ATG – Capítulo 1041 – Un Incendio Intencionado es Divertido

Mu Yizhou fue la razón de la primera reunión de Yun Che y Mu Hanyi

Yun Che frunció el ceño profundamente. Mu Yizhou era el famoso discípulo principal del Primer Palacio, así que ¿cómo demonios acabó en este lugar? Además, ¿por qué lo miraba fijamente con ojos tan extraños?

“¿Qué? ¿¡Yun Che!?”

La persona que acompañaba a Mu Yizhou estaba obviamente sorprendida al escuchar el nombre ‘Yun Che’ también. De hecho, estaba tan conmocionado que dejó temporalmente el núcleo profundo del halcón gigante y se acercó a Mu Yizhou, mirando fijamente a Yun Che con una cara llena de incredulidad.

Yun Che se levantó, pero no retiró la espada que estaba arrastrándose por el suelo. Sonrió. “Hola… Hermano Menor Yizhou. No esperaba verte aquí. Parece que estamos unidos por el destino.”

“¡YunChe!” Los labios y la voz de Mu Yizhou estaban obviamente temblando y sus ojos brillaban con una espantosa cantidad de odio. “¡Tú, despreciable… descarada y vil criatura! He pensado en hacer carne picada de tu cuerpo incluso en mis sueños, pero nunca pensé que… Jeje… jeje… jajaja… ¡tus pecados finalmente te han alcanzado! ¿Quién iba a imaginar que serías exiliado a este lugar y caerías en mis manos…? Esta es una verdadera retribución… ha… hahahahaha…”

“???” Yun Che indagó con una media sonrisa: “No entiendo, Hermano Menor Yizhou. Si bien es cierto que hemos tenido un pequeño desacuerdo entre nosotros, ese incidente ya debería ser cosa del pasado. Así que no entiendo de dónde viene tu odio.”

Yun Che estaba realmente confundido. Era verdad que él y Mu Yizhou se habían peleado por Feng Mo antes, pero el conflicto fue resuelto inteligentemente por Mu Hanyi. Aunque Mu Yizhou aún lo odiaba por ello, había hecho la promesa de no seguir con este asunto justo delante de Mu Hanyi. Después de eso, la batalla del Lago Celestial y la declaración de Mu Xuanyin de que se convertiría en su discípulo directo asustaron tanto a Mu Yizhou, que había esperado temblorosamente a Yun Che fuera del Lago Celestial. Una vez que Yun Che había salido del Lago Celestial, rogó apresuradamente por su perdón, arrodillándose y abrumándolo con regalos…

Debería haber sido un pequeño rencor que terminó hace mucho tiempo. De hecho, Yun Che ya casi se había olvidado del incidente.

Sin embargo, la actual mirada de extremo odio y éxtasis de Mu Yizhou hizo que Yun Che se preguntara si de alguna manera se había acostado con la esposa de Mu Yizhou y asesinado a toda su familia sin recordarlo.

“¡Cómo te atreves a fingir ignorancia, despreciable y vil criatura!” Mu Yizhou rugió. “¡Tú eres la razón por la que fui exiliado a este lugar!”

“¿Yo… soy?” Yun Che entrecerró los ojos al instante.

“Hace tres meses, después de que la Maestra de la Secta te declaró como su discípulo directo, mi Maestro de Palacio se enteró inmediatamente de que habíamos tenido un desacuerdo en el pasado. ¡Entonces, desenterró todos los crímenes que cometí en el pasado en pocos días y me dio el castigo más cruel posible en la secta! ¡Al final, incluso me arrojó a este lugar infernal!”

Yun Che. “…”

Mu Yizhou jadeó pesadamente mientras continuaba hablando con un profundo odio en su voz. “¡Es por ti… todo por ti! Sólo unas pocas personas sabían que estábamos en desacuerdo. Luoqiu nunca me haría daño y Mu Xiaolan no tenía una razón para hacerlo. Ni Liu Cheng ni Feng Mo tuvieron las pelotas o la oportunidad de hacer esto, así que la única persona que podría haberlo hecho esto… ¡eres tú!”

Yun Che finalmente comprendió la situación después de que terminara de hablar. Él se burló: “¿Nunca pensaste que Mu Hanyi podría ser el culpable de tu caída?”

“¡No tiene ni la razón ni el carácter moral para hacer algo tan vergonzoso y despreciable!” Rugió enfadadamente Mu Yizhou.

“Hehehe.” La cara de Yun Che se mofaba. “Tú eres el que cometió todos esos crímenes y debiste haber sido castigado por ellos hace mucho tiempo. ¿Cómo te atreves a decir que es mi culpa?”

Yun Che llevaba una mueca de desprecio en su cara, pero en su mente estaba jurando como un marinero: ¡¿Qué diablos?! ¡Ese hijo de puta de Mu Hanyi! ¡No puedo creer que haya hecho algo así a mis espaldas!”

Era obvio que Mu Hanyi estaba intentando hacer algunos enemigos para Yun Che al tramar la caída de Mu Yizhou… Pero probablemente no imaginó que las sucias acciones de Mu Yizhou fueran tan numerosas que el hombre sería exiliado directamente al Valle de la Niebla Extrema.

Dicho esto, Mu Yizhou era, indudablemente, el discípulo principal del Primer Palacio del Fénix de Hielo. Estaba en la cima del Reino del Alma Divina y estaba a un paso del Reino de la Tribulación Divina. Quizás así fue como había sobrevivido tres meses en este lugar sin morir.

“Me sorprende que puedas reírte incluso en este momento. Hace tres meses eras discípulo directo de la Maestra de la Secta y nadie se atrevía a levantar una mano contra ti, ¿no es así? Pero ahora… no sólo fuiste exiliado al Valle de la Niebla Extrema, sino que incluso caíste en mis manos.” El odio se retorció bajo el semblante de Mu Yizhou. “¡Puedes adivinar cómo me las arreglaré contigo más tarde!”

“Oh, no no no no, creo que has malinterpretado algo.” Yun Che sonrió sin rastro de miedo en su cara. “Ustedes están exiliados, pero yo no. Mi Maestra me ha ordenado entrenar aquí, así que me iré en un par de días. ¿Pero todos ustedes? Sus huesos probablemente serán enterrados para siempre en este lugar.”

Inmediatamente apareció una aurora azul hielo única en el Jade Grabado del Fénix de Hielo alrededor del hombro izquierdo de Yun Che cuando dijo esto. El jade simbolizaba su identidad como discípulo directo de la Maestra de la Secta.

Hermano Mayor Yizhou, eso es… eso es…” El discípulo del Fénix de Hielo junto a Mu Yizhou se puso pálido de miedo y alarma. Primero fueron exiliados de la secta antes de ser traídos a este lugar, por lo que naturalmente se les había arrebatado el Jade Grabado del Fénix de Hielo que una vez poseyeron. Sin embargo, Yun Che no había perdido su Jade Grabado del Fénix de Hielo. ¡Peor aún, era el que pertenecía al discípulo de la Maestra de la Secta!

Esto significaba que la afirmación de Yun Che era muy probable que fuera cierta.

Las pupilas de Mu Yizhou se contrajeron por un instante, pero rápidamente volvieron a ponerse sombrías una vez más. “¿Y qué? ¡Todos estamos condenados a morir aquí de todos modos, así que de qué hay que tener miedo! También…”

¡¡Clang!!

Mu Yizhou hizo un movimiento de agarre y la espada clavada en el cuerpo del halcón gigante fue inmediatamente succionada de vuelta a su palma. Entonces, lentamente caminó hacia él, pareciendo un asesino. “Ahora mismo, casi mueres bajo las garras de este feroz halcón. Esto significa que estás solo y que no hay protectores escondidos detrás de ti.”

Yun Che. “…”

“¡Si puedo hacerte pedazos… me alegraré, aunque muera después!”

Mu Yizhou apuñaló su espada hacia delante, causando que la energía profunda y la energía de la espada ardieran por todas partes. El discípulo del Fénix de Hielo que estaba detrás de él inmediatamente se puso pálido de miedo: “¡Atraerás a las bestias profundas así!”

“¡Cállate!” Mu Yizhou maldijo airadamente. Sin cambiar en absoluto su energía profunda o su fuerza de espada, acuchilló alocada, furiosa y rencorosamente hacia Yun Che mientras llovía un torrente de espadas de hielo. En este punto, a Mu Yizhou le importaban un bledo las bestias profundas. Todo este tiempo había creído que Yun Che era el culpable de toda su miseria, pero ni siquiera en sus sueños se atrevió a esperar la oportunidad de vengarse de él. Estaba preparado para luchar y esperar con odio sus últimos momentos para acercarse a él. Pero ahora, la oportunidad que no se atrevía a soñar, había caído repentinamente en su regazo… Si pudiera mutilar y matar a Yun Che ahora mismo, podría reírse en su último aliento, aunque muriera bajo las garras de una bestia profunda justo después.

En vez de alejarse del ataque, Yun Che realmente atacó hacia adelante y zigzagueó a través de la lluvia de espadas de hielo. En un abrir y cerrar de ojos, apareció ante Mu Yizhou y cortó con la Espada Heaven Smiting hacia abajo.

“¡Idiota suicida!”

Era el antiguo discípulo principal del Primer Palacio del Fénix de Hielo y estaba en la cima del décimo nivel del Reino del Alma Divina. Su fuerza no era algo con lo que Yun Che pudiera luchar sin importar qué pasara. Pero no solo no trató de escapar de Mu Yizhou, sino que incluso cargó contra él en un enérgico enfrentamiento. Su acción sería suicida a los ojos de cualquiera.

¡Boom!

Hubo una explosión tan fuerte que fue como un trueno y Yun Che fue lanzado hacia atrás inmediatamente como una bola de cañón. El choque sacudió a Mu Yizhou y dobló su espada, causando una gran incredulidad en su rostro.

¡Podía sentir claramente que la fuerza profunda de Yun Che sólo estaba en el primer nivel del Reino del Origen Divino, pero el bastardo fue capaz de golpearlo medio paso atrás, aunque era un cultivador del Reino del Alma Divina!

Aún en estado de shock, Mu Yizhou se volteó solo para darse cuenta repentinamente de que Yun Che se había deslizado profundamente en la niebla y salía de este lugar a una velocidad increíble.

“¡Bastardo!” La realización finalmente golpeó a Mu Yizhou en la cabeza mientras apretaba con fuerza sus dientes. Yun Che no intentaba encontrarse con él en un enfrentamiento suicida, ¡simplemente quería tomar prestada su fuerza para escapar de este lugar!

“¡No puedes escapar!”

Mu Yizhou se bloqueó en el aura de Yun Che como si su vida dependiera de ello, sacó todo su poder y lo persiguió como un loco. Ya no le importaba en qué clase de lugar estaba.

Yun Che continuó atravesando la densa niebla a máxima potencia. Sus ojos eran feroces y sus dientes estaban apretados con fuerza. Apenas podía imaginar el tamaño de la mierda de la suerte que había pisado hoy para ofender a su Maestra por accidente, casi perder la vida, ser arrojado a este lugar y como resultado, haber sido amenazado en múltiples ocasiones por un montón de violentas bestias profundas y ahora un Mu Yizhou mucho más aterrador que había perdido la cabeza…

¡¡Debería haber mirado el maldito calendario antes de empezar su día!!

La velocidad máxima de Yun Che excedía con creces a otros cultivadores en el mismo rango, pero su fuerza profunda estaba demasiado lejos de la de Mu Yizhou. Debido a que estaba cerca de dos grandes reinos detrás del enemigo, Mu Yizhou continuó acercándose a él constantemente, a pesar de que no estaba ahorrando energía para escapar.

Por otro lado, Mu Yizhou estaba cada vez más enojado y más sorprendido por el segundo. No debería haberle tomado ningún esfuerzo en absoluto alcanzar a un practicante profundo del Reino del Origen Divino de primer nivel y, sin embargo, no pudo vislumbrar la sombra de Yun Che incluso después de haber llevado su poder al máximo. La distancia entre ellos se acortaba a un ritmo insoportablemente lento también.

Completamente furioso, de alguna manera logró acelerar su paso a otro nivel: “¡No puedes escapar, Yun Che! ¡Te haré desear estar muerto!”

“Este tipo se ha vuelto completamente loco.” Yun Che dio un vistazo hacia atrás mientras que sus dientes se apretaban cada vez más.

No, esto no funcionará. Si esto sigue así, pronto me alcanzará.

No tuvo otra opción que arriesgarse.

Yun Che reunió las Llamas del Cuervo Dorado en la palma de su mano y las arrojó repentinamente.

“¡Ruptura del Sol Ardiente!”

¡¡Boom!!

La débil llama dorada que estalló en este pálido mundo blanco fue increíblemente llamativa. Por un instante, Mu Yizhou perdió el rastro del aura de Yun Che debido a la explosión, por lo que este último inmediatamente disparó hacia la derecha un Mango Profundo que llegaba su aura, mientras ocultaba su verdadera presencia utilizando el Relámpago que Fluye Oculto. Se deslizó detrás de un árbol grueso bajo la cobertura de la niebla y detuvo su respiración por completo.

La explosión de fuego atrajo de inmediato los aullidos de múltiples bestias profundas. En este blanco mundo de hielo, el fuego era indudablemente el elemento más ofensivo para estas bestias profundas. Pero Yun Che no tuvo el lujo de preocuparse por tales cosas. Este hecho fue probado cuando Mu Yizhou pasó corriendo por su escondite, solo dos respiraciones detrás de su Mango Profundo, como una tormenta.

Yun Che inmediatamente dejó escapar un suspiro de alivio, pero sabía que el Mango Profundo pronto desaparecería después de dejar su lado. Sin atreverse a quedarse por más tiempo, estaba a punto de moverse silenciosamente del lugar cuando dos auras heladas repentinamente saltaron sobre él desde arriba.

¡Pupu!

Dos serpientes blancas como la nieve, tan delgadas como un dedo meñique, clavaron sus venenosos colmillos en sus hombros. El veneno era suficiente para matar incluso a una bestia en el Reino del Alma Divina. Al mismo tiempo, un águila gigante atraída por la ardiente luz se precipitó en dirección a Yun Che.

Yun Che maldijo internamente y desató su energía profunda, rompiendo instantáneamente las dos pequeñas serpientes en pedazos. Al mismo tiempo, levantó los dos brazos y agarró la Espada Heaven Smiting en sus manos, lanzando un Corte del Lobo del Cielo Fénix imbuido en fuego contra la gigantesca águila que se precipitaba a él.

¡¡Bang!!

El águila gigante fue sacada de su curso y Yun Che fue arrojado lejos, muy lejos por el choque. Naturalmente, el aura que tanto se había esforzado por ocultar quedó completamente expuesto. En el fondo de la espesa niebla, el rugido completamente desconcertado de Mu Yizhou resonó furiosamente. “¡¿Te ​​atreves a jugar conmigo?! ¡Yun Che!”

Mu Yizhou inmediatamente se fijó al aura de Yun Che una vez más y el águila gigante encima de él obviamente estaba furiosa por haber sido derribada también. Parecía que se iba a abalanzar sobre Yun Che en cualquier momento. Peor aún, peligrosas auras se precipitaban rápidamente hacia este lugar.

Antes de entrar en el Valle de la Niebla Extrema, Mu Bingyun le había aconsejado una y otra vez que evitara todo contacto posible. Sin embargo, la situación se había disparado en el peor de los casos.

Yun Che no escapó inmediatamente. De hecho, sus ojos se volvieron feroces una vez más. El aura que ya no necesitaba ocultar aumentó desenfrenadamente.

Si la fiesta debe continuar … ¡entonces también podría asegurarse de que fuera lo mejor posible!

¡¡Whoosh!!

El viento aullaba y el calor aumentaba. Yun Che extendió sus brazos mientras Llamas del Cuervo Dorado, de al menos diez pies de alto, salieron de su cuerpo. Mientras el fuego ardía rápida y fuertemente, sus ojos y su pelo se pintaron de un color dorado escarlata.

“¡Cenizas – del Manantial – Amarillo!”

Mientras su poder se extendía furiosamente a los alrededores, cada fragmento de nieve, hielo, árbol y aire en cinco kilómetros se transformaron en fuego. El espacio de cinco kilómetros alrededor de Yun Che explotó bruscamente mientras rugía…

BOOM——

El frío y blanco mundo de hielo se convirtió en un ardiente purgatorio durante un breve instante. El antiguo cielo blanco fue pintado de un color dorado escarlata en un abrir y cerrar de ojos.

No había duda de que el mar de llamas que Yun Che había desatado en un ataque de determinación había despertado a todos los avispones del nido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s