AOLL – Capítulo 37 – Charles Irving Smith, y la paradoja.

Autor: R. B. García

— ¡Eso es, el agua!— Exclamé.

¿Por qué no se me había ocurrido antes?, mi mundo y este se conectan mediante el agua. Un portal líquido, si es así, tiene que haber un periodo de tiempo para que se manifieste.

Pero no tengo manera de averiguarlo, sin volver a mi mundo no puedo saber cómo transcurre el tiempo de dónde vengo a como sucede aquí. Este hombre pudo volver, pero fue a una época diferente, elimina la paradoja, si puede volver aquí.

El espacio sigue igual a comparación del tiempo. No hay una ramificación ni se salta una línea diferente de tiempo y espacio, en pocas palabras; si vuelvo puede que vuelva a mi mundo, tanto si es posible al pasado o a una línea diferente de tiempo, sin alterar las líneas paralelas de otros mundos.

Eso me lleva a otro pensamiento que tengo. Hay algunos sucesos paranormales que se han hecho famosos por su estilo único de lo sobrenatural.

El triángulo de las bermudas.

El triángulo del diablo en Japón.

El lago Baikal

El lago de Atitlan

El lago Ontario…

—… Un momento, el lago, yo vine por un lago en ese momento también.

Son muchos las leyendas que rondan las emblemáticas aguas encantadas de algunos lugares folclóricos, donde ven criaturas monstruosas, o simplemente primitivas, donde barcos desaparecen, o aviones extraviados. Todo esto puede

ser posible si entran en contacto con algún portal como lo fue con el lago de ese pueblo.

Si es así, eso quiere decir que puede haber rastros de nuestra civilización esparcidos en este mundo.

Eso explica, como los seres de este mundo han copiado la arquitectura de algunos de nuestros inventos y tecnología.

El barco, la creación de motores con esa tal roca stonea, ese rifle que llaman bastocar, la espada… Y si es así, lo que dice Charles tiene mucho sentido. La entrada involuntaria de todos estos avances ha influenciado a estas criaturas.

Su progreso es acelerado porque nos han copiado, la historia de la creación no se ajustaría si alguien como Charles no hubiera documentado todo lo que vivió. Pero algo me ha dejado con la duda… si nuestra tecnología influencio sus ciencias, ¿entonces por qué al principio Charles no registro criaturas criptozoologicas? Aquí abundan las referencias de criaturas míticas, como:

Unicornios, grifos, y hasta ese aspidochelone que nombra Charles en la historia del Kongul. También no se ve registrado las capacidades parapsicológicas o fenómenos Psi que han dominado en esta raza. No hay explicación de por qué estas criaturas tienen dominio del fuego o del rayo.

Aquí los poderes Psiquicos se han manifestado para cada raza en una habilidad para manipular algún elemento:

Los berserker parecen tener la Electroquinesis, o el poder de manejar el rayo.

Los Koumen no sé muy bien, tendré que estudiar mejor, los Redgroouk usan la piroquinesis, el poder del fuego. Los Dark… no sé muy bien tampoco. Al parecer yo también manifiesto algún tipo de poder como la visión remota, cuando tuve el sueño del lago. Y no solo yo, las mescladas tienen el poder de la precognición.

¿Cómo sucedió todo esto?, aun cuando la historia de Charles cuenta como algunos tripulantes del exilio mueren por el contacto de estas criaturas.

¿Sera que en ese momento los humanos no tenían ningún tipo de protección para algún agente infeccioso o patológico?

Y si es así ¿Sera que ahora hemos desarrollado algún tipo de inmunología?

Al entrar tanto en contacto con ellos como dice Charles puedes sufrir algún cambio en la fisiología, yo misma he sufrido algunos problemas también como los continuos desmayos por falta del agua del lago, y la vez que vomité, los sueños extraños, y también ese cosquilleo en mis manos que muy poco se frecuentan, y la ahora manifestada alucinación de una alter ego. Sin olvidar que el extraño viejo que me encontró por primera vez en ese desierto no parecía alterado de ningún modo, parece que a él sin saberlo se ha acostumbrado al ambiente como le sucedió a Charles, solo es una hipótesis.

Así que retomando a mi lectura descubrí algo mayormente sorprendente.

Charles Irving Smith, no solo elimino la paradoja de viajar en el tiempo, sino que también creó otra:

Resulta que después de leer la carta de mi amigo Erasmus, entendí que aun siendo lógico que llegara y saliera por ese portal de agua, lo único que tendría yo de que preocuparme era intentarlo de nuevo y no morir en el intento, así que me embarque de nuevo a mi edad en un barco pesquero que iba hasta el norte, en Islandia, mismo lugar por donde el barco Nostradamus había desaparecido. Intente estudiar antes las señales que se presentaban para el viaje, por ejemplo: Una tormenta, una actividad inusual como la desaparición de barcos, o el avistamiento de algún monstruo, y lo más importante… asegurar el naufragio o lo que más me temo, morir ahogado.

Pagué al capitán para que me llevara en esos días tormentosos, para la pesca de atún, y me estuve 3 semanas pendientes de algún cambio, o manifestación, pero no pasó nada. La tripulación me preguntaba mis motivos del viaje y que estaba haciendo en todo este tiempo, yo solo escribía como siempre, inventaba excusas, y no me creían, así que le conté por todo lo que pasé. Pero siguieron sin creerme, inclusive la historia inventada del exilio. Ya el capitán se retiraría al puerto para llevar lo pescado, y en ningún momento se presentó las señales.

Llegué a casa sin ningún resultado, estaba desanimado. Pero no me rendí, así que por 1 mes completo esperé a leyendas que raras veces surgían en los puertos pesqueros y en los bares cercanos a las costas.

La gente poco a poco empezaba a olvidarme, ya mi fama de escritor se había esfumado, y nunca tuve noticias de Fleming sobre el libro en Francia. Escuche algunos rumores sobre libros falsificados, y algunos coleccionistas que habían comprado mi historia reclamaban a las editoriales sobre libros sin escritos. Busco mis obras en algunas librerías, pero nadie las tenía.

Sentí algo extraño en todo esto, el incendio, la demora en la noticia de Fleming, y los reclamos sobre el libro que había publicado.

Las personas olvidaban quien era, entonces subí de nuevo a mi habitación y busque la carta de mi amigo Erasmus y me horrorice al ver que la carta se estaba borrando.

Esta realidad me estaba olvidando.

Esa realidad aceptó a Charles, pero no puede convivir con otro Charles antes su nacimiento.

Era como Albert Einstein había predicho, «la paradoja del abuelo: si viajas en el tiempo, al pasado y matas a tu abuelo, no desaparecerías por las consecuencias de la paradoja. Al existir, los sucesos predestinados solamente efectuarían en otros eventos que aunque inevitables por la irrupción de hechos del viajero, arreglarían la paradoja. Solamente ignorando al viajero que no pertenece a esa realidad. Si nunca exististe en el futuro por la intervención del pasado, entonces nadie te reconocerá, desconocerán tu existencia. Nada de lo que hagas en esa realidad podrá vivir o tener sentido, todo rastro de ti desaparecerá » Simplificando: «si matas a tu abuelo en el pasado, simplemente el universo no reconocería tu existencia. »

Charles le pasaba algo igual, no había interrumpido su nacimiento, pero al acercarse su propio nacimiento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s