Invincible – Capítulo 252 – Ojo del Infierno

Antes de finalizar sus palabras, el cuerpo de Lin Yu se tambaleó y cayó al suelo. Cuando cayó, sus ojos se abrieron con incredulidad. Hasta el final de su vida, no podía imaginar qué confianza tenía Huang Xiaolong para matarlo en la Ciudad del Demonio Negro.

“¡Tercer hermano mayor!”

“¡Tercer hermano mayor!”

Gao Qing y Qu Honggang miraron tontamente mientras el cuerpo de Lin Yu se estrellaba contra el suelo. Pero en el momento en que se sacudieron del shock, ambos tenían una fea expresión en sus caras mientras corrían hacia el lado de Lin Yu, gritando.

Sin importar cuántas veces gritaran, no hubo reacción de Lin Yu.

Desde otro punto, Huang Xiaolong caminó lentamente hacia ellos, haciendo que retrocedieran asustados.

Después de la pequeña emboscada anterior, ambos sabían muy bien que no tenían poder para escapar de las garras de Huang Xiaolong.

“¡¿Por qué no están arrodillados, sometiéndose al Joven Señor?!” Du Xin y Deng Guangliang salieron en este momento, ordenando a Gao Qing y Wu Honggang.

La vacilación y el miedo destellaron de un lado a otro en las caras de Gao Qing y Wu Honggang. ¿Realmente no tenían otra opción que someterse a este joven de cabello negro?

¡Pero, las consecuencias de traicionar a la Secta Magos del Cielo eran…!

Por otro lado, si no se sometían, era una muerte segura. Involuntariamente, sus ojos se balancearon hacia el cuerpo frío de Lin Yu en el suelo, no muy lejos. Ambos lucharon internamente.

Huang Xiaolong esperó pacientemente su decisión final, sin ninguna prisa en absoluto.

“Bien, ¡estoy de acuerdo en someterme, sirviéndote como mi Maestro!” No mucho después, Gao Qing habló con una ligera vacilación. Al final, eligió someterse a Huang Xiaolong, eligió vivir.

Wu Honggang observó mientras Gao Qing se sometía, su débil resolución flaqueó. Suspirando silenciosamente en su corazón, dijo las mismas palabras: “Estoy dispuesto a someterme también.”

Huang Xiaolong asintió, satisfecho con los resultados.

Ninguna persona estaba dispuesta a morir. Ante la elección de vida o muerte, en diez mil personas, nueve mil novecientas noventa y nueve personas elegirían someterse, comprometerse o rendirse.

“Abran su mar de alma, voy a marcar sus almas.” Huang Xiaolong declaró con total naturalidad.

“¡Hacer una marca de alma!” Gao Qing y Wu Honggang estaban sorprendidos y temerosos.

Una técnica como marcar el alma de alguien, Gao Qing y Wu Honggang solo habían escuchado sobre ella de paso. Inexplicablemente, sus ojos se volvieron hacia Du Xin y Deng Guangliang, en este momento, finalmente entendieron por qué sus Hermanos Mayores estaban sirviendo a Huang Xiaolong tan voluntariamente.

“Correcto, también marqué sus mares de alma.” Al notar sus expresiones, Huang Xiaolong dijo, y sus palabras confirmaron sus sospechas.

Una vez más, Gao Qing y Wu Honggang lucharon con dudas e indecisiones.

Al principio, ambos tenían los mismos pensamientos que Du Xin y Deng Guangliang habían tenido inicialmente. Primero fingirían someterse a Huang Xiaolong y luego buscarían una oportunidad para tratar con él. Si marcara sus almas, sus vidas serían controladas por Huang Xiaolong en todo momento. Entonces, no tendrían otra opción que servirle voluntariamente.

A pesar de que muchos pensamientos se arremolinaban en sus mentes, al final, los dos redujeron su defensa espiritual y abrieron sus mares de alma. Cuando los dos liberaron las barreras que protegían sus mares de alma, combinando el Mandato del Alma y las Antiguas Artes de Marionetas, él marcó sus almas.

En esta etapa, tanto Gao Qing como Wu Honggang estaban completamente bajo el control de Huang Xiaolong. Cuando terminó, Huang Xiaolong se sintió secretamente aliviado. Si los tres se negaban a someterse, no hubiese tenido más remedio que matarlos a los tres. Este no era el resultado que él quería.

Después de marcar sus mares de alma, Huang Xiaolong le dio a cada uno de ellos una píldora espiritual de grado seis. Al ver las píldoras espirituales de grado seis en sus palmas, Gao Qing y Wu Honggang estaban tan emocionados que rápidamente se inclinaron agradecidos.

Instruyendo a los cuatro para lidiar con el cadáver de Lin Yu y otros asuntos, le dijo a Gao Qing y Wu Honggang que regresaran, como si todo estuviera bien.

Parece que debo acelerar el plan, pensó para sí mismo.

Huang Xiaolong le dijo a Gao Qing y Wu Honggang que crearan una cortina de humo con la muerte de Lin Yu, diciéndoles a forasteros que Lin Yu había salido en una misión, y que probablemente no regresaría en el breve plazo de dos meses. De esta forma, Chen Xiaotian no sospecharía por el momento, pero si el tiempo se prolongara demasiado, sería inevitable que Chen Xiaotian notara que algo andaba mal.

Por lo tanto, Huang Xiaolong tenía que controlar a los otros Ancianos de la Secta Magos del Cielo en estos dos meses, ¡incluido Geng Ken!

Para entonces, incluso si Chen Xiaotian sospechara, la base de su plan ya habría sido establecida. Chen Xiaotian por sí solo no podría lanzar grandes olas.

Posteriormente, Huang Xiaolong entró en el Divino Monte Xumi para restaurar su fuerza espiritual agotada mientras cultivaba el Arte del Divino Xumi, las Tácticas de Asura y la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico.

Cinco días más tarde, la fuerza espiritual de Huang Xiaolong volvió a su estado máximo. Luego vinieron las instrucciones de Huang Xiaolong para que Du Xin y Deng Guangliang celebraran otro banquete, invitando a los Ancianos de la Secta Magos del Cielo.

Du Xin y Deng Guangliang eran el discípulo mayor y el segundo discípulo de Chen Xiaotian, respectivamente. Por lo tanto, en la Secta Magos del Cielo, ambos tenían una posición estimada. Su invitación fue recibida y la cara fue dada cuando los Ancianos asistieron al banquete.

Su invitación no despertó la sospecha de otros Ancianos. Sin embargo, Huang Xiaolong limitó el número a tres personas por cada invitación.

Confiando en su fuerza espiritual actual, Huang Xiaolong solo podía marcar el alma de tres personas al mismo tiempo.

Veinte días después, incluyendo a las cuatro personas ㄧDu Xin, Deng Guangliang, Gao Qing y Wu Honggang, Huang Xiaolong había marcado exitosamente a dieciocho de los Ancianos de la Secta Magos del Cielo. Con todo, la Secta Magos del Cielo tenía veinticuatro Ancianos, con dieciocho sometidos a él, Huang Xiaolong controlaba una gran parte de la secta, ya que solo quedaban seis.

Otros diez días y podré tener a todos los Ancianos bajo mi control. Huang Xiaolong calculó en su mente.

En este punto, la situación general básicamente había llegado a una conclusión.

En el lado norte de la Ciudad del Demonio Negro se encontraba una gran mansión muchas veces más grande que la mansión de Du Xin y Deng Guangliang. Sus cuatro paredes eran de color rojo fuego y numerosas flores enormes de color rojo fuego florecían en el suelo.

Dentro del gran salón de la mansión se encontraba un anciano pequeño que vestía un lujoso atuendo de brocado del color de la brasa ardiente. Este pequeño anciano no era otro que el Gran Anciano de la Secta Magos del Cielo, Geng Ken. Un hombre muy ordinario, del tamaño de un enano.

“¿Estás diciendo que recientemente, cada tres o cinco días, Du Xin y Deng Guangliang celebraran un banquete e invitan a tres de los Ancianos de nuestra secta?” Geng Ken le preguntó al Anciano de la Secta Magos del Cielo, Wang Jing, a su lado.

“Sí, así es Gran Anciano.” Afirmó Wang Jing respetuosamente.

Las cejas de Geng Ken se arrugaron juntas. “¿Cuál es su objetivo al hacerlo?”

Wang Jing se rió. “En dos meses más será el día en que nuestra Secta Magos del Cielo seleccionará al representante para ingresar al Mausoleo de los Magos. En mi opinión, ambos están tratando de ganarse algo de apoyo, esperando obtener algo de ayuda en ese momento. ¿Qué trucos podrían tener bajo las mangas?”

Geng Ken agitó la cabeza. “Tengo la sensación de que no es tan simple. Trata de averiguar más, de qué hablaron estos dos con los Ancianos que invitaron.”

“¡Sí, Gran Anciano!” Reconoció Wang Jing con el mayor respeto.

Du Xin y Deng Guangliang ya invitaron a dieciocho personas, quedan otras seis.” La voz de Geng Ke sonó solemnemente. “Si no me equivoco, en cinco días más, invitarán a otras tres personas. Cuando lo hagan, debes informarme.”

Gran Anciano, ¿qué está planeando hacer?” Wang Jing se aventuró con cautela.

Una luz aguda brilló en los ojos de Geng Ken. “Quiero hacer un viaje y confirmar qué está sucediendo exactamente.”

Cinco días pasaron rápidamente.

Huang Xiaolong salió del Divino Monte Xumi. Su reciente período de cultivación había fortalecido considerablemente su fuerza espiritual.

Además de eso, las Tácticas de Asura de Huang Xiaolong finalmente habían llegado a la cuarta etapa. Saliendo del Divino Monte Xumi, circuló el qi de asura, y en medio de su frente, apareció repentinamente una rendija vertical, revelando un ojo del color rojo sangre brillante.

¡El Ojo del Infierno!

Huang Xiaolong inspeccionó los alrededores con este nuevo ojo y todo dentro de la mansión se reflejó claramente dentro de éste.

Incluso la escena tras una docena de muros de piedra entró claramente en su ojo.

One response to “Invincible – Capítulo 252 – Ojo del Infierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s