Invincible – Capítulo 253 – La Duda de Geng Ken

Huang Xiaolong abrió el Ojo del Infierno y observó los alrededores de la mansión. En el siguiente segundo, un fuerte destello parpadeó dentro del Ojo del Infierno y dos rayos rojos de luz atravesaron el cielo. Algunos pájaros que volaban en el aire por encima de ellos cayeron al suelo con un sonido ‘puchi’ que provenía de sus cuerpos. Después de unos momentos de lucha inútil, su vitalidad desapareció.

¿Este es el ataque espiritual del Ojo del Infierno? A juzgar por las apariencias exteriores, estas aves no parecían haber sido dañadas de ninguna manera.

Independientemente del tipo de ser viviente que fuera, siempre y cuando fuera algo vivo, contendría un alma. Así como estos pájaros tenían alma, bajo el ataque espiritual del Ojo del Infierno de Huang Xiaolong, las almas de estos pájaros fueron instantáneamente destruidas.

Sin embargo, Huang Xiaolong frunció el ceño mientras observaba al último pájaro en el suelo, murmurando para sí mismo; parece que necesito aumentar mi cultivo de fuerza espiritual.

El poder de un ataque espiritual estaba relacionado con la fortaleza de la fuerza espiritual de uno. Actualmente, la fuerza espiritual de Huang Xiaolong era todavía demasiado débil, de lo contrario, con el ataque espiritual del Ojo del Infierno antes, estos pájaros deberían haber muerto instantáneamente, no luchando incluso después de caer al suelo.

Además, se trataba de aves normales, sus almas eran más vulnerables que la mayoría de los seres vivos. Si fueran expertos en el Reino Xiantian que habían estado cultivando durante mucho tiempo, incluso sin una técnica de cultivo de fuerza espiritual como Huang Xiaolong, su fuerza espiritual era cientos de veces más fuerte que estas aves.

Por lo tanto, Huang Xiaolong tuvo que intensificar su cultivo de fuerza espiritual.

Después de probar el poder de ataque espiritual del Ojo del Infierno, Huang Xiaolong desencadenó el qi de batalla de Asura en su cuerpo y el Ojo del Infierno en su frente se cerró lentamente, desapareciendo sin dejar rastro, y permitiendo que su apariencia volviese a la normalidad.

Huang Xiaolong se dirigió al salón principal de la mansión, convocando allí a Du Xin y Deng Guangliang, y les ordenó que se prepararan para un banquete como lo habían hecho anteriormente e invitaran a otros tres Ancianos de la Secta Magos del Cielo.

Du Xin y Deng Guangliang dejaron el salón principal después de recibir la orden y salieron de la mansión para realizar la tarea. El mismo Huang Xiaolong permaneció en el salón principal, saboreando lentamente la fragancia del Vino de la Sapidez, murmurando para sí mismo: “Debería haber traído más Vino de la Sapidez conmigo si lo hubiera sabido antes.”

Cuando dejó el Imperio Duanren, la colección de Vino de la Sapidez que tenía dentro del Anillo de Asura no era muy grande, y cada día era menor. El Vino de la Sapidez fue el mejor vino que Huang Xiaolong había probado.

Repentinamente, Huang Xiaolong levantó la cabeza, una luz pasó por sus ojos como el mercurio mientras circulaba silenciosamente el qi de Asura, abriendo el Ojo del Infierno en medio de sus cejas. Cuando se abrió por completo, dirigió su mirada hacia la entrada principal de la mansión, donde estaban Du Xin y Deng Guangliang, que acababan de regresar, trayendo a tres hombres de mediana edad vestidos con las túnicas de Anciano de la Secta Magos del Cielo.

¡Pero, había un invitado adicional además de estas tres personas! Un anciano pequeño con una túnica de brocado de color rojo brasas.

Siguiendo al grupo de cinco, el pequeño anciano escondió su presencia hábilmente. Su pequeño cuerpo parecía desvanecerse en una apariencia semitransparente que se mezclaba con el aire, escapando astutamente de la detección de Du Xin y Deng Guangliang.

“Parece que este anciano es el llamado Geng Ken.” Huang Xiaolong se mofó.

Viendo a Geng Ken escondiendo sigilosamente su presencia, detrás del grupo de Du Xin y Deng Guangliang, era evidente que la acción de invitar a los Ancianos de la Secta Magos del Cielo había despertado la sospecha de este anciano. Sin embargo, Huang Xiaolong permaneció indiferente.

En ese momento, las piezas clave habían caído en su lugar. Puesto que el anciano se presentó a la puerta, lo mejor es someterlos juntos, para que no se vuelva problemático en el futuro.

Después de controlar a Geng Ken, el siguiente sería Chen Xiaotian. Con eso, la Secta Magos del Cielo estaría completamente bajo el control de Huang Xiaolong.

Su fuerza espiritual había mejorado mucho con la práctica reciente. Esforzándose un poco, podía marcar el alma en cuatro personas simultáneamente.

Mientras estos pensamientos pasaban por la mente de Huang Xiaolong, Du Xin y Deng Guangliang entraron en el salón principal con el último lote de Ancianos para el ‘banquete’.

Similar a la reacción de Lin Yu, Gao Qing y Wu Honggang, los tres Ancianos se sorprendieron al ver a Huang Xiaolong sentado en el salón principal bebiendo vino mientras entraban.

Sin embargo, esta vez Huang Xiaolong no perdió el tiempo con tonterías, sino que saltó y golpeó a los tres con una Palma de Buda Terrenal.

Los tres hombres no esperaban que el joven de pelo negro atacase repentinamente y los tres Ancianos de la Secta Magos del Cielo fueron enviados a volar por el inesperado impacto.

“Tú, ¿quién eres tú?” Los tres se estrellaron contra el suelo. Poniéndose en pie, los tres Ancianos exigieron con ira, miedo entretejido en sus voces.

“¡Joven Señor!” Du Xin y Deng Guangliang lo saludaron respetuosamente.

“¡¿JovenSeñor?!” Las acciones de Du Xin y Deng Guangliang y la referencia a Huang Xiaolong dejaron perplejos a los tres Ancianos de la Secta Magos del Cielo. Un fuerte sentimiento de malestar surgió en sus corazones.

Geng Ken, que ocultaba su presencia, también se sorprendió al ver a Huang Xiaolong atacar repentinamente a los tres Ancianos y se elevó a una mayor altura al escuchar a Du Xin y Deng Guangliang llamar a Huang Xiaolong como Joven Señor. Sus ojos se agudizaron.

En este punto, Huang Xiaolong se acercó lentamente a los tres ancianos de la Secta Magos del Cielo.

“Déjenme iluminarlos, esos Ancianos de la Secta Magos del Cielo que fueron invitados por Du Xin y Deng Guangliang antes que ustedes, aparte de Lin Yu que fue asesinado por mí, el resto se han sometido a mí, igual que Du Xin y Deng Guangliang.” Dijo Huang Xiaolong, deteniéndose frente a ellos.

“¡¿Qué?!” Los tres Ancianos de la Secta Magos del Cielo se pusieron espantosamente pálidos, gritando de asombro. Este mensaje llegó como un rayo en un día soleado.

No sólo quedaron conmocionados los tres Ancianos, sino que hasta Geng Ken casi gritó con sorpresa.

¡¿La mayoría de los Ancianos de la Secta Magos del Cielo se han alineado y jurado servir a este joven de pelo negro como un maestro?! ¡Imposible, absolutamente imposible! Este fue el primer pensamiento que cruzó la mente de Geng Ken.

“¡No es posible! ¡Esto no puede ser verdad!” En ese momento, los tres ancianos negaron con vehemencia: “¡Esto no puede ser verdad! Pequeño mocoso, ¿crees que fácilmente creeríamos alguna tontería de tu boca? ¡Habla, quién eres exactamente, y cuál es tu propósito viniendo a la Ciudad del Demonio Negro!”

Viendo que ninguno de los tres le creía, la expresión de Huang Xiaolong no cambió. Por no decir sólo estos tres, a cualquiera le hubiera resultado difícil de creer. Pero de nuevo, no esperaba que ellos le creyesen.

“Lo crean o no, no es importante para mí.” Huang Xiaolong continuó. “¡Ahora, les estoy dando una oportunidad, sométanse a mí o mueran como Lin Yu!”

Los tres Ancianos estaban temerosos, alejándose rápidamente de Huang Xiaolong.

Cuando el trío se preparaba para huir, Huang Xiaolong corrió hacia delante, y con un golpe de palma en el espacio, los tres ancianos cayeron al suelo.

Huang Xiaolong se mofó al ver a las tres figuras estrellarse contra el suelo: “Es mejor que dejen de pensar en escapar, esta es su última oportunidad, sométanse a mí o mueran.”

“¡Pui! ¡Mocoso, quién te crees que eres, atreviéndote a soñar que nos someteremos a ti!” Uno de ellos se enfureció: “Este viejo sólo tiene una vida barata, ¡mátame si te atreves!”

Huang Xiaolong miró la temeraria expresión en la cara de ese hombre, una sarcástica mueca de desprecio apareció en su rostro, sabiendo que este Anciano tenía la misma idea que Lin Yu, que no se atrevería a matarlos en la Ciudad del Demonio Negro.

Frente a los otros dos Ancianos y al oculto Geng Ken, Huang Xiaolong levantó la mano y señaló con el dedo, una huella dactilar salió disparada, atravesando la frente de ese Anciano de la Secta Magos del Cielo.

Los ojos del Anciano se redondearon en shock, su cuerpo cayó al suelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s