ATG – Capítulo 1039 – Valle de la Niebla Extrema, Cuchilla Nube de Mariposas

“¡Hermana Mayor! ¡Alto!”

El carámbano habría penetrado en su cuerpo y lo habría convertido en polvo helado en el momento siguiente, pero un urgente grito femenino resonó desde lejos y provocó que todo se congelara.

Luego, Mu Bingyun arrastró una tormenta de hielo y apareció en un destello para agarrar con fuerza la muñeca de Mu Xuanyin. El carámbano fue disuelto por su energía profunda en el proceso.

“Hermana, ¿qué estás haciendo? ¿Tratas de matarlo?”

No necesitaba preguntar para saber la respuesta. Eso fue porque ni siquiera ella había sentido un intento asesino como este por parte de Mu Xuanyin durante los últimos dos mil años, hasta hoy. Un intento asesino a este nivel, significaba que ella no sólo quería matar a Yun Che, sino que también quería cortarlo en muchos trozos pequeños.

“¡Él – merece – morir!”

Una Gubia de Alma del Corazón Congelado apareció en su mano por cada palabra que pronunciaba. Cuatro carámbanos que contenían mucha más energía de hielo que el anterior aparecieron en su mano instantáneamente.

“¡Hermana!” Esta vez Mu Bingyun usó ambas manos para sostener la muñeca de Mu Xuanyin con firmeza. “Puede que no sepa qué crimen ha cometido Yun Che, pero creo que él no es una persona repulsiva o despreciable. Debes estar de acuerdo conmigo o no le hubieras dado un tratamiento tan especial, ¿no estás de acuerdo?”

“Además… incluso si hubiera cometido un grave error, aun así, me salvó la vida. ¡Este favor por sí solo debería darle la segunda oportunidad que necesita para compensar su error!”

Su tono era urgente y sus ojos incluso le suplicaban perdón. Sus sentimientos por Yun Che fueron una mezcla de curiosidad, admiración y profunda gratitud. Yun Che no solo le había salvado la vida a ella, sino también a la Nube Congelada Asgard en la que había invertido un sinfín de esfuerzos e hizo innumerables vínculos. Además, sabía muy bien que Yun Che era el salvador indirecto de innumerables vidas que actualmente vivían en el Reino de la Canción de Nieve y el Reino del Dios de la Llama.

Si hubiera muerto por el veneno del Dragón Astado, Mu Xuanyin podría haberse controlado mientras todavía era un Rey del Reino, pero en el momento en que quitaran la responsabilidad de sus hombros, Mu Bingyun no tenía dudas de que su hermana habría exigido una terrible venganza contra el Reino del Dios de la Llama. Si el Reino del Dios de la Llama hubiera perdido la razón como resultado de eso, entonces la escala de la calamidad que podría haber caído sobre los dos reinos estaba más allá de su imaginación.

“…” Mu Xuanyin no dijo nada. Sus ojos estaban tan fríos como antes.

“¡Hermana!” Mu Bingyun se movió delante de Mu Xuanyin, bloqueando su vista de Yun Che. Ella dijo: “Él es tu discípulo directo y el discípulo que más te agrada de todos los que has tomado. No hay forma de que le hubieras dado un trato tan especial de otra manera. Una vez dijiste que él es el único discípulo que puede sobrepasarte en el futuro, y con ese fin, le regalaste el Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones que pasaste nueve mil años cultivando… ¿realmente vas a enterrar tu esperanza y nueve mil años de esfuerzo, así como así?”

Yun Che: “…”

Mu Xuanyin seguía callada, pero los carámbanos de su mano se atenuaron un poco.

“Tu Maestro sacrificó su vida para obtener el Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones. No sólo contiene tus esfuerzos de toda la vida, sino también la esperanza final de tu difunto Maestro… por favor, por favor, no hagas algo de lo que te arrepientas toda la vida por un solo impulso.”

“¡Basta!”

Los carámbanos se disiparon gradualmente y Mu Xuanyin se alejó antes de decir con frialdad: “No quiero verlo ahora mismo, así que serás tú quien lo arroje al Valle de la Niebla Extrema en mi nombre, Bingyun.”

“¿¡Valle de la Niebla Extrema!?” Exclamó Mu Bingyun en estado de shock. “¡Incluso Feixue moriría si entrara allí! ¿Cuál es la diferencia entre eso y matarlo directamente?”

“Tres días. Él luchará por tres días. ¡Si sobrevive tres días dentro del Valle de la Niebla Extrema, le perdono la vida!”

Mu Xuanyin luego señaló hacia atrás tan rápido como un rayo, disparando un rayo de hielo que grabó una pequeña formación profunda en el pecho de Yun Che. La formación se volvió invisible justo después.

“Esta formación profunda se activará en setenta y dos horas más y lo traerá de vuelta del Valle de la Niebla Extrema. Ya sea que regrese un cadáver o una persona viva, hmph, ¡ese será su destino!”

Una breve pausa más tarde, la voz de Mu Xuanyin se volvió repentinamente severa y gélida. “¡Escúchame, Yun Che! ¡Esta oportunidad que te doy es la mayor concesión que he hecho en mi vida! ¡Ya sea que vivas o mueras en los siguientes tres días, no te debemos nada por salvar la vida de Bingyun después de esto! ¡Ya no te ayudaré a ir al Reino del Dios del Cielo Eterno, ni te ayudaré a obtener la Píldora de Jade de los Cinco Universos!”

Tres días sonaron muy cortos, pero el impacto en la cara de Mu Bingyun no aflojó en lo más mínimo. Esto fue porque el Valle de la Niebla Extrema era un lugar de muerte absoluta para Yun Che en su nivel actual. Olvídate tres días, incluso seis horas era casi imposible.

Mu Bingyun instintivamente separó un poco sus labios en un intento de suplicar aún más por Yun Che, pero se contuvo cuando recordó aquel intento de asesinato que la intimidó incluso a ella… Era verdad que esta podría ser la mayor concesión que Mu Xuanyin había hecho en su vida. Cualquier otro intento de pedir misericordia podría ser contraproducente.

¿¡Qué demonios hizo Yun Che para enojarla tanto!?

Mu Bingyun caminó delante de Yun Che y lo levantó suavemente. “Levántate, Yun Che.”

Yun Che se levantó. “Gracias, Maestra de Palacio Bingyun.”

Mu Bingyun negó con la cabeza. “Si has reconocido tu error, por favor, arrepiéntete y acepta tu castigo… Te llevaré al Valle de la Niebla Extrema ahora.”

Yun Che lanzó una mirada a la espalda de Mu Xuanyin, pero finalmente no se atrevió a hablar a pesar de un momento de vacilación. En ese momento, ya se estaba dejando llevar por Mu Bingyun.

“¡Espera un momento!” Dijo repentinamente Mu Xuanyin: “Bingyun, ¿por qué has venido a mí?”

Mu Bingyun se dio la vuelta. “Acabo de escuchar del Reino del Dios de la Llama que el aura que rodea a la Cárcel de Inferno de la Sepultura del Dios Antiguo comienza a volverse anormal. El momento en que el Dragón Astado se despoja de sus escamas está cerca. Por lo tanto, enviarán a alguien a recibirte y llevarte al Reino del Dios de la Llama dentro de cinco días. Salvo sorpresas, Yan Wancang y Yan Juehai son probablemente los que vendrán.”

“…” Mu Xuanyin no le respondió. A pesar de que le había dado a Yun Che la oportunidad de vivir, su cuerpo todavía ondeaba con un frio e incomparable intento asesino.

“Déjame ir contigo cuando llegue el día, hermana.” Dijo Mu Bingyun en voz baja.

“¡No hay necesidad!”

Mu Xuanyin soltó esas frías palabras antes de que su figura lentamente se desdibujara hasta desaparecer por completo.

La nieve que había dejado de caer hacía mucho tiempo comenzó a caer una vez más y el mundo helado se derritió silenciosa y cuidadosamente después de su partida.

“Haah.” Mu Bingyun suspiró y agarró a Yun Che firmemente. “Vámonos.”

El Valle de la Niebla Extrema era un lugar al que Mu Xuanyin lo había traído personalmente hace unos meses. Aquí, había niebla tan espesa como barreras demoníacas. Los discípulos del Fénix de Hielo que cometieron graves errores, eran abandonados a su suerte aquí en el frío penetrante con feroces bestias profundas.

Mu Xuanyin dijo una vez que eventualmente entraría aquí y entrenaría para obtener experiencia, pero… nunca pensó que llegaría a ser de aquellos discípulos que fueron arrojados a este lugar por cometer un grave error.

Yun Che, ¿qué demonios hiciste para enojar tanto a tu Maestra?” Mu Bingyun finalmente se atrevió a hacer la pregunta que había estado guardando dentro después de llevar a este lugar. No se había atrevido a preguntarle a Mu Xuanyin qué había pasado antes, porque su reacción sugería que recordarle eso solo la enojaría aún más.

“…” Yun Che dijo suavemente con la cabeza inclinada. “No lo hice a propósito.”

Podría agregar diez agallas en su cuerpo y todavía no se atrevería a decirle la verdad a Mu Bingyun. De lo contrario, la propia Mu Bingyun podría olvidar que ella lo había defendido con tanta vehemencia antes y cortarlo con un golpe de palma.

Aunque fue completamente un accidente, un grave error era un grave error de todos modos. El hecho de que él estaba vivo a pesar de cometer un sacrilegio como ese, era un milagro en sí mismo.

“Sé que no hay forma de que lo hayas hecho a propósito.” Mu Bingyun no forzó el asunto y miró hacia otro lado al ver que era reacio o tenía miedo de responder.

¿Ha dañado accidentalmente algo muy importante para mi hermana? Eso no puede ser cierto… Si mi hermana pudo darle el Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones que ella veía tan importante como su vida, entonces no hay manera de que ella quisiera matarlo por una razón como esa.

Mu Bingyun nunca iba a averiguar qué tipo de grave error había cometido Yun Che, porque no lo habría creído incluso si Yun Che le hubiera dicho la verdad… Después de todo, incluso si la fuerza de Yun Che se multiplicara mil veces más, él todavía no sería capaz de atrapar la esquina de su manga, mucho menos…

“Puede que no sepas esto, pero tu Maestra siempre te ha tratado especialmente, Yun Che. Ella ha aceptado a algunos discípulos directos durante el tiempo en que ha sido Rey del Reino, pero nunca ha habido nadie a quien le haya dado un tratamiento tan especial, hasta ahora. No solo le ha importado profundamente tu crecimiento, sino también tu seguridad. Hace unos meses, cuando estabas en el Imperio del Viento Helado… nunca dejó de preocuparse de si caerías en los planes de Mu Hanyi.”

“…Lo sé. Soy yo quien la decepcionó.” Yun Che inclinó la cabeza como un niño arrepentido.

“Ella tiene grandes expectativas de ti. Una vez me dijo que haría todo lo que estuviera a su alcance para cultivarte. El Maestro de tu Maestra perdió su vida para obtener el Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones antes de que ella lo nutriera con su propia energía profunda del Fénix de Hielo y el agua del Lago Celestial durante un total de nueve mil años… Pero al final, ella te lo dio todo a ti. No tienes idea de lo sorprendida que estoy de escuchar esto.”

“…” La cabeza de Yun Che bajó aún más.

“Tu Maestra es la única familia que he tenido en este mundo y soy la única persona que mejor la entiende. Normalmente, los cadáveres ensucian el suelo cuando ella exuda incluso un poco de intención asesina. Sin embargo, finalmente eligió perdonarte a pesar de desatar un nivel de intención asesina que incluso me intimidó a mí. Este resultado, literalmente, es el mejor escenario que puedes esperar obtener.”

“Gracias, Maestra de Palacio Bingyun.” Yun Chen levantó la vista ligeramente y dijo con gratitud. “Si no hubiera suplicado por mí, yo habría…”

Mu Bingyun negó con la cabeza ligeramente. “No tienes que agradecerme. Después de todo, hubiera muerto hace mucho tiempo si no estuvieras allí para salvarme. No hubiera estado aquí para suplicar por ti si ese hubiera sido el caso.”

Ella miró el valle debajo de ellos. “No podré ayudarte después de que ingreses al Valle de la Niebla Extrema. Tu Maestra lo notaría y, como resultado, ella se enojaría aún más. Por lo tanto, la única persona en la que puedes confiar es en ti mismo. Escuché de tu Maestra que posees un arte profundo que puede ayudarte a ocultar tu presencia y es tan grandioso que incluso a ella le impresionó. Creo que debe ser muy extraordinario y será tu mejor oportunidad de sobrevivir tres días en el Valle de la Niebla Extrema.”

“Recuerda bien. Debes evitar o esconderte de todos los enemigos mientras estés en el Valle de la Niebla Extrema, incluso si solo es la forma de vida más débil que existe, el Huargo de la Escarcha Invernal. Esto se debe a que hay una gran concentración de bestias profundas en el Valle de la Niebla Extrema, y cada una de ellas es increíblemente violenta. Cualquier anomalía puede atraer a un grupo completo de bestias profundas a las que no te puedes enfrentar.”

“Además, no vueles en el aire a menos que no tengas otra opción. Serás un claro punto en el radar y, aquellas bestias profundas que vuelan, especialmente tienen sentidos extremadamente agudos. No podrás esconderte en ningún lugar en el momento en que te encuentren.”

“Además, no importa cuán bondadosos sean los discípulos del Fénix de Hielo que encuentres en el Valle de la Niebla Extrema, nunca debes bajar la guardia ni por un segundo… de hecho, será mejor si puedes evitarlos completamente.”

Yun Che asintió repetidas veces y grabó profundamente en su memoria el consejo de Mu Bingyun.

“Lleva esto contigo.”

Una pequeña y delicada cuchilla apareció en la palma de Mu Bingyun. Su empuñadura tenía dos pulgadas de largo y su hoja tenía solo cuatro pulgadas de largo. Tenía forma de ala de mariposa y su color era completamente de un blanco helado. Una pequeña onda de luz cubría el arma.

“Esta cuchilla se llama ‘Nube de Mariposas’. Tu Maestra sostiene la compañera de esta cuchilla, llamada ‘Sonido de Mariposa’. Es un arma que se ha transmitido dentro de nuestra familia durante muchas generaciones y es bastante famosa en el Reino de la Canción de Nieve. Tu espada pesada es poderosa, pero también causa mucho ruido. Sin embargo, esta cuchilla te permitirá matar a tus enemigos sin hacer sonido. En cuanto a lo poderosa que es, lo sabrás cuando lo uses… Espero que nunca tengas que hacerlo.”

Yun Che aceptó la cuchilla. En el momento en que la tocó, sintió una helada agudeza que penetraba hasta el alma. Se sentía tan ligera como la nieve, aunque estaba justo en su palma de la mano.

El hecho de que el arma fuera un arma heredada y que Mu Xuanyin sostuviera la compañera de esta cuchilla, demostraba cuán extraordinaria era realmente.

“Gracias, Maestra de Palacio Bingyun.” Yun Che le volvió a dar las gracias después de guardar cuidadosamente la Cuchilla Nube de Mariposas.

“Tu Maestra está enojada ahora mismo. Tal vez cambie de opinión y te saque antes de tiempo después de que su ira disminuya un poco… Cuídate.”

Mu Bingyun suspiró suavemente y empujó a Yun Che hacia el valle. La figura de Yun Che desapareció en la espesa niebla en un abrir y cerrar de ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s