ATG – Capítulo 1038 – Catástrofe Fatal

Hasta el día de hoy, había entrenado con Mu Xuanyin un total de ochenta veces y había roto sus meridianos de forma similar en cada ocasión. Anteriormente, sentía que sus meridianos se volvían cada día más poderosos, pero para hoy, ya habían sido completamente transformados.

A pesar de que era la diferencia de un solo pétalo del Loto del Corazón de Buda, había un mundo de diferencia entre el efecto resultante otorgado por una incompleta y una perfecta nueve resurrecciones.

“¡Hah!”

Yun Che dejó salir un fuerte rugido al desatar directamente ‘Estruendo del Cielo’. Su esqueleto, piel y carne aún experimentaron la fuerte presión de la abrupta y gran erupción de su energía profunda, pero sus meridianos, que solían ser los primeros en ceder y romperse gradualmente, eran firmes y estables como una fortaleza inexpugnable.

Como era incapaz de controlar completamente el Estruendo del Cielo, una intensa sensación de irascibilidad y pérdida de control lo ocuparía, cada vez que lo activaba forzosamente. Pero esta vez, todo su cuerpo se llenó de poder y sintió un control sin precedentes sobre sí mismo. A pesar de que no era capaz de permanecer en el estado de Estruendo del Cielo por más tiempo que antes, era capaz de mostrar su fuerza más poderosa en su condición máxima.

Disfrutando del sentimiento y adaptándose a sus meridianos actuales, Yun Che alcanzó el límite de tiempo muy pronto. Cuando el estado de Estruendo del Cielo se desactivó, su energía profunda y su mente se calmaron en muy poco tiempo. Se sentó erguido en el suelo y cerró los ojos, mientras lentamente recordaba su combate con Mu Xuanyin durante estos últimos meses.

Aunque Mu Xuanyin solo lanzaría algunos ataques cada vez que se enfrentaban, nunca lo hizo sin pensarlo. Sus ataques tenían un propósito especial para ellos.

Sin saberlo, pasaron varias horas mientras él estaba inmerso en sus pensamientos. Yun Che lentamente abrió los ojos, apretó los puños y murmuró: “De acuerdo… Mañana, sin duda conseguiré una victoria sobre la Maestra.”

Frente al Salón Sagrado, el cielo estaba cubierto de nieve helada cayendo en todas las direcciones.

Mu Xuanyin y Yun Che estaban de pie uno frente al otro. La primera igual que siempre, pero el aura de fuerza profunda de este último había cambiado sutilmente debido a la transformación de sus meridianos.

“¡Maestra… por favor disculpe a este discípulo!”

Anteriormente, fue sólo después de que Mu Xuanyin le dijera que lo hiciera, que iniciaría un cuidadosamente ataque.

Pero hoy, fue él quien tomó la iniciativa de hablar primero y lanzó un ataque repentino.

Si la velocidad de canalización de sus meridianos de hace varios meses podría compararse con un arroyo, entonces, en este momento, los meridianos que contenían su energía profunda eran capaces de acomodar incluso varias olas de una inundación. La cantidad total y la fuerza de su energía profunda aún no habían experimentado ningún cambio, pero la velocidad a la que podía circular a través de su cuerpo había alcanzado un nivel completamente diferente en comparación con el anterior.

Antes de que uno pudiera reaccionar ante él reuniendo y liberando su energía profunda, Yun Che ya había corrido de inmediato en la dirección de Mu Xuanyin, moviéndose tan rápido que solo se podían ver las imágenes ilusorias de su cuerpo. A diferencia de su actitud cautelosa y cuidadosa de antes, una ferocidad imparable y un frío resplandor surgieron en sus ojos en el instante en que inició el ataque.

Y fue porque su objetivo había cambiado completamente hoy.

Mu Xuanyin había dicho en ese entonces, que además de resistir diez de sus ataques, también sería considerado vencedor si pudiera obligarla a retroceder un poco. Antes de ahora, ni siquiera se había atrevido a considerar esto último, pero en la actualidad, realmente tenía una ‘gran ambición’ – ¡No sólo por el bien de la victoria, sino también para demostrarle que era digno de haber recibido los Meridianos Divinos del Corazón de Buda!

Cuando llegó esta mañana al Salón Sagrado, estaba bien preparado para llevar a cabo con éxito este ‘ataque sorpresa’.

Su fuerza profunda podría no haber cambiado, pero la velocidad de Yun Che se había hecho claramente más rápida. Por otro lado, Mu Xuanyin estaba tan tranquila como antes. Con un ligero movimiento de su dedo, la tormenta de nieve que envolvía todo el cielo cambió inmediatamente de dirección y de repente barrió intensamente hacia Yun Che.

“¡Bloqueo de Sol del Sello de la Nube!”

La apertura de la barrera del Dios Maligno requería un consumo extremadamente grande de fuerza profunda. Por lo tanto, sería difícil seguir utilizándolo durante un breve período de tiempo debido a los gastos derivados de la activación de la barrera. Pero esta vez, fue capaz de moverse instantáneamente justo después de activar la barrera. Su fría figura acababa de destellar, pero en el momento siguiente ya estaba detrás de Mu Xuanyin. La tormenta de nieve que se dirigía hacia él fue completamente bloqueada por la barrera del Dios Maligno y empujó su palma hacia Mu Xuanyin, con la velocidad de un rayo.

¡Swish!

Repentinamente, la visión de Yun Che se tornó blanca pálida.

La nieve extremadamente densa cubrió su campo de visión, o quizás, sería mejor decir que todo su ser estaba rodeado de ella. Todo desapareció de la vista de Yun Che. Con su vista y visión que superaba con creces a una persona ordinaria, en realidad no podía ver a través del más mínimo fragmento de nieve; tanto que ni siquiera podía ver sus propias manos y pecho.

No solo este bloqueo temiblemente inconcebible de niebla obstruía su vista, sino que su sentido espiritual también se cortó … Estaba tan claro que no había pasado más de un instante desde que se puso detrás de ella y estaba a menos de cinco pasos suyo. Pero debido a la fría nieve, perdió por completo la pista del aura y la posición de Mu Xuanyin, así como la dirección que estaba mirando en ese momento. Ni siquiera podía decir en qué dirección estaba el cielo y la tierra.

Su vista y su sentido espiritual se habían aislado instantáneamente de todo, como si de repente fuera colocado en otro mundo. Tal temible habilidad excedía completamente la cognición de Yun Che.

Aunque se asustó momentáneamente, la mente de Yun Che estaba incomparablemente tranquila. Rechinó un poco los dientes, tras lo cual, la imagen de un dragón apareció abruptamente sobre él y soltó un espantoso y sorprendente rugido.

¡Dominio de Alma de Dragón!

¡La mayor confianza de su ataque sorpresa no fueron los recién alcanzados Meridianos Divinos del Corazón de Buda, sino el Dominio del Alma de Dragón!

Había más de una dimensión de diferencia entre su fuerza mental y la de Mu Xuanyin. Pero, el Alma del Dios Dragón había poseído el poder de supresión de un plano superior. No tenía ninguna esperanza extravagante de que tuviera algún efecto sustancial contra Mu Xuanyin… pero mientras pudiera causar una interferencia por una fracción de segundo, ¡podría acercarse y realmente podría ser capaz de ganar!

Este ‘ataque sorpresa’ fue naturalmente algo de una sola vez… que solo funcionaría la primera vez, cuando Mu Xuanyin no estaba protegiendo específicamente su alma.

Los cielos y la tierra fueron sacudidos por el rugido del Dios Dragón. Mu Xuanyin, que había dejado a Yun Che dentro de la niebla helada, experimentó un estancamiento inmediato en sus movimientos. Sus fríos ojos como estrellas parecían haber perdido el enfoque por un segundo.

Aunque solo fue por el intervalo extremadamente corto de un segundo… el rugido le ayudó a suprimir a una existencia suprema del Reino Maestro Divino con su cultivación en el Reino del Origen Divino. Tal vez, solo el Dominio del Alma de Dragón en los muchos mundos o incluso en todo el Caos Primordial, tendría la más mínima posibilidad de lograr algo por el estilo.

Yun Che consideró que probablemente había tenido éxito en coger desprevenida a Mu Xuanyin, debido al abrupto debilitamiento del aura de la niebla helada y el retraso en su esperado ataque. Pero no pudo localizar su dirección o aura al estar dentro de este mundo blanco. Sin embargo, ésta era su única oportunidad de triunfar, que se perdería muy pronto si vacilaba en actuar por más tiempo.

Se apresuró a confiar en su percepción, agarrando directamente la cosa que tenía delante con la palma de su mano.

Desde Yun Che abriendo la barrera del Dios Maligno, a él quedando varado en la niebla helada, liberando el Dominio del Alma de Dragón y lanzando un ataque repentino… todo esto había sucedido en no más de un instante.

Mu Xuanyin pudo haber suprimido su fuerza profunda en el Reino del Alma Divina, pero ella llevaría a cabo todo el proceso de combate tan rápido como un rayo… para pulir la sensación de Yun Che.

Yun Che inmediatamente sintió una sensación de frío en la palma de su mano. Inmediatamente se volvió loco de alegría… pero esta sensación de alegría repentinamente se convirtió en pánico en el siguiente instante.

Porque después de sentir la sensación helada, toda su palma se hundió en una masa de algo muy gordo y suave.

Dado que era su ataque total, que se basaba en nada más que su percepción, naturalmente poseía una fuerza extremadamente grande. Inmediatamente, sintió algo suave en la mano, como grasa congelada o requesón, que era particularmente gordo y enorme también. Toda su palma se hundió en ella, llegando hasta las profundidades extremas. Parecía como si una masa de carne fría como la nieve se escurriera de los espacios entre sus dedos extendidos, y en el centro de su palma, claramente percibió una protuberancia singular.

Yun Che comprendió instantáneamente la identidad de la cosa a su alcance. Inmediatamente, su cabello se puso de punta y su corazón se detuvo con miedo. Canalizó su fuerza profunda en una ráfaga y retrocedió lo más lejos posible, como una pelota de goma pateada… A pesar de realizar una acción tan simple, parecía demasiado patético y miserable haciéndolo.

Después de haber sido liberado del confinamiento de la palma de Yun Che, el pecho de Mu Xuanyin saltó como olas turbulentas y rebotó durante un buen rato. Tal escena haría excitar a cualquier hombre, pero Yun Che no pudo presenciarlo. Estaba arrodillado en el suelo muy lejos, con la cabeza baja profundamente. Cada poro de su cuerpo estaba intensamente temblando de miedo.

Maestra… discípulo… no tenía… tal intención…”

Terminó sus palabras con mucha dificultad, antes de volverse incapaz de decir nada más.

¿Cómo resultó así…? Sss… claramente me había movido instantáneamente detrás de ella… Cómo…

Pasó un largo tiempo, pero se mantuvo en silencio sin esperar que Mu Xuanyin dijera nada tampoco. El silencio reinaba en todo el lugar… y, en ese momento, la tormenta de nieve que cubría el cielo, se detuvo completamente.

El entorno brillante comenzó a oscurecerse, como si el Cielo se estuviera hundiendo lentamente.

Yun Che no se atrevió a mover un músculo… básicamente no podía moverse en este momento. No podía respirar e incluso su corazón había dejado de latir. Lo único que sentía era que el mundo se volvía cada vez más frío, haciendo que el aire frío se hiciera cada vez más penetrante…

Dado su Cuerpo Maligno del Espíritu de Hielo, no debería haber energía fría en el mundo que realmente lo hiciera sentir un frio ‘punzante’. Pero, estaba muy claro que esta sensación de haber caído en un infierno helado era… ¡nada menos que intención asesina!

Había experimentado la ira de Mu Xuanyin antes, pero nunca sintió su intención asesina –incluso hacia Huo Rulie en el pasado, ella no mostró ninguna emoción más intensa que la ira. Después de todo, había muy pocas cosas en el mundo que pudieran evocar verdaderamente la intención asesina dentro de ella.

Por no decir nada de un intento de asesinato tan fuerte como el que ella estaba emitiendo en este momento.

¡Era el intento de asesinato más temible que Yun Che había visto en su vida!

Podría sentirse un poco relajado si Mu Xuanyin le hubiera maldecido con rabia o le hubiera herido gravemente. Sin embargo, el silencio aterrador y la temible intención asesina le hizo darse cuenta de que… estaba definitivamente destinado a morir esta vez…

En el Reino de la Canción de Nieve, ella era la existencia suprema conocida como el Gran Rey del Reino, así como la Maestra de la Secta del Divino Fénix de Hielo. Nadie se atrevía a provocarla o a desobedecerla. No había ni una sola persona que pudiera ser de alguna manera comparada con ella. No sólo era la persona más fuerte del Reino de la Canción de Nieve, sino también la más fuerte de toda su historia, incluyendo los tiempos antiguos.

A sus ojos, tal vez todo el mundo, excepto su hermana menor, no era diferente de un humilde plebeyo. ¿Quién se atrevería a blasfemarla? ¿Quién podría blasfemarla?

Básicamente, no había nadie que se atreviera a mirarla. Mucho menos su cuerpo, ningún hombre había tocado ni siquiera la esquina de su túnica. ¡Ahora, su helada pureza, que era más impecable que un loto de nieve, la existencia más sagrada del mundo, fue manchada por Yun Che!

¡Era un pecado tan grande que le sería difícil expiar, incluso si él moría innumerables veces o sus nueve generaciones fueron exterminadas!

Ding…

En medio del silencio incomparablemente aterrador, un cristal de hielo azul celeste se condensó en la yema del dedo de Mu Xuanyin. Una serena frialdad, que incluso podría congelar un cielo estrellado, afloró en sus tranquilos ojos.

El aura del cristal de hielo hizo que el cuerpo de Yun Che se pusiera rígido.

Por lo general, ella suprimía su fuerza profunda en el Reino del Alma Divina cada vez que atacaba a Yun Che. Por lo tanto, definitivamente no recibiría un golpe fatal incluso después de ser golpeado limpiamente en el cuerpo.

Pero la temible aura del pequeño y exquisito cristal de hielo era suficiente para matar a Yun Che millones de veces.

“…” Los labios de Yun Che se movieron débilmente, queriendo suplicar perdón, pero su rígido cuerpo había perdido la capacidad de pronunciar una palabra. ¿Huir? Era absolutamente imposible. Esta intención asesina dirigida a él emanaba de Mu Xuanyin, un incomparable Maestro Divino. No solo Yun Che no podía moverse en lo más mínimo, su visión y conciencia ya se habían vuelto borrosas.

Si las cosas siguieran así, dado el terrorífico e inigualable intento de asesinato de Mu Xuanyin, aún enfrentaría una muerte brutal incluso sin que ella se moviera.

Todavía no he encontrado a Jazmín… Le prometí a Caiyi y a los demás que regresaría después de lograr mi objetivo… Pero… incluso si fue involuntario… Me he metido en una catástrofe demasiado grande… Además, es una catástrofe tan grande que soy totalmente incapaz de hacer algo al respecto… Esta vez… Me moriré seguro…

En medio de la atmósfera tremendamente tranquila y silenciosa, Mu Xuanyin levantó lentamente su mano. El cristal de hielo flotando sobre la yema de su dedo brillaba con la fría luz del infierno.

“¡Tú – mereces – morir!”

Mu Xuanyin finalmente rompió el silencio. Todas y cada una de sus palabras eran aún más frías y penetrantes que el aterrador cristal de hielo en la yema de su dedo.

“…” Utilizando todo su poder para tomar una respiración profunda, Yun Che cerró los ojos con resignación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s