RTW – Capítulo 295 – Alas Extendiéndose

En el momento en que Nightingale vio a Roland ser golpeado, pudo sentir repentinamente que su estómago se tensaba.

Los ruidos circundantes se hicieron incomparablemente lejanos. Cuando intentó levantar su cuerpo, descubrió que se había vuelto rígido y frío, sólo sus manos aún temblaban ligeramente. Aparte de su grito de miedo subconsciente al principio, se dio cuenta de que incluso dar un paso adelante se sentía como un desafío incomparable.

Tenía miedo de que Roland, acostado en su seno, estaba perdiendo constantemente su calidez.

También tenía miedo de que no volviera a despertar.

Sólo pensar en estas cosas le hacía difícil respirar.

Nunca en su vida se había sentido tan impotente.

Fue Anna quien respondió primero – se agachó y cubrió la herida con su llama negra. El humo blanco inmediatamente comenzó a levantarse de la llama sin luz mientras emitía un sonido ‘zizi’. Cuando la llama negra se disipó, el lugar donde el brazo de Roland había sido arrancado ya se había chamuscado.

Sin embargo, la sangre que fluía incesantemente se había detenido al menos.

Así es, esta era la medida de emergencia que él nos había enseñado durante la clase de primeros auxilios, pero ¿cuál era el resto? ‘Envuelve la herida y ve al hospital a buscar a Nana’… Nightingale tragó un bocado de saliva, arrastrando su mirada por encima de la canasta, no, no, Nana no está con nosotros, está en el Pueblo Fronterizo.

Tenemos que regresar.

¡Debemos regresar lo antes posible!

Lentamente giró la cabeza hacia el sureste, mirando en dirección al Pueblo Fronterizo.

En este momento, la feroz apariencia de los Demonios, con ellos mostrando sus colmillos y blandiendo sus garras, volvió a la vista de Nightingale una vez más, haciendo que sus pensamientos regresaran a la situación actual dentro de la canasta.

Los gritos de pánico de las brujas, el estallido de los revólveres, y los débiles gruñidos del enemigo volvieron a su percepción. Después de que la frialdad disminuyó, todos los pensamientos diversos y desordenados de su mente finalmente se unieron para convertirse en uno solo.

“No intentes vencer a los Demonios, si nos atrapan; no podremos regresar al Pueblo Fronterizo.”

“¡Relámpago!” Anna exclamó ansiosa. “¡Protege el globo aerostático!”

Aunque la tez de la niña era pálida, después de mirar hacia el aún inconsciente Roland, apretó los dientes y asintió antes de salir volando de la canasta.

No, pensó Nightingale, solo mirando su apariencia, está claro que no puede con los Demonios. Como la mayoría de las brujas, Relámpago no tiene experiencia luchando contra un enemigo real.

Yo soy la única aquí que puede vencer a los Demonios.

Nightingale respiró hondo, forzó todos sus pensamientos sobre el Príncipe herido detrás de un velo improvisado en el fondo de su mente. Los dos Demonios todavía están volando, formando un ataque de pinza, uno en la parte delantera y otro en la parte trasera. Sus brazos están tan flacos y marchitos como la leña; tal vez todavía tome un momento comparativamente largo antes de que puedan restaurarse por completo. Pero desde el globo aerostático hasta donde se encuentran, hay una distancia de aproximadamente cincuenta metros, una distancia que soy completamente incapaz de cruzar – si ella proyectaba su niebla en lo alto del cielo, era increíblemente fácil para ella resbalarse y caer, cuanto alto estaba del suelo, más raras eran las ‘líneas’ por las que podía viajar. Y si permanecía en una línea durante un período prolongado, la dirección de las líneas podría comenzar a cambiar, lo que incluso podría resultar en ella siendo rasgada en varias partes.

Tal vez los Demonios también eran conscientes de que una vez que el globo aerostático aterrizara, su situación podría volverse difícil. En consecuencia, un Demonio agitó su mano izquierda de tres dedos, y gritó algo en voz alta, luego tiró de las riendas de su montura y cargó directamente hacia el globo.

Al mismo tiempo, el otro saltó ferozmente hacia Relámpago. Sacudiendo sus inmensas alas, la bestia demoníaca parecía un halcón agarrando a un novato, tomándose su tiempo para desgastarlo. Justo como Nightingale había esperado, Relámpago ya estaba muy presionada para protegerse a sí misma confiando en sus ágiles movimientos, haciendo imposible que apuntara y disparara al enemigo. Además, las otras brujas, ahora temerosas de golpear accidentalmente a la niña, también habían dejado de disparar.

Mientras tanto, la otra montura mordió y arañó aleatoriamente el saco del globo, pero afortunadamente, el recubrimiento de Soraya fue lo suficientemente duro como para defenderse de las garras y dientes de la bestia demoníaca. Al darse cuenta de que su acción fue en vano, el Demonio rugió y voló lejos, aparentemente queriendo usar la fuerza de un impacto para desequilibrar el globo.

Nightingale se dio cuenta de que esta sería su mejor oportunidad.

Ella liberó su niebla, y en el momento en que un hilo ligeramente brillante apareció en la parte superior de su cabeza, ella lo pisó sin dudarlo. Aprovechó el contorno rápidamente cambiante del globo, y un momento después, estaba de pie en la parte superior del saco de aire. Aunque su cuerpo estaba paralelo al suelo, parecía como si estuviera caminando en un terreno llano, por lo que pudo correr rápidamente hacia la cima del globo.

En este momento, el Demonio también corría hacia ellos.

En su mundo de blanco y negro, Nightingale se sorprendió al descubrir que el Demonio también tenía un ciclón mágico escaso y lentamente giratorio, y su delgado brazo también estaba incrustado con una piedra brillante.

¿También poseen magia?

Pero este no era el momento para prestar atención a esto, para ella, una carrera de diez metros no era más que un parpadeo. Entonces, en el momento en que el Demonio estaba por golpear el globo aerostático, Nightingale también salió de su niebla y apareció detrás de éste.

Debido al aumento repentino del peso, la bestia demoníaca alada cayó repentinamente. El Demonio, como si supiera que algo andaba mal, se volteó, solo para ser recibido con el estruendo proveniente del revólver de 12 mm de Nightingale.

“¡Vete al infierno!”

La bala junto con una llama y humo salieron de su cartucho. Y luego, entró y atravesó la cabeza del Demonio con una gran fuerza, abriendo un cuenco como un agujero en la parte posterior de su cabeza. Sangre pegajosa salpicó al instante siguiente, y un olor acre asaltó su nariz.

El enemigo se retorció antes de caer, lo cual desvió el movimiento de la bestia demoníaca y lo hizo pasar al lado del globo aerostático. Justo cuando Nightingale estaba a punto de saltar nuevamente a la parte superior de la bolsa de aire, ocurrió un accidente. El cadáver caído tiró de las riendas, y la bestia se dio vuelta bruscamente y la tiró.

Antes de que ella siquiera tuviera la oportunidad de reaccionar, Nightingale ya estaba fuera de una distancia de retorno segura.

Aunque el globo aerostático había estado reduciendo su altura, en este momento, todavía estaba a cientos de metros sobre el nivel del mar. Entrar en la niebla mientras caía no era diferente de suicidarse – si Nightingale no podía controlar su postura y toparse con cualquier línea delgada que estuviera disponible, inmediatamente la cortarían en dos.

“¡Nightingale!”

Escuchó a sus hermanas gritar de horror, pero todo parecía inútil. Relámpago estaba luchando contra el otro Demonio, mientras que Maggie, incluso si se convertía en un ave marina, todavía no podría cargarla. Por lo tanto, ella sabía lo que sucedería a continuación.

La velocidad de su caída se aceleraba cada vez más, y cuando Nightingale miró hacia abajo, el océano, que originalmente era borroso, reveló su verdadera forma. Las ondulantes y agitadas olas se hicieron cada vez más claras – no parecía como si estuviera cayendo, sino como si el mar se dirigiera hacia ella.

Cuanto más se acercaba el momento inevitable, más claros eran sus pensamientos.

Nightingale cerró los ojos, y una vez más vio el momento en que conoció a Roland. Se había sentado en el borde de la cama, y ​​estaba jugando con la daga en su mano, esperando que el Cuarto Príncipe de pelo gris abriera la puerta y entrara. El fuego parpadeante, la puerta y el dormitorio gradualmente comenzaron a desvanecerse, finalmente, dejando solo su rostro sonriente.

Lo único que lamentaba era no haber podido acompañarlo hasta el final.

“¡GooGoo!”

De repente, una serie de píos sonó. Cuando Nightingale abrió los ojos, vio una figura blanca que se precipitaba hacia abajo, arrojándose al pecho de Nightingale.

Era Maggie.

Justo cuando quería decir algo, la paloma comenzó a emitir brillantes rayos de luz, su cuerpo comenzó a expandirse inmediatamente y un par de enormes alas de carne se abrieron en su espalda, se le cayeron las plumas, y su cabeza de pájaro se volvió feroz y aterradora. ¡Parecía exactamente igual que una bestia demoníaca voladora!

“Ahool —!”

Maggie soltó un rugido ensordecedor, atrapó a Nightingale con sus garras y tiró de ella hacia arriba. La última, rodó en el cielo, antes de aterrizar en la amplia espalda del ave.

¿Qué está pasando exactamente? Nightingale estaba completamente sorprendida.

“¡Ahool ahool!” Gritó Maggie una vez más, aparentemente, quería recordarle algo.

Esta vez, incluso sin traducción, Nightingale pudo entender el significado de la otra. Aunque no podía entender por qué Maggie era capaz de cambiar a esta forma, en este momento, lo más importante era derrotar al Demonio.

“Vamos.” Gritó.

2 respuestas a “RTW – Capítulo 295 – Alas Extendiéndose

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s