ATG – Capítulo 1036 – Huesos como el Acero Refinado, Meridianos como una Fortaleza Inexpugnable

Aunque Yun Che estaba inconsciente, su complexión ya no estaba pálida y su respiración pronto se volvió regular. Con un movimiento del brazo de Mu Xuanyin, una ráfaga de energía fría sacó inmediatamente a Yun Che del estanque y lo arrojó al suelo helado.

Fue en este momento cuando una corriente de energía fría se acercó rápidamente al Salón Sagrado. Solo había una persona en todo el Reino de la Canción de Nieve que se atrevería a entrar tan directamente en un lugar de tanta importancia.

Una figura nevada se balanceó en el aire cuando Mu Bingyun apareció junto a Mu Xuanyin. Una persona normalmente distante e indiferente como ella estaba claramente algo ansiosa en ese momento. “Hermana Mayor, ¿deshiciste el sello? Acabo de sentir que el Loto del Corazón de Buda fue desellado.”

Mientras hablaba, su mirada se posó en el loto de nieve inmensamente brillante y translúcido en el centro del estanque. El sello a su alrededor ya se había deshecho y un extraño poder espiritual con una delicada fragancia se estaba expandiendo silenciosamente en el enorme salón.

El Loto del Corazón de Buda de ochenta y un pétalos carecía de uno de sus pétalos.

El aura que había perdido era emitido débilmente desde otro lugar, el Yun Che desmayado en el suelo.

“¿Usaste el Loto del Buda de Corazón… en Yun Che?” La luz en sus ojos parpadeó levemente mientras su voz llevaba una profunda sensación de desconcierto.

El cuerpo de Yun Che yacía en silencio, pero debido al efecto del poderoso Alma del Dios Dragón, su conciencia se había despertado levemente en ese momento. Era solo que no podía controlar el aura de su cuerpo.

“Su esqueleto es extremadamente duro y su piel y su carne superan con creces las capacidades de un cuerpo ordinario. Solo sus meridianos eran completamente frágiles.” Dijo Mu Xuanyin. “Por eso, pensé en otorgarle lo que él necesitaba desesperadamente.”

Aunque el tono de Mu Xuanyin era extremadamente plano, Mu Bingyun sabía muy bien lo que su acción realmente implicaba. Sacudió ligeramente la cabeza y habló como si hubiera escuchado algo loco: “Pusiste tu corazón y tu alma para elevar este Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones y esperaste unos nueve mil años para que llegara a este punto. En su estado perfecto, sin dudas, podría permitirte dar un paso más allá del Reino Maestro Divino. No es sólo una cosa que los dioses dejaron atrás, también es imposible que un segundo aparezca de nuevo en el mundo. Incluso pasaste la mayor parte de tu vida cuidándolo… ¿De verdad quieres dárselo todo a Yun Che?”

Mu Xuanyin asintió levemente con la cabeza. Pero sus ojos eran como estrellas frías, sin la más mínima fluctuación en ellos. Cuando se había decidido a hacerlo, no sentía pena ni arrepentimiento en su corazón.

“…” Mu Bingyun miró fijamente a Mu Xuanyin por un largo rato antes de decir en un tono ligero. “Hermana Mayor, has sido especialmente amable con él desde el momento en que lo aceptaste como discípulo. Inicialmente, pensé que lo hacías por agradecimiento por salvar mi vida, pero… parece que la razón es mucho más que eso.”

“No importa si es una coincidencia o la voluntad del cielo, ya que se ha convertido en mi discípulo, debería hacer lo que un Maestro debe hacer. No hay ningún Maestro en el mundo que no desee que sus discípulos los superen. Desafortunadamente, Ke’er y Hanyan no pueden hacerlo, pero él tiene la posibilidad… siempre y cuando pueda vivir lo suficiente.”

Yun Che posee muchas cosas extraordinarias y extrañas, además de muchos secretos que incluso yo no sé o no puedo entender. Si no muere prematuramente, definitivamente se convertirá en alguien extraordinario en el futuro. Su Maestra anterior, la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial, es solo una niña ignorante que recibió su herencia a una edad muy temprana. Como tal, esa pequeña niña fracasó por completo en extraer el potencial asombrosamente grande en él.”

“La Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial no tenía ni siquiera diez años cuando recibió la herencia. Calculando el tiempo hasta cuando conoció a Yun Che, no debería tener más de trece o catorce años en ese entonces. Habiendo heredado el poder y los recuerdos del Dios de la Estrella de la Matanza Celestial, ella puede ser la más fuerte entre los doce dioses de la estrella en matar gente. Pero cuando se trata de enseñar a otros… es demasiado difícil para ella, dada su edad y temperamento.” Dijo Mu Bingyun.

“Solo hay una persona en el mundo que tiene la herencia de un Dios de la Creación. Independientemente de en qué manos caiga, o querrían privarlo de su poder o ver a qué altura es capaz de llegar tal poder.” Dijo Mu Xuanyin con una voz débilmente fría. “Bingyun, ¿no sientes que es muy interesante entrenar personalmente a un monstruo tan pequeño?”

Yun Che. “…”

Mu Bingyun suspiró levemente antes de dar una mirada profunda al Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones que carecía de un pétalo. “Si la Hermana Mayor ha decidido seguir adelante con esto, entonces nadie puede hacerte cambiar de idea. Solo espero que Yun Che pueda lograr tu deseo. Sin embargo, como el Loto del Corazón de Buda tiene ochenta y un pétalos, el proceso de templado de los meridianos debe repetirse ochenta y un veces. Después de la transformación gradual de sus meridianos, cada vez que se rompan, irá acompañada de un dolor que excederá con creces lo que experimentó durante el último proceso de templado. Por lo tanto, es posible que no sea capaz de perseverar hasta el final de todo el proceso de templado.”

“¡Hmph! No le corresponde a él tomar esa decisión. Él tiene que soportar, sea capaz o no.”

Solo vagamente despierto, Yun Che luchó para calmarse gradualmente. Poco después, sus dedos se movieron un poco cuando finalmente se despertó de su estado de somnolencia.

En este momento, Mu Xuanyin y Mu Bingyun simultáneamente miraron de reojo en su dirección.

Yun Che se puso de pie, antes de ponerse de rodillas otra vez. “Maestra, Maestra de Palacio Bingyun… ¿este lugar es?”

“No hay necesidad de preguntar nada.” Dijo fríamente Mu Xuanyin. “Ya que has despertado, date prisa y regresa al Lago Celestial del Frío Abisal para cultivar por tu cuenta. No puedes salir de ese lugar sin permiso ni holgazanear ni por una fracción de segundo. ¡Mañana después del mediodía, estarás entrenando con la Maestra una vez más… puedes irte ahora!”

“Entendido.” Yun Che solo podía obedecerla.

Al regresar al Lago Celestial del Frío Abisal, se paró en la orilla. Su mente estaba ocupada por ese extraño loto de nieve que solo había vislumbrado y la conversación que escuchó cuando estaba vagamente consciente.

Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones…” Murmuró Yun Che con una expresión incomparablemente compleja.

Cerró los ojos para mirar dentro de su cuerpo y, aunque estaba mentalmente preparado, aún se sentía muy conmocionado en su corazón.

Antes de perder su conciencia, sintió claramente que todos los meridianos de su cuerpo se rompían uno tras otro. Pero ahora mismo, esos mismos meridianos estaban en un estado completamente bien e intacto. Incluso con su monstruosa capacidad de auto recuperación y el uso completo del Gran Camino de Buda combinados, definitivamente era imposible recuperarlos por completo tan pronto.

Pero no fue la razón principal por la que se sintió escandalizado. Se debía a la clara sensación de que todos sus meridianos se habían vuelto más robustos, por un margen significativo, y también emitían extraños rayos de luz como un cristal de hielo.

Abrió los ojos y extendió la palma de su mano. Siguiendo la voluntad de Yun Che, un racimo de Llamas del Cuervo Dorado se encendió instantáneamente… y la tasa de combustión había aumentado casi un diez por ciento en comparación con la anterior.

Pudo deducir de la conversación entre Mu Xuanyin y Mu Bingyun, que Mu Xuanyin iba a templar sus meridianos ochenta y un veces usando el Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones… Hoy, solo se sometió al primer proceso de templado, pero el cambio ya era tan sorprendente. Ni siquiera podía comenzar a imaginarse cuán grande sería el cambio que experimentarían sus meridianos cuando terminara el proceso de templado.

Tal vez en ese momento, solo requeriría el breve tiempo de varias respiraciones para liberar directamente las Cenizas del Manantial Amarilla… Además, desatar Estruendo del Cielo por al menos diez respiraciones, podría no provocar que sus meridianos se rompiesen más.

Si eso realmente resultaba ser cierto, su fuerza de batalla aumentaría dramáticamente, incluso sin ningún progreso en su fuerza profunda. Si su energía pudiera condensarse, liberarse y retirarse a un ritmo extremadamente rápido, la capacidad instantánea de movimiento de la Sombra Rota del Dios de la Estrella sería aún más rápida. En ese momento, el Relámpago del Espejismo Extremo podría alcanzar un nivel de velocidad completamente diferente.

Mientras apagaba las llamas, el rostro de Yun Che no mostró una sorpresa muy agradable. En cambio, suspiró levemente al sentir que su cuerpo estaba agobiado.

Inicialmente, la única razón por la que quería reconocer a Mu Xuanyin como su Maestra era confiar en su fuerza y ​​posición para poder ver a Jazmín.

Pero, aunque al principio tenía una simple reverencia hacia ella, gradualmente fue descubriendo que ella era diferente de cómo el mundo exterior la percibía. Por su bien, ella obtuvo el Registro del Mundo Ardiendo del Cuervo Dorado, para su beneficio, ella quería conseguir un Corazón del Dragón Astado. Ignorando el enorme precio, ella hizo los preparativos para la Píldora de Jade de los Cinco Universos. Además, ella lo acompañó encubiertamente al Imperio del Viento Helado, debido a que estaba preocupada por su seguridad.

Sin saberlo, ya no sentía miedo hacia Mu Xuanyin, como lo hizo al principio… Porque, ella realmente no era tan temible como los forasteros la hacían creer. O tal vez… ¿ella sólo trataba a la gente que le importaba de manera diferente y era impasible e indiferente a los demás?

Loto del Corazón de Buda de las Nueve Resurrecciones… Había escuchado claramente las palabras de Mu Bingyun cuando recuperó la conciencia. Mu Xuanyin había esperado un período inmensamente largo de nueve mil años por este Loto del Corazón de Buda. Ella había invertido su esfuerzo de nueve mil años en criarlo, para poder lograr nuevamente un gran avance en el Reino Profundo Divino

Sin embargo, ella ahora lo estaba utilizando para atemperar sus meridianos.

Era naturalmente un favor colosal… pero para Yun Che, ¿no era también una carga gigantesca sobre sus hombros?

Después de todo, no tenía idea de cómo pagar ese favor. No vino al Reino Divino porque quisiese ser poderoso o ver un mundo aún más amplio, vino solo para ver a Jazmín una vez más. Ni siquiera pensó en quedarse en este lugar después de cumplir su deseo.

“Hah… Vamos a dejar el tema y practicar en paz. De todos modos, es inútil pensar en ello. Solo tengo que ser más obediente con la Maestra, eso es todo… Comencemos el entrenamiento.”

Murmurando para sí mismo, Yun Che se sentó en el suelo, cerró los ojos y centró su mente. En medio del silencioso entorno, la fría energía del Lago Celestial del Frío Abisal se reunió a su alrededor antes de entrar rápidamente en su cuerpo. Muy pronto, su conciencia se sumergió en el mundo del camino profundo.

La Cascada de la Partición Lunar se centraba en la acción de dividir. Lo que se pretendía dividir era el cuerpo y el aura. La figura habría huido a la distancia, pero el aura quedaría atrás en la ubicación anterior: este era el reino de gran finalización de la Cascada de la Partición Lunar.

Cuando la fuerza profunda de uno entraba en el camino divino, su percepción espiritual también alcanzaría una nueva altura. Contra un oponente como ese, las técnicas ordinas de imágenes remanentes dejarían de funcionar. Podrían engañar a su vista, pero no al sentido espiritual que se había fijado en un aura.

La Sombra Rota del Dios de la Estrella era una habilidad de movimiento profundo de primer nivel incluso en el Reino Divino, porque no solo podía engañar a la vista de otra persona, sino también arrojar su sentido espiritual al desorden. La Cascada de la Partición Lunar tenía un efecto similar cuando alcanzaba el reino de gran finalización… solo que era inferior a la Sombra Rota del Dios de la Estrella.

Sin embargo, de ‘figura oculta’, el reino de gran perfección, nunca se había oído hablar.

Ya que pude aprender satisfactoriamente la Sombra Rota del Dios de la Estrella… no hay razón para no poder aprender la Cascada de la Partición Lunar.

La Maestra tiene grandes expectativas de mí y tampoco dudó en invertir tanto de sus esfuerzos en mi crecimiento. No puedo dejar que ella se decepcione demasiado, al menos…

Al día siguiente, al mediodía. Ante la entrada al Salón Sagrado.

Yun Che ajustó su condición a su estado máximo y llegó al lugar un poco antes de lo previsto. Respiró hondo, pensando en la experiencia del día anterior.

La fuerza profunda de Mu Xuanyin fue ciertamente reprimida en el Reino del Alma Divina. De lo contrario, podría haberlo exterminado incluso a una distancia de cien kilómetros o más, sin necesitar el aura profunda para entrar en contacto con él. Y a pesar de eso, no pudo soportar un solo ataque.

Conciencia… sensación…

Entendía acerca de la conciencia, pero… ¿qué era exactamente la sensación?

Mu Xuanyin lo mencionó repetidamente pero no había dejado claro su significado. Era obvio que ella quería que él lo comprendiera por sí mismo.

Incluso después de esperar durante mucho tiempo, el mundo a su alrededor se mantuvo en calma y en silencio. Yun Che vaciló por un momento antes de finalmente gritar en tono de sondeo: “Maestra, estoy aquí.”

“Estoy detrás tuyo.”

Oyó una voz delicada y suave que venía desde atrás. Como si acabara de despertar de un dulce sueño, todo el cuerpo de Yun Che se entumeció. Inmediatamente se giró para mirar a Mu Xuanyin parada a diez pasos de él. Yun Che sintió una explosión de mareo mientras miraba directamente a su encantador y glamoroso rostro sin igual. Permaneció aturdido durante un buen rato antes de ponerse de rodillas. “Discípulo le paga respeto a la Maestra.”

Hoy, es… ese tipo de Maestra… Gruñó por dentro.

Cuando ella emanaba el aura del poder e intimidación, hacía callar a la gente por miedo y ellos no se atrevían ni siquiera a hacer sonidos mientras respiraban. Pero cuando ella desataba su encanto… él se sentía aún más aterrorizado, no se atrevía ni siquiera a encontrarse con sus ojos.

Hubo momentos en que se había preguntado si habían dos almas coexistiendo en su cuerpo.

Sus radiantes y encantadores ojos no contenían la menor frialdad. Por el contrario, parecían brumosos, como si estuvieran cubiertos por la niebla. Ella ligeramente frunció sus labios de color rojo cereza. “Levántate. Ahora ataca a la Maestra como te han indicado, pero ten cuidado de no terminar en una condición miserable.”

Hablaba con voz lánguida, como si no quedara fuerza en ella. Sin importar qué, Yun Che era alguien que poseía el Alma del Dios Dragón. Y, sin embargo, todavía sentía ondulaciones en su mente y le resultaba difícil controlarse.

Se mordió con fuerza la punta de la lengua para evitar que su mente se descontrolara. Luego, dejó escapar un rugido bajo y saltó en el aire. Esta vez no sacó la Espada Heaven Smiting, sino que cargó directamente contra Mu Xuanyin. Mientras se acercaba cada vez más, su cuerpo resplandeció repentinamente. Para cuando una energía fría pasó por delante de su antigua ubicación, ya había llegado a su derecha. Después de usar la Cascada de la Partición Lunar, cambió instantáneamente a la Sombra Rota del Dios de la Estrella

En una fracción de segundo, varias imágenes remanentes aparecieron alrededor de Mu Xuanyin. Pero su verdadero cuerpo ya se había puesto detrás de ella como un fantasma.

¡Ding!

Un ligero sonido reverberó, como el sonido desgarrador de un cristal de hielo. Inmediatamente, Yun Che dejó escapar un grito miserable mientras su cuerpo rodaba muy lejos en el aire. Cuando finalmente cayó al suelo, solo pudo mantenerse sobre sus manos y rodillas, completamente incapaz de mantenerse de pie por un largo tiempo.

No tenía idea de cómo Mu Xuanyin había lanzado el ataque y en qué momento lo hizo. Pero sintió con una claridad incomparable que en el momento en que se movió instantáneamente detrás de ella, una energía fría invadió abruptamente sus piernas y rompió despiadadamente los meridianos allí dentro.

Tenía la sensación de que no era nada tan simple como una velocidad de reacción extremadamente rápida. Más bien… Mu Xuanyin ya sabía dónde iba a aparecer, incluso antes de usar el movimiento instantáneo.

El intenso dolor de sus meridianos rotos se extendió por todo su cuerpo desde sus piernas, haciéndolo temblar continuamente debido a la enormidad del dolor. Apretó los dientes con tanta fuerza que casi se desmoronaron en fragmentos. Mu Xuanyin lentamente caminó por encima y se detuvo ante Yun Che. Subconscientemente levantó la cabeza para mirar hacia arriba, pero su campo de visión estaba casi completamente ocupado con los imponentes picos debajo de su túnica de color blanco puro.

“Ja… no hay progreso en absoluto.” Sus labios ligeramente curvados y sus ojos entrecerrados emitieron tal dulzura y encanto que cualquiera caería en trance. Sus palabras parecían transmitir su desilusión, pero el tono de su voz era suave e insensible, como el murmullo de una bruja en un intento de seducir.

“Como me has decepcionado, quédate allí y obedientemente recibe tu castigo.”

Su dedo, que parecía estar cubierto de crema de leche, tocó ligeramente el pecho de Yun Che… La acción podría parecer nada especial, pero en realidad causó que todos sus meridianos se rompieran en poco tiempo.

“AHHHHH – !!!”

Yun Che dejó escapar un lúgubre grito y acurrucó su cuerpo. Todos sus músculos estaban locamente convulsionados debido al dolor extremo. Sin embargo, después del primer grito miserable, inmediatamente rechinó los dientes con firmeza, sin querer hacer más sonidos lamentables. Solo su cuerpo continuaba empapado de sudor frío, haciendo que pareciera que la lluvia torrencial caía sobre él.

Viendo al Yun Che con gran dolor, Mu Xuanyin no mostró la más mínima simpatía por él. Sus hermosos ojos se entrecerraron un poco y había una leve sonrisa en su cara. “Ten las palabras de la Maestra en tu mente, ¿está bien? Usa tu conciencia y haz que tu cuerpo recuerde este dolor. Aunque esto hacer doler el corazón de la Maestra, la Maestra realmente no sabe otra manera de desarrollar rápidamente tu sensación.”

“…” Yun Che se sentía frío como una persona empapada de lluvia, pero sus labios chorreando sangre no tenían la fuerza para pronunciar una sola palabra. Gradualmente, su conciencia se volvió cada vez más borrosa… antes de que se desmayara directamente del dolor.

One response to “ATG – Capítulo 1036 – Huesos como el Acero Refinado, Meridianos como una Fortaleza Inexpugnable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s