Invincible – Capítulo 245 – Entrando a las Tierras Caóticas

“¿El dueño del Divino Monte Xumi no caerá tan fácilmente?” Huang Peng y Su Yan quedaron estupefactos. Aunque ambos sabían que su hijo poseía el Tesoro Celestial, ninguno de los dos había oído hablar de este detalle en particular.

En este punto, Zhao Shu dio un paso adelante para reafirmar. “Maestro de la Familia Huang, lo que el Joven Señor dijo es cierto, de hecho, hay tal leyenda.”

Zhang Fu detrás de él asintió convincentemente también. Tanto Zhao Shu como Zhang Fu escucharon leyendas relacionadas con él.

Al ver esto, los corazones preocupados de Huang Peng y Su Yan se relajaron un poco. Aun así, Huang Xiaolong no pudo escapar cuando Su Yan se aferró a su mano, diciéndole por más de una hora que debía cuidarse, primero la seguridad, prestar atención, estar atentos, no pelear con los demás, etc.

Huang Xiaolong sonrió irónicamente en su corazón mientras escuchaba a su madre pacientemente, insistiéndole por más de una hora.

Casi dos horas después, Huang Xiaolong se despidió de las cuatro personas que lo miraban, Huang Peng, Su Yan, Zhao Shu y Zhang Fu. Salió de la Ciudad Imperial Duanren a pie, tenía a sus dragones gemelos voladores y al Divino Monte Xumi, por lo tanto, no requería una montura.

Viendo la figura de su hijo hacerse más pequeña, más tenue y más vaga ante sus ojos, Su Yan no pudo resistir la tristeza.

“Estará bien, no llores. Long’er lo prometió, regresará dentro de dos años.” Huang Peng envolvió un brazo alrededor de los hombros de su esposa, consolándola.

Su Yan asintió, secándose las lágrimas. Luego, de repente, agregó: “Me pregunto cómo lo estará haciendo Li Lu.”

Huang Peng se sorprendió por el abrupto cambio de tema, pero dijo: “¡No te preocupes, Long’er y ella definitivamente estarán juntos!”

Su Yan asintió con la cabeza otra vez. Los cuatro dieron media vuelta y regresaron a la Finca de la Colina Meridional un rato después.

………

En este momento, en cierto reino bajo el territorio del Imperio Duanren, Yao Fei estaba escuchando el informe de su subordinado. Crueles luces de excitación brillaron en sus pupilas: “¿Estás seguro que Huang Xiaolong dejó la Ciudad Imperial Duanren?”

“Sí, Joven Señor, no hay ningún error al respecto.” Ese subordinado respondió respetuosamente. “¡Zhao Shu y Zhang Fu no lo siguieron, ambos todavía están en la Finca de la Colina Meridional!”

Yao Fei estalló en una gran carcajada al escuchar esto. “¡Huang Xiaolong, oh Huang Xiaolong, esta vez veré cómo puedes escapar de mis manos!” Se volvió hacia su subordinado de nuevo. “¿Has descubierto a dónde se dirige?”

“Todavía no.” Agregó el subordinado. “Pero está viajando hacia el sureste.”

“El sureste.” Yao Fei repitió para sí mismo, se dio la vuelta y dijo: “Continúen vigilando los movimientos de la Finca de la Colina Meridional.” Hizo un gesto a su subordinado para que se retirara después de haberle dado sus instrucciones.

Ese subordinado saludó con respeto antes de salir.

“Sureste…” La figura de Yao Fei saltó en el aire, desapareciendo en un desenfoque mientras volaba hacia el sureste, atravesando el espacio.

Diez días después, Yao Fei aterrizó en un terreno baldío. Cuando sus pies tocaron el suelo, golpeó su puño con ira, destrozando una pequeña colina no muy lejana en pedazos.

Durante los últimos diez días, había estado persiguiendo y rastreando a Huang Xiaolong, pero sin mencionar su sombra, ni siquiera había podido encontrar un cabello suyo en el camino.

Según el informe de su subordinado, se confirmó que Huang Xiaolong viajaba en la misma dirección sureste, ¡pero diez días! Lo había estado persiguiendo durante diez días y no había captado ni una pizca de su presencia.

“¡Huang Xiaolong, no creo que puedas esconderte bajo este cielo y la tierra!” Gruñó Yao Fei ferozmente, y desapareció del lugar, continuando su persecución. Esperó mucho tiempo por una oportunidad como esta, no la dejaría ir tan fácilmente.

Un mes después.

En el aire, cerca de una de las fronteras del Imperio Fauno de la Primavera, con un destello, apareció la silueta de Huang Xiaolong. Mirando el cielo oscuro, inspeccionó los alrededores. Decidiendo un lugar para descansar por la noche, saltó hacia una de las colinas en frente. Él continuaría su viaje mañana.

Huang Xiaolong no sabía que Yao Fei lo había estado persiguiendo. Este mes, viajó usando el Divino Monte Xumi, controlándolo para volar mientras practicaba en la Formación de los Diez Budas. Él usó la piedra espiritual de grado cielo dada por Shi Fantian como la fuente de energía de la Formación de los Diez Budas.

Las piedras espirituales de grado cielo eran indudablemente valiosas, pero para Huang Xiaolong nada era más importante que aumentar su fuerza. Solo al volverse más fuerte podría tener las cualidades para estar en la cima del Mundo de los Espíritus Marciales. De lo contrario, esta supuesta riqueza y poder no eran más que un espejismo.

Y porque él se estaba cultivando en el Divino Monte Xumi, Huang Xiaolong había evitado inadvertidamente la persecución de Yao Fei.

El Divino Monte Xumi era prácticamente un espacio independiente por sí mismo, cortando cualquier tipo de rastreo desde el exterior. Por no mencionar a Yao Fei, que era un Xiantian en el pico de la etapa tardía del Décimo Orden, ni siquiera un antiguo experto en el Reino Santo podría sentirlo.

Aterrizando en las cercanías de un pequeño bosque, Huang Xiaolong eligió un lugar, ejecutó su fuerza interna y preparó una fogata. El clima invernal aún no había pasado, y con una pequeña fogata encendida, calentaba rápidamente el área, dispersando el frío persistente.

“Si mis Escrituras Sagradas del Cuerpo Metamórfico llegaran a la etapa doce, alcanzando la perfección, realmente sería capaz de condensar un verdadero núcleo…” Huang Xiaolong reflexionó mientras miraba el fuego ardiente, su mano se movió para sacar una jarra de Vino de la Sapidez del Anillo de Asura.

Solo unos días más y sus Escrituras Sagradas del Cuerpo Metamórfico avanzarían a la Etapa Once: Forma de Combate.

Durante su tiempo en la Tierra, la explicación transmitida por sus antepasados ​​afirmaba que, al completar las doce etapas de la Escritura Sagrada del Cuerpo Metamórfico, un individuo entraría en el pequeño reino de perfección y la fuerza interna del qi verdadero dentro de su dantian evolucionaría a energía de la esencia verdadera. Después de eso, la energía de la esencia verdadera reconstruiría y mejoraría el potencial físico del cuerpo hasta el punto de que uno permanecería joven. ¡Además, incluso agregaría años a la vida de uno! En ese momento, el dantian de Huang Xiaolong también se transformaría en un núcleo interior.

Teniendo un verdadero núcleo interno, crecería y se multiplicaría por sí mismo, absorbiendo la energía espiritual en todo momento, lo que significaría que Huang Xiaolong estaría cultivando su fuerza interna interrumpidamente. El punto más crucial fue que después de que el dantian se convirtiera en un verdadero núcleo interno, él podría volar con una espada.

El vuelo de la espada… según la estimación de Huang Xiaolong, sería mucho más rápido que volar en el dragón azul. Según antiguas leyendas, los practicantes que formaban con éxito un núcleo interno podían volar en sus espadas cinco mil kilómetros en un día.

“También están las Tácticas de Asura, estoy a punto de romper a través de la cuarta etapa.” Huang Xiaolong murmuró para sí mismo.

Las Tácticas de Asura. Al ingresar a la cuarta etapa, Huang Xiaolong podría abrir el Ojo del Infierno, que podía ver a través de todas las ilusiones, penetrar todas las barreras espaciales, hasta el punto de ver otra montaña detrás de una montaña. Por no mencionar, el Ojo del Infierno tenía un extraño ataque espiritual. Si Huang Xiaolong abría el Ojo del Infierno, significaba que tenía otra carta de triunfo.

Más importante aún, le ahorraría muchos problemas.

Llegó la mañana y Huang Xiaolong saltó, volando en el aire, continuando su viaje a las Tierras Caóticas.

Tres meses pasaron.

Huang Xiaolong finalmente atravesó el Continente Viento de Nieve, llegando a las Tierras Caóticas.

Aparte de apresurarse en el viaje, pasó la mayor parte de los tres meses cultivando en el Templo Xumi, evitando así problemas innecesarios. Solo a veces, cuando Huang Xiaolong se quedaba en el desierto, se encontraba con algunos pequeños grupos de bandidos que buscaban a algún viajero solitario vulnerable. Todos ellos fueron fácilmente tratados por Huang Xiaolong.

La fortaleza actual de Huang Xiaolong le permitía lidiar fácilmente con dos Xiantian de Séptimo Orden promedio sin siquiera transpirar.

“¿¡Estas son las Tierras Caóticas?!” Huang Xiaolong miró fijamente el vasto terreno seco frente a él, la arena y el polvo rodaban en el viento. En el momento en que pisó el terreno, sintió una fuerte aura de muerte en el aire, así como una energía demoníaca y una indescriptible sed de sangre, maldad y desolación.

Huang Xiaolong ejecutó su fuerza interna y su qi de batalla, preparándose atentamente para cualquier evento imprevisto. Avanzó lentamente, sin prisas, hacia el norte, donde se encontraba la Ciudad del Pecado, en la parte más al norte de las Tierras Caóticas.

“¡El aura de muerte al frente y el olor a sangre es demasiado denso!” Después de volar durante dos horas, Huang Xiaolong se detuvo repentinamente. Su vigilancia se disparó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s