No solo quería frenar a la Escuela de la Golondrina de Sangre, sino que deseaba aniquilar a la Secta de los Nueve Demonios y gobernar toda la ciudad.

Geng Ken tomó el silencio de Huang Xiaolong como una reflexión sobre su propuesta y quedó encantado en secreto. Sonriendo amablemente, continuó, lanzando un anzuelo: “Después de conquistar la Ciudad del Demonio Negro, el Hermano Pequeño Huang y yo asumiremos las mismas posiciones que el Castellano.”

En las Tierras Caóticas, esta era una práctica normal. Una ciudad con dos autoridades iguales que gobiernan.

“Oh, ¿nos convertimos en los Castellanos de Ciudad del Demonio Negro?” La expresión de Huang Xiaolong era insípida, lo que hacía difícil para cualquiera adivinar lo que estaba pensando.

Geng Ken sonrió y continuó: “Así es, ambos compartiríamos la responsabilidad del Castellano de la Ciudad del Demonio Negro.”

Du Xin, Deng Guangliang, y los dos Ancianos de la Secta Magos del Cielo estaban a un lado, nadie pronunció un sonido. Los dos Ancianos pertenecían originalmente a la facción de Geng Ken, por lo que ninguno de ellos mostró expresión de conmoción al escuchar que él planeaba matar a Chen Xiaotian.

Huang Xiaolong miró directamente a Geng Ken y agitó la cabeza. Este anciano era bastante bueno maquinando, queriendo tomar prestada su fuerza usando la posición del Castellano de la Ciudad del Demonio Negro para atraerlo.

Este vejestorio realmente pensaba que Huang Xiaolong era un tonto.

Huang Xiaolong dijo: “La Secta Magos del Cielo y la Ciudad del Demonio Negro serán conquistadas, pero no por dos personas, sólo por mí.”

Geng Ken estalló riéndose de las palabras de Huang Xiaolong, pero de la misma manera abrupta, su cara se volvió sombría. Con frialdad, dijo: “Ya que el Hermano Pequeño Huang está tan seguro de sí mismo, entonces esperaré el glorioso día en el que logre convertirse en el Castellano de la Ciudad del Demonio Negro.” Terminado de decir eso, Geng Ken se dio la vuelta, planeando irse con los otros dos Ancianos.

“¿Quién te permitió irte?” Al mismo tiempo, sonó la voz helada de Huang Xiaolong.

Geng Ken se detuvo y se dio la vuelta, mirando a Huang Xiaolong. Una peligrosa luz parpadeaba sombríamente en la profundidad de sus ojos: “Pequeño mocoso, dentro de la ciudad, voy y vengo cuando me place. ¿Crees que un pequeño Xiantian de Sexto Orden como tú puede hacer que me quede?” Al terminar su frase, una llama ardiente y roja surgió de su cuerpo y el espacio circundante se vio envuelto instantáneamente por un fuerte impulso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s