ATG – Capítulo 1050 – Los Quinientos Kilómetros de Ancho de la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios

PDF 1001-1050 disponible en la página de ATG.

Los tres jóvenes discípulos del Cuervo Dorado caminaron cuidadosamente con la cabeza gacha. Se pararon en fila y parecían tres niños pequeños que habían cometido un grave error y estaban esperando su castigo.

Huo Poyun sacudió la cabeza ante su apariencia y sonrió. “Está bien, está bien. No hay necesidad de desanimarse. Incluso yo tuve que conceder la derrota ante el Hermano Yun, mucho menos ante todos ustedes. ¿Están todos satisfechos ahora?”

“Lo estamos, lo estamos.” El chico de la izquierda asintió repetidamente.

“Lo siento, Hermano Mayor Yun. No sólo hemos sobrestimado nuestras capacidades, sino que incluso… te ofendimos.” El chico de la derecha también se inclinó profundamente cuando dijo esto.

“No puedo creer que seas tan fuerte, Hermano Mayor Yun… No me extraña que el Hermano Mayor Poyun te alabara tanto. Antes no estábamos convencidos de tu fuerza, pero ahora… estábamos equivocados.”

El arte profundo de un cultivador afectaba mucho su temperamento; esto era algo que Yun Che conocía desde hacía mucho tiempo. Los cultivadores del Reino de la Canción de Nieve cultivaban artes profundas de atributo hielo extremadamente poderosas, por lo que eran tan templadas al punto de ser casi distantes. De la misma manera, los cultivadores del Reino del Dios de la Llama tenían personalidades completamente diferentes, porque cultivaban artes profundas del atributo fuego extremadamente poderosas. La mayoría de ellos eran más o menos inflexibles y francos.

Llevaban sus emociones en las mangas y si perdían ante alguien con quien inicialmente no estaban de acuerdo, se sometían a ellos de todo corazón. Nunca escondían ni reprimían sus emociones.

“Jajaja, no hay nada de qué preocuparse. Sin discordia, no hay concordia, ¿verdad?” Yun Che nunca fue una persona que le gustase darse aires. “Oh, claro, no he preguntado sus nombres.”

“Hola, Hermano Mayor Yun. Mi nombre es Huo Liaoyuan (fuego que quema las llanuras).” Dijo el niño de la derecha.

“Hola, Hermano Mayor Yun. Mi nombre es Huo Liaotian (fuego que quema el cielo).” Dijo el niño a la izquierda.

“Hola, Hermano Mayor Yun. Mi nombre es Huo Liao… ¡ah, no! Mi nombre es Huo Wenrou (fuego suave).” Dijo la niña en el medio.

“…” Yun Che miró sin palabras a la joven… ¡quién es el ciego que dice que la personalidad de una persona es como su nombre!

Huo Poyun miró a su alrededor y preguntó dudoso. “Hermano Yun, ¿por qué el Maestro no está contigo?”

“Tuvo que irse debido a algo urgente.” Yun Che dudó por un momento, pero finalmente reveló la verdad: “Parece que la condición del hijo del Maestro de Secta Huo ha empeorado.”

“¿¡Ah!?” Los tres jóvenes discípulos exclamaron al mismo tiempo.

Huo Poyun también se sorprendió al escuchar esto. Después de eso, dejó escapar un suave suspiro. “Ya veo… Hermano Yun, este lugar es desolado y estéril, así que no hay muchos lugares que pueda mostrarte. Si puedo preguntar, ¿cuál será tu plan, Hermano Yun?”

Yun Che miró hacia el sur. “Escuché que la Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios está a cientos de millas al sur. Si estás libre, ¿puedes llevarme a la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios para una visita? Para ser sincero, he estado esperando esto desde el día que escuché sobre este lugar.”

“Yo…” Huo Poyun parecía preocupado. “Si esto fuera en otro momento, tu pedido no sería un problema en absoluto. Pero en este momento, el Dragón Astado está…”

Huo Poyun repentinamente cambió su tono después de fruncir las cejas. “No importa. Si es tu deseo, ¿por qué no? El Dragón Astado no mostrará su cara todavía de todos modos.”

El dúo inmediatamente saltó al aire y voló hacia el sur mientras soportaba las olas de calor. Aunque todavía estaban a cientos de millas de su destino, Yun Che pudo ver a primera vista que la parte sur de esta tierra era completamente escarlata y de un rojo brillante. Parecía la lava ardiente del infierno.

“Escuché que la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios se extiende a quinientos mil kilómetros y está ardiendo eternamente. Qué lugar tan milagroso es este. No es de extrañar que pueda alimentar a una terrorífica criatura como el Antiguo Dragón Astado.” Yun Che suspiró.

Huo Poyun dijo. “La Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios es lo que creó el Reino del Dios de la Llama. Si el fuego de la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios se desvaneciese un día, entonces el Reino del Dios de la Llama también dejaría de existir. Hablando de eso, he oído hablar del Antiguo Dragón Astado desde que tengo conciencia de este mundo. Sin embargo, nunca lo he visto con mis propios ojos. Sería bueno poder cumplir finalmente este deseo.”

Yun Che dijo sonriendo: “Desafortunadamente, esto quizás signifique que los discípulos de generaciones posteriores nunca podrán ser testigos de un Antiguo Dragón Astado en sus vidas.”

“Jajaja.” Rió en voz alta Huo Poyun, pero se desvaneció rápidamente cuando una mirada complicada se apoderó de su rostro. “La razón por la que los Maestros están tan ansiosos por cazar al Antiguo Dragón Astado es por mi bien. De hecho, después de tener éxito perderán una gran cantidad de fuerza profunda… e incluso de vida útil. Hah, ¿qué virtudes o habilidades tengo para merecer tal trato?”

Yun Che sacudió la cabeza. “Es exactamente porque te lo mereces que ellos están tan dispuestos y ansiosos por pagar el precio. Ellos no lo están haciendo sólo por ti, sino también por el futuro del Reino del Dios de la Llama. Por lo tanto, no tienes que tener miedo de esta amabilidad. En vez de eso, deberías aceptarlo con calma y devolverlo lo mejor que puedas en el futuro.”

Huo Poyun se quedó en silencio durante un momento antes de que su expresión se aclarase. Sonrió honestamente: “¡Tienes razón, Hermano Yun! Haré todo lo que pueda para entrar en los primeros mil de la Convención del Dios Profundo… No decepcionaré a mi Maestro y a los dos Maestros de Secta.”

Yun Che asintió, pero por dentro estaba increíblemente envidioso de Huo PoyunSigh, todo lo que quiero es la calificación para entrar en la Convención del Dios Profundo. Olvídate de los mil primeros puestos, estaría satisfecho si tan solo pudiera llegar último en toda la Región Divina Oriental… desafortunadamente, es una tarea tan difícil como la de un mortal escalando los cielos.

La comparación realmente mata.

“Aunque nunca han tenido éxito en el pasado, puedo ver que mi Maestra y los tres Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama están bastante seguros de sus posibilidades esta vez. Así que yo creo que alguien que impactará a todo el Reino Divino pronto aparecerá en el Reino del Dios de la Llama. Quién sabe, tal vez el Reino del Dios de la Llama se dispare para convertirse en un reino estelar superior después de que el Reino del Dios del Cielo Eterno haya emergido.” Dijo Yun Che sinceramente.

“¡Correcto!” Huo Poyun asintió con fuerza: “Por esas palabras, Hermano Yun, juro que me convertiré en uno de los mil mejores cultivadores de la Convención del Dios Profundo, aunque tenga que arriesgar mi vida.”

El dúo voló muy rápido, y la distancia entre ellos y la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios se fue acortando con el tiempo. Aunque aún estaban a docenas de kilómetros de distancia del lugar, un mar de llamas que parecía envolver tanto la tierra como el cielo azul había llenado cada parte de su visión.

“Hablando de eso… no creo que ese Antiguo Dragón Astado haya salido de la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios, ¿verdad?” Preguntó repentinamente Yun Che después de que un pensamiento golpeara su mente. Aunque el Antiguo Dragón Astado era tan fuerte que incluso los tres Maestros de Secta del Reino del Dios de la Llama combinados no eran rivales para él, no parecían temerosos de que la criatura se diera la vuelta y atacara el Reino del Dios de la Llama.

“Eso es verdad.” Huo Poyun asintió con la cabeza: “Según mi Maestro, es muy probable que el Antiguo Dragón Astado sea una criatura nacida de las venas de llama de la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios. La prisión es su fuente de poder y tanto su poder como su aura están conectados con ella. Si se aleja de ella por mucho tiempo, perderá su poder y vida rápidamente, como un pez lejos del agua.”

“Es por eso que el Antiguo Dragón Astado nunca ha sido registrado saliendo de la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios. Si ese fuera el caso, el Reino del Dios de la Llama ya habría sido golpeado por el desastre.”

“Ya veo.” Yun Che respondió comprensivamente antes de preguntar de nuevo. “Si su aura está conectada con la Antigua Prisión de la Sepultura de Dios, ¿no significa eso que es imposible sentir dónde está a menos que aparezca por sí mismo?”

“Por supuesto.” Huo Poyun volvió a asentir con la cabeza: “Cuando se hunde en la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios, su aura se fusionará con el lugar mismo. Por lo tanto, probablemente ni siquiera tu Maestra podría sentir dónde está. El Antiguo Dragón Astado muda sus escamas sólo una vez cada mil años y debe alejarse de la prisión durante ese tiempo. También es el único momento en que podemos detectarlo, cada mil años.”

“No me extraña.”

Rmmmbb–

El sonido de agitados mares de llamas venía de lejos y las olas de calor que habían barrido contra sus rostros inmediatamente se hicieron varias veces más fuertes. Desde lejos, las llamas de la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios se elevaron al cielo como si mil volcanes hubieran erupcionado al unísono. Aún más, esta era sólo una oleada de calor común.

Fue en ese momento cuando el aire que venía hacia ellos se ralentizó abruptamente mientras una ardiente figura roja aparecía repentinamente ante ellos. Un muro invisible obligó tanto a Yun Che como a Huo Poyun a detenerse.

La persona ante ellos era un anciano naturalmente intimidante con una expresión seria y nublada en su rostro. Pareció un poco sorprendido al ver a Huo Poyun, pero inmediatamente se relajó mientras preguntaba: “¿Por qué has venido aquí, Poyun? Y la persona a tu lado…”

Anciano Wantu.” Huo Poyun no se sorprendió en absoluto al ver al Anciano. Le saludó rápidamente y le dijo: “Éste es el discípulo directo del Rey del Reino de la Canción de Nieve, Yun Che. Es la primera vez que está en el Reino del Dios de la Llama y lo llevo de visita a la prisión del inferno.”

“¿Oh? Así que él es…” La mirada del Anciano sobre Yun Che cambió inmediatamente cuando escuchó esto. Un momento de vacilación más tarde, dijo seriamente: “Está bien, puedes pasar. Sin embargo, el Antiguo Dragón Astado puede aparecer en cualquier momento. Estarás en gran peligro si éste está deambulando por aquí, así que no debes ir más allá del borde de la prisión de inferno.”

“No se preocupe, Anciano Wantu. El Hermano Yun y yo simplemente estamos aquí para ver de cerca la prisión de inferno. Volveremos muy pronto y no entraremos en ella.” Prometió Huo Poyun.

El Anciano asintió lentamente: “Eso será lo mejor.” Antes de irse, añadió: “Tienes que tener mucho cuidado.”

El Anciano volvió a mirar profundamente a Yun Che antes de irse.

“Él es el Gran Anciano de la Secta del Pájaro Bermellón, Yan Wantu.” Introdujo Huo Poyun.

“¿Gran Anciano?” Yun Che parecía sorprendido.

“Cada vez que intentemos cazar al dragón, los expertos más fuertes de todas las sectas se reunirán en este lugar. Mientras el grupo principal lucha contra el Antiguo Dragón Astado, ellos protegerán esta área y nos protegerán a los jóvenes discípulos de ser heridos por la onda expansiva.” Huo Poyun explicó: “La Secta del Pájaro Bermellón no es la única secta en servicio de guardia. Los treinta Ancianos de las tres sectas están reunidos alrededor de este lugar.”

Las cejas de Yun Che se fruncieron mientras preguntaba: “Dijiste que el Antiguo Dragón Astado no puede ser detectado mientras está en la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios. Naturalmente, es imposible saber dónde aparecerá en el mapa. La prisión tiene quinientos mil kilómetros de ancho y el margen de error es enorme, por decir lo menos. Sin embargo, están poniendo guardias por aquí como si estuvieran muy seguros de que aparecerá cerca.”

“Por supuesto que estamos seguros.” Huo Poyun sonrió. “Eso es porque el Antiguo Dragón Astado siempre muda sus escamas alrededor de la orilla norte y nunca va más allá de unos pocos miles de metros de distancia. La distancia más cercana a la orilla norte fue de mil quinientos kilómetros y la más lejana fue de menos de cinco mil kilómetros. Nunca ha habido una excepción.”

“Es muy obvio que su guarida está en algún lugar de la orilla norte. Por lo tanto, no podemos equivocarnos estacionando guardias alrededor de esta área.”

“Oh, ya veo.” Yun Che volvió a asentir con la cabeza. Sin embargo, otra pregunta surgió rápidamente en su mente… si el dragón estaba al menos a varios miles de kilómetros de la orilla, entonces era imposible verlo por muy poderosos que fueran los ojos. Sin embargo, Huo Poyun también había dicho que finalmente podría ver a este legendario Dragón Astado con sus propios ojos, así que ¿qué quiso decir con eso?

Rápidamente recorrieron los cientos de kilómetros restantes y llegaron al borde de la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios.

Aquí, ya no había ningún suelo que fuera quemado por las llamas. Solo había un vasto e ilimitado mar rojo de infierno que aturdiría a cualquiera que lo viera.

Este mar ardiente había hervido durante al menos un millón de años.

Aquí, hacía tiempo que el cielo se había chamuscado en el mismo color rojo. De un vistazo, era imposible encontrar la línea divisoria entre el cielo azul y el cielo rojo. Era casi como si el cielo hubiera sido devorado por este terrible infierno ardiente.

El aire en este lugar era tan caliente que ni siquiera un practicante profundo del camino divino podía soportarlo. Era increíblemente probable que cualquier acero refinado que se trajera a este lugar sería derretido simplemente tocando el aire alrededor.

Dentro del agitado mar de llamas, se podía ver una gran cantidad de espíritus de fuego danzantes.

El Mar de la Muerte del Reino del Demonio Ilusorio, de mil quinientos kilómetros de longitud, era el lugar más aterrador y extremo que existía en todo el reino. Literalmente no había ningún Emperador Demonio antes de la Pequeña Emperatriz Demonio que se atreviera a acercarse.

Pero comparado con estos quinientos mil kilómetros de ancho de la Antigua Prisión de Inferno de la Sepultura de Dios, el Mar de la Muerte era como un diminuto arroyo, ya fuera en términos de tamaño, intensidad o aura. Los dos eran completamente incomparables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s