Invincible – Capítulo 247 – ¿No Están Dispuestos?

No fue hasta que las dos personas se acercaron a menos de cien metros que Huang Xiaolong gradualmente terminó su práctica. Convergiendo su flujo de la Garra del Demonio Asura dentro de su cuerpo, escudriñó a las dos personas que se acercaban, una desde el frente y otra desde atrás.

De hecho, Huang Xiaolong ya los había notado en el momento en que aparecieron en el otro pico, sin embargo, debido a que estos dos eran solo Guerreros Xiantian de Sexto Orden, no les había prestado más atención.

En este punto, los dos hombres de mediana edad se detuvieron a diez metros de distancia de Huang Xiaolong.

Los ojos del hombre de la cicatriz inspeccionaron a Huang Xiaolong de arriba a abajo mientras sus labios se arqueaban en una sonrisa amistosa. “Hermanito, ¿puedo saber de qué secta eres? ¿cómo debo dirigirme a ti?”

Aunque el hombre de la cicatriz ya había planeado capturar a Huang Xiaolong y forzarlo a que les cuente sobre su habilidad de batalla, no tenía prisa por hacerlo antes de tener una idea sobre sus antecedentes, por ejemplo, a qué secta pertenecía.

La Secta Magos del Cielo no era débil según el estándar de las Tierras Caóticas, pero aun así, ante ciertas existencias hegemónicas, no eran diferentes a una hormiga insignificante. Si por casualidad, este joven fuera uno de los discípulos de esas existencias, o peor aún, un discípulo central, el hombre de la cicatriz lo pensaría dos veces antes de hacer un movimiento.

De lo contrario, si erróneamente provocaba a una existencia tiránica sin saberlo, corría el riesgo de convertirse en basura.

Huang Xiaolong ya sabía lo que estos dos estaban pensando por la mirada en sus rostros. Burlándose en secreto, el repitió de una manera taciturna: “¿Discípulo de qué secta?”

El hombre de cara alargada reveló una amable sonrisa: “Sí, quién sabe, quizás el Maestro del Hermanito sea un viejo amigo de nuestro Maestro…”

“Piensan demasiado, no pertenezco a ninguna secta de las Tierras Caóticas.” Huang Xiaolong interrumpió: “Entonces, no tienen que preocuparse por los cabos sueltos después de matarme.”

Los dos hombres de mediana edad estaban aturdidos, ninguno esperaba que Huang Xiaolong fuera tan ‘directo’. Intercambiando una mirada entre ellos, había una leve duda en sus ojos cuando su atención volvió a caer sobre Huang Xiaolong.

¡¿No pertenecía a las Tierras Caóticas?!

Entonces, ¿de dónde viene la confianza de este joven? Ambos sabían que Huang Xiaolong era sólo una Xiantian de la etapa intermedia del Sexto Orden, mientras que los dos eran Expertos Xiantian de la etapa tardía del Sexto Orden. Al atacar juntos, este joven no tendría oportunidad de escapar.

“Hagan su movimiento.” Huang Xiaolong volvió a decir: “Les doy una oportunidad, les dejo hacer el primer movimiento.”

Al escuchar esto, los dos fruncieron el ceño mientras miraban a Huang Xiaolong, la confusión y la vigilancia se agudizaron mientras intercambiaban otra mirada. Sin embargo, ninguno se movió.

Huang Xiaolong agitó la cabeza y sonrió sarcásticamente al ver a estas dos personas vacilando: “¿No tenían curiosidad por saber si estaba practicando una habilidad de batalla de rango cielo? Les puedo decir ahora, es realmente una habilidad de batalla de rango cielo, y esta no es una simple habilidad de bajo grado.”

¡No es una simple habilidad de bajo grado! Sus ojos brillaron.

Antes de que se dieran cuenta de lo que sucedió, Huang Xiaolong dio un salto, sus dos manos se convirtieron en garras y cortaron en direcciones opuestas. Desde su ataque, dos enormes sombras de garras oscuras atravesaron el espacio, las cuales ondulaban con niebla negra mientras una docena de espectros malignos chillaban viciosamente. La luz circundante fue borrada.

Observando las dos enormes palmas oscuras que se dirigían hacia ellos, los dos hombres de mediana edad se alarmaron, saltando instantáneamente hacia atrás para esquivar mientras liberaban su qi de batalla simultáneamente y apuntaban con sus puños para contrarrestar el ataque entrante.

“¡Puño del Cadáver del Cielo!”

“¡Muerto Viviente Salvaje!”

Ambos hombres gritaron al mismo tiempo.

Sus ataques estaban envueltos en un aura de muerte perceptible, acompañada por un olor nauseabundo que marchitaba el aire, parecido al de un cadáver podrido de un centenario.

En una fracción de segundo, sus impresiones de puño chocaron con las de la palma de Huang Xiaolong.

¡Boom! Un fuerte impacto resonó como el crujido de un rayo vengativo. Las corrientes de aire se agitaron violentamente, explotando en las cuatro direcciones, la arena y el polvo se elevaron a medida que las grietas zigzagueaban en la superficie del pico y se convertían en fisuras.

Lo que más horrorizó a los dos hombres fue que las Garras del Demonio Asura de Huang Xiaolong no se disiparon después de la colisión, sino que continuaron hacia ellos.

Justo cuando querían desviarse, las impresiones de garra ya habían llegado ante ellos, golpeando sus torsos con precisión.

Ambos hombres cayeron al suelo con un trágico grito, levantando otra pantalla de polvo y arena.

¡Poof! Chocando contra el suelo, la sangre brotaba de sus bocas, tiñendo de rojo oscuro la seca tierra amarilla.

“¡Esto, esto no puede ser!” Los dos hombres miraron con temor a Huang Xiaolong, había conmoción, incredulidad, y miedo perceptible en sus ojos. ¡Ambos eran Guerreros Xiantian de etapa tardía del Sexto Orden, pero en un ataque conjunto, fueron ellos los que resultaron gravemente heridos por el joven!

Huang Xiaolong se acercó lentamente, ignorando el impacto en sus rostros, su voz fría sonó. “Como he dicho antes, les di la oportunidad de atacar primero.”

Luchando por levantarse, retrocedieron presas del pánico.

“Tú, ¿qué quieres hacer?” El hombre de la cicatriz reprimió el miedo en su corazón, preguntándole en voz alta.

“¿Qué quiero hacer?” Huang Xiaolong se mofó. “¿No querían capturarme, y ‘preguntarme’ sobre la habilidad de Garra del Demonio Asura?”

Al ver sus intenciones tan claramente expuestas, la incertidumbre pasó volando ante sus ojos. Finalmente se dieron cuenta de que Huang Xiaolong ya había visto a través de su plan desde el principio.

El hombre de cara alargada forzó una sonrisa torpe. “Este… Hermanito, nosotros, nosotros…”

Antes de que pudiera terminar, la silueta de Huang Xiaolong se difuminó en un parpadeo, desapareciendo en el aire. Al instante siguiente, apareció justo delante de ellos, las manos preparadas para otro ataque, pero ambos hombres levantaron las manos en defensa medio golpe demasiado tarde, mientras sus palmas volvieron a golpear sus pechos, enviándolos a volar.

Dos figuras chocaron contra la pared del acantilado no muy lejos, deslizándose con grava y piedras. Huang Xiaolong se acercó una vez más, de pie frente a los dos cuerpos tendidos.

Hermanito, nos equivocamos, tenemos ojos, pero fallaron en ver, te lo ruego, te lo ruego, perdónanos.” El hombre de mediana edad de cara alargada gritó lamentablemente con una voz temblorosa. Independientemente de si lo creían o no, la fuerza de Huang Xiaolong había superado con creces sus expectativas y su fuerza. Ante él, su resistencia era inútil.

“¿Perdonarlos?” Huang Xiaolong se entretuvo. “No matarlos, es una opción negociable.”

Los dos hombres miraron en silencio a Huang Xiaolong, incapaces de reaccionar adecuadamente. Al principio, ambos pensaron que estaban muertos, porque era imposible que fuesen perdonados. ¿Pero realmente no iba a matarlos?

“¿No… nos matarás?” El hombre de la cicatriz se aventuró cautelosamente.

“Así es.” Contestó Huang Xiaolong, siempre indiferente.

El hombre de la cicatriz vaciló antes de decir: “Tú, ¿quieres que nos sometamos a ti?” No había otra posibilidad más que esto que pudiera hacer que Huang Xiaolong los perdonara.

Huang Xiaolong asintió con indiferencia, haciendo que ambos contemplasen en silencio. Él esperó pacientemente, sin prisa por tomar una decisión.

Su plan para conquistar las Tierras Caóticas tenía que proceder paso a paso, y francamente, había pensado en someter a estas dos personas cuando aparecieron, como los peldaños para apoderarse de su secta, y con su secta como su base y fundamento, extendiéndose a todas las Tierras Caóticas. Si estos dos no tuvieran valor, habrían muerto hace mucho tiempo.

“Estoy de acuerdo.” Poco tiempo después, el hombre de mediana edad con cara de caballo fue el primero en hablar. “Estoy dispuesto a someterme a ti.”

Después de eso, el hombre de la cicatriz hizo eco de las mismas palabras, dispuesto a someterse.

“Bien. Ahora, liberen su Mar de Alma, voy a dejarles una marca de alma.” Dijo Huang Xiaolong asintiendo con la cabeza.

“¡Una marca de alma!” Ambos hombres murmuraron en shock mientras sus caras se volvían un poco más blancas.

Viendo su drástica reacción, Huang Xiaolong se mofó por dentro, cómo no podía adivinar lo que estos dos estaban pensando antes. Primero, aceptarían someterse y, en el momento en que entraran en la Secta Magos del Cielo, harían sonar la alarma, reuniendo las fuerzas de la secta para sitiarlo.

“¿Qué? ¿No están dispuestos?” La mirada de Huang Xiaolong se agudizó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s