AOLL – Capítulo 30 – Leyes

Autor: R. B. García

Esa noche me reuní con Kiros en privado para que me diera las noticias completas, porque aún no creía certeramente en esas falacias.
Mientras todos comían y bebían yo esperé en mis aposento en la cúspide de la torre de canopia, para que Kiros trajera las cartas.
Kiro llega y me informa:
— Alizes, siento mucho lo que paso, yo…
— Ahorra tus palabras y ve directo al grano.
— ¿Cuál grano?
— Solo dime las noticias.
— Esta bien, veamos, recibí tres cartas, un de la torre de los cielos, otra de montañas altas, y una del espía sin nombre.
— ¿Y qué dice?
— Bueno empezaré con el espía, este hombre dice, que vio caer al Dark estrellarse en el océano después de que mato una ballena blanca voladora, si el impacto no lo mato lo haría la tormenta, y si no lo mato la tormenta, lo harían las criaturas marinas.
Yo al escuchar eso, me sentí escéptica de que mi Dark pudiera sobrevivir a todo eso, y me sentí ofuscada con migo mismo por no ayudarlo antes.
— Después, recibí noticias de mi amigo que tengo de torres altas o la torre de los cielos es igual, dice que enviaron a un grupo de eruditos y maestros para estudiar la montaña estonea que exploto en la ciudad de las tormentas.
— ¿Qué?
— La montaña estonea era donde se situaba la ciudad. Y la última carta es de montañas altas, otro amigo que tengo allá dice, que la energía que provocaba
la ascensión de las aguas a la ciudad, podría estallar en cualquier momento y producir una catástrofe.
— ¿Qué tipo de catástrofe?
— la carta dice: las aguas devoraran las islas de Or, inundara las costas en el Ap y grandes olas se acercaran al mar de Raimfarben e islas negras.
— Eso suena a un Tsunami.
— No dice más, mi señora— Dije yo.
Pero estaba tan conmocionada de la noticia de mi chico, que es anoticias no me entraba en preocupación, Kiros había leído sobre una tal montaña no sé qué, solo leía sus labios porque mi mente se había ido ya hace mucho pensando en todo.
Hice que Kiros se retirara para yo poder deshojarme gritando y lamentándome por la muerte del Dark, tiraba cosas, las rompía y lloraba con gran ira. Gritándole a él, y a la vida, de que fuera una maldita, me enfadé con él por no resistir, o por ponerse en peligro, me gritaba a mí misma por no hacer más.
Mi llanto fue tan duro que parecía que fuera acido lo que salía de mí porque me ardía el rostro, me sentía muy caliente, y aun con ira.
— ¿Por qué?— Gritaba entre lágrimas— Eres un idiota, un maldito idiota, ¿porque no resististe un poco más?, te hubiera aceptado… ahora ya no estas, ¿ahora qué debo hacer? ¿Debería rendirme?
— ¡Oye tú!
La mujer igual a mí reaparece en la ventana y me dice:
— ¿Dejaras que esa noticia destruya tu ser? Que patética, pensé que habías mejorado.
— Si tú eres yo, eso quiere decir que ¿yo misma me estoy insultando?
— Ah, no te confundas, es cierto que yo soy tú, pero soy lo mejor de ti, ¿quién crees que encaró a Dangor cuando este te amenazo? Existo por que la tú de
ahora es falsa, y la yo que soy tu es la verdadera, siempre he sido la verdadera, pero desde ese día, tú me ocultaste.
— ¿ese día? ¿De qué hablas?
— Todo a su tiempo, por ahora concéntrate en él, ¿crees que este muerto?
— Es imposible que sobreviva a todo eso— Me dije a mi misma.
— Bueno si muere qué más da, tu no viniste a este mundo a esperarlo, tu viniste aquí para renovarte, renacer, rehacerte, no para espera a un chico, si él murió era porque no te merecía, así que no derrames una lagrima ni por él ni por nadie, levanta tu cabeza y hazte cargo de este mundo, ha esto es a lo que has venido, puedo soportar la tristeza que hay dentro de ti, porque yo también le ame.
— Pensé que le odiabas.
— Yo soy tu ¿recuerdas? Si tú lo amas yo también lo haré, el amor siempre ha sido lo mejor, no solamente en ti sino en todo, amar no es un sentimiento débil sino todo lo contrario, es el sentimiento más fuerte, y tú le amas, eso te hace fuerte para resistir todo.
— Entonces ¿Qué hago? Si ya no le puedo amar por que ha muerto ¿qué hago ahora?
— Bueno para empezar, amate a ti misma, yo nací gracias a él, pero ahora que él ha muerto tú tendrás que liberarme.
— Eso es muy fácil de decir.
— Y es muy fácil de hacer también, tú eres lista, hermosa, no piensas igual que esas perras del instituto, presenciaste de primera fila lo que es el abismo de esa locura lasciva , no eres una bocona, eres pacifica, eres amable, si continuo me daría hasta el amanecer, y estoy segura de que él también vio eso en ti, y sacrifico todo por venir por ti, no llores por él, él no te tenia lastima, él te tenia por lo alto, ¿Cuántos hombres crees tú que cruzarían por un mundo desconocido solo por venir a verte otra vez? Para él, eras algo que debía alcanzar a como dé lugar.
— Tienes razón, limpiare mis lágrimas, debo honrar su memoria como debe ser, empezaré por eso, y luego seguiré mi vida aquí sin remordimientos.
— Eso es, antes de irme quiero decirte que tú ya le conocías de niña.
— Espera ¿Qué?
Y abro mis ojos porque ya era de día, lloré tanto que me había quedado dormida.
Me levanté y note algo muy peculiar en los libros que había tirado al suelo.
“El origen de las especies. Notas por Charles Irving Smith”
El libro que estaban estudiando los eruditos en las profundidades de la biblioteca.
Entre todo este desastre se presenta ante mí el libro, yo lo recojo y miro las notas que estaba en desorden y con capítulos faltantes, pero la primera hoja decía:
“ Bitácora: las memorias de Charles Irving Smith en el Exilio.
Tome prestado la bitácora del capitán para registrar los acontecimientos surgidos en este lugar. Empezare por presentarme y decir quién soy y como llegué a este mundo.
Mi nombre es Charles Irving Smith, contramaestre de un barco ballenero llamado “el exilio”, es 19 de mayo de 1840 y estoy un poco desconcertado de que escribir o como relatar todo lo que me ha pasado desde que subí a este barco.
Y como en toda historia, empezare desde el principio:
Primero me describiré, quiero querido lector que tenga presenté mi correlativa relación entre esta historia y mi aspecto, junto con todo lo que conlleva; mi vida y los eventos previos de mi decisión a ser un marinero.
Nacido el 13 de Enero de 1815 en la ciudad costera de Blackpool del condado de Lancashire en Inglaterra… o así fui registrado cuando me dejaron en la puerta de un orfanato de dicha ciudad, me describen como el típico Oliver
Twis antes de ser escrito y publicado, huérfano, con mala suerte, abusado por los otros niños hambrientos, ingenuo, y un poco zarrapastroso. Después de todo lo que me pasaba, mi única opción fue escaparme y vivir en las calles. A los nueve años y después de que milagrosamente fuera el líder de un escuadrón de ladronzuelos, comprendí a muy temprana edad que no desperdiciaría mi vida robando fruta podrida y pan rancio en las cloacas de la ciudad. Así que decidí irme de ese lugar y empezar de nuevo en otro. Es cuando llegué al condado de Shropshire en Shrewsbury, solo para convertirme en un pequeño pastor de oveja que podía comer todo el queso que quisiera y dormir en una cama cómoda solo para mí, pero por desgracia el granjero que me dejó estar en su cómoda casa murió y sus hijos reclamaron el terreno echándome de inmediato, lo bueno fue que me dieron queso como para 6 meses como compensación al haber cuidado a su padre.
Después de eso divagué por meses, hasta que me dieron trabajo en una mina de carbón cuando cumplí los 12. Me hice amigo de unos escoceses que hablaban sobre la cacería de ballena en el pacifico. Se creía que los ingleses no podían llegar a tanto por su situación precaria en eso tiempos con el auge de la sífilis y la tuberculosis, así que sin más después de 3 meses, estos hombres renunciaron y se fueron para las costas de Edimburgo, se alistaron como marineros en un barco pescante llamado Nostradamus que para su infortunio naufrago en alguna parte del atlántico norte, y no volví a saber nada mas de ellos.
Al año la mina cerró, dejando sin trabajo a 62 mineros de barias partes del país, quería unírmeles a grupo de vagos que querían surcar los mares en un ballenero. Teníamos que llegar hasta Argentina, y después subir a las costas de ecuador para empezar la expedición. Pero fue luego cuando me encontré a cierto personaje que cambiaría mi forma de pensar y ver la vida.
Antes de explicar el primer viaje, debo advertir que después de que cerraran la mina, me dirigía a Bristol para….”
— Oh no, falta la página siguiente.
La historia corta de Irving me había calmado un poco, y me dejó con ganas de saber quién era esa persona.
Es entonces cuando Mra toca para avisarme que el baño estaba listo, y que el desayuno me esperaba.
Lleve conmigo las notas y ordené todo lo que pude aunque estuvieren desordenada para mi lectura después.
Cuando salí de mi baño matutino, me dirigí a la sala real para desayunar con una invitada especial.
— Fredys está aquí, mi señora— Dice Mra.
Fredys se sienta y es servida por una de las virtuosas de Mra, ella se ve un poco desconcertada por haberla llamado, pero era simple mi petición a Fredys.
— Te he llamado por una simple cosa, quiero que vuelvas a ser una Ereiser, y que reabras una guardia, de mujeres y para mujeres Ereiser, después de los juegos en Rougen, quiero que me entrenes.
Ella se alegra, y acepta de inmediato, pero de nuevo se preocupa por una cosa.
— Su divi… perdón mi señora Alizes, es que mis amigas aún están traumadas por lo de, ya sabe lo de Oromus, y aun no pueden confiar en los hombres, ellas temen de que si usted muere, o se vaya todo vuelva a ser igual.
— Bueno, quiero que me asegure que entrenará a cada mujer de esta ciudad; esposa, hija, prometida, novias, virtuosas, noblezas, candidata a Imperata, acompañantes, mujeres de estar, cada mujer en esta y en todas las ciudades doradas, las que estén disponibles, no quiero mujeres débiles… No quiero que por que no sean fuertes, hábiles, o diestras en la batalla, sean maltratadas o abusadas, habrá igualdad de cierta manera, y además que si hay un hombre que quiera estar con ustedes no sea a la fuerza, que luchen por ustedes, que entiendan que ya no pueden tomarlas porque si o porque pueden, quiero que se ganen sus corazones.
— Eso fue… eso es muy hermoso, enserio, pero decirlo es más fácil que hacerlo.
— Bueno, empieza con migo, nada influencia más que el ejemplo, así que después de los juegos, me entrenaras a mí y a mi virtuosa, y a las demás virtuosas, empezaré una propaganda de entrenamiento solo para mujeres.
Fredys estaba un poco esperanzada de lo que yo decía, así que me ve con ojos centellantes de alegría.
— Esta bien, hablare con las demás, y me prepararé.
— De acuerdo, yo buscaré el lugar para entrenar, y creare la política de acuerdos con los demás escuadrones.
— Eso pondría mucha discordia con otras compañías de batalla, y no quiero eso.
— No te preocupes, entre más Ereiser mejor, los Berserkers contarían con la legión de amazonas.
— ¿Con la que…?
— Perdón me deje llevar, ¿tenía algún nombre su escuadrón anterior?
— Si, se llamaba la Disri doradas.
— Vaya, es sorprendente; las Disri tienen un parecido al vocablo Disir que a su vez representan una entidad femenina en la mitología nórdica, como las valquiria, creo saber que nombre ponerle a su escuadrón… las llamaré “¡Valquiria de fuego!, o que tal ¡las valquiria dorada!” lo dejare para que lo escojas tú.
— Me gusta el primero.
— Ok, entonces se llamaran las Valquiria de fuego.
— Mi señora creo que hace mucho por nosotras, pero recordara que antes fuimos unas, no sé cómo decirlo, éramos los juguetes sexuales de Oromus.
—Lo sé, pero ¿no fue usted la que me dijo que se resistieron a eso?
— Si, pero la ciudad no creo que nos respete, todos saben lo que nos pasó.
— Eso a mí no me importa, lo aguantaras, crean en ustedes mismas, esta guardia es para que la ciudad muestre respeto a todas ustedes, aunque algunos lo verán excitante, a esos es mejor vigilarlos, pero ya se acostumbraran.
— ¿Lo que usted quiere es respeto?
— Si, una guardia mostrará lo mejor de una mujer, tanto belleza como fuerza, y podremos mostrar nuestra igualdad ante los demás escuadrones, he visto que cada casta tiene poderes, pero no he leído nada de que las mujeres puedan sacar algún tipo de poder.
— Las de casta pura y algunas de casta manchada pueden hacer lo mismo, pero ha pasado tanto tiempo que no se si algunas puedan sacar poderes latentes o dormidos.
— Trabajaras en eso primero, ¿tú puedes sacar poderes?
— Solo conozco una técnica, se llama golpe relámpago, hago que minúsculas ráfagas de energía corten lo que sea con cierto grado de vibraciones eléctricas.
— Es perfecto, habla con las chicas y trata con ellas primero, enséñales eso por ahora.
— Esta bien.
— Otra cosa, la armadura…ya mande hacerlas, pero tendré que añadirle unos retoques por lo de las valquirias.
— ¿Por qué decía que algunos le excitaría?
— Algunos tienen fetiches, ver a una mujer en armadura es como querer dominarla, someterla, eso les parece algo excitante.
— Ah… ok.
Después de esa motivada charla con Fredys y de que terminara de desayunar, espero en la sala a Kiros para traerme los informes matinales.
Kiros se sienta y come algo servido por su amor, Mra.
— Bueno mi señora, he traído del consejo de maestre la viabilidad de suspender, destruir y reemplazar los burdeles de la ciudad.
— ¿Y…?
— Fue un rechazo total, declaran que los soldados y cada hombre de esta ciudad necesita mujeres para divertirse, de seguro algunos maestres se divierten allí también.
— Pensé que esto se podía aprobar a si nada mas como con lo demás.
—Bueno, había un hueco administrativo cuando Oromus murió, ahora que Zastrozz es el nuevo Esterio, tiene que ser ahora aprobado por el Imperio, las obligaciones se dividen, si un decreto no es sellado o autorizado por alguna de las dos partes se considera invalido y pasa a ser un decreto inservible si ninguno de las dos partes se pone de acuerdo en aprobarlo.
— ¿Quieres decir que mi autoridad se rebaja a la de un Imperato ahora?
— En realidad usted tiene mayor autoridad, pero todo lo que usted haga para esta ciudad tiene que ser aprobada por el Imperato, si él quiere hacer lo mismo tiene que usted aprobarla, es por eso que dije que las obligaciones se dividen. El consejo de maestres está bajo la disposición de Zastrozz ahora, si él le da el visto bueno, ellos aprobarán la ley, pero si Zastrozz no lo hace tendrá que rehacer la ley hasta que Zastrozz la apruebe.
— Bien, creo que ya jugué mi carta matando a 62 mujeres, pero ahora esto es diferente, ya no puedo matarlas a todas.
Kiros se ríe como si fuera una broma pero después se da cuenta de mi seriedad y deja de reírse.
— Entonces cambiaré la ley, si ya no puedo matarlas, entonces les hare cambiar de opinión, estas mujeres de burdel escogieron su vida, ya no las obligan. Bien creare un incentivo para parejas jóvenes que no tuvieron que sufrir el horror de Oromus, crearemos una iniciativa de monogamia en esta ciudad, después la expandiremos.
He leído que esta noche de cupido, las mujeres tienen más susceptibles a cambios hormonales, así que preguntaré ¿No te interesa casarte hoy mismo con Mra? Como he dicho antes, no hay nada que influencie más que dando el ejemplo. Si lo hacen hoy, los efectos de la luna podrían aprovecharse, hay que intentar buscar más mujeres comprometidas.
Kiros y Mra estaba boqui abiertos literalmente, no pensaban que les diría eso, y ellos no sabían que decir.
Yo les miro y les digo.
— ¿Están o no están de acuerdo?
— Sería un honor mi diosa, y discúlpeme, pero no diré su nombre, diré mi diosa, porque eso es lo que es, claro que acepto siempre y cuando Mra también acepté.
Mra estaba tan conmocionada que no podía decir nada.
Y ella solo acentúa con su cabeza llorando de felicidad.
Después de eso, Kiros hizo que el tiempo pasara muy rápido porque redactó un ley que él mismo propuso para los recién casados, una ley de beneficios, una ley anti-poligamia, subsidios, y muchas cosas que no diré porque son muy largas, y se presentó ante el consejo y Zastrozz para su aprobación.
— Esto es una locura, aquí hay más beneficios para las mujeres que para los hombres— Dijo Zastrozz ahora con un nuevo atuendo de rey.
— Bueno, en realidad es un beneficio igualitario.
— ¿igualitario dices?, esto es una condena, aquí dice que si hay infidelidad que haya pena de muerte, propones una edad para el matrimonio y reglamentas un tiempo innecesario para el compromiso.
— Bueno, es una garantía de que si no se gustan puedan romper con la relación antes de casarse, es un tiempo prudente para que se puedan conocer.
— No lo sé, me parece muy excesivo.
— Es mejor que lo pienses rápido, hay muchas parejas que parecen haber acogido muy bien la ley, y ya que no me aprobaste mi ley de los burdeles quiero implementar mejor esta política.
— Lo del burdel era absurdo, sabes que muchos no quieren comprometerse, solo quieren estar con una chica una vez y ya.
— Bueno, yo no obligo a que se casen, solo los que quieren estar con una mujer de verdad, tienen que seguir ciertas obligaciones, por eso coloqué ese tiempo de compromiso, si no funciona pueden romper, pero hay un límite para ese tipo de beneficios.
— Si ya leí, si sobrepasan el número de veces estipulado, nunca tendrán el derecho de casarse, ni de comprometerse, y hay más leyes sobre leyes, es interminable lo que ese chico hizo.
— Intento que el amor sea seguro, no solo placer.
— Pero si el placer es bueno, mucho lo disfrutan.
— No todos, ¿olvidas a los guardias que tuvieron que presenciar como violaban a sus mujeres?
—Sí entiendo, pero hay mujeres que no estarán de acuerdo porque es su negocio, los dueños de estos lugares son nobles de casta que invierten mucho en el Imperio.
— Yo no hice esa ley para ellos.
— No, pero lo haces para muchos que son su clientela, intentas quebrar esos establecimientos.
— Eso no depende de mí, depende ellos, o escogen una vida con sus mujeres, o una vida con esas mujeres, y sabes a lo que me refiero.
— Tienes un punto, daremos a escoger indirectamente, y respeto eso, no quiero que muchos sufran como mi hermano sufrió, pero provocaras una revuelta.
— Negociaremos con los dueños.
— ¿Y tienes algo para ofrecer?
— Comprarle sus establecimientos, junto con sus mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s