ATG – Capítulo 1053 – Alguien Va a Morir

Mientras los dos caminaban de frente, Huo Poyun tuvo dificultades para calmar la turbulencia en su corazón. Miró profundamente a Yun Che, antes de suspirar con emoción. “Hermano Yun, no sé cómo agradecerte todo lo que has hecho… En este mundo, realmente existe algo así como un milagro, ¿eh?”

Aunque estaba asombrado por el resultado y extremadamente curioso sobre el método de tratamiento que Yun Che había usado para salvar a Huo Ye, no le preguntó nada relacionado con ello.

Yun Che agitó la cabeza. “Estoy enormemente en deuda con la Maestra, pero nunca he podido recompensarla en lo más mínimo. Sólo considéralo como la primera cosa que he hecho por mi Maestra.”

“Es la primera vez que veo al Maestro actuar de esta manera. Temo que nadie me creería si se lo contara a otros.” Se rió Huo Poyun. “El Maestro siempre ha sido alguien que se asegura de devolver rencores y favores. Pero, el Hermano Yun ha hecho un favor tan grande esta vez, que una vez que el Maestro se calme, estará en una larga racha de dolores de cabeza, jajaja.”

Yun Che también se rió con él. “Bueno, si de verdad quiere pagarme con algo, no voy a rechazarlo.”

“Creo que después de hoy, podré ver a un Maestro completamente cambiado.” Los ojos de Huo Poyun estaban llenos de alegría. “Aunque he estado al lado del Maestro durante diez años, él… ha pasado estos años sufriendo demasiado dolor y cansancio. Sabía en su corazón que el Hermano Mayor Huo Ye tendría que pasar por un dolor incesante y extremo mientras viviera, pero le era imposible prepararse para su muerte, por lo que continuó manteniéndolo vivo por la fuerza. Tal vez, sería difícil para alguien experimentar tal tormento en el corazón y en el alma.”

Yun Che. “…”

“En estos últimos años, el Maestro ha viajado a todos los grandes reinos estelares, para buscar personalmente cosas que pudieran prolongar la vida del Hermano Mayor Huo Ye. No dudó en pagar cualquier precio para obtenerlos, hasta el punto de que… incluso violó el código de moralidad y compró secretamente Orbes de Espíritu de Madera más de cien veces durante estos mil años desde el Reino Darkya...”

“¿Orbes de Espíritu de Madera?” Yun Che se detuvo repentinamente.

Naturalmente, Huo Poyun no sabía la razón por la que reaccionaba así. Dijo con una sonrisa amarga: “El Maestro también es una persona honesta y sincera. Si no fuera por el Hermano Mayor Huo Ye, no habría hecho algo tan injusto. Después de todo, el Maestro aborrece profundamente estas cosas.”

“…” Yun Che asintió con la cabeza. “El amor del Maestro Huo por su hijo es definitivamente conmovedor.”

“Por cierto, ¿qué clase de lugar es el Reino Darkya?” Preguntó Yun Che en un tono aparentemente casual.

“Ese es un reino estelar inferior.” Huo Rulie respondió con naturalidad: “Según el Maestro, existe un gran número de mercados negros clandestinos. El Maestro compró los Orbes de Espíritu de Madera precisamente de esos lugares. Estos mercados negros clandestinos están muy bien escondidos y no permitirán en absoluto la entrada de personas de poca confianza. Afortunadamente, el Maestro tenía el sello de transmisión de sonido del líder de uno de los mercados negros y así pudo comprar Orbes de Espíritu de Madera.”

“Por el bien de viajar convenientemente hacia y desde el Reino Darkya, el Maestro pagó un precio enorme para abrir una formación profunda que estuviese conectada con el espacio del Reino Darkya. Él realmente ha gastado mucho cuidado y pensamiento en el asunto.” Huo Poyun emitió un ligero suspiro antes de decir en voz baja: “Hermano Yun, asegúrate de no contárselo a nadie… porque dañaría la reputación del Maestro.”

“Por supuesto.” Yun Che asintió, mientras recordaba firmemente el nombre: ‘Reino Darkya’.

Mientras los dos charlaban, dos rayos de luz aparecieron repentinamente en el cielo. Después, se acercaron al dúo en un abrir y cerrar de ojos. Cuando vieron a Yun Che y a Huo Poyun, se detuvieron y gritaron desde lejos: “¡Poyun!”

Viendo a las dos personas de mediana edad, Huo Poyun rápidamente caminó hacia adelante y saludó respetuosamente. “Octavo Anciano, Decimoséptimo Anciano.”

¿Anciano? Yun Che se sorprendió levemente por dentro.

Parecían ser de la Secta del Cuervo Dorado, a juzgar por sus ropas… Además, en realidad eran miembros de la secta de nivel Anciano.

Octavo Anciano Huo Rujin y Decimoséptimo Anciano Huo Rankong.

Ancianos, ¿no estaban estacionados en la Prisión de Inferno? ¿Sucedió algo inesperado?” Preguntó cautelosamente Huo Poyun.

“¡Hah…!” El Octavo Anciano Huo Rujin dio un fuerte suspiro: “Acabamos de enterarnos de que el Joven Maestro había caído abruptamente en una situación peligrosa hace varias horas, así que nos apresuramos a nuestra máxima velocidad. Me pregunto qué… ¿hmm?” Repentinamente, vio la túnica de Yun Che, que le hizo fruncir el ceño y le preguntó con voz severa: “¿Eres del Reino de la Canción de Nieve?”

Su voz era sombría y áspera y también contenía aparente ira. No fue sólo el caso del Octavo Anciano Huo Rujin, ya que la expresión del Decimoséptimo Anciano Huo Rankong también había cambiado de repente. Sintiéndose alarmado en su corazón, Huo Poyun dijo de inmediato: “Ancianos, este es Yun Che de la Secta del Divino Fénix de Hielo, un discípulo directo del Rey del Reino de la Canción de Nieve.”

“¡Hmph! ¡Así que es realmente él!” Huo Rujin frunció profundamente el ceño, con una mirada hostil.

“Solo él podía ser traído aquí por Mu Xuanyin, a pesar de tener una fuerza profunda tan débil.” Resopló Huo Rankong.

La atmósfera se había vuelto tensa. Huo Poyun fue extremadamente claro sobre la razón detrás de su hostilidad hacia Yun Che. Rápidamente dijo: “Ancianos, no hay de qué preocuparse. El Hermano Mayor Huo Ye está bien por el momento y el Maestro está cuidando personalmente de él. Si no tienen más instrucciones, Poyun se excusará primero.”

“¡Espera un momento!” Huo Rujin le llamó para que se detuviera. “Poyun, ¿por qué estás con este muchacho? Y, también pareces estar protegiéndolo. ¡Hmph! Que se vaya por sí solo a algún lugar. ¿Cómo puede merecer ser entretenido por ti?”

Huo Poyun se sintió nervioso e inmediatamente jaló del brazo de Yun Che para decirle que no se enfadase. Dijo en voz alta: “Es una orden del Maestro. Además, el Hermano Yun y yo…”

“¡Basta!” Huo Rankong arrugó sus cejas. “¡No hay forma de que el Maestro de la Secta ordenara tal cosa! Poyun, eres joven y de naturaleza sencilla, por lo que es natural que te lleves bien con los demás. Pero este muchacho… ¿Sabes por qué el Joven Maestro terminó en su estado actual? ¿Sabes cuántos de los discípulos de nuestra Secta del Cuervo Dorado fueron asesinados por su Maestra hace mil años?”

Hermano Huo Ye ya…” Huo Ye rápidamente se detuvo en medio de sus palabras. Acababa de prometer mantener en secreto el asunto de Yun Che curando a Huo Ye, así que sólo podía elegir palabras diferentes: “Esos rencores del pasado no tienen relación con el Hermano Yun.”

“¡¿Cómo es que no hay relación?! ¡Él es un discípulo directo de Mu Xuanyin y será el heredero de su legado en el futuro! ¡Todos aquellos que tengan una conexión con esa mujer serán considerados enemigos jurados de nuestra Secta del Cuervo Dorado!” Dijo Huo Rujin con voz severa. Sus ojos resplandecientes miraron fríamente a Yun Che. “¡Hmph! ¡Entiendo que Mu Xuanyin venga aquí, pero ¿realmente tuvo las agallas para traer también a su discípulo directo? ¿Está tan segura de que no lisiaremos a su sucesor, a quien encontró después de muchas dificultades… o, nunca le importó su vida en primer lugar?”

“¡¡Octavo Anciano!!” Huo Poyun estaba extremadamente asustado y al instante se paró frente a Yun Che.

El corazón de Yun Che aún estaba en un estado de completa calma. No le sorprendió ver a la Secta del Cuervo Dorado albergando tanto resentimiento hacia la Secta del Divino Fénix de Hielo e incluso podía entenderlos – pero sintió que estaban yendo demasiado lejos. Después de todo, él era su invitado ahora mismo. Además, las palabras burlonas y la mirada de Huo Rujin lo enfurecieron inmediatamente. Él dijo con una voz fría y las cejas fruncidas: “¿No están ustedes dos confundiendo algo? No es que mi Maestra y yo quisiéramos venir aquí, pero de hecho fuimos invitados por ustedes del Reino del Dios de la Llama.”

“Además, dos Grandes Maestros de Secta se apresuraron personalmente al Reino de la Canción de Nieve, conduciendo el arca alada del ave fénix, para recibirnos.”

“¡Her-Hermano Yun!” Huo Poyun se asustó aún más cuando escuchó sus palabras.

“¿Oh?” Al escuchar las palabras de Yun Che, los dos Ancianos habían cambiado ligeramente las expresiones de sus ojos. Huo Rujin entrecerró un poco los ojos y dijo con una sombría sonrisa: “Bien, muy bien. Eres digno de ser discípulo de Mu Xuanyin y de crecer en la dirección correcta. Realmente tienes el valor de responder, ¿eh? ¡Es verdad que la Secta del Pájaro Bermellón y la Secta del Fénix los invitaron a ustedes del Reino de la Canción de Nieve, pero ese no es el caso de mi Secta del Cuervo Dorado! Como íbamos a tratar un gran evento, pensamos que no sería mala idea hacer uso de tu Maestra, Mu Xuanyin. ¡Esa es la única razón por la que no nos opusimos a la decisión de invitarla! De lo contrario, mientras mi Secta del Cuervo Dorado exista, ni siquiera Mu Xuanyin puede dar un paso en mi Reino del Dios de la Llama, por no hablar de un pequeño bastardo del Reino de la Canción de Nieve como tú.”

“¿Usarla?” Yun Che no mostró señales de ceder y, en cambio, contrarrestó sus palabras con una fría sonrisa: “Sus tres fuertes Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama ni siquiera se atreven a hablar descuidadamente ante mi Maestra, así que ¿a qué pueden equivaler ustedes dos? Si se parasen frente a mi Maestra, ella probablemente sentiría que están por debajo de su dignidad para que incluso les dé un vistazo… ¿y aun así tienen la desfachatez de hablar de usar a mi Maestra?”

“¡Hermano Yun!” Huo Poyun estaba tan asustado que su corazón casi dio un vuelco. Extendió la mano a la velocidad del rayo y apartó a Yun Che, antes de decir con ansiedad: “No impediré que los dos Ancianos sigan su camino para comprobar el estado del Hermano Mayor Huo Ye. Poyun se despide de ustedes.”

Antes de que Huo Poyun pudiera salir a la fuerza del lugar con Yun Che, una pesada voz reverberó en los alrededores. Huo Rankong dijo lentamente. “Si este chico de la Secta del Divino Fénix de Hielo fuera obediente y se comportara bien, podría pasar por alto su presencia aquí. Sin embargo, se atrevió a actuar arrogante y dominante en mi Reino del Dios de la Llama. Poyun, de acuerdo a las reglas de nuestro reino, ¿cuál es el castigo por ser irrespetuoso con un Anciano?”

Justo cuando Huo Poyun estaba a punto de responder, escuchó a Yun Che reírse a carcajadas, mientras escupía burlas. “Hermano Poyun, aunque el Maestro de Secta Huo tiene rencor contra mi Maestra, nunca me ha guardado rencor por ello. Pero estos dos están fingiendo estar enojados por razones morales, cuando sólo están aprovechando su antigüedad para intimidar y humillar a un Menor que no tiene nada que ver. ¡Qué despreciable! Basura como ellos, que intimidan a un Menor para alardear y sentirse gratificados no pueden hacer ni mierda delante de mi Maestra.”

“Me sorprende que estas basuras puedan ser Ancianos de la Secta del Cuervo Dorado. Son una vergüenza para la secta.”

Una vez que Yun Che se enfadaba de verdad, definitivamente no se retendría en maldecir a los demás.

“¡¡¡Bastardo insolente!!!”

¿Quién hubiera pensado que serían maldecidos en voz alta por un Menor, con su dedo apuntando a sus caras? Como Ancianos de la Secta del Cuervo Dorado, Huo Rujin y Huo Rankong nunca antes habían experimentado tal trato. Tampoco esperaban que un novato actuara con tanta audacia ante ellos. Inmediatamente, los dos se pusieron furiosos. Sobre la palma de la mano de Huo Rujin brotaron llamas mientras decía airadamente: “¡Mocoso, tienes grandes agallas! ¿Tenemos miedo de Mu Xuanyin? ¡No me hagas reír! Es sólo que nunca tuve la oportunidad de conocerla. ¡De lo contrario, personalmente la habría hecho gritar los nombres de sus padres usando la Llama del Cuervo Dorado, sin la menor sombra de duda!”

Ancianos… ¿¡ah!?” Huo Poyun había decidido darlo todo para evitar que la situación empeorara e incluso estaba dispuesto a contactar con Huo Rulie a través de la transmisión de sonido. Pero justo cuando estaba a punto de hablar, se quedó boquiabierto de repente. Sus pupilas se encogieron al instante y él miró desconcertadamente, congelado en su sitio, como si estuviera muerto de miedo.

Huo Rujin y Huo Rankong notaron el cambio abrupto en la expresión de Huo Poyun. Levantaron sus cejas simultáneamente y luego, rápidamente, se voltearon subconscientemente… En el momento siguiente, aparecieron un par de ojos en su línea de visión, que parecían haberse originado en el abismo de un infierno helado.

Vestida con una túnica blanca como la nieve, Mu Xuanyin daba la impresión de una diosa de nieve y hielo que había descendido de los cielos. Exudando su encanto y su aura fría que podría incluso congelar el mundo, estaba de pie en el suelo seco… a menos de diez pasos de Huo Rujin y Huo Rankong.

Sus ojos eran absolutamente hermosos y de aspecto tranquilo, pero contenían una frialdad extrema. La luz que irradiaban apuñalaba sus ojos y pinchaba las profundidades de sus almas, como si fuera una astilla de un abismo de hielo.

Los cuerpos de Huo Rujin y Huo Rankong se pusieron tiesos de repente. Sentían como si hubieran caído de un sol ardiente al fondo del infierno, haciendo que sus cuerpos temblaran de frío y sus almas se estremecieran frenéticamente. Gradualmente, ya no podían sentir la existencia de sus cuerpos y almas, y sólo sentían un miedo extremo sin precedentes que se extendía a cada uno de los rincones de sus conciencias.

“Ah…ah…” Huo Rujin abrió su boca ampliamente, mientras incontrolables chillidos escapaban de su boca una y otra vez. Sus pupilas se habían agrandado docenas de veces de su tamaño habitual y estaban a punto de desgarrarse. Su rostro ya no tenía la poderosa mirada y la soberbia que había mostrado antes, y cada parte de sus músculos, así como sus venas, temblaban intensamente de miedo.

Los párpados de Yun Che se movían continuamente y su corazón latía como loco… ¡Oh no! ¡Alguien va a morir!

“Lo que acaban de decir, díganlo de nuevo.” Dijo Mu Xuanyin con voz lenta. Cuando los dos escucharon su tono pesado e impasible, sonó como el juicio de un dios de la muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s