Invincible – Capítulo 249 – Secta de la Sombra Fantasma

Con Du Xin y Deng Guangliang detrás de él, nadie se atrevió a buscar problemas con Huang Xiaolong, de lo contrario, habría habido una docena de personas viniendo a darle la bienvenida con intenciones amables’ en la nueva ciudad.

Todo este tiempo, a partir de la observación de Huang Xiaolong, la mayoría de los residentes de la Ciudad del Demonio Negro emanaban una fuerte aura asesina y un fuerte olor a sangre. Por supuesto, la mayoría de ellos poseían un cultivo de qi de batalla bastante alto. Hasta los niños que corrían por las calles exudaban un temperamento salvaje.

Sin duda, aquellos que lograron sobrevivir en las Tierras Caóticas no eran personajes sencillos. ¡En las Tierras Caóticas, no podías permitirte el lujo de ser amable!

“¡Te-te lo ruego, no me mates!” Justo cuando Huang Xiaolong seguía caminando tranquilamente, en la misma calle, se produjo un disturbio. Mirando hacia atrás, se encontró con la escena de un hombre musculoso arrodillado, pidiendo clemencia ante una mujer.

Esta mujer estaba de espaldas a Huang Xiaolong, por lo que no podía distinguir sus rasgos. Sin embargo, la espalda de esta mujer era un paisaje por derecho propio; alto y esbelto, con curvas escandalosas.

Mientras el hombre musculoso estaba de rodillas pidiendo misericordia, la mujer lentamente desenfundó su espada larga de la vaina que colgaba de su cintura. La espada reflejaba la luz del sol, brillando con una luz fría azul-esmeralda.

Viendo la acción de la mujer, el miedo se apoderó del hombre musculoso, golpeando intensamente su cabeza contra la calle mientras continuaba suplicando: “¡No me mates, conozco mis errores, no me atreveré más!”

En el momento preciso en que la voz del hombre cesó, la muñeca de la mujer se giró, la espada larga en su mano hizo una curva deslumbrante y los gritos de súplica del hombre musculoso se detuvieron para siempre. Un dedo se alzó hasta la mitad para señalar a la mujer, pero el cuerpo del hombre se balanceó hacia un lado y cayó al suelo. Solo entonces brotó sangre del cuello del hombre, pintando un lienzo rojo sobre el pavimento.

Los peatones se reunieron a cierta distancia, observando como una multitud espectadora en una actuación, había sonidos de charla y risas como si este tipo de evento fuera la norma para ellos.

Después de matar al hombre musculoso, la mujer ni siquiera echó un vistazo a su cadáver, se dio la vuelta y se fue sin decir una palabra. Cuando se dio la vuelta, Huang Xiaolong vislumbró la cara de la mujer ㅡ hermosa, pero helada.

Mientras la mujer se iba, sus ojos pasaron por la cara de Huang Xiaolong. Hubo una conmoción momentánea cuando vio a Du Xin y Deng Guangliang justo detrás de él, pero fue solo por un momento y desapareció cuando pasó por su lado.

El corazón de Huang Xiaolong se apretó: esta mujer no era tan simple, su fuerza estaba a la par con él, al menos, una Séptimo Orden.

“Esa mujer es probablemente alguien de la Secta de la Sombra Fantasma.” Después de que la mujer estaba lejos de la vista, Du Xin se acercó a Huang Xiaolong y le explicó.

“¿La Secta de la Sombra Fantasma?” Huang Xiaolong se sorprendió.

“Sí, Joven Señor. El poder de la Secta de la Sombra Fantasma en las Tierras Caóticas no es más débil que la de nuestra Secta Magos del Cielo. Para ser honesto, son un poco más fuertes que nosotros.” Deng Guangliang añadió: “El Soberano de la Secta de la Sombra Fantasma es Gui Ying, un Experto Xiantian del Octavo Orden, y esa mujer debería ser su discípula. Su cuartel general está en la Ciudad del Río de Sangre, no lejos de nuestra Ciudad del Demonio Negro.”

Huang Xiaolong asintió con la cabeza.

Ciudad del Río de Sangre, ¿verdad? Mn, después de tomar el control de la Ciudad del Demonio Negro, las ciudades circundantes serán las siguientes.

Pronto, Du Xin y Deng Guangliang llevaron a Huang Xiaolong a su mansión.

Tener una mansión personal en una ciudad principal como la Ciudad del Demonio Negro era un símbolo de fuerza y poder. En general, sólo los Expertos Xiantian de nivel intermedio con estatus, como Du Xin y Deng Guangliang, podían poseer tierras personales en la ciudad. Los Expertos Xiantian con menor cultivo y estatus, a lo sumo, podrían poseer un pequeño patio.

Entrando en la mansión, los sirvientes y guardias saludaron respetuosamente a Du Xin y Deng Guangliang mientras se dirigían hacia el salón principal.

En el salón principal.

Huang Xiaolong se sentó en el asiento central. Había ordenado tanto a Du Xin como a Deng Guangliang que reunieran a todos los sirvientes y guardias de la mansión en el salón principal. Entendiendo sus intenciones, ambos ejecutaron la orden sin cuestionarla.

Cuando todos los sirvientes y guardias llegaron, cada uno se sorprendió al ver que la persona que estaba sentada en el asiento principal era un extraño para ellos, mientras que Du Xin y Deng Guangliang estaban de pie a cada lado.

Con todos ellos reunidos, Du Xin presentó brevemente a Huang Xiaolong a los sirvientes y guardias. Por supuesto, se hizo ocultando los detalles de su trasfondo. Principalmente afirmando que se le conocería como el Joven Noble Huang, que verle no era diferente a verlo a él o a Deng Guangliang en persona, y que se le debía mostrar el mismo respeto.

Aunque muchos tenían curiosidad y dudas sobre Huang Xiaolong, nadie se atrevió a preguntar, sólo obedeciendo sumisamente las órdenes.

Huang Xiaolong escudriñó las muchas caras de estos sirvientes y guardias y habló lentamente, dirigiéndose a su curiosidad. “¡Sé que todos ustedes sienten curiosidad por mi identidad, pero espero que entiendan claramente lo que se debe decir y lo que no se debe decir! Quien se atreva a filtrar una palabra de esto fuera de este salón principal, discutiendo mi identidad, si llega a mi conocimiento, ¡será asesinado en el acto! ¿Lo entienden?” Él liberó un aura aguda y asesina de su cuerpo, envolviendo todo el salón principal con una presión abrumadora.

Envueltos por la escalofriante aura asesina, todos los sirvientes y guardias sintieron como si hubiesen caído en un abismo helado de mil años, el miedo llenó sus ojos mientras todos se arrodillaban rápidamente, cada uno afirmando que no se atreverían a susurrar ni una palabra. En ese momento, se dieron cuenta, este Joven Noble Huang era más fuerte que sus maestros.

Observando al grupo de sirvientes y guardias de rodillas, Huang Xiaolong asintió, satisfecho con su respuesta. Les hizo señas con la mano para que se pusieran de pie y les dijo: “Puedes irse, vuelvan a lo que deban hacer.”

Todos respondieron al unísono y se apresuraron a retirarse del salón principal.

Huang Xiaolong recuperó la mirada de los sirvientes que se iban. No había terminado de controlar la Secta Magos del Cielo, por lo que no deseaba exponer su existencia en Ciudad del Demonio Negro tan pronto, atrayendo la sospecha de Chen Xiaotian y Geng Ken. Sería demasiado trabajo. Creía que con su advertencia anterior, no habría labios sueltos entre estos sirvientes y guardias, a menos que alguien los torturara.

Por supuesto que Huang Xiaolong podía usar la marca de alma para controlarlos, sin embargo, cada vez que usaba este método, consumía grandes cantidades de su fuerza espiritual. Y el uso excesivo del método tenía efectos secundarios, que serían perjudiciales para su cultivo futuro. Por lo tanto, a menos que fuera necesario, no agotaría su fuerza espiritual de esta manera.

Joven Señor, ¿qué debemos hacer ahora?” Después de que todos salieron del salón principal, Deng Guangliang le preguntó a Huang Xiaolong.

Huang Xiaolong los miró a los dos, diciendo: “No hay prisa, les diré qué hacer cuando llegue el momento.”

Ambos respondieron que sí respetuosamente.

Un pequeño resplandor destelló en la mano de Huang Xiaolong cuando sacó dos píldoras espirituales del Anillo de Asura: “Estas dos son píldoras espirituales de sexto grado.” Con eso, movió las dos píldoras hacia las palmas de Du Xin y Deng Guangliang.

Instantáneamente, una fragancia tentadora flotó en las narices de ambos.

“¡Píldoras espirituales de grado seis!” Ambos exclamaron sorprendidos mirando las píldoras en sus manos. Incluso en las Tierras Caóticas, las píldoras espirituales de grado seis eran difíciles de conseguir.

Joven Señor, esto, ¿nos está recompensando?” Du Xin no estaba seguro y se aventuró con cautela.

Huang Xiaolong asintió. “Si se desempeñan bien en el futuro, tendrán muchas más de estas píldoras espirituales de grado seis.” Aunque Huang Xiaolong había marcado sus almas, forzándolos a no tener otra opción que escuchar sus órdenes, él era alguien que tenía claras distinciones entre la recompensa y el castigo. Con aquellos que merecían ser recompensados, no sería tacaño.

Además, para otros, refinar píldoras espirituales de grado seis era una tarea difícil, pero no se aplicaba a Huang Xiaolong, quien tenía el Caldero de las Mil Bestias dentro de la Pagoda del Tesoro Linglong.

“¡Muchas gracias, Joven Señor! Definitivamente llevaremos a cabo todas sus órdenes, haciendo nuestro mejor esfuerzo por el Joven Señor hasta el día de nuestra muerte.” Du Xin y Deng Guangliang se arrodillaron y juraron.

Las palabras pronunciadas fueron honestas y sinceras.

Huang Xiaolong asintió y les permitió marcharse por ahora. Les daría instrucciones más tarde. Él ya tenía un plan para hacerse cargo de la Secta Magos del Cielo.

One response to “Invincible – Capítulo 249 – Secta de la Sombra Fantasma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s