RTW – Capítulo 298 – Sueño

Traductor: Lurixer

“Ya veo.” Roland puso sus manos alrededor de ella, la llevó por la cintura y la colocó suavemente encima de la cama. Esta simple acción ya fue suficiente para dejarle sin aliento. Abrió la delgada manta, y se acostó en la cama junto a Anna con la cabeza anidada en su brazo.

El siguiente paso debería ser… ¿juego erótico?

Roland descubrió que estaba demasiado nervioso, no puede seguir así, como alguien conocido como una persona ‘experimentada’, no puedo hacer el ridículo delante de una niña pequeña. Tal vez pueda relajar el ambiente con una ligera charla y luego hacer la acción, por ejemplo… ¿tal vez algunas líneas de una porno?

Mientras se devanaba los sesos, la suave voz de Anna sonó en su oído: “Aquella vez, en el globo aerostático, cuando me apartaste del camino, ¿pensaste alguna vez en la posibilidad de morir?”

Roland se sintió conmocionado; nunca esperó que ella le hiciera esta pregunta: “Lo hice sin pensarlo.”

“Eres alguien que se convertirá en el gobernante de Graycastle, también eres la esperanza de las brujas.” Susurró. “No soy digna de que hagas tanto por mí.”

“Esto no es una cuestión de valor.” Murmuró Roland. “No puedo quedarme a tu lado y ver con indiferencia cómo sufres un ataque. De hecho, incluso ahora, después de despertarme y pensarlo cuidadosamente, puedo decirles que si no hubiera sucedido tan repentinamente y si hubiera tenido tiempo de pensarlo, habría actuado de la misma manera.”

“No hay nada que pueda hacer para impedir que lo vuelvas a hacer, ¿verdad?”

“Sí, no hay nada.” Dijo Roland mientras le pellizcaba la nariz con la otra mano.

Las pestañas de Anna cayeron, y después de un momento de silencio, abrió la boca una vez más: “¿Puedes contarme algo de tu pasado…? Me gustaría saber más de ti.”

“Oh, el pasado.” Dijo Roland, respiró hondo y luego buscó en los recuerdos del Cuarto Príncipe, mientras se preparaba para contar una o dos entretenidas anécdotas de su vida en el palacio. Pero antes de que las palabras salieran de su boca, se las tragó. Su pasado no era la vida que tenía aquí, sino la vida que había vivido en otro mundo muy diferente; así que en vez de eso dijo: “Yo vivía en una gran ciudad, en una ciudad tremendamente grande.”

“Sí, la Ciudad Rey de Graycastle es varias veces más grande que el Pueblo Fronterizo.”

“Cuando nací, no era diferente de cualquier otra persona ordinaria, era algo inteligente en asuntos triviales, pero no tan inteligente como para poder hacer todo a gusto. En cuanto al estudio, podría ser considerado como aplicado, por lo que a menudo recibía elogios del profesor. Pero él no sabía que yo había dibujado el grafiti difícil de borrar en las paredes del aula.”

“Ciertamente no se atrevería a culparte.” Anna murmuró.

“Jaja, eso es poco probable. No habría sido necesario que él me hiciera algo, solo necesitaba informar a mis padres.” Sonrió Roland, y luego negó con la cabeza. “En ese momento, me enseñaron a nunca comenzar con indulgencia.”

“Luego, a medida que fui creciendo, mis profesores siguieron cambiando, desde maestros de escuela primaria hasta asesores académicos, hasta que finalmente terminé mis estudios sin tener ni buenas ni malas calificaciones. Por supuesto, en comparación con los hijos de otras personas, al final, todavía me quedé un poco corto…”

Semi cerró los ojos, ser capaz de hablar de sus experiencias después de alterarlas un poco y ya no ocultarlas, le dio una sensación de libertad que no había sentido en mucho tiempo desde que había cruzado. Desde su llegada, él había estado desempeñando el papel del Príncipe, pero en este momento, sentía como si estuviera volviendo a su pasado. Como si solo estuviera tendido en una habitación de hotel diseñada para adaptarse a un estilo clásico, junto con la chica que le gustaba, haciendo que uno se sintiera seguro y cálido. Gracias a esto, su humor nervioso también se relajó gradualmente.

¿Acaso ha llegado el momento de dar el siguiente paso?

Roland giró un poco la cabeza, sólo para descubrir que Anna ya había cerrado los ojos, y su pecho, cómodamente colocado a su lado, se movía tranquilamente de arriba a abajo, pareciendo un gatito que se había adentrado en la tierra de los sueños.

Por un momento la miró fijamente, pero poco después no pudo evitar reírse a carcajadas.

Así que fue así… ella también estaba cansada.

Piensa en ello, para ocultar su paradero; las brujas habían buscado un pequeño lugar escondido dentro de la cresta de la montaña hace dos noches. Pero todavía necesitaban protegerse contra cualquier posible ataque de bestias o de Demonios durante la noche, lo que significaba que casi no habían dormido. Y a la mañana siguiente, aunque el sol acababa de iluminar el cielo, ya habían continuado su carrera en el Mirador de Nubes mientras se dirigían de vuelta al Pueblo Fronterizo. En el castillo, Anna también había pasado la última noche en su habitación, vigilándolo constantemente. Así, durante los últimos dos días y noches no había tenido ni un solo momento de descanso, haciendo que fuese muy fácil para su cansancio abrumarla en el momento en que se dejó relajar. Sería una maravilla si no estuviera exhausta ahora mismo.

El motivo de la otra parte para venir este día podría deberse a que estaba demasiado ansiosa por esperar más.

Aunque fue una lástima, a Roland no le importó que esta oportunidad pasara, después de todo, aún les quedaban muchos días por delante.

Se acercó, besó las pestañas de Anna y luego susurró: “Buenas noches.”

*

Cuando la luz de la mañana cayó a través de las cortinas de la ventana hacia la habitación, Sylvie se levantó de la cama sin poder suprimir su bostezo.

Las experiencias de los últimos días parecían un sueño, desde el descubrimiento de los Demonios hasta la lucha en el aire y, por último, su huida de vuelta al Pueblo Fronterizo, le hizo pensar que aunque hubieran sido rodeados y perseguidos por el Ejército de Jueces de la Iglesia, no se sentiría tan tensa y agotada como ahora.

“Buenos días.” Wendy, después de haberse cambiado de ropa hace mucho tiempo, ahora llevaba un recipiente con agua para lavarse la cara y enjuagarse la boca.

“Buenos días.” Asintió ella. “Te levantaste muy temprano.”

“Soy vieja.” Wendy sonrió. “Así que el tiempo que necesito para dormir también se ha vuelto cada vez menor.”

“Oh, ¿ya ha amanecido?” Nightingale dijo somnolienta mientras se frotaba los ojos. “Parece que tengo que tomar una siesta al mediodía.”

“¿No dormiste bien anoche?”

“Sí, tuve muchos sueños.”

Sylvie rizó sus labios con desaprobación; había visto claramente que el otro lado se había ido sigilosamente al tercer piso del castillo, moviéndose hacia adelante y hacia atrás delante de la puerta del Señor durante mucho tiempo. Sin embargo, debido a la habilidad única de Nightingale, ella no pudo ver lo que estuvo haciendo. De todos modos, ya era tarde para cuando ella regresó. “Anoche, no…”

En el momento en que empezó a hablar, Nightingale repentinamente se dio la vuelta, mirando directamente a Sylvie. Sus ojos ligeramente entrecerrados hacían que su significado fuera evidente, por lo que esta última había cerrado inmediatamente la boca. Todo el mundo con ojos había podido ver la fuerza de la bruja de combate número uno en la Alianza de Brujas. La imagen de ella moviéndose rápidamente por el cielo y matando a los Demonios como un espectro, aún estaba viva en su mente. Si alguna vez fuese a la Isla Durmiente, Sylvie temía que la Señorita Ash no fuera su oponente. Así que, cuando recibió la advertencia silenciosa, ella sintió que lo mejor sería no actuar con demasiada curiosidad.

“¿Qué pasó anoche?” Preguntó Wendy maravillada.

“Keke.” Dijo ella. “La oí roncar anoche, debe ser por la gran cantidad de energía que consumió en los últimos días.”

“Eso debe ser.” Estuvo de acuerdo Nightingale mientras se encogía de hombros. Se quitó el camisón, mostrando su cuerpo bien proporcionado y armonioso, y comenzó a ponerse la ropa interior que había sido regalada por Su Alteza.

Dicho esto, a estas alturas, incluso Wendy había aceptado completamente esta ropa, llegando incluso a recomendársela.

Sylvie no tuvo más remedio que decir que Su Alteza Roland era un hombre muy temeroso.

Pero cuando pensaba en él, el corazón de Sylvie también estaba lleno de calidez.

En realidad, existe un noble que voluntariamente sufre heridas por una bruja.

Cuando vio a Roland corriendo valientemente hacia delante, sin pensar en su seguridad personal, y empujando el cuerpo de Anna fuera de peligro, en el fondo de su corazón, se sintió conmovida. Todas las brujas de la Alianza de Brujas no son herramientas que pretende controlar. Pero son personas importantes para él, incluso… compañeras. Su reacción en ese momento no pudo haber sido una mentira; de hecho, está de nuestro lado, como Tilly Wimbledon.

Si Roland y Tilly pueden estar juntos de la mano, y unir las fortalezas de ambas ciudades, podrían realmente ser capaces de crear un nuevo país. Un lugar donde brujas y gente común no hacen distinción entre lo que es suyo y lo que pertenece al otro.

Decidió escribirle una carta a la Señorita Tilly.

“Su Hermano Mayor, Su Alteza Roland, es una buena persona.”

One response to “RTW – Capítulo 298 – Sueño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s