ATG – Capítulo 1051 – Huo Ye

“Esta magnífica vista es realmente difícil de expresar con palabras.” Mirando al frente, Yun Che dio un profundo suspiro de emoción. Su túnica blanca como la nieve y sus pupilas también reflejaban el profundo color carmesí de la escena que tenía ante él.

Huo Poyun miró a Yun Che y dijo sorprendido y desconcertado. “Hermano Yun, ¿podría ser que… no sientes ningún tipo de incomodidad?”

“Todavía estoy bien.”

Incluso aquellos discípulos del Reino del Dios de la Llama que acaban de entrar al camino divino no podrían resistir el aura y la temperatura de este lugar por mucho tiempo. Yun Che no sólo parecía estar en una condición mucho mejor que simplemente ‘todavía bien’, sino que su cara se veía igual que de costumbre y su respiración también era tranquila. Ni siquiera estaba empleando su energía profunda protectora para proteger su cuerpo.

Cuando recordó cómo Yun Che pudo evitar totalmente ser influenciado por su Furia Celestial de los Nueve Soles, su corazón se calmó en comprensión. “Una cosa tan milagrosa sólo puede ser creada por el poder de un antiguo Dios Verdadero. Es realmente difícil… imaginar la extensión del asombroso poder que poseía un Dios Verdadero.”

“El Maestro y los demás creen firmemente que definitivamente hay algo dejado atrás por un antiguo Dios Verdadero en el fondo de la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios. Si somos capaces de descubrirlo, el estatus de nuestro Reino del Dios de la Llama puede mejorar en un nivel. Pero…” Huo Poyun agitó la cabeza. “No hay forma de que los seres ordinarios puedan controlar algo que fue dejado por un Dios Verdadero. De hecho, el Maestro y los demás ya saben que no es más que una esperanza extravagante e inalcanzable el obtener algo del fondo de esta Prisión de Inferno, a menos que las llamas de la prisión se apaguen algún día. Es sólo que tal cosa…”

Huo Poyun no habló más, ya que era obvio lo que quería decir.

Yun Che se quedó en silencio durante un rato. Pensó en el Fénix de Hielo en el fondo del Lago Celestial del Frío Abisal.

¡En realidad era el cuerpo remanente de un antiguo Fénix de Hielo!

Si un asunto así se extendiera por todas partes, conmocionaría grandemente a todo el Reino Divino.

Esta Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios es decenas de miles de veces más grande que el Lago Celestial del Frío Abisal, así que naturalmente contiene mucha más energía que este último. ¿Qué podría estar escondido en el fondo de una creación tan vasta…?

¿Es una gran oportunidad que puede ayudar a que mi fuerza profunda se eleve a una nueva altura?

Yun Che lentamente apretó sus manos en puños… ¡De acuerdo, ciertamente necesito buscar la oportunidad de entrar en las profundidades de la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios! Con mi físico que puede resistir todo tipo de fuegos, llegar al fondo no es ningún problema.

Sin embargo, en primer lugar, tenía que asegurarse de no llamar demasiado la atención de la gente del Reino del Dios de la Llama debido a ello, en segundo lugar… según lo que Huo Poyun le había dicho, la ubicación de esa cosa oculta debería estar cerca de la guarida del Antiguo Dragón Astado. Dado el poder del Antiguo Dragón Astado y el hecho de que su aura estaba mezclada con la Prisión de Inferno, su sentido espiritual debía de extenderse a una vasta área cuando estaba dentro de ella. Si fuera a esconderse precipitadamente y ser detectado por casualidad… ninguna cantidad de vidas sería capaz de ayudarle a sobrevivir a través de la catástrofe.

¡Por lo tanto, el mejor momento para llevar a cabo mi plan… es cuando el Antiguo Dragón Astado salga a la superficie de la Prisión de Inferno y esté ocupado batallando con la Maestra!

En ese momento, la atención de todos en el Reino del Dios de la Llama se centraría en la caza del Dragón Astado. Por lo tanto, a nadie le importaría su paradero y tampoco tendría que enfrentarse al peligro de encontrarse con el Antiguo Dragón Astado.

Hermano Yun, ¿qué estás pensando?” Viendo a Yun Che perdido en sus pensamientos, preguntó casualmente Huo Poyun.

Yun Che también contestó de una manera bastante casual. “Estoy pensando que este Antiguo Dragón Astado es algo lamentable. Nunca hizo nada malo ni salió de la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios, pero que es constantemente golpeado e intentado de asesinar por otros. ¿No nos hace parecer gente malvada?”

“Jajaja.” Rió Huo Poyun. “Tan cierto. Pero hablando desde la perspectiva de las leyes del camino profundo, su existencia es un pecado y su fuerza es una ley en sí misma.”

“Tienes razón.” Yun Che asintió con la cabeza. “Hablando de eso, ¿qué tan grande es ese Antiguo Dragón Astado? ¿Es su cuerpo algo así como miles de metros… o miles de kilómetros de largo?”

“No, no, no.” Huo Poyun inmediatamente agitó su cabeza. “Hermano Yun podría sorprenderse de saberlo, pero según el Maestro, aunque ese Antiguo Dragón Astado puede tener una vida de al menos varios cientos de miles de años, la longitud de su cuerpo, incluyendo su cola, no es más de cien metros.”

“¿Cien metros?” Yun Che se llevó una gran sorpresa. “¿Sólo cien metros?”

A pesar de que la fuerza del Dragón Astado no podía determinarse basándose únicamente en la forma y el tamaño de su cuerpo, como una existencia que nació en los millones de kilómetros de la enorme Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios y que tenía una vida útil de al menos varios cientos de miles de años y el poder aterrador del Reino Maestro Divino, para que su cuerpo tuviera sólo cien metros de largo era… realmente un poco demasiado acientífico.

Actualmente, Yun Che se hubiera sentido mucho menos sorprendido si tuviera miles de kilómetros de largo y pudiera cubrir el cielo y ocultar el sol con su cuerpo, haciendo que el cielo y la tierra estuvieran desprovistos de luz.

“Aunque su cuerpo es muy pequeño, la fuerza que posee es incomparablemente aterradora. Incluso alguien tan poderoso como mi Maestro, no puede ni siquiera acercarse al Dragón Astado, y mucho menos luchar contra él. Sólo tu estimada Maestra es capaz de hacerlo.”

Mientras Huo Poyun estaba conversando con Yun Che, el Jade Grabado de color dorado en su hombro derecho, brilló antes de emitir repentinamente rayos dorados de luz. Inmediatamente extendió la mano para colocarla sobre el Jade Grabado y, muy pronto, un gran cambio apareció en su expresión mientras gritaba: “¿Qué?”

Yun Che giró rápidamente su cabeza hacia un lado. “Hermano Poyun, ¿qué pasó exactamente?”

“Es… es sobre el Hermano Mayor Huo Ye. Él… parece estar… acercándose cada vez más a la muerte.”

¿Huo Ye?

De repente, Yun Che recordó algo. Antes de dejarlo atrás apresuradamente, Huo Rulie había gritado el nombre Ye’er. ¿Podría ser…?

“¡Oh no! Tengo que volver inmediatamente. Si algo le pasara… realmente al Hermano Mayor Huo, el Maestro se volvería loco. Ahora que estamos a punto de tratar un asunto importante, soy probablemente el único que puede calmar al Maestro.”

Antes incluso de dejar que la otra parte reaccionase a sus palabras, Huo Poyun inmediatamente se dio la vuelta para irse volando.

“Espera un minuto. Iré contigo.”

Huo Poyun estaba ardiendo de ansiedad en ese momento y ya no tenía tiempo para discutir nada con él. Agarró directamente a Yun Che con una mano y voló de vuelta en la dirección de donde había venido con una velocidad casi diez veces mayor que la de cuando había llegado aquí.

Huo Ye era el primer hijo de Huo Rulie. Más tarde, Huo Rulie sufrió una severa reacción de la Llama del Cuervo Dorado debido a su impaciencia por lograr un gran avance. Este incidente hizo que se volviera impotente y consecuentemente, Huo Ye se convirtió en su único hijo.

Desafortunadamente, antes de que Huo Ye pudiera hacerse cargo de sus responsabilidades, Mu Xuanyin lo hirió gravemente sin saberlo. Tenía la línea de sangre del Cuervo Dorado en su cuerpo y también practicaba el Registro del Cuervo Dorado del Mundo Ardiendo, ambos extremadamente vulnerables al hielo. Por lo tanto, inmediatamente perdió sus funciones corporales después de lesionarse, convirtiéndose en un lisiado total. Para él, poder sobrevivir en las puertas de la muerte hasta el día de hoy, podría considerarse ya un milagro en sí mismo. También se podía ver cuánto Huo Rulie estaba en contra de la idea de que muriera.

Después de todo, Huo Ye era su único descendiente. Si muriera, eso significaría el fin del linaje de Huo Rulie.

Habiendo logrado de alguna manera mantenerse con vida durante tanto tiempo y consumido numerosos medicamentos que prolongaron su vida, Huo Rulie finalmente había llegado a su límite. Durante este período de tiempo, su condición había estado empeorando rápidamente, lo que hizo que Huo Rulie estuviera tan ansioso que no se apartó de su lado, incluso después de llegar a la región de la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios.

“¡Largo! ¡Todos ustedes piérdanse de aquí! ¡¡Váyanse!!!”

Ye’er… ¡¡Ye’er!!”

Como un repentino trueno, una voz irritada y desenfrenada que estaba llena de dolor y tristeza sin fin, pudo ser escuchada desde lejos. Todo el cuerpo de Huo Poyun se tensó y él aumentó aún más su velocidad de movimiento. Muy pronto, una casa temporal con varias capas de formaciones profundas a su alrededor apareció en su línea de visión. Naturalmente, los practicantes profundos, que habían llegado a este lugar por el Dragón Astado, no necesitaban una casa para vivir. Fue hecha sólo por el bien de Huo Ye, el hijo de Huo Rulie.

Habían diez figuras humanas vigilando la casa. A juzgar por las túnicas con las que estaban vestidos, parecían ser miembros de la Secta del Cuervo Dorado.

Huo Poyun rápidamente voló hacia abajo. Tan pronto como lo vieron, todos revelaron una leve alegría en sus rostros y un Anciano dijo con voz urgente: “Poyun, date prisa y apacigua a tu Maestro.”

Huo Poyun entró directamente en la casa sin responder a nadie. Yun Che vaciló un poco antes de seguirle de cerca. La gente de la Secta del Cuervo Dorado estaba tan asombrada por su repentina aparición que perdieron la oportunidad de impedirle entrar en la casa.

En el momento en que entró, sintió todo tipo de luces profundas y densas auras en su rostro. De un vistazo, Yun Che vio a una persona anciana con la piel seca y áspera débilmente acostada allí. Sus ojos estaban abiertos, pero completamente quietos e incluso sus pupilas no podían ser vistas. Ya que casi no había aura presente en su cuerpo, cualquiera que lo mirara lo determinaría como una persona muerta.

El lugar bajo su cuerpo estaba cubierto por una gruesa capa de cristales profundos. Aunque eran de diferentes colores, liberaban auras profundas de nivel extremadamente alto. Evidentemente, estaban siendo usados para ayudar a prolongar su vida.

Huo Rulie estaba arrodillado a su lado con la cabeza profundamente inclinada y todo su cuerpo temblando. Estaba respirando pesadamente como un buey y su aura estaba en completo desorden. Además, su rostro estaba completamente empapado en lágrimas calientes.

Huo Poyun estaba muy alarmado por el estado de Huo Ye. Aunque este día iba a llegar tarde o temprano, ¿por qué tenía que pasar ahora más que nunca…?

“¿Quién te permitió entrar…? ¡Sal de aquí! ¡Lárgate!” Huo Rulie soltó un feroz rugido. Su voz se había vuelto completamente ronca y contenía un profundo dolor y desesperación.

“¡Maestro, soy yo!” Huo Poyun inmediatamente se adelantó para ayudarle a levantarse. “El Hermano Mayor Huo Ye ha persistido durante tanto tiempo, de seguro que estará bien… Maestro, primero debe calmarse. Va a estar bien.”

No tenía ni idea de cómo consolar al actual Huo Rulie y solo podía usar palabras mediocres con toda su fuerza.

El temblor de Huo Rulie disminuyó un poco al escuchar sus palabras. Ya no rugió más, pero aun así mantuvo la cabeza profundamente gacha. Los sollozos tristes escaparon de su boca. “No puede ser salvado… mi Ye’er… no puede ser salvado ahora… Yo, Huo Rulie… perderé a mi único hijo…”

El sentimiento de dolor originado por el alma de Huo Rulie infectó todas y cada una de las briznas de aura del lugar. En este momento, no se parecía en lo más mínimo al poderoso e intimidante Maestro de la Secta del Cuervo de Oro del Reino de Dios de la Llama y en su lugar parecía ser un padre que había caído en la espiral de infinito dolor y desesperación.

Huo Poyun se arrodilló junto a Huo Rulie y dijo en voz baja: “La deuda de gratitud de Poyun con el Maestro es tan pesada como una montaña y el Maestro ha sido una figura paterna para mí. Incluso si el Maestro perdiera al Hermano Mayor Huo Ye… mientras el Maestro no me abandone, Poyun permanecerá a su lado por toda su vida.”

“Mi buen… mi buen Yun’er…” Murmuró Huo Rulie. En estos últimos años, Huo Poyun se había convertido en su mayor apoyo mental, puesto que vivía constantemente con el temor de perder a su hijo en cualquier momento.

Yun Che liberó su energía profunda fuera y rápidamente la barrió sobre el cuerpo de Huo Ye. Poco después, un profundo ceño fruncido apareció en su cara… La condición de Huo Ye era demasiado miserable. Todos sus meridianos, venas profundas, vasos sanguíneos y órganos internos… eran un completo desastre. Fueron dañados hasta tal punto que simplemente no era posible que sufrieran más daños. Además, parecían haber estado unidos los unos a los otros durante mucho tiempo, debido al desbordamiento de fluidos internos, lo cual era demasiado trágico para ponerlo en palabras. Para Yun Che, toda la situación parecía como si un árbol largo y seco estuviera tratando de sobrevivir de una manera u otra.

Las cosas con la mayor intensidad en su cuerpo eran las auras de docenas de variedades de hierbas espirituales. Eran precisamente estas hierbas espirituales y todos esos cristales profundos de alto nivel los que de alguna manera mantenían la última parte de la fuerza vital preservada en Huo Ye.

Incluso si pudiera permanecer vivo en tal condición, sería peor que morir y liberarse de su sufrimiento actual. Morir sería de hecho una mejor opción.

La razón por la que Huo Ye había perseverado hasta ahora… no era por el deseo de vivir, sino porque tenía miedo de que Huo Rulie sufriera un colapso mental después de su muerte.

Yun Che pensó para sí mismo… aunque su cuerpo está hecho jirones, no puedo evitar jadear de admiración ante su fuerza de voluntad extremadamente fuerte. Él realmente merece ser el Joven Maestro de la Secta del Cuervo Dorado.

Maestro de Secta Huo, Hermano Poyun, ustedes dos salgan primero. Tengo una manera de salvarlo.” Yun Che finalmente abrió la boca y habló.

Huo Rulie repentinamente levantó la cabeza. Debido a estar inmerso en la enorme sensación de dolor, fue sólo ahora que descubrió su existencia. Viendo la túnica blanca como la nieve del Fénix de Hielo que llevaba puesta Yun Che, sus ojos se iluminaron al instante, mientras gritaba. “¿Quién te permitió entrar? ¡Lárgate! ¡¡¡Piérdete!!!”

Yun Che dijo con la misma expresión: “Lo diré una vez más. Tengo una forma de salvarlo. Si no quieren que muera, ¡entonces salgan rápidamente!”

“¡¿Qué tonterías estás diciendo?!” Huo Rulie se levantó lentamente. La energía profunda que emanaba de todo su cuerpo estaba aumentando con rapidez. “Mi Ye’er terminó así gracias a tu Secta del Fénix de Hielo. Y aun así, tú… tú realmente te atreves…”

“¡Maestro!” Huo Poyun se levantó rápidamente ante Huo Rulie y dijo ansiosamente: “El Hermano Yun intenta salvar al Hermano Mayor Huo Ye.”

“¿Salvarlo? ¿Cómo podría? ¿Cómo va a hacer eso?” Huo Rulie aulló en una voz triste. “Ya era imposible salvar a Ye’er… desde hace mil años. ¿Sabes cuánto he pagado por prolongar la vida de Ye’er hasta hoy? En este momento… ya no hay manera de salvarlo, y ¿todavía te atreves a decir eso con tu habilidad…?”

“¿Qué hay de mi habilidad? Puesto que me atreví a decir esas palabras, ¿qué más voy a querer hacerle aparte de salvarlo? ¿Cree que quiero hacerle daño o algo así?” Yun Che extendió la mano y señaló a Huo Ye, quien parecía una persona muerta, antes de decir: “Dada su condición actual, ¿es posible hacerle más daño?”

Sus despiadadas palabras causaron que Huo Rulie se quedara aturdido.

“Él está al borde de la muerte y podría morir en cualquier momento. Si usted realmente no quiere que muera, entonces debería tratar de creerle incluso a un enemigo absolutamente irreconciliable o a un mendigo pasajero, si le dicen que pueden salvarlo. ¡No hay lugar ni razón para la duda o el rechazo en una situación así! Por supuesto, si nunca quiso salvarle la vida… ¡entonces ignore lo que acabo de decir!”

Después de terminar sus palabras, Yun Che se dio la vuelta y se fue.

“¡Hermano Yun!” Huo Poyun gritó en voz alta. Saltó rápidamente delante de él y dijo con voz urgente: “¡Maestro! El Hermano Yun definitivamente no es alguien que hablaría sin pensar. Como se atreve a decir que tiene una forma, debe tener mucha confianza para obtener un resultado positivo. Estoy totalmente de acuerdo con el Hermano Yun en que… ya es imposible que la condición del Hermano Mayor Huo Ye empeore aún más debido a cualquier intento equivocado de salvarlo. La esperanza de tener éxito puede no ser grande, pero no es razón para rechazar su ayuda.”

Huo Rulie exhaló largas y pesadas respiraciones unas cuantas veces, pero su cuerpo seguía temblando: “Muy bien, Joven Yun, tienes razón… sobre eso. No importa si tus palabras son verdaderas o falsas, si puedes mantenerlo con vida por unos días o incluso varias horas, yo, Huo Rulie…”

“Como el tiempo es esencial, no pierda el tiempo en palabras innecesarias y salga de inmediato. ¡Nadie puede entrar en la casa antes de que yo salga! ¡Además, no usen el sentido espiritual para mirar dentro!” Yun Che se acercó al cuerpo de Huo Ye, mientras les ordenaba.

Maestro, salgamos primero. Creo en el Hermano Yun.” Dijo Huo Poyun en persuasión.

Huo Rulie respiró hondo, rechinó los dientes, y arrastró a Huo Poyun con él mientras se giraba para irse. Después, cerró bien la puerta de la casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s